lunes, 9 de junio de 2008

Asamblea de Circuito "Hagamos todas las cosas para la gloria de Dios"



Gracias a Jehová, (y con su ayuda), hemos podido disfrutar de los dos días de nuestra Asamblea de Circuito "Hagamos todas las cosas para la gloria de Dios". Venía tan mal que no parecía posible que pudiera asistir, hasta último momento nos preguntábamos cómo iba a aguantar…pero para Jehová todas las cosas son posibles, y por Él pudimos asistir todos y disfrutar de este rico y reconfortante banquete espiritual.

Había una bendición extra de la que no quería privarme: poder ver a mi esposo e hija en una demostración en el segundo simposio del sábado, habían ensayado mucho, el mensaje es muy práctico, y con la ayuda de Jehová lo pudieron hacer muy bien y transmitir lo que se esperaba…y mami feliz viéndolos a los dos en la plataforma…un mimo adicional que nos alienta en esta lucha cotidiana. Ojalá hayan salido bien las fotitos que tomé desde el asiento, cuando las tenga veré si puedo subirlas.

Y sin saberlo, también disfrutamos de otra bendición extra: poder compartir junto a nuestros queridos viajeros de Distrito, Stéfano y Claudia, la que sería su última asamblea con nosotros, ya les toca ir a otra asignación y seguir compartiendo con otros hermanos, no sólo la instrucción, la enseñanza, sino el amor, el cariño y cálido humor con el que efectúan su ministerio. Fue inevitable que rodaran las lágrimas al despedirse, y en el discurso final, el hno nos regaló un texto a todo el auditorio, tan animador que hay compartirlo con todos…(y hacerlo tarjeta también). Es este:




“Que Jehová te responda en el día de angustia.
Que te proteja el nombre del Dios de Jacob.
Que él envíe tu ayuda desde el lugar santo,
y te sustente desde Sión misma.
Que recuerde todas tus ofrendas de regalo,
y acepte tu ofrenda quemada como si fuera grasa.
Que te dé conforme a tu corazón,
y todo tu consejo te lo cumpla.”
Salmo 20:1-4



Tuvimos una asistencia máxima de 1601 asistentes, somos el Circuito más chiquito de Tucumán, hacía frío, pero estamos agradecidos porque podía haber sido peor. Hoy ya amaneció lloviendo y más frío aún, así es que no nos podemos quejar.

Fueron dos días vestidos de gris y los cerros que bordean la provincia por el oeste,(y tan cerquita del lugar de Asamblea), estaban escondidos detrás de las nubes, de tanto en tanto levantaban el velo nuboso y nos dejaban disfrutar más de su frondosa belleza.

El primer día pude aguantar mejor, pero ya el segundo, y en los discursos finales, ya no tenía posición para estar por el dolor y el agotamiento, a pesar de estar casi recostada en una reposera y con el cuello bien sostenido con ese aparato molesto y feo. Soy feliz al estar con los hermanos y conversar con todos…aunque luego el esfuerzo me pasa factura y pasarán unos días hasta mejorar un poquito…PERO PUDE ESTAR!!

Los recordatorios, la enseñanza tan necesaria, el estimulo y el consuelo contenidos en el programa, eran justo lo que necesitábamos para levantar el corazón y seguir andando. Los afectos, las impresiones que quedan flotando después de cada Asamblea, se ven reflejadas en este poema, que si bien fue escrito después de cuatro días de asamblea, como eran antes las de Distrito, siguen identificándonos en el sentir luego de cada…

Asamblea

Le hemos quitado al tiempo cuatro días preciosos
y con clavos de hierro los hemos afirmado
a un muro evocativo que actualiza el pasado,
resume lo vivido, rescata lo valioso.
Afuera, el mundo sigue su absurdo planteamiento.
Al dejar cada tarde nuestro alegre avispero
nos repele el tabaco y el lenguaje grosero,
y nos traspasa el frío de un gran distanciamiento.
Se aferra a nuestro oído un largo eco que canta
mientras vibra el aplauso que respondiendo aprueba.
Nuestra sed analítica hasta saciarse abreva,
porque la fe nutrida se arraiga y se agiganta.
La oración al unirnos escrutó la conciencia
y el amén puso el sello a la actitud expresada.
Jehová la ha recogido cual firma autenticada
ante el fulgor sagrado de su anciana presencia.
La causa, que es el norte de nuestra trayectoria
ahora resplandece pulida y exaltada.
Es torre de refugio, es puesto de avanzada,
que se afinca en las fuentes de luz de la memoria.
Y nos vamos, pensando en el día triunfal
en que en la tierra libre el Nuevo Mundo sea
el gozo inacabable de una enorme asamblea
que nunca ha de cerrarse con un amén final.

Álef Guímel


Un abrazo muy fuerte y cariños para todos, que Jehová bendiga sus esfuerzos para poder asistir y beneficiarse de sus respectivas asambleas, mientras todos, en todas partes, seguimos haciendo todas las cosas para la gloria del Él.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno que disfrutaras de esa linda asamblea. Tendrás muchas más en salud perfecta, porque así lo ha decretado Jehová por tu amorosa lealtad.

Un gato agradecido.

Anónimo dijo...

Como siempre repartiendo amor y estimulo. Lei con lágrimas tus palabras. Estoy esperando cuando pasemos largas tardes en el paraiso conversando. Besos grandes
María Inés Silva
Deuteronomio 28:2

Yolanda dijo...

Hola mi querida hermana Nancy, que maravilloso!!! el poema es preciosísimo... que lindo que lo puedas expresar de esta manera, a mi me gusta también escribir, tengo mucho que siento y quiero plasmarlo también con poesía..Eres un gran ejemplo de aguante y Fe, que Jehová te bendiga,

Con cariño sincero,

Yolanda dijo...

Me alegro muchísimo que hayas podido estar en la Asamblea, es tan importante..!!

Nosotros la tuvimos el 27 de abril, y lo lindo es que mi hijo Daniel, que ha estado inactivo, por dos años, estuvo allí.. y espero que esto lo anime a seguir adelante en la Fe.

Gracias por tener este blog.. no sabes, cuántos nos animas.. que Jehová te bendiga.