domingo, 23 de noviembre de 2008

Flores Silvestres


Quisiera poder contarles algo bonito y especial, algo que haya brillado con luz propia estos días y le haya ganado espacio a los grises del cuadro…pero tal vez estoy demasiado agotada (física…y mentalmente), y me quedo tildada en imágenes difusas que no alcanzo a describir. Sí, de seguro están allí, en algún rincón del pensamiento, sólo que por ahora están perezosas y no quieren que las palabras las dibujen y muestren…uhmmmm…pero ya aparecerán. Siempre hay buenos momentos, cosas gratas que recordar y compartir, por más sombríos que hayan sido los días.

Sí…algo feliz fue el poder estar ayer (22/11) en la reunión luego de una semana llena de salidas de emergencias a médicos, estudios, complicaciones y agujas malas que dejan dolorosos hematomas. Lamenté no haber podido asistir los días pasados, incluso el sábado anterior que se trató ese estudio tan animador sobre Jehová en su faceta de amoroso Libertador (W 15/09/08 pág 7 ). Esa tarde, ya era hora de salir y Waldo aún estaba a la espera de que termine de hablar con el médico para ver si me internaban de urgencias o no. Y aunque el Dr dijo que mejor fuera al sanatorio para observación, preferí seguir las demás instrucciones, tomar los remedios y quedarme quietita en cama y que mi esposo fuera nomás a la reunión, tiene el privilegio de conducir el estudio de La Atalaya y esto iba a perjudicar todo. Gracias a Jehová, no hizo falta internar, pero sigo en estudios para ver qué pasa y controlar complicaciones nuevas que surgieron, entre ellas, la presión arterial que de sólo estar se va a 17, 18 o 20, como esa noche.

¡Ah, sí! Algo muy bueno y positivo fue el “gran descubrimiento” que hice…(jeje…¡qué va a hacer!…soy tan lenta que una tortuga me gana por lejos hasta si de pensar se trata) . Lo comento aquí por si acaso le sea útil a alguien: recién me doy cuenta que en el CD Rom Watchtower Library no sólo está el libro del estudio de congregación, sino también, el “Enseña” y “Adoremos”, y todo lo que hace falta para conducir estudios, agrandándole bien la letra, ¡¡puedo leerlo bien!!. Así es que ahora la amorosa estudiante se sentará al lado de la compu y hasta la Biblia y los textos citados en el párrafo se leen ahora sin problema. Sí, es más agotador porque tengo que estar levantada y hablando (no es lo mismo que conducirlo desde la cama y juntar fuerzas para hablar)….pero es una ayuda enorme y estoy muy agradecida! Lamento no haberme dado cuenta antes.
Es maravilloso ver cómo Jehová mediante su Organización, atiende todas nuestras necesidades espirituales, algunas de ellas, como en este caso, aún antes de que surjan situaciones particulares que las hagan precisas o siquiera nos demos cuenta de que están disponibles. Sí, es otra caricia tranquilizadora de Jehová que transmite el mensaje: “Está todo bien, siempre hay una salida…”. Ha sido un gran consuelo.

Poco a poco las imágenes difusas del principio ya van tomando formas y colores definidos mientras les escribo…sí…siempre hay cosas bonitas para compartir, aunque sean detalles, pero que en su momento fueron gotitas de rocío refrescante. Como son por ejemplo, cada uno de los mensajes llenos de aprecio, cariño y estimulo que llegan de uds, con palabras y conceptos que quedan totalmente grandes, que conmueven por tanto amor a pesar de las distancias y de estar por ahora, en espera del primer abrazo en vivo y en directo, en la mayoría de los casos, en el Paraíso. Son motivo cotidiano para dar gracias a Jehová con el corazón estremecido.
Pero me da pena no poder responder individualmente y conversar largo y tendido como quisiera (las fuerzas físicas menguan cada día y el dolor aumenta).
Es gracioso, porque me quedo pensando en uds y les “respondo” mentalmente como si estuvieran aquí, y es tan real esa conversación que luego estoy segura de haberles escrito…y no…fue un diálogo en el pensamiento. Pero están allí…siempre. Y en el corazón. Y las palabras de Filipenses 1:3-4 expresan de la mejor manera el sentimiento: “Siempre doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes en todo ruego mío por todos ustedes.”

Y siguen definiéndose las imágenes de los buenos momentos: Damita estudiando sus lecciones en el piano (un tapete grande tejido a crochet mientras pude, con una ave del paraíso en el centro y flores a los costados lo viste). Waldo en el escritorio preparando un discurso, y yo de mudanza en una reposera y respirador al lado, dando gracias por los momentos cotidianos. Sí, tal vez sea demasiado sencillo. Pero el tiempo pasa tan rápido, se escurre como agua entre los dedos, y eso pequeño, pronto es recuerdo y es bueno haberlo disfrutado y expresar el cariño en toda ocasión posible. No sólo la escena del mundo está cambiando, sino nuestras propias vidas, cada día y qué bueno llegar al final de la jornada y al menos, al evaluarlo, saber que se dio lo mejor, aunque haya sido poco, pero lo mejor, en cada cosa vivida, ya sea en ministerio, trabajo, estudios, familia…afectos.
Sí, mi esfera es muy limitada, sólo situaciones simples dentro de casa, pero siempre hay oportunidades de aplicar el principio: “Cualquier cosa que estén haciendo, trabajen en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres.” (Colosenses 3:23).

Hablando de cosas simples, estos días recordé una pequeña anécdota de la niñez, cuando lloraba por haber cumplido 5 años…jaja...no…no es que me preocupara la vejez, al menos no la propia, ni preocupa ahora al contar mis primeros 44 años en estos días de noviembre. Pero mejor les cuento los detalles en medio de:


SUEÑOS Y OLAS

No sé qué sentimientos están urdiendo
los recuerdos esta noche en mí.
Mi soledad se acomodó a mi lado
y no ha dejado de hablarme de afectos añejos
que el tiempo en su destilería
hace más valiosos cada día.

Una continua sucesión de imágenes
me acercan bocados de nostalgia
que saben un poco a alegría,
un poco a tristeza,
cuando el alma los asimila.

Y de pronto me veo de pequeña,
desconsolada, llorando sentada en la acera
porque cinco años cumplía…
-“¿Por qué lloras?- preguntó mamá,
-“Pobrecito los cuatro…¿dónde quedarán?”- respondí.
Poco sabía entonces, pero tal vez lo intuía:
¡cuánto valor tiene el Tiempo bien vivido!,
cada instante, único e irrepetible,
va dejando una huella profunda,
mientras va acomodando los años y sus
recuerdos en el claro desván de la memoria,
y los arrulla y abriga
en el corazón, en cálido lecho.

No se van los años…se quedan en nosotros
tallando lo que somos.
No, amiga Soledad,no me hables de tristezas
y añoranzas por los sueños
que se escurrieron entre los dedos.
Déjame vislumbrar el tiempo
en que no suban al corazón
penas mudas que tratan de oprimirlo.

Déjame vivir este tiempo
con la serenidad azul
de la playa que sabe que las olas
que la besan, se van…pero regresan.

Dáleth
Septiembre 05


A veces pienso que todo esto que cuento aquí es demasiado simple siquiera para ser contado y que tal vez a nadie le interese. Sólo es un intento de compartir los sentimientos y si es posible, acercar una palabra de estimulo a alguien que también esté agobiado. A nadie le falta espinas en el camino, todos llevamos nuestro propio madero de tormento y necesitamos ánimo para seguir. Pero aunque tal vez en su caso, también piensen que en su día no haya habido cosas brillantes que sobresalgan, de seguro hubo detalles, gestos y momentos gratos que atesorar. Son como las flores silvestres a la orilla del camino, muy pequeñas y que tal vez no atraen la atención del caminante. Pero vistas en detalle…¡qué bellas son! ¡cuánto diseño y perfección!¡Cuánto amor reflejado en su creación!

Así también son a veces nuestros días, simples como las flores silvestres. Lo importante es seguir viviéndolos para Jehová y seguir pidiendo como el salmista: “Muéstra[nos] precisamente cómo contar nuestros días de tal manera que hagamos entrar un corazón de sabiduría.” (Salmo 90:12)

Quisiera caminar por un campo florido y recoger un ramo de esas flores silvestres, disfrutar de su perfume, ponerlas en un florero y adornar la casa.
Mientras tanto, al meditar en las muchas bendiciones de cada día, en cierto modo hacemos eso: recoger las flores con que Jehová alegra nuestros días, ¿verdad?

Un abrazo muy fuerte…y un ramito colorido y perfumado de flores silvestres…y olas que traen de regreso sueños por cumplir...ya muy pronto...

Con cariño
Nancy

10 comentarios:

ESTEBAN Y LIA dijo...

QUERIDA HERMANA, NADA NUEVO TE ESTAMOS DICIENDO, AL DECIRTE QUE ESCRIBES COSAS MUY BELLAS Y QUE ERES UNA FUENTE DE ANIMO Y ESTIMULO.
PRONTO PODREMOS DISFRUTAR DE PASAR UNA HERMOSA TARDE DE COMPAÑERISMO CRISTIANO, EN UN BELLO PARAISO, RECOGIENDO FLORES,Y SINTIENDO LA FRESCA BRISA DE UN OCASO.

¡ FUERZAS HERMANA, SEGUIMOS ORANDO A JEHOVA POR TI, Y DANDOLE GRACIAS... SI, DANDOLE GRACIAS POR DARTE LAS FUERZAS QUE NECESITAS PARA SEGUIR ADELANTE, Y POR MEDIO DE TI, DARNOS UN NUEVO ENVION, QUE NOS ACERCA MAS A EL.!

Carolina dijo...

Me gustaría estar allí, junto a usted, mi querida....
Carolina de Italia

Anónimo dijo...

Nuestra amistad ha florecido bajo el cuidaado que se le ha dado.
Ha madurado con el tiempo, echando reíces, irrigadas por nuestras lágrimas, en ocasíones de tristeza, pero las más de felicidad, y, calentadas por el calor de nuestro afecto.
Hoy, me enorgullece decir que nuestra amistad crece cada día más fuerte y más preciosa.
Te quiero mucho Nancy ¡Grácias por tu amistad!
Dolça gavina

JULLY dijo...

QUERIDA NANCY, CADA VEZ ME EMOCIONA MUCHISIMO MAS , CADA PALABRA QUE ESCRIBES.
TODAS , LLEGAN A LO MAS HONDO DE MI CORAZON.
QUERIDA AMIGA , YO ESCUCHO TUS RESPUESTAS ,CADA DIA AL VER LAS OBRAS DE ARTE QUE REALIZAS.
CADA DIA UNA PERLA.DE INCALCULABLE VALOR.ELLAS ME HABLAN Y YO TE RESPONDO,EN LA DISTANCIA.A 16MIL KILOMETROS.
QUE JEHOVA TE BENDIGA.
TU HERMANA Y AMIGA...JULIA

Many dijo...

No es simple lo q escribes,qrida Nancy,pues es tu vida lo q cuentas.Y aunq no tienes una vida fácil, es rica de muchas cosas, y por tanto nada simple...Pronto podremos disfrutar junto a ti de las cosas mas hermosas q Jh nos tiene reservadas.Hasta ese momento, !!Animo q el milenio se acerca!!

P.D Por cierto me gusta escuchar de vez en cuando "Cancion de las cosas simples" de Mercedes Sosa...quiza te agrade

Yolanda dijo...

Hoy pense en ti mi querida hermana, en la naturaleza, que nos rodea tan bella, y pense.. que pronto podremos conocernos y abrazarnos.. y llegara.. porque no habra.. ya nada que lo impida, y como tu mismo lo dices... este mundo perverso ya no nos afectara...

Hoy estoy con faltas de ortografia, porque no encuentro la tilde en esta computadora,..es que estoy en Ecuador visitando a mis tres hijos y a mi nietito.. que es un loquito.. con sus dos anitos nos hace reir.. porque hace cada cosa.. y estuve contenta.. porque su papa.. o sea mi hijo mayor.. que no siguio la verdad.. cuando mas joven.. me acompano a la reunion.. y lo unico que he pedido a Jehova es que su corazon los mueva y vuelvan a acercarse a nuestro Creador..
Gracias por estar alli y alegrarnos con tu blog.. y nos des las fuerzas para seguir... gracias.. de corazon Nancita.. que Jehova te bendiga y sigas con las fuerzas mas alla de lo normal...
Tu hermana,
YOLI

Ninfa dijo...

Relatas con luz especial momentos plenos de ternura,leyendote se escuchan suaves las notas del piano, mientras se perciben los colores con que tus manitas tejieron el tapete que lo adorna.
Tu corazón refleja el aprecio por Jehová y su creación de una forma tan especial, que nos llega a todos los que tenamos el pivilegio de conocerte mi queridisima amiga.
Besos con un ramillete de flores silvestres. Tonyi

Esther dijo...

Que hermosos pensamientos!!, es bueno recordar las buenas cosas q nos suceden cada dia y dar acción de gracias por ellas a Jehová. Creo q cuando el corazon es puro y sensible uno disfruta mas de las pequeñas cosas como cuando uno es niño y se queda con la boca abierta viendo una pompa de jabón. A mi me gusta disfrutar como tu de lo q a veces nos pasa desapercibido como mirar el cielo, los pajaritos , los colores, una pequeña flor y no pocas veces se me saltan las lagrimas. La belleza no está en las grandes cosas, está en saber disfrutar de todo y ser optimista. Un beso enorme a los tres.

Anónimo dijo...

El vuelo del colibrí no es simple. Su extraordinaria técnica es admirada y alabada por ingenieros y sabios expertos. Es el resultado de la majestuosidad de su divino arquitecto y modelador. ¡ Y cómo vuela tu colibrí! Danza en giros aromáticos dentro de tu mundo interior, mundo que no tiene límites ni fronteras. Se posa entre las flores y recuerdos gratos, sobre pétalos de esperanza y gratitud. Aunque no es abeja ni menudo insecto, en trasladar polen es un experto. Como anhelantes flores ansiosas de fecundación, los que te aman reciben el dorado néctar que calla las penas y hace brotar perlas brillantes en los ojos. Ellos miran con los ojos cerrados, buscando en su mente y corazón, tu figura amada, y son capaces de verte aunque medren las distancias. Y siempre estás ahí, presente para ellos, como una luna tenue en medio de la noche, que se niega a dormir. Tus pensamientos al viento son semillas faroleras que lleva la brisa de la tarde y que entran por la ventana para calmar las ansias. Nunca tomarán el lugar del agua del río divino, pero se posarán en medio de sus aguas, llenándolas de fragancia con tu amor de hermana y tu ilimitado corazón....

Son colibríes... que fluyen y pululan en tu mundo... tu mundo interior.

Anónimo dijo...

Querida Nancy, cuando siento algo muy profundo parece que no lo puedo hilar en palabras, tu me has hecho siempre sentir asi, por eso hoy he pensado en decirte palabras,como constancia, humildad,aceptacion,gozo, generosidad, amor a la belleza,amor a las palabras, amor a tu colibri, amor a tu Alef, amor a tu familia, a tus hermanos y amigos, todas estas palabras y muchas otras, como un collar de perlas, te adornan a los ojos de todos nosotros y del que es mas importante Jehova Dios. Un abrazo querida amiga, Asun desde Inglaterra