miércoles, 30 de diciembre de 2009

Cambiar el paisaje desde adentro...

















Aquí vengo de nuevo a sentarme junto a ustedes en este balcón lleno de flores, que no conoce de distancias ni latitudes (el invierno arrecia con su manto blanco en el hemisferio norte, y aquí en el sur, es agobiante el calor).
Pero este rinconcito está ajeno de temperaturas extremas, y puede ser lo que ustedes deseen: cálido o refrescante, lo que el estado de ánimo les pida…sólo vengo a compartir un momento de estos días que transcurren sin grandes cosas que los hagan brillantes, al menos han sido días sin grandes sobresaltos.
Esta quietud aumentada por la falta de mejoría supone una lucha cotidiana también para no permitir que la falta de fuerzas físicas le resten fuerzas a la mente y conservar las ganas de hacer cosas, aunque simples y triviales tal vez, para el común de los mortales, jaja, pero no dejar de hacer algo y hacer que los días sigan contando para Jehová y no vivir en vano. Ya lo dijo el sabio: Todo lo que tu mano halle que hacer, hazlo . . . (Eclesiastés 9:10)…claro que yo no quiero irme a ningún lado ni acortar camino al Paraíso y sigo anhelando poder ser, si Jehová lo permite, uno de esos millones que ahora viven y que tienen la oportunidad de no morir jamás…

Gracias por tantos y cada uno de los mensajes llenos de amor y preocupación que han enviado, no dejo de sorprenderme y conmoverme con cada uno y palpar también de este modo, lo maravillosa que es esta bendita hermandad mundial que nos une, un verdadero anticipo del Paraíso, y sin duda, una manera muy importante como Jehová los está usando para dar consuelo…gracias por sostenerme…gracias por seguir sosteniendo nuestros corazones en la distancia, por sus oraciones y mensajes…gracias por estar y por tanto que dan…

Quisiera poder decir que ya a esta altura las cosas vayan mejorando, pero no, ni siquiera puedo estar como antes del tratamiento y sigo dependiendo del todo de los demás, me da pena recargarlos más de trabajo, sí, lo hacen con todo el amor, pero al menos me gustaría poder levantarme sola y atenderme aunque mínimamente como antes, pero por ahora hay que seguir esperando y no dejar que la espera desanime. ¡Así es que hay razones extras para seguir fortificando la mente para actividad! (1 Pedro 1:13)

Claro que a esta mente no se le puede pedir mucho: con una sóla Neurona disponible no se puede hacer mucho que digamos…y ya a estas alturas…creo que ni Neuronita es…ya es media neurona…o un cuarto de neurona…pero bueno…hay que esforzarse porque siga en movimiento, jaja.

Esta debilidad extrema no deja mucho margen de opciones de actividades desde mi silla de ruedas – camita, pero, mientras escucho las Revistas en Mp3, la Biblia, los cánticos, al menos he estado haciendo algunos fondos de pantalla para PC para regalarles con el Texto del Año de 2010 y algunas tarjetas con textos…disfruto mucho de hacerlas, pero cada vez cuesta más porque veo menos y es difícil seleccionar las imágenes cuando se ve todo tan borroso. Ojalá estas cataratas se detengan ahí y no sigan progresando porque no podrán operarlas y reemplazar el cristalino, es una cirugía común pero contraindicada en enfermedades del colágeno como las que tengo. Pero mientras siga tomando corticoides, las sigue “alimentando” y cada vez veo menos. Eso sí que es un pronóstico muy sombrío, literalmente.

Pero mientras se pueda, seguimos “dándonos maña” para hacer algo…¿les comento un detalle, quizás trivial?..bueno, tengo una pequeña muñeca que guardo desde la infancia, no tuve muchas pero esta sobrevivió el paso del tiempo, es chiquita (no me gustan las muñecas grandes) y siempre la iba guardando, tiene el pelito todo apelmazado ya, de vez en cuando aún le hacía ropita, generalmente a crochet. Se llama Elenita, por nuestra querida Tía Elenita, la misionera que nos hizo el estudio y mejor amiga de mi mami. Ahora había quedado con un abrigo de invierno, así es que había que hacerle algo de veranito urgente…¡pobre muñeca!...¡se estaba cocinando!
Traté de hacerle algo con un pedacito de tela, pero me cuesta más tratar de sostener la aguja de coser y es calamitoso cómo han quedado esas puntadas a mano!...pero bueno…algo salió…los detalles son a crochet, incluidos zapatitos y sombrerito: les dejo fotitos, no son muy nítidas pero algo se ven.
Tenía pendiente de dejarles alguna foto tomada durante el tratamiento también, allí se ve la máquina a la que me conectaban, en funcionamiento durante una de las sesiones del tratamiento. En la otra se ven restos de algunos de los hematomas que quedaban en los brazos días después de regresar a casa (aún quedan algunos).

Como sabía que iban a ser días muy difíciles, llevé algo que le diera un toque de ternura a ese ambiente frío: un gatito en su camita que me regaló Mati, nuestra querida amiga de Barcelona. Lo tenía en una de las mesitas, junto a Aristarco y los remedios diarios (en la otra estaba solo el respirador). Fue muy positivo llevarlo, sólo verlo me animaba, lo acariciaba y confortaba un poco por lo mucho que extrañaba estar en casa, rodeada de los afectos.
Pero también, se convirtió en la mascotita de la sala y todos los médicos, enfermeros, personal de limpieza, y visitas de los otros pacientes que entraban …todos se acercaban a mirarlo y mimarlo…se sorprendían, porque a simple vista parece de verdad. La cardióloga decía cada vez: -“ Yo sigo creyendo que está vivo”.
Sí, fue un toque de ternura en esos días tan grises, es precioso.

Hay tantas cosas que no podemos cambiar…pero hay tantas otras que sí podemos, con la ayuda de Jehová, siempre hay algún detalle que podemos añadirle a nuestros días para que sean un poquito mejores, aunque solo sean detalles, tal vez triviales, pero que disfrutemos y nos confirmen que siempre podemos hacer algo para pintarle una sonrisa a la vida y seguir luchando.
Y como cristianos, siempre tenemos mucho que hacer, tanto en el ministerio como en los detalles cotidianos, pues de eso se trata nuestra adoración: es nuestro modo de vivir que afecta a todo lo que somos y pensamos, las 24 horas del día. Y aún cuando bajo circunstancias extremas tal vez no podamos hacer cuánto quisiéramos, siempre podemos esforzarnos por aplicar más plenamente consejos sabios, como el registrado en 1 Pedro 1:13: ´Fortifiquen su mente para actividad, mantengan completamente su juicio; pongan su esperanza resueltamente en la bondad inmerecida que ha de ser traída a ustedes en la revelación de Jesucristo.´
¡Cuánto nos sostiene la esperanza, verdadera ancla del alma!
Con la ayuda de Jehová, podemos seguir cambiando el paisaje desde adentro y enfocar la vista en todo lo bueno y bello que aún nos rodea, y sobre todo, en las cosas eternas que no se ven.

Les dejo de regalo uno de los poemas de Lira que más profunda dejaron su huella desde la adolescencia, espero ustedes también disfruten de este:

Análisis
No duermas esta noche sin dar gracias
si dialogaste en paz con tu conciencia,
si puedes sonreírle a tus recuerdos
y entiendes la razón de tu existencia.
Quizás fue un día simple,
sin grandes alegrías,
sin ningún sacrificio.
Quizás sólo hubo un hecho
humilde, inadvertido,
que añadir a tu foja de servicio.
Si esa cosa pequeña,
puso un toque de gracia en tu faena,
fue un día bien vivido,
¡Todo valió la pena!
Si pronunciaste el nombre del Dios vivo
refutando el desdén del que reprueba;
si hablaste con amor de sus promesas
afirmando la fe de los que aprueban;
si encendiste elevados pensamientos
en la desolación de alguna mente;
si compartiste la pesada carga
de un alma que clamó desfalleciente;
si derramaste ungüento de palabras
sobre la carne que quemó el dolor;
tu tiempo es un esclavo bien comprado
que atiende tus asuntos con honor.

Tal vez alguien que oyó de ti el mensaje
cerró los ojos en un curso fiel.
Tal vez un hijo tuyo íntegramente
mide sus pasos en un mundo cruel.
Quizá hay quien siembre la verdad del Reino
con semillas tomadas de tu mano.
¡Da gracias por los días transcurridos!
¡No estás viviendo en vano!
Pero si nada de esto entra en tu análisis,
tu tiempo es un esclavo
enfermo y amargado,
que gime atado a un poste
porque no fue comprado.

Álef Guímel
(Del libro “Reflexiones de un Guijarro”)

Gracias por permitirme compartir este tiempo, sentada a su lado en este balcón etéreo lleno de flores, frente a un mar diáfano y azul intenso (**), mientras seguimos hablando con amor de Sus promesas, con la certeza de que es sólo cuestión de instantes ya, en esta corriente del tiempo, para verlas realizadas, para disfrutarlas juntos y hacer como dijo el salmista : “En cuanto a nosotros tu pueblo y el rebaño de tu apacentamiento, te daremos gracias hasta tiempo indefinido; de generación en generación declararemos tu alabanza.” (Salmo 79:13)

No me despido…me quedo aquí, con ustedes, mirando fijo las cosas que no se ven…¿me acompañan?...
(**) Vivo muy lejos del mar, y solo estoy en mi habitación...pero se puede cambiar el paisaje desde adentro...



sábado, 19 de diciembre de 2009

Abriendo ventanas de regreso...

Al fin puedo asomarme de nuevo por este rincón amado y volcarles en estas páginas lo vivido en estos días de ausencia. Los he extrañado mucho.
Ya ha pasado una semana desde que regresé a casa luego de la internación que estaba pendiente y les comenté en el mensaje anterior, aún no logro reunir fuerzas para retomar un poquito de lo que antes fuera la “normalidad”. Esperábamos que fuera una semana pero finalmente fueron 13 días...los más difíciles de todas las veces que me internaron. Fue muy duro para toda la familia.
Ingresé el lunes 30 de Noviembre para ese tratamiento especial que estaba pendiente. Sabíamos que no iba a ser fácil, pero surgieron varias complicaciones, algunas muy graves debido a mis enfermedades de base que complican todo. Regresé el sábado 12 de Diciembre, mucho peor de lo que había salido de casa debido a esas complicaciones, y a secuelas propias del tratamiento.En una conversación privada con Waldo, la Doctora le dijo que mientras hablaban de mi caso con el neumonólogo que me trata, éste le había dicho a ella: “ No sé cómo respira Nancy, su capacidad ventilatoria es así... (ínfima)” e hizo un ademán con los dedos juntando cerquita el pulgar e índice. (*)

Desde hace tiempo que en la historia clínica se menciona como parte del cuadro general “debilidad muscular extrema”...y seguimos empeorando, ahora no puedo quedar sola, necesito cuidador permanente y ayuda para todo, pero confío que con el paso de los días pueda al menos estar como antes de salir de casa y vaya mejorando un poquito cada día, Jehová mediante sé que así será pues hoy estoy mejor que ayer y que cuando regresé. Ayer la Doctora me dijo que es normal que esté así, que al sacar todos esos anticuerpos nocivos, también se fueron cosas que sí sirven y que de a poco se notarán los beneficios del tratamiento. También mencionó que había resultado ser muy fuerte al resistir todas las sesiones, parece que nos siempre es así.
Tenía hematomas muy grandes en los brazos ya están desapareciendo (aparte de otras lesiones en la piel). Pero van apareciendo otros en los pies y piernas, apenas los bajo se hinchan mucho y ponen morados y empiezan a romperse vasitos. Debe ser que luego pasará eso también.

Estuve en una sala de cuidados intensivos donde no permiten visitas, salvo la familia unos minutos para ayudarme en los horarios de las comidas pues no podía valerme sola. Las demás visitas solo eran de una hora a las 12 y a las 20 hs.
Tenía dos catéteres en el cuello, a ambos lados, que no me dejaban ni girar la cabeza del dolor, ni tratar de acomodarme un poco en la cama sin que tiren y duelan mucho.

Una de esas noches me pusieron un medicamento contraindicado en la Miastenia y me agravé mucho. Yo no dejaba de orar todo el tiempo, a veces sólo podía pedir a Jehová que no me dejara, otra que me de paz y ánimo, no podía ni pensar claro para expresarme mejor...pero Jehová escucha todo el tiempo...era increíble, cómo, aún sabiendo y conociendo todo lo mal que estaba y qué podía pasar...estaba tranquila, es literal como Él nos arrulla con su paz....¡qué maravilloso Dios tenemos!
“Aristarco”(**), con los Salmos y los cánticos nuevos, le hizo honor a su nombre y derramó profusamente el consuelo que hacía falta.

Esos días bajó bruscamente la temperatura y mi Mami enfermó muy mal de sus bronquios, todavía sigue con nebulizaciones. Me daba pena oírla llorar por teléfono porque no podía ir a visitarme y ayudarme a comer y turnarse con Waldo y Damy, al segundo día de internada cayó ella muy enfermita. Parece que luego le contagió a Damy, no le agarró tan fuerte a ella pero también sigue con tos y mal de la garganta. Pero lo mismo iba al sanatorio y ayudaba en todo. Hay muchas cosas envueltas y los veía esforzarse aún más allá de sus fuerzas.

Estas cosas suponen una prueba para toda la familia, no sólo para el enfermo. Por más que trataba de estar bien, sonriente, peinada y perfumada en los momentos en que los dejaban pasar, la angustia en su mirada era grande. Esa angustia que viene de la mano el agotamiento emocional y mental.
Jehová está al tanto de esos sentimientos no expresados, y sigue recogiendo en su odre las lágrimas de sus leales también por este motivo. Toma en cuenta los sentimientos y el dolor de quienes cuidan a un ser querido enfermo y amorosamente hizo provisión mediante su Organización, de artículos llenos de comprensión y consuelo como estos: g97 8/2 pág. 10 El cuidador necesita cuidados. Cómo proporcionárselos y g97 8/2 pág. 3 La difícil tarea de cuidar a un ser querido.
¡Tantos amados hermanos están pasando por momentos duros en su familia!...repasar estos artículos puede ser muy reconfortante...también para los amigos y hermanos de sus congregaciones que amorosamente quieren ayudar y a veces no saben cómo.
Hasta en eso Jehová contiene a sus siervos y ´llega a ser altura segura para el aplastado, altura segura en tiempos de angustia´. (Salmo 9:9)

Estoy feliz de estar en casita de nuevo, ése sólo hecho de por sí es una tranquilidad para todos y ya se reorganizaron las filas de batalla para enfrentar esta nueva etapa. Por ahora hemos hecho arreglos para que mis padres asistan a una congregación vecina con quienes compartimos el mismo Salón del Reino en distintos días, y Waldo y Damita siguen asistiendo a la nuestra.
De este modo, siempre habrá alguien cuidándome y nadie se perderá las reuniones. Y yo estoy feliz de poder oír de nuevo las reuniones por teléfono...¡me hacían tanta falta! Todos cooperan en casa de una manera u otra para cuidarme y son una verdadera bendición.
Hasta Lulita, que mece su pancita gorda de un lado a otro al caminar, nos llena de alegría y pinta ternuras en nuestros días.

Y como siempre, en medio de los nubarrones oscuros, siempre están esos dorados rayitos que de luz que reconfortan y acarician el alma: el amor de los hermanos, los mensajes llenos de preocupación y cariño, las visitas, las llamadas de teléfonos, tanto del país como de Chile y España...y hasta un poema precioso que dejaron aquí en los comentarios y si me permiten, quiero compartirlo con todos...pues todos, al ver a un hermano enfermo, compartimos el sentimiento y expresamos este...

CÓMO QUISIERA

(Dedicado a Nancy Luna)

Quisiera ser un pájaro, para volar raudo
cuando un amigo necesita un hombro
donde apoyar su desconsuelo

Quisiera velar el sueño de los que se ama
sin fronteras, ni nada que separe al hermano.

Quisiera tantas cosas que de querer quiero,
pero que de poder hacer, no puedo.

Poder, por ejemplo secar tus lágrimas
hermano, ordenar tu cabello y acomodar
tu almohada.

Acomodar tus mantas cuando estés dormido,
Apagar la luz para que no interrumpa el sueño...
Aaah, cómo quisiera...

Cuesta esperar el día en que sí se pueda,
En que ya no llores de impotencia ni
Exhales suspiros de nostalgia...

Más no seré yo quién lo haga, sino el Rey
que con una sonrisa extenderá su mano
invitándote a caminar descalzo...

Y correremos juntos, cruzaremos prados
y fronteras...sin detenernos siquiera.
Correremos hasta caer exhaustos en el pasto

Y antes que se acabe el resuello, estaremos
corriendo, otra vez , hasta alcanzar la playa
y la arena blanca que moja nuestros pies descalzos.

¡ Ay, cómo quisiera.... cómo quisiera....!


¡Muchísimas gracias...es precioso!


Si hay que hacer una evaluación de este tiempo...sí, fueron y son tiempos muy difíciles, pero en todos esos momentos grises, el poder protector de Jehová, su brazo tierno, su paz que supera a todo pensamiento…fue un bálsamo constante...Él estuvo sosteniendo cada segundo. No sé cómo expresar toda la gratitud que hay aquí adentro por tanto amor y cuidado de Jehová, no sé, como el salmista, “¿Qué pagaré a Jehová por todos sus beneficios para conmigo?” (Salmo 116:12).
En verdad...salimos fortalecidos, agradecidos y llenos de amor por Él...´

Hasta en los momentos más oscuros, su paz fue abrigo.

Gracias a cada uno de ustedes por su cariño, por acompañarnos en la distancia, por sus oraciones y por este amor que distingue al pueblo del Dios de todo consuelo...los quiero mucho y abrazo muy fuerte...

Nancy




(*) Es una insuficiencia respiratoria crónica por debilidad muscular, los pulmones están limpios, solo que no hay fuerzas para respirar...ni hablar...éso es muy grave para una mujer, jaja

(**) “Aristarco”: es el nombre que le puse al MP4 cargado con los Salmos, cánticos nuevos, el libro Acerquémonos a a Jehová, entre otros

sábado, 28 de noviembre de 2009

Asamblea Internacional en Chile y Vivencias y breve ausencia


Video con Fotos y algunos detalles

video

Hay tanto para compartir, tantas emociones y vivencias para acercarles pero no logro reunir fuerzas para hacerlo. Siempre en este sistema todo es una mezcla de luz y sombras…pero gracias a Jehová, y por Él, la luz se hace más brillante aún en sombríos momentos y prevalecen los suaves tonos pasteles que traen paz y sosiego al alma.


Entre esos momentos llenos de luz, más que tonos pasteles, colores brillantes pintaron el maravilloso viaje de Waldo y Damita a la Asamblea Internacional de Chile. Viendo las fotos del Estadio Monumental en Santiago de Chile, con esas miles de sombrillas de múltiples colores, protegiendo del sol a los amados hermanos locales, quietitos, escuchando, absorbiendo la enseñanza divina…pensé: “Qué cuadro tan brillante, abnegado y feliz; callado y a la vez, todo un canto de alabanza y gratitud por nuestro Magnífico Instructor”. Esa sola imagen está llena de mensajes.


Jehová bendijo generosa y ampliamente los planes que habíamos dejado en sus manos para que la familia pudiera asistir. El impresionante amor de la hermandad mundial en acción, es sin duda la marca que distingue al pueblo cuyo Dios es Amor.Había tantas cosas por conversar con la familia a su regreso…quería conocer sus primeras impresiones de todo lo vivido. ¿Qué les impresionó más de todo? La respuesta unánime, en primer término: el amor de los hermanos. La abnegación y dedicación de los hermanos locales por ver que tuvieran todo lo que necesitaban, su cuidado amoroso y protección. El amor de la hermandad internacional, reflejado en las 16 delegaciones de diferentes países presentes: distintas costumbres, distinta piel, distintos lenguajes y vestimenta…y el mismo amor. Porque adoramos al mismo Dios.


Se volaron esos días, las horas eran pocas para tanto por compartir allí: previo a la asamblea, las actividades incluían una visita a Betel, donde los hermanos los esperaban engalanados con sus ropas típicas y generoso dar. Ese mismo día, una visita al Salón de Asambleas, conocer algún sitio de interés ¡y hasta subir un cerro a pura escalinata! (Las hernias de Waldo iban in crescendo, jaja, pobrecito!) Al día siguiente, dos excursiones junto al azul y precioso Océano Pacífico: Valparaíso y Viña del Mar.¡Bellísimos! Y en la mejor compañía, junto a los hermanos asignados a su grupo, muy unidos, entre quienes se forjó una fuerte amistad.


Nos sorprendió la amplitud térmica durante el día: comenzar un día con 6 Cº (temperatura propia del invierno por estas latitudes norteñas) y terminar con 25 Cº o más, era algo nuevo que incidió en que Damita enfermera muy fuerte de su garganta y bronquios. Pero la Organización que nos cuida como una madre, incluía asistencia médica y pudo tener el tratamiento necesario.


En Santiago, el estadio original donde se esperaba tener la asamblea, esta siendo remodelado, así es que se reunieron en tres estadios: El Monumental (allí les tocaba a ellos), el Santa Clara y Sausalito. La asistencia combinada del último día superó los 100.000…¡qué maravilloso testimonio se dio! Poder disfrutar de escuchar y ver al hermano Gerrit Lösch del Cuerpo Gobernante, así como oír las experiencias e informes de hermanos de misioneros y betelitas de distintos países, sin duda deben haber sido momentos muy especiales, una dosis extra de bendiciones dentro del programa.


Algo que en lo personal anhelábamos, era poder encontrar, conocer y abrazar en persona a algunos amigos amados, como Héctor y Normita, May´Kall, Nancy y Madelaine, Gloria y Gemita, Andrés y Yerka (chilenos residentes en Suecia que viajaron para la asamblea), y ver de nuevo a Jaime…¡cuánto me hubiera gustado estar allí con ellos! Mi corazón lo estaba y el abrazo de mi familia era también el mío…pero me quedan esos abrazos pendientes en vivo y en directo…(¡esos y tantos miles más!)…ahhhh!!...ya falta un día menos también para eso…

Preparé una tarjeta de regalo y recuerdo para que entregaran a los hermanos, con una foto de ellos, el texto de Gén.31:49 que me encanta: “Atalaye Jehová entre yo y tú cuando estemos situados sin vernos el uno al otro”, y sus datos personales para mantenerse en contacto.Las hicimos imprimir en una imprenta industrial en papel tipo fotográfico. Me alegró saber que a los hermanos les gustó y que mientras caminaban en en los intervalos, algunos los reconocían y se acercaban y les decían: “¡Uds son los de la foto!” y entablaban afectuosas conversaciones. Era otra forma de estar presente allí, con todos ellos.Es similar a la que acompaña esta entrada, pero esta tiene otro mensaje.


Como estaba previsto, tanto al partir de aquí como al regreso de Chile, pudieron estar un tiempito en Buenos Aires junto a amigos muy queridos: de ida, Auri y Erika los esperaban, quedaron en casa de Auri y su familia tan generosa, pudieron recibir la visita de Norita allí y visitar a Silvia; y de regreso, Bibi que los esperaba y llevó a casa de Stella y visitar a nuestros entrañables Naty y Carlos, ver a Robert y Maydée entre otros y otros tantos que anhelaban poder visitar pero el tiempo y las distancias no lo hicieron posible, como a nuestra querida Patricia de Ituzaingó y familia que los esperaban (queda pendiente). Gracias a cada uno por todos los arreglos y por tanto amor con que los arroparon.

Vivencias y breve ausencia


Como menciono al principio ´hay tanto para compartir, tantas emociones y vivencias para acercarles pero no logro reunir fuerzas para hacerlo.´ Quienes habitualmente reciben mis mails con tarjetas y alguna cosita que me parezca bonita y animadora para compartir, habrán notado la ausencia involuntaria estos días. Esta salud se deteriora cada vez más y he pasado días en que parecía que este cuerpo ya no resistía más (el cuerpo, las ganas de vivir y sobrevivir siguen intactas, gracias a Jehová).


No sé a qué atribuirle, debe ser el progreso ´normal´ de esto. Más el clima que está retomando las temperaturas extremas y sofocantes de esta época y este cuerpo demasiado debilitado…más los cortes de luz por el consumo masivo de energía de una ciudad populosa, con los aires acondicionados y ventiladores a full y las tormentas eléctricas de verano…pero que a mi me desconectan de mi respirador y pasamos momentos desesperantes en casa. En un momento dado ya no sabíamos qué hacer, lo que nos quedaba era ir al Sanatorio que está a dos cuadras en busca de un enchufe para conectarme allí, ellos tienen grupo electrógeno propio. Pensábamos en eso cuando regresó la luz. Pero ya nos indicaron que eso es lo que hay que hacer la próxima vez. Ya estoy viendo cómo vamos a pasar este verano.


Llevo días, preparando de poquito un archivo con las fotos de la asamblea para compartir y tratando de escribir de ratitos en un borrador en Word esto que les traigo hoy. No puedo hacer nada, hasta ver el correo es demasiado agotador, cuando hay un lapsus de mejoría alcanzo a leer los mensajes personales pero no puedo responder nada. Solo agradecerles mentalmente y dar gracias en oración por tanto amor de de su parte.


El lunes tiene que ir Waldo a retirar la orden de internación para iniciar el tratamiento pendiente, esperamos que ese mismo día puedan internarme y comenzar. Me siento tan mal que no veo las horas de empezar, aunque eso envuelva una semana de ausencia, agujas horribles, aislamiento, solo ver a la familia una hora en el almuerzo y la cena…solo rogamos que dé resultado y me permita tener algo de alivio y poder seguir aguantando un poquito más…estamos tan cerca ya…

Más allá de los resultados, sólo pedimos fuerzas y ánimo para aguantar, que Jehová nos ayude a ser fieles hasta el fin, que es lo que todos anhelamos…¡y cuánto sostiene Jehová!


Trataré de dejar lista la tarjetita con los Buenos Días de los Lunes para enviarles antes de irme, los voy a extrañar…pero me los llevo conmigo y el pensamiento y oración no tienen horario de visita, así es que siempre están conmigo.Voy a extrañar mucho mi CD Rom WTLY, sólo en la PC puedo leer.,.pero Aristarco (el MP4) ya está listo para leerme y traer consuelo.¡Y cómo voy a extrañar todo lo que Waldo me lee! Son momentos llenos de paz y fortalecimiento que atesoro.


Damita verá el correo y los comentarios que tal vez quieran dejar aquí, y por si les rebotan los mensajes al correo habitual, les dejo este otro alternativo nancy.geoda@yahoo.com.ar
Sí, todo esto es un cuadro de luces y sombras…pero como siempre, vamos a dejar que las sombras sólo logren exaltar más los colores brillantes, o los tonos pasteles y recrear el pensamiento en esas cosas bellas que sí disfrutamos ahora…y de las incontables que disfrutaremos eternamente…ya falta un día menos…


Silvita nos regaló un poema precioso, haciéndose eco de ese conteo final:


Falta un día menos


Falta un día menos

para ver nuestros sueños cumplidos

de una tierra limpia y en paz

donde la justicia habrá de morar.

Falta un día menos

para que las lágrimas de pena

dejen de fluir ansiosas

dando paso a las de alegría que saldrán.

Falta un día menos

para el reencuentro esperado,

aquel día tan anhelado

en que abrazarás a tu ser amado.

Falta un día menos

y esa cita que tenemos

será por fin realidad,

donde cantaremos y bailaremos

sin penas, dolores ni impedimentos.


Entonces amiga mía querida,

mirando al cielo agradeceremos

porque juntas diremos

Gracias Jehová, ¡¡por un día más !!


Silvia Espiño


Un abrazo sostenido, con el amor de siempre, y un regalito de caracoles marinos y florecitas de suaves tonos en sus manos…los quiero mucho…

lunes, 16 de noviembre de 2009

Encuentros presentes…reencuentros en el Paraíso




Estos días tan especiales, tan desbordados de emoción, han quedado tallados en el sentimiento con una luz especial.Saber que ayer, era el último día de la Asamblea Internacional en Chile, que Waldo y Damita estaban ahí…y yo sentada a su lado, a muchos kilómetros físicos de distancia…pero, a su lado en el pensamiento y oración…visualizando la escena, me sentía una más sentada allí, cantando con las multitudes congregadas, en distintos idiomas…y unidos a la vez, en el sólo lenguaje puro de la verdad, que no sabe de barreras de alfabetos distintos…y el corazón y mente se llenó del abrazo de tantos amados hermanos y amigos que no abracé…

Waldo y Damita acaban de regresar a Buenos Aires, nuestra querida Bibi los esperaba en el Aeropuerto y ya los está llevando a casa de Stella, unos amigos muy queridos en San Isidro. Es que había que aprovechar el viaje tan largo hasta ahí, y quise que se quedaran unos días y puedan compartir un poco con tantos amigos queridos y añorados que tenemos por esos lados. Así es que aún falta un poquito más hasta que pueda sentarme con mi familia y desborden de sus brazos todo el cariño que los hermanos están enviando y tantas experiencias vividas estos días llenos de tesoros espirituales y afectivos.

Mientras tanto…por aquí, en mi rincón modificado para poder escribir algo…los días también se llenaron de luz especial: Aurora y Silvia se encargaron de pintar con colores, música, risas, lagrimitas de emoción, amor y calidez, todo cuanto nos rodea…y todo cuanto somos…Era la primera vez que nos veíamos en persona, ahora sus mails ya tienen sus voces y mirada…el abrazo con ellas por primera vez no fue virtual, sino en vivo y en directo…y quedó cincelado en el alma.

Su presencia estos días no pudo haber sido más oportuna, pues la salud de mi mami siguió desmejorando y tenía que hacer reposo absoluto (ahora ya está mejor y se levanta)…y ellas se encargaron de todo…pero de TODO: atendernos, hacer compras, cocinar, lavar mi ropita (lo cual no es un detalle menor…mis camisones ahora son tamaño carpas de circo, jaja). La verdad es que me malcriaron, jaja…cuidaron cada detalle, hasta levantarme las piernas para acomodarme con todos los almohadones cada vez que era necesario, calzarme la cabeza, que se va para todos lados sin el cuello ortopédico o almohadoncitos en la silla (no hay fuerzas para sostenerla), llevarme a la cocina para los almuerzos y hasta dejarme galletitas a mano para que no tome los remedios con el estómago vacío cada tres horas, día y noche. Literalmente, estuvieron pendientes de cada detalle para aliviar el dolor e incomodidad que es parte de esta rutina diaria.

Hubo también ayer una anécdota inesperada, una dosis de estimulo extra que sólo confirma una vez cuánto nos ama y cuida Jehová y mueve a sus siervos a obrar.Como mencioné en otra oportunidad, desde hace un tiempo que los hermanos de una Congregación vecina, (allí va mi hermana y su familia también) están pasándome la reuniones por teléfono, pues en la nuestra no hay teléfono para fijo para poder hacerlo. Pablo, uno de los ancianos de allí, se encargó de hacer los arreglos para que pueda estar reunida telefónicamente a tantos queridos hermanos y amigos de allí y sentarme su lado en la mesa espiritual que Jehová y su Organización nos sirven cada semana.

El estudio de La Atalaya de ayer : “El amor de Cristo nos impulsa a amar”, bajo el subtítulo ´Tengamos la misma actitud que Jesús hacia los enfermos´ menciona esto:
´17) - Hoy día no podemos curar a los enfermos de manera milagrosa, como hizo Jesús, pero sí podemos tratarlos con la misma compasión que él. Por ejemplo, los ancianos imitan la actitud de Jesús al organizar y supervisar programas de ayuda para los hermanos enfermos de la congregación, siguiendo el principio que se expone en Mateo 25:39, 40 (léase).´

Al hablar esto, Felipe, el anciano que conduce el Estudio de La Atalaya allí, dijo: “Hay hermanos que aunque no están reunidos físicamente con nosotros aquí, pero sí lo están a través de ese cable que ven allí y que los hermanos de sonido se encargan de que funcione bien. Por ejemplo, nuestra hermana Nancy de Caballero, ella está postrada en cama, muy enferma, conectada a un aparato que la ayuda a respirar, no puede reunirse, pero en una visita personal, mencionó cómo se alegra de oír sus comentarios y sentirse parte de la congregación por este medio.”

Luego dijo muchas cosas más, muy amorosas, y aprovechó la oportunidad para acercarme el saludo y cariño de toda la congregación…¡¡¡y yo no paraba de llorar!!! Fue muy emotivo. Mi hermana, que estaba presente, me llamó luego y dijo que estaban todos emocionados y conmovidos, es que nos queremos mucho con todos los hermanos, nos conocemos de toda la vida y con algunos de ellos tuve el privilegio de estudiar y acercarlos al bautismo.Y como si tanto fuera poco, en las preguntas del repaso, al hablar sobre el tema, una hermana comentó de “dos hermanas que vinieron de Buenos Aires (a más de 1000 km de aquí) para acompañarme y cuidarme unos días.¡¡¡Y yo seguía llorando!!!

¿Cómo no estar agradecida a Jehová y su amoroso pueblo por tantas bendiciones y tanto amor? ¿Cómo no ser feliz a pesar de las adversidades?

Aurora y Silvia ya regresaron a sus hogares, dejaron un gran vacío en la casa aquí, y a la vez, todos los rincones quedaron llenos de sus ocurrencias, risas y travesuras.Hubo tiempo para conocernos más y el diálogo profundo de las cosas que le hacen bien al alma estuvo presente también, con cada una. Gracias Aurora por abrir tu corazón tan generosamente, Jehová bendiga tan hermosos anhelos.
A Silvia le gusta escribir…nos hizo un regalo precioso que no puedo dejar de compartir con ustedes, si me permiten, si? Es que es añoro el día en que lo que menciona aquí, sea una realidad también con cada uno de ustedes…por ahora les dejo entrever lo que será

El reencuentro

Hace unos días conversando con Auri, recordábamos cuando nos conocimos en el viejo sistema. Cuantas cosas compartidas! Cuántos gratos momentos vividos!Así, recordando amigas muy queridas, que sabíamos habían sobrevivido al Armagedón, se detuvieron nuestros recuerdos en una especial…En aquellos últimos días del viejo sistema, nuestra querida amiga, Nancy, estaba enferma. Esto, no le permitía hacer muchas cosas fuera de su casa, como hubiera querido. Nancy, vivía muy lejos de nosotras y no era algo fácil poder vernos. La situación que se vivía entonces, hacia imposible lo que hoy es tan sencillo: viajar donde uno quisiera.Los compromisos, la familia y lo económico, eran las tres razones de no poder vernos como deseábamos.Pero un día, impensadamente, como regalo de Jehová, se fueron dando las cosas. Lo que fue una ilusión que ni podía llegar a ser sueño, por lo imposible, se hizo realidad una tarde cálida de noviembre.

¡Cómo olvidar aquella tarde, cuando nos estrechamos en un abrazo tan largo y sentido las tres!...Nancy lloraba, Auri reía feliz y yo tenía un nudo en la garganta que no me dejaba hablar…Pasamos juntas unos días hermosos. Detalles que quedaron guardados en el corazón de las tres, que no podría contar, porque seria interminable. Pues los más bellos recuerdos que perduran, no son solo aquellos que entran por nuestros ojos, también son las cosas que oímos, las que olemos, los sabores compartidos y esas sentidas oraciones agradeciendo a Jehová, por el privilegio de estar en su pueblo y por haber permitido que nos conociéramos, iniciando esta amistad y haber podido vencer la distancia, que lejos de separarnos, nos servia de unión.
Perdidas en esos recuerdos queridos, entre pastelitos y ricas tortas, nos callamos de golpe, por un impulso común. Un profundo silencio llenó el ambiente y Auri, saltó de la silla como un resorte. Sus ojos brillaban y reían. Se le había ocurrido algo!
Y dijo así: -¡¡¡Vamos a ver a Nancy!!!Dicho así, pudiera parecer algo lógico, pero esta idea fue algo sublime…-¡¿Cómo no lo hicimos antes?!
Hablamos con nuestros esposos de inmediato y les pareció una excelente idea. Se comunicaron con Waldo, el esposo de Nancy, para darle la sorpresa.Debido a que era una época donde menguaba el trabajo de nuestros esposos, se organizó todo en unos días…Auri y yo estábamos tan felices y ansiosas como aquella vez, hace tanto...

En cambio ahora, ya habían desaparecido esas dolorosas espinas de Nancy. Tanto el sufrimiento y el dolor físico y emocional, solo habían logrado de ella, una mejor sierva de Jehová.A Auri, el nuevo mundo que Jehová nos permitió vivir, le devolvió la sonrisa a su corazón apenado y lo fortaleció, aún más, aquel día tan esperado por ella, cuando recuperó a alguien, que tanto anhelaba reencontrar…Pero esa, es otra historia….Ese día, una apacible tarde primaveral, llegamos a casa de Nancy.
El aire fresco, perfumado por glicinas, dio el más bello marco, cuando a lo lejos, salió de su casa a nuestro encuentro Nancy.
Me faltan las palabras para describir nuestro sentir. Ver la figura menuda, delicada y tan bonita de nuestra amiga, que corría hacia nosotros, y una vez más nos unimos las tres en un fuerte abrazo, donde una reía, otra lloraba y otra daba las gracias a Jehová, por tantas bendiciones y por esta amistad que nos permitió tener.

Silvia Espiño
12/11/09

¡Gracias Silvita! ¡Es precioso!

Sí…Tenemos tantos abrazos pospuestos hasta el paraíso…tantos amados hermanos que no abracé…ya falta un día menos…los quiero mucho y llevo en mi…

lunes, 9 de noviembre de 2009

Un día especialmente esperado…y Aristarco…



Llegó al fin este día tan esperado…tan lleno de expectativas, emociones encontradas…pero sobre todo, gozo.Hoy, Jehová mediante, llegan Waldo y Damita a Santiago de Chile, para la Asamblea Internacional del 12 al 15 de Noviembre.´Las altas bendiciones se consiguen con lucha´… y vaya si luchamos por este día. Nada ha sido fácil.

Se juntaron infinidad de problemas hasta el último, y hasta el último, aun ya viajando ellos a Buenos Aires, Jehová nos dio la salida...es larguísimo de contar...pero al menos Waldo recién al sentarse en el ómnibus pudo descansar un poco de taaaaaaannnto correr por todos lados, haciendo mil trámites, dejando todo listo para mi también, y montones de detalles que atender.

No fue fácil la despedida, ellos se fueron muy divididos, muy preocupados por mi. Pero las cosas no mejorarán con que ellos se queden, y al grado que ellos disfruten de esta ocasión tan especial y sean felices, lo seré yo también.

Se fueron muy afligidos porque la salud se portó muy mal la semana pasada, complicó todo, han sido días muy difíciles, llenos de angustias, inquietudes, de andar en médicos casi todos los días, hacer análisis, ecografías, y vueltas al médico: un dolor insoportable no me deja mover sola justo ahora, no podía ni bajar sola las piernas, la derecha en especial, es una tendinitis crónica del tendón de Aquiles que venía molestando cada vez (en las dos piernas) y ahora se terminó de poner insoportable, en realidad es todo junto: tendinitis, bursitis, sinovitis...es terrible el dolor, me sacó las últimas fuerzas y no puedo levantarme nada para estar en la PC por eso la ausencia en los mensajes...y ni se dan idea de lo hinchadas que están ( más la retención de líquidos por los corticoides y problemas de retorno linfático severo)...los dedos de los pies parecen tunitas en una penca, jaja

Luego de descartar una ruptura del tendón, ahora estoy con medicación analgésica muy fuerte y antinflamatorios potentes que al menos recién hoy me dejan moverme un poquito más que en días pasados. Es una complicación más de las enfermedades de fondo, en especial de la Polidermatomiositis, pero es por todo, son enfermedades sistémicas y todas contribuyen a destruirte por dentro....muy generosa y ampliamente… Al menos, me estabilicé un poco con el tema de la falta de aire y respiro mejor, sigo durmiendo en la silla de ruedas, pero tengo más aire para hablar y ya se me escucha mejor, el aumento en los corticoides funcionó (40 mg por día, pero estoy horrible de hinchada!!)...ojalá que luego no haga falta la internación para el tratamiento, por ahora pospuesto hasta el regreso de la familia.

De a poquito, ahora que empecé a moverme un poco, hice pequeños cambios en la habitación para poder estar en la PC y escribirles sin bajar las piernas, será hasta que venga la familia, porque esto ha quedado hecho un lugar de difícil acceso, jaja. Pero al menos ahora puedo poner el teclado sobre un almohadón que hace las veces de mesita, apoyado en la falda, mientras estoy reclinada en la silla de ruedas-camita, al lado del monitor, (al que lo hice girar de costado), escribiendo en Word, en Arial tamaño 16 para ver algo. Luego lo copio y pego aquí, en el Blog.

Bueno, hay que darse mañas, ojalá algún día tenga una notebook y no tenga que hacer tanto lío para usar esta tecnología, que para mi es una necesidad: sólo aquí puedo leer la Biblia y toda nuestra literatura en el CD Rom en letra grande, prepararme para las reuniones, y apenas hay algo de fuerzas, hacer tarjetas para regalarles, algo de lo que disfruto mucho.
Quedé con mis papis, ellos me ayudan dentro de lo que pueden pues están muy delicaditos también.

Hoy también es un día muy especial porque, Jehová mediante, llegan Aurora y Silvia, desde Buenos Aires, a acompañarme una semana, serán cuidadoras especiales en la ausencia de Waldo y Damita. Ellos ya disfrutaron de estar en casa de Aurora y Silvia el fin de semana y no tienen palabras para agradecer tanto amor y generosidad de su parte….¡¡y las pizzas!!...¡¡uhhmmm!!!...¡¡qué rico!!...ya me va a tocar el turno a mi, jeje…

A pesar de todas las dificultades, la mano generosa de Jehová y su cuidado tierno se hacen más brillantes en medio de las tormentas. Como escribió Damita en un mensaje: “Mami, Jehová nos cuida…¡¡es impresionante!!”

Por supuesto, hay momentos en que la angustia quiere imponerse y es una lucha permanente por mantener la perspectiva correcta de las cosas y no dejar que nos hunda el desánimo.
Hay emociones encontradas muy fuertes: la felicidad inmensa de que mi familia pueda asistir a esta asamblea tan especial y ansiada…y el dolor proporcional de no poder estar con ellos. Encima que somos muy apegados y nos cuesta mucho estar lejos, y más en medio de todas las circunstancias en que vivimos.
Son zarpazos particulares de estas plagas que me cuesta mucho sobrellevar, porque me quitan momentos únicos e irrepetibles. Pero bueno, estoy más que agradecida de haber podido estar aquí, en nuestra asamblea de Distrito con ellos, los 3 días…algo que fue una bendición maravillosa y sustenta en momentos grises.


¿Les conté de Aristarco?...él me ayuda mucho a poner pensamientos positivos y no dejarle lugar a lo que abrume. Está siempre disponible, las 24 hs, listo para animar. No es una persona, es un regalo personal de Abelito, su MP4, al que le puse la Biblia, las revistas, cánticos, y el libro “Acerquémonos a Jehová” en audio. ¿Por qué llamarlo Aristarco?...bueno…durante la visita del superintendente viajante, en un discurso mencionó las cualidades de Aristarco. Dijo que “estaba lleno de consuelo”….así es que le cabe bien el nombre al aparatito.

Buscando más info sobre este personaje bíblico, se menciona que “A Aristarco y Epafras se les llama los ‘compañeros de cautiverio’ de Pablo. (Colosenses 4:10, 14; Filemón 23, 24.) Por lo tanto, parece que durante un tiempo Aristarco estuvo en prisión con Pablo.Pablo dice que Aristarco y otros hermanos fueron “un socorro fortalecedor” (griego pa•re•go•rí•a) para él, esto es, una fuente de consuelo. (Colosenses 4:10, 11.) De modo que al consolar y animar a Pablo, Aristarco fue un compañero verdadero en momentos de necesidad.”

Así es que, cada vez que alguna tristeza quiere acomodarse en los pensamientos, luego de orar y derramar el corazón a Jehová, viene´Aristarco´, este compañero de cautiverio, lleno de consuelo, a hablarme del Dios que da la paz que supera todo pensamiento…y todo vuelve a estar a bien.

Es muy animador ése artículo, concluye diciendo: “Es probable que tarde o temprano, compañeros de adoración a quienes conocemos sufran adversidad o angustia, debido, por ejemplo, a la pérdida de un ser querido, la enfermedad u otras pruebas. Si somos fieles a ellos y los ayudamos, consolamos y animamos, tendremos gozo y demostraremos que somos compañeros leales. (Compárese con Proverbios 17:17; Hechos 20:35.)”
*** w97 15/9 pág. 29 Aristarco, un compañero leal ***

Gracias Jehová por tantos “Aristarcos” presentes que hacen que los días en este sistema estén llenos de tu consuelo.

Gracias a ustedes... por serlo…



miércoles, 28 de octubre de 2009

Planes, expectativas…incertidumbres y gozos



Siempre que hay planes gozosos hay expectativas por ver que se realicen conforme a lo anhelado. Pero cuando surgen imprevistos que amenazan con no dejar que se cumplan, se mezclan las incertidumbres…pero a pesar de todo…siempre hay gozos…hay que saber verlos y no dejar que las inquietudes los eclipsen.

Algo así es que lo estamos viviendo este tiempo: un cuadro lleno de oscuros nubarrones, pero con matices luminosos, brillos propios y hasta pinceladas azules de paz. Les cuento: Anduvimos en médicos, apenas me vio la neuróloga, que es quien ve todo el funcionamiento de los músculos, (ella es una autoridad en este tema a nivel país), se movilizó de inmediato y fue clara: no podrán sacarme de la gravedad del cuadro en el que estoy solo con corticoides, ( a pesar de que regresé a tomar 40 mg diarios), ni con los inmunosupresores que tomo desde hace años.
Cuando nos explicó el cuadro y tratamiento urgente que propone, le pregunté a Waldo, delante de ella, qué pensaba él...y ella no le dio tiempo a responder... y dijo:..."es que no hay tiempo para pensarlo...no hay tiempo…" Ella acababa de hacer ante nosotros, una interconsulta telefónica inmediata con el neumonólogo, quien le dijo que cada vez me ve peor y va progresando sin freno todo. Y ambos coinciden en la internación y el tratamiento, uno al que no quería llegar. Tengo los pulmones limpitos, la insuficiencia respiratoria es por debilidad muscular extrema, por los problemas neuromusculares de fondo.

Hay que hacer varias sesiones de Plasmaféresis por ahora: limpiar la sangre de todos los anticuerpos que atacan erróneamente al propio organismo y están destruyendo todo adentro: ponen una vía central en el cuello, la sangre pasa a una máquina que por filtración elimina los anticuerpos y vuelve por otra aguja en una pierna, es algo así como una diálisis, pero de anticuerpos. No se interrumpe la circulación y hay nuevas técnicas que se aplican aquí. Busqué toda la info en el CDRom, hablé claro con la doctora y estoy tranquila respecto al procedimiento...pero no me hubiera gustado pasar por esto…¡¡odio las agujas!!...y lo peor, es que es que sea justo ahora, en vísperas del viaje de Waldo y Damita a la Asamblea Internacional en Santiago de Chile.

Este tratamiento es una de las últimas opciones disponibles por ahora, no cura nada, estas plagas no se curan en este sistema, solo están tratando de ponerle freno o retrasar un poco más el progreso de las enfermedades. Son muchas enfermedades inmunitarias mezcladas y esa mezcla está resultando fatal. Ya llevo varios días y noches durmiendo en la silla de ruedas pues no puedo respirar, aun con el respirador, estoy agotada y débil al límite....(aunque creo que hace rato se pasó de límites, jaja)

Hoy Waldo fue al hospital a hablar con la Doctora para que le confirme cuando será, pero todavía no hay cama disponible en la Unidad Respiratoria del Sanatorio que me corresponde, a dos cuadras de casa (Sanatorio Galeno, para quienes preguntaron).
Pero al menos ya le dieron los papeles para gestionar una cama ortopédica, de las de sanatorio, para que tenga en casa, porque no puedo seguir durmiendo en la silla de ruedas. Siendo realistas: Esto ya no mejorará mucho de aquí en adelante así es que mejor, me voy poniendo cómoda. Parece que esta habitación seguirá adaptándose y cambiando de fisonomía, al igual que sus habitantes.
Pero siempre se le puede dar calidez y un toque de alegría. Me estoy rodeando de adornitos que envían los amigos, los de cerca y los de lugares muy lejanos, (algunos cruzan mares en paquetes), verlos solamente es una caricia al corazón y una mano amiga que acompaña en la distancia.

Así es que hasta ahora estamos en incertidumbre respecto a la internación, la que será por una semana, en cualquier momento me llaman para decir que debo ir, pero prefiero esperar hasta luego de la asamblea así todos estemos tranquilos, es una ocasión tan especial, no quiero que nada la empañe.
Hice dos ayuda memorias en Word: en una hoja, voy anotando todo lo que hay que recordar y pendientes para el viaje a la asamblea. Y en otra hoja, todo lo que debo llevar al Sanatorio. Destinos diferentes, tiempos que se agotan y superponen. Planes e incertidumbres.

Pero esta posibilidad que tiene mi familia de ir a la Asamblea me llena de ilusión, expectativas y gozo, como si yo misma fuera a ir. Ya preparé tarjetas para que lleven de regalo a los hermanos, con una foto y datos de ellos, y me fijo en las fotos y videos de asambleas internacionales que ya tuvieron lugar en otros países, pensando en qué otra cosita puedo enviar de regalito...es una ocasión tan especial para compartir con amados hermanos de tierras distantes…ahhhh….¡qué bendición tan grande es estar en el pueblo de Jehová!

Días atrás, incluso preparé algunas tarjetas de regalo para los hermanos que asistirán a algunas de las sedes de asamblea en México, Perú y Chile; al enviarlas por e-mail, no pude dejar de mencionar que “¡¡¡yo también quiero iiiiiiir!!!”...y puse una muñequita llorando con su gatita al lado (¡así vamos a quedar con la Lulita!)
Y como siempre, el ánimo y consuelo no se hacen esperar, por ejemplo, el hermano Jairo, de México, escribió de inmediato este mensaje que me hizo saltar las lágrimas de emoción y gratitud: “…usted también irá hermana, si en nuestros corazones, oraciones, recuerdos y en esas hermosas tarjetas de presentaciones...JEHOVÁ HA HECHO UNA COSA BUENA CON USTED, le ha dado unas manos maravillosas y un caudal de amor para cada uno de sus cientos de hermanos universales...”
O como mi querida Moni de Alemania, que un mensaje lleno de amor dijo que su padre llevará algunas tarjetas a México.
Una vez más este sentimiento que envuelve y arrulla: es tan poco lo que estoy dando y es tanto el amor recibido en cambio…gracias por cada palabra y gesto…gracias de todo corazón…

A pesar de los vaivenes de las circunstancias, los ánimos, gracias a Jehová, están muy bien, siempre haciendo bromas con el poco aire que tengo y riendo, y haciendo hablar y cantar a "Los Piecis" (*) y así aflojarles la preocupación a la familia, siempre invento canciones, ¡con coreografías y todo! jaja, (¡¡una profundidad las letras!!...¡¡tremenda!!...¡jaja!).
Es solo este cuerpo que no responde pero los ánimos están bien. Eso solo es posible por Jehová, no se explica de otra manera.
Sí, hay momentos de angustia que pasan porque quiero la familia esté tranquila justo ahora y nada entorpezca los planes de la asamblea...pero siempre pasan cosas así, a todos, el enemigo nunca nos hace fáciles las cosas a nadie. Como comentaba en un e-mail, este no es un viaje más, es algo relacionado con nuestra adoración, una bendición y privilegio. Sé que Jehová dará la salida y las fuerzas y la paz para sobrellevar todo lo que Él permita.

Cuando los pensamientos inquietantes quieren ganar terreno, sólo basta recordar que Jehová siempre va delante nuestro abriendo y mostrando el camino, y sigue abriendo mares para sus siervos cuando nos sentimos como los israelitas con los egipcios atrás y el Mar al frente, sé que habrá una salida y sobre todo, fuerzas provenientes de Él para lo que sigue. Para cada uno.
Waldo tuvo un dolor días atrás y quise que vaya al médico antes del viaje, que se haga un chequeo, para no andar con sobresaltos, pensé que podía ser apendicitis, pero, ya le hicieron una ecografía y...es una señora hernia inguinal y le duele y molesta mucho, pero de los dos lados, mañana irán al médico con Damita con los resultados a ver qué le dicen. Así es que seguramente estamos ante su primera cirugía, que también tendrá que esperar hasta luego de la Asamblea, Jehová mediante. Me da pena pensar que no podré estar a su lado y cuidarlo como todo el tiempo hace él conmigo. Pero tenemos muchos amigos que sé que de buena gana lo harán y eso también es un consuelo.

En medio de tanta tormenta, hay rayitos de luz intensa que nos llenan de alegría, gestos inesperados que superponen sus colores sobre los densos nubarrones. Les cuento uno especialmente sobresaliente: Aurora y Silvia son dos amigas, hermanas fieles que viven en Buenos Aires. Jehová mediante, Waldo y Damita se quedarán en casa de Aurora un día antes de la salida a Chile, ella se encargará de ponerlos en el avión en la mañana rumbo a Santiago…¡y esa misma tarde, en otro avión se vienen con Silvia a Tucumán (a más de 1.000 km) a acompañarme durante la ausencia de la familia! Jehová mediante, esperan regresar a Buenos Aires el día antes del retorno de los míos allí, esperarlos en el aeropuerto y llevarlos a su casa nuevamente.
Es increíble que se pongan en semejante movimiento. Nada de lo que pueda decir para tratar de expresar gratitud por semejante gesto, puede alcanzar. Son cosas que sólo pasan en el pueblo de Jehová.
Este es otro de los planes que oramos que Jehová bendiga y podamos disfrutar de amoroso compañerismo unos días. A ver si podemos sentarnos un rato en el jardín, ver los gorriones que tienen fiesta en el patio, tomar unos matecitos y saborear estos anticipos del paraíso, cuando los encuentros con los amigos estén libres de todo lo que hoy limita y el gozo sea pleno y eterno.

Gracias por los mensajes y el ánimo constante que llega aquí y al correo, cada mensaje es atesorado aunque ya no puedo responder nada, pero al menos quiero seguir dando algo mientras pueda, por eso siguen las tarjetas llegando por correo y las voy dejando en la galería de tarjetas para todos, con la ayuda de Jehová, me hace feliz hacerlo y ojalá a ustedes también les dibuje aunque sea una sonrisa.

Una vez Lira comentó en una de sus cartas, que ella, debido a su sordera, no podía escuchar la oración matutina que hacía la familia Betel al reunirse en la mañana, pero se sumaba al sentimiento que sin duda expresaban los queridos hermanos en ella. Y escribió el poema tan bonito que les dejo de regalo suyo al final.
Más allá de los planes y anhelos que cada uno tiene, con sus propias expectativas y gozos, todos seguimos orando y dando gracias por lo que expresado aquí, en esta

Oración Matutina

Gracias Jehová por otro día de vida
y por las oportunidades de hacer tu voluntad.
Gracias por la esperanza certera y oportuna,
de todo lo que encierra el feliz más allá.

Despertar cada día y saber que aún estamos
en el lugar seguro que tú nos señalaste,
entre las anchas filas de tu pueblo bendito,
que nuestras pobres obras de fe son aceptadas,
que nuestro humilde nombre en tu libro está escrito.

Entender que el rescate nos cubre ante tus ojos
y disimula todas las fallas impensadas
que manchan y afean nuestro diario registro;
que tu amor se anticipa a las vicisitudes,
que nunca te sorprende el suceso imprevisto.
Todo eso nos infunde fortaleza y confianza,
para seguir marchando hacia la gran bonanza
como si ya miráramos lo que nunca hemos visto.

No permitas que el mundo, lleno de sutilezas,
nos robe este cariño por tu Reino anhelado;
que siga siendo el eje que nos estabiliza;
la meta, el fundamento de todo lo esperado.
Por el mañana espléndido que ya existe en tu mente,
por todo lo que viene para traernos bien,
no nos olvides nunca, nuestro Dios amoroso,
por el amor de Cristo, y por su sangre. Amén.

Álef Guímel
(Del libro “Ramas y Nidos”)

Un abrazo apretado, lleno de sentimiento, expectativas y gozos…gracias por su cariño y oraciones, por estar conmigo donde sea que tenga que estar…los quiero mucho…

(*) Foto y anécdotas de “Los Piecis” aquí:

viernes, 16 de octubre de 2009

Cómo vivimos nuestra nuestra Asamblea de Distrito “¡Manténganse Alerta!”










“He llegado a ser justamente como milagro para muchas personas; pero tú eres mi fuerte refugio.” (Salmo 71:7). Ése es el sentimiento luego de haber podido asistir los tres días a nuestra Asamblea de Distrito “Manténganse Alerta!”…parecía tan improbable…pero con la ayuda de Jehová pudimos asistir todos y no perdernos ninguna parte del programa.¡Qué maravillosa bendición es la instrucción recibida! ¡Cuánto ha trabajado del Esclavo Fiel para servirnos esta mesa tan abundante de alimento espiritual! No nos cansamos de dar gracias por tantas provisiones y por toda la ayuda para asistir.

No voy a explayarme sobre el programa en sí mismo para no adelantarme a quienes aún no tuvieron su Asamblea. Sólo les contaré algunas de las muchas emociones, vivencias y entretelones de nuestra asistencia a ella.
Realmente no parecía posible que pudiera asistir, desde ningún punto de vista: físicamente sigo empeorando y requiero más cuidados, es mucho más complicado moverse ahora con tantas cosas que cargar y son pesados e incómodos, era mucho para Waldo solo, Damita ayuda con los bolsos y abrigos pero lo más pesado, era mucho para Waldo. Los hermanos amorosamente siempre nos han ayudado pero ahora era más difícil. Pero como en todas las cosas, Jehová bendijo nuestra determinación y deseo y hasta no estuve tan mal como venía estando y puede aguantar y disfrutar de todo el programa.

Estamos muy agradecidos también por toda la ayuda de los hermanos, tanto de nuestra congregación como todos los que nos rodeaban, todos querían ayudar, a tal punto, que contrario a lo que esperábamos, Waldo dijo que esta asamblea se le había hecho todo mucho más liviano que nunca, por toda la ayuda que nos dieron: desde hacer que el ómnibus pasara por casa de ida y vuelta, ayudarme a subir y bajar (todo un trámite, jaja…¡necesito una grúa!), ayudarnos con la silla de ruedas, el respirador, los cables…más que encontrar una ubicación…¡armamos campamento!.
Los acomodadores estaban atentos a lo que necesitáramos…¡hasta de alcanzarme el cántico y abrirlo y abrigarme bien con una mantita si se me resbalaba!. No tenemos palabras para agradecerles a Gerónimo, Dionisio, Abel, Miguel, hermanos y amigos de nuestra congregación y a tantos otros que nos cooperaron de muchas formas.
Hasta uno de los hermanos encargados del programa de la Asamblea, nos dijo que allí al lado, en Presidencia, había un dispenser con agua fria, o caliente y varios tés o café…lo que precisáramos. Ya nos sentíamos abrumados con tanta consideración porque no nos gusta molestar y somos de perfil bajo nomás…pero tanto amor y bondad era lo que en realidad necesitábamos para poder movernos y estar presentes. ¡Gracias Jehová por el amor de tus siervos, que son un reflejo del tuyo propio!

Estábamos “alojados” al lado de la plataforma, y a la vez, a pocos centímetros de una de las pantallas que se colocaron a los costados donde se proyectaban las imágenes de video para que todos los que estuvieran a los laterales vean en primerísimo plano todo el programa, drama incluido. Pero como estoy tan ciega con estas cataratas, solo ´veia lo que parecen árboles´ (Marcos 8:24), no sé por qué a la luz del día veo mucho menos que dentro de casa con la luz de la habitación, (debe ser porque el cristalino opacificado y endurecido no puede graduar la cantidad de luz que entra, supongo). Pero gracias a Jehová, nos adaptamos rápido a los cambios que surgen de continuo.
Así es que bastó con decirle a Waldo que no veía nada, que no podía ver los rostros, solo bultos, y él amorosamente iba nombrándome quien aparecía, tanto en la plataforma, como quienes se acercaban a saludar. A muchos los reconocía por las voces, otros me tomaban de las manos y se presentaban.
Estaba muy emocionada, pero trataba de no llorar porque me quita las pocas fuerzas y aumenta el dolor…y porque las lagrimitas se filtran por la máscara y se quedan estancadas allí…¡después iba a terminar ahogándome con tanta agua, jaja!Con todo, fue imposible no mojar unos cuantos pañuelitos,¡qué maravillosa asamblea! Sin duda, será un hito, un mojón a lo largo de nuestro camino e historia teocrática.

Waldo recibió también más ayuda en el departamento de Primeros Auxilios, donde estaba asignado, así es que pudo estar casi todo el tiempo a mi lado. Un momento muy significativo fue cuando pasó a dar su discurso el segundo día, como él me decía humildemente: ´gracias a Jehová por seguir tomándome en cuenta´, aún en esta faceta tan especial, todas son dádivas y bondad inmerecida de nuestro Padre que nos consuela y acaricia de tantas formas.

Damita pudo reencontrarse con sus compañeros y amigos del Curso de Precursores, fueron una clase muy unida, se toman en cuenta para todo y procuran reunirse las veces que pueden.
Mi mami también tiene lo suyo, y ya desde hace tiempo que no podía oír el programa de las asambleas por su sordera progresiva, pese a tener audífonos en ambos oídos pero no podía oír el programa. Hasta que Marcelo, uno de los hermanos encargados del Sonido, tuvo la feliz idea de sentarla cerca de ellos y ponerle auriculares que le permiten oír todo claro, sin ruidos externos.

Fue una alegría muy grande reencontrarnos con tantos amigos que solo vemos en asambleas y ver que siguen adelante, cada uno luchando con lo suyo, pero allí, presentes y animosos.Muchos se acercaban y nos decían que para ellos era un estímulo vernos allí, que no sabíamos cuánto los animaba el solo hecho de vernos, que agradecían el esfuerzo que hicimos por asistir…cuando en realidad, éramos nosotros los agradecidos por tanto cariño y estimulo, sí, en verdad era un intercambio de estímulo.

Me quedé pensando en las reacciones variadas al verme así: la mayoría se acercaba con besos y caricias, otros le preguntaban a Waldo si podían acercarse y saludarme. Muchos que no conocía, se acercaban vez tras vez para peguntarme cómo estaba y si necesitaba algo, mientras me tomaban las manos. Y hubo otros, que tan sólo se acercaban, callados, me tocaban, sonreían y miraban con ternura, tal vez con algún nudo en la garganta que no les dejaba hablar y que rápido les humedecía sus ojos y se iban. Y es que así somos los seres humanos: tan diferentes en las reacciones frente a una misma situación, pero todos, con el mismo denominador común: el Amor, expresado de un modo u otro, pero siempre presente.

Una hermana muy querida, trabajadora y abnegada, me dijo una vez en confianza que ella no sabía qué hacer frente a un enfermo, que se paralizaba y no encontraba las palabras para animar y se sentía mal por ello. Es que ella misma había sufrido en carne propia el dolor inmenso de cuidar a su mamá enferma con cáncer hasta el final. Conoce bien el dolor. Y estoy segura que como ella, muchos se sienten así, pero no saben cuánto bien ha hecho su cariño, aun callado, su solo gesto de cariño, una caricia, una mirada, una mano buscando un toque de afecto que acerque un bálsamo al dolor ajeno, la ayuda práctica brindada, buscando maneras de hacer más confortable la estadía del enfermo y su familia…son tantas las maneras en que se expresa este amor que nos distingue y marca como cristianos genuinos, que está más allá aún de las palabras. Y se agradecen profundamente.
Gracias, por cada una de esas expresiones de amor, quedaron bien guardadas en el corazón y mente y serán parte de ese bagaje de recuerdos a los que el pensamiento vuelve vez tras vez en días grises y reconfortan el ánimo.

Les dejo algunas fotitos tomadas con el celular de Damita, nos tomamos varias pero con las cámaras de otros hermanos y no las tengo. En una estoy con mi mami, y en otra estamos con una amiga que estuvo viviendo varios años en España y ahora regresaron con su familia: Graciela.

Ahora estoy recuperándome de esa movida extra, mis pies se hincharon sobremanera y siguen así, y no sé en qué momento me pesqué un buena infección respiratoria, hoy fuimos al Doctor, me recetaron antibióticos y antialérgicos, pero esperaré hasta mañana, espero mejorar con la medicación homeopática que estoy tomando, es que el estómago ya no aguanta más remedios fuertes, pero si no mejoro, bueno, tendré que tomarlos nomás. Estas infecciones empeoran el cuadro general y anoche tuve que dormir sentada en las silla de ruedas, envuelta en una frazada, porque no puedo respirar y la tos no me deja usar el respirador permanente como necesito, parece que esta noche será igual…veremos…

Esto de dar de nosotros mismos, de distintas maneras, me hizo acordar a este poema tan hermoso, que les dejo de regalo…porque yo también…

Lo Que Tengo Te Doy
(Hechos 3: 1-6)

La tarde a pleno sol, exalta y dora
Del templo la gran área silenciosa.
Jerusalén hace una pausa y ora;
un hombre espera ante la puerta Hermosa.

Poco favor la vida le ha otorgado,
tiende la mano procurando dones.
No puede andar sobre sus pies lisiados
Y despierta profundas compasiones.

Pedro al verlo le dice conmovido:
-"Plata y oro no tengo para dar;
en nombre de Jesús, el santo ungido,
¡ponte sobre tus pies y empieza a andar!"

Hoy no podemos dar lo que ellos dieron
ni podemos quitar impedimentos,
pero sentimos como ellos sintieron,
la excelencia del mutuo acercamiento.

Déjame que me asome a tu tristeza,
acurruca en mi hombro tu desvelo;
te alcanzaré un bocado de belleza
envuelto en las palabras del consuelo.

Pedro tuvo un poder que ha caducado,
ningún don milagroso está operando;
pero el amor de Dios nunca ha menguado;
¡Levanta el corazón y sigue andando!

Al derramar mis versos en tu oído
mi serena amistad a darte vengo.
Como hizo Pedro con el impedido,
yo también, te estoy dando lo que tengo.

Álef Guímel
Reflexiones de un Guijarro

Sí….yo también te estoy dando lo que tengo…gracias por permitirme hacerlo…




martes, 6 de octubre de 2009

Diálogo con la Vida



Estos días de mayor quietud involuntaria, en los que este cuerpo parece obedecer cada vez menos a lo que el cerebro le dicta y hace huelga de tiempo completo y no responde a las ganas de hacer que burbujean por dentro…he tenido una conversación muy amena con una Amiga que se tomó su tiempo para sentarse a mi lado y dialogar. Bueno, en realidad, tenemos un diálogo muy fluido, siempre abierto, presta a señalarme su presencia en cuanto nos rodea y a rescatar la esencia de las cosas que no se miden con cifras porque son invaluables, aunque muchas veces las demos por sentado.

Es una dama muy digna, no puede calcularse su edad pues su Fuente es el Rey de la Eternidad (1 Timoteo 1:17; Salmo 36:9). Tiene el cabello largo y sedoso, (parece etéreo como el viento), unas flores se lo sujetan de un costado y trajo otras tantas en sus manos. Ustedes la conocen bien, Ella es nuestro tema de conversación al impartir esperanza, al asociar su nombre con la palabra “Eterna”…sí…esa Amiga especial es la Vida.

Se sentó al lado de mi cama con rostro sereno y pensativo y dijo:

- Cuéntame de esas cosas que no hablas a menudo y que sé que de vez en cuando dan vueltas en tu mente.
- ¿Qué cosas?, le respondí.
- Bueno, te lo haré más fácil, ´déjame interrogarte y tu dame informe´ (Job 38:3)
- Uy…me preocupa cuando te pones tan seria, pero bueno, sabes que no puedo negarte nada, dime con confianza…

- Bien…empecemos…¿Piensas en mi archienemiga…la Muerte?
- Sólo lo necesario, es decir, existe (por ahora), es una dura realidad con la que humanidad convive (por ahora)…y nadie te tiene asegurada y que el tiempo y el suceso imprevisto nos acaecen a todos. Pero mi mente y corazón están puestos en ti: La Vida…y en tu faceta Eterna…

- Pero cuando te sientes tan mal físicamente y sientes que las fuerzas se van…
- Sí, muchas veces siento que te me escapas y la imagen de la llama de una vela o candil que se apaga es una imagen recurrente con la que me identifico (´soy una mecha de lino que humea´)…pero bueno…es una llamita que sigue ardiendo, y aunque débil…no quiere extinguirse nunca…(como digo en broma en casa: “estoy a la humareda”…pero estamos y queremos seguir estando)
- ¿Le temes?
-Temo no hacer lo suficiente…
-¿Lo suficiente?...
- Sí…sé que eres un don, una dádiva de Jehová por bondad inmerecida, que no nos “ganamos” el tenerte. Pero quisiera hacer todo lo que me corresponda. Que al tiempo de la evaluación final (ya sea de nuestros días de este lado del Paraíso o el final del sistema), no se me halle deficiente por no haber dado más, sino poder tener la certeza, callada e íntima, de haber dado todo, lo mejor y óptimo al servir a nuestro bondadoso Dios. Que nunca sea un servicio a medias. Que el amor sea siempre el motivo de las acciones. Que a pesar de las falencias, el Rescate y su amor cubran los errores y bendiga con misericordia.

- ¿Piensas en la Resurrección?
- Sí, en especial cuando parece que te escapas y este cuerpo se queda sin aliento de nada. Es una maravillosa y bendita provisión que lleva el sello del amor de Jehová y del Cristo, su sangre…su vida…que se traduce en nuestra vida.
Pero si me permites bromear un poquito contigo…no quiero acortar camino al Paraíso…siempre, la esperanza ha sido ser sobreviviente y que Jehová nos permita, inmerecidamente, poder estar allí para ver la vindicación de eterna de su Soberanía y la santificación de su Nombre...y poder contarlo por tiempo indefinido.

- ¿Luchas contra la angustia?
- Y…en este sistema, y en estas circunstancias, no faltan momentos de angustia. Pero la oración, la Biblia y cuanta provisión haya a mano de parte de Jehová mediante su Organización, son antídotos seguros, bálsamos que alivian y reconfortan la mente y corazón.

- ¿Eres feliz?
- Tú lo sabes…¡claro que soy feliz! Es verdad que hay momentos de angustia, y tal vez no pueda estar siempre con la sonrisa de oreja a oreja (pero generalmente sí, jaja). Y tantas veces no hay fuerzas ni siquiera para hacer una mueca. Pero la felicidad es más que alegría y contentamiento. Es la íntima satisfacción que viene de la amistad con el Dios que da paz, que nos permite entender el por qué de tantas cosas que causan dolor, que nos da esperanza, que nos sostiene y fortalece, que le da sentido profundo a la vida y nos permite disfrutar de cada detalle que el Dios Feliz nos dio para que nosotros también lo fuéramos.
Es ese diálogo, intimo y continuo, con la belleza que nos rodea; es interpretar una mirada, de seres humanos y de animales y sentir en la propia piel lo que siente el otro. Es descifrar los silencios y dejar que te arrullen los murmullos, apenas perceptibles, de todo lo que nos habla del Creador y de Ti…¡amada VIDA!.

Me escuchó atenta y sonrió, aunque creo que en el fondo ella conocía las respuestas, tal vez haya pensado que necesitaba hablarlo y se acercó con su interrogatorio a sacar aguas que yacían profundas, calladas y quietas.

Besó mi frente y dejó las flores que tenía en sus manos en un delicado florero de cristal en mi mesita de luz. No se despidió, porque siempre está, en todo. Pero le agradecí su tiempo e interés. Al igual que a ustedes, que me están leyendo…y están aquí, conmigo.

Nancy
06 -10-09


Acuario y Mar...

video

“Cada casa es un mundo”, dice el refrán popular. Pero en vista de las complejidades de la vida actual, bien podemos decir que: “Cada persona es un mundo”. Y muchas veces no le dedicamos el tiempo necesario para descubrir un poquito, aunque sea, de toda la riqueza interior que tienen quienes se asoman a nuestra vida en distintos entornos. Cada uno una historia, un bagaje de recuerdos, experiencias, angustias…en definitiva, cada uno un mundo por descubrir, un libro por leer, y siempre, rescatar todo lo positivo, comprender y aprender. Y valorar. Y amar.

Y hablando de mundos por descubrir, quedé impresionada al escuchar en mp3 el artículo “Grandes monstruos de las profundidades”, de Despertad! de Diciembre. Realmente conocemos tan poco de ese mundo submarino, lleno de vida y ajeno a nuestros ojos. El artículo menciona que algunas especies nunca fueron estudiadas en su hábitat.


Y justo me enviaron este video, tan fascinante, ´una espectacular grabación en HD del "Kuroshio Sea", el segundo tanque acuario más grande del mundo, instalado en el Okinawa Churaumi Aquarium, Japón, con 7.500 metros cúbicos de agua y unas dimensiones impresionantes. El panel de cristal mide 22 metros y deja una espectacular visión al visitante. La música acorde al momento es "Please don't go" by Barcelona. El otro acuario enorme, similar a este, se encuentra en Atlanta (Estados Unidos).´ (*)


Con todo, eso es solo una ínfima muestra de la vida que alberga el amado y vasto:


MAR...


Siempre has sido un enigma por descubrir...

Tan inmenso...tan profundo...

Eres otro mundo dentro de este...

Abrigas tanta vida entre tus mantos azules...

Tantos paisajes entre montañas y abismos...

Tu grandeza recuerda

la nimiedad de mi estructura.
Viste transcurrir milenios ante tus ojos.

Eres parte de las grandes fuerzas

que tu Hacedor hábilmente utilizó,

cual gigante cincel , para tallar ,

la celeste gema que te contiene.


El Sol y la Luna

pugnan por danzar contigo

al compás de tus mareas.
Traes a mi alma la serenidad

que me hace falta.

Mis ojos cansados se recuestan en tus olas,

y de pronto este dolor ya no duele tanto...


Sigue hablándome bajito,

cuéntame de tus bosques submarinos,

de la vida que bulle entre tus brazos.


Sigue cantándome así,

llenando de vida mis sentidos,

mientras tu brisa me besa el alma.


Dáleth

16-11-04


Sí, creo que los seres humanos y el Mar tenemos mucho en común…vale la pena tomarse el tiempo para “descubrirnos” y dejar que la vida nos cante bajito y nos bese el alma.


(*) Para verlo en pantalla completa:

http://www.flixxy.com/okinawa-churaumi-aquarium.htm

jueves, 24 de septiembre de 2009

Una página especialmente amada...



"Sembremos, que en algún lugar nos bendecirá la lluvia", José Narosky. Ésa es una buena premisa para aplicarla en toda faceta de la vida, pero sin duda, aplicada al ministerio cobra un brillo especial. Muchas veces los resultados aparentes de nuestra siembra espiritual no son muy deslumbrantes y todo lo efectivos que nos gustaría que fueran. Pero seguimos sembrando, mientras Jehová permita tiempo…no sabemos cuál será el resultado definitivo de lo que podamos haber sembrado en el corazón de quiénes tuvimos el privilegio en algún momento de enseñarles el Nombre del Supremo y sus propósitos.

Ése es el sentimiento cuando recuerdo a los niños que llenaban nuestra casita y jardín hace algunos años atrás. Permítanme contarles esta página especialmente dulce y amada para mi. En un mensaje anterior les comentaba del jardín que teníamos en nuestra anterior casita, en una ciudad vecina. Aunque fue un tiempo de remisión de la enfermedad, no estaba bien, solo “menos peor”. Pero podía caminar más y hacer algunas cosas, como cocinar y atender algo el jardín, entre otras cosas. Por un tiempo nos acompañó una hermanita y fue de gran ayuda, pero cuando se fue tuve nuevos ayudantes jardineros.

La casita era pequeña, y debido a mi discapacidad me permitieron escoger la ubicación, tenia que ser de fácil acceso, así es que estaba en el centro de un nuevo barrio de unas 360 viviendas. Estaba en una esquina de la plaza principal y en un principio, donde terminaba la vereda, empezaba la plaza, sin calle de por medio. Fue un tiempo bonito, porque al fin podía ver correr a Damita, para entonces de unos 7 añitos, siempre había estado en la cama al lado mío, en casa de mis padres, y ahora tenia toda una plaza de patio para jugar y correr.

El problema era que, como se llenaba de niños que iban a jugar al fútbol, la pelota solía terminar en medio de mis plantas…o de la cocina si tenia la puerta abierta. Así nunca podría tener un jardín frente a casa. Pero a la plaza no iban solo los niños del barrio, sino también de barrios circundantes donde lamentablemente, había mucha pobreza y delincuencia y se producía un marcado contraste entre unos y otros y no eran pocas las peleas que se armaban, muchas de las cuales terminaban envolviendo a los padres.

Para evitar que cuando jugasen al fútbol no hicieran el arco frente a la puerta de casa, tuve que armarme de gran paciencia, con oración e ir en medio de ellos y hablarles y pedirles por favor que se corrieran un poco. Como los trataba con cariño, les conversaba, les preguntaba sus nombres, y donde vivían y qué cosas les gustaban, de a poco fueron haciéndome más caso y ya venían a casa a visitarme luego de sus horas de escuela y juego. En poco tiempo, ya los tenía colgados, literalmente, del cuello y se me apegaron mucho. Siempre trataba de dedicarles tiempo para escucharlos, la mayoría tenía historias muy tristes con ambientes familiares marcados por la violencia, el alcohol y la pobreza.

Cada vez que salía a regar las plantas, se peleaban porque querían hacerlo ellos, así es que se turnaban para regar, todos querían participar, en todo: en podar las rosas, en sacar los yuyitos. Hasta hacerme las compras si estaba sola. Fueron una gran ayuda, y en gran parte, gracias a su cuidado, era la única casita frente a la plaza que estaba llena de flores, no dejaban que nadie se acercara a dañarlas y eran capaces de pelear si alguien cortaba una flor. Pero no tenían reparos en cortarlas de cualquier otro lado y siempre me traían flores.

Pero, lo más importante, es que mientras cuidábamos el jardín, iba sembrando en ellos otras semillas, imperecederas, las semillas de la verdad y enseñándoles a conocer y amar a Jehová. Les encantaba que les leyera el libro Historias Bíblicas y era habitual sentarse en la vereda y leer para unos 12 niños o más. Logramos establecer estudios definidos con 8 de ellos, sin contar a sus hermanitos que se sumaban. Claro, antes de formalizar un estudio ya había hablado muchas veces con sus padres, ellos estaban muy contentos, pero decían que no tenían tiempo para estudiar, pero que los chicos sí.

Fue un placer ver que crecían espiritualmente también y que nos acompañaran a las reuniones cada vez que podían y oírlos comentar, y un gozo inmenso verlos en la Conmemoración. Los muchachitos les pidieron camisas y corbatas a sus padres, primos, hermanos. De más está decir que varias corbatas de Waldo la heredaron ellos.

Hasta ahora me emociono cuando recuerdo cómo corrían detrás del ómnibus si veían que yo venía y estaba a una cuadra para bajar, ellos corrían por atrás y hasta llegaban primero a la parada y querían ayudarme a bajar y se colgaban a los besos y abrazos y acompañaban hasta la casa, casi sin dejarme caminar por lo abrazaditos. Recuerdo que el chofer una vez al verlos, me preguntó:
-“¿Qué les da…caramelos?”
Lo miré sonriendo y le respondí
– “No… Cariño”.
Sí, cuánta necesidad de cariño tenían. Y yo de dárselos.

Son muchísimas las anécdotas con ellos, realmente, no solo les impartimos las buenas nuevas, sino nuestras almas y llegaron a sernos amados de un modo muy especial en vista de sus circunstancias.Pero eran chicos, y no tenían el apoyo y contención espiritual de sus familias. Cuando tuvimos que regresar a casa de mis padres al empeorar mi salud, fue un duelo, más que despedida de ellos. Hice arreglos para que siguieran estudiando con otras hermanas y hermanos, pero con el tiempo descontinuaron el estudio. Era comprensible en vista de su entorno, de ser chicos y de remar solos.
Solo espero que, las semillas sembradas en el corazón, en algún momento vuelvan a germinar y busquen a Jehová nuevamente ahora que ya están grandes.
Pero el vínculo de amor que se forjó con ellos, sigue intacto. Algunos, a veces se cruzan toda la ciudad para vernos, como Clarisa, que siempre que puede viene a quedarse unos días en casa, es una hermana para Damita. Otras veces llaman por teléfono. Una de esas llamadas que me conmovió profundamente, fue la de Marquitos, quien ahora ya tiene dos hijitos aunque es muy joven aún, (cuando niño era uno de lo más rebeldes del grupo, pero llegó a apegarse mucho).
Hace poco me llamó y me dijo: “Lo que usted ha hecho por nosotros no lo ha hecho nadie, y eso nunca nos vamos a olvidar, para nosotros es nuestra madre”.
El haberlos conocido, tratado, enseñado y amado ha sido una bendición muy enriquecedora en mi vida, uno de los tesoros más valiosos que guarda el corazón.

Con todas las personas que estudié, pero especialmente con estos niños, 1 Tesalonicenses 2:7-8 es especial y particularmente cierto: “Nos hicimos amables en medio de ustedes, como cuando una madre que cría acaricia a sus propios hijos. Así, teniéndoles tierno cariño, nos fue de mucho agrado impartirles, no solo las buenas nuevas de Dios, sino también nuestras propias almas, porque ustedes llegaron a sernos amados.”

¡Qué bendito es nuestro ministerio! Que siempre recordemos que

LA SIEMBRA ESTÁ EN TUS MANOS

Guarda como un tesoro las semillas
que Dios puso en tus manos,
y busca diligente a los que han de apreciarlas.
El tiempo es muy escaso,
que no se escurra en vano.
Es urgente la siembra
y es mandato del cielo defenderla.
Hay que ayudar a muchos
que andan a ciegas sin reconocerla.
No dejes que las aves devoren la simiente
antes que eche raíz y se haga fuerte.
La están necesitando multitudes
que caminan al borde del foso de la muerte.

Se alza un canto de gozo entre los sembradores.
El surco está bendito para abrigar el grano.
Jehová lo ve de arriba y lo ayuda a crecer.
Hallarás mentes miopes que cerrarán los ojos
pues la luz les molesta y no quieren creer.
Pero hay otros orando en las densas tinieblas
esperando el mensaje que los ayude a ver.
No los pases por alto y jamás los ignores.
Extiéndeles la mano sin ningún titubear.
Los ángeles observan, deja que ellos te usen.
El tiempo de la siembra ya se está terminando,
luego vendrá el sublime premio de cosechar.
Aquellos cuyas manos se aferran a las tuyas,
buscando un rumbo cierto y sana orientación,
serán en el milenio tus amigos eternos,
bebiendo el agua pura del río de la vida,
nutridos por la misma fuente de inspiración.

Álef Guímel – Octubre 1997
(Del libro “Ramas y Nidos”)


Gracias por permitirme compartir estos recuerdos atesorados, mientras seguimos buscando maneras de sembrar, con las palabras de Eclesiastés 11:6 brillantes en la mente:

“Por la mañana siembra tu semilla, y hasta el atardecer no dejes descansar la mano; pues no sabes dónde tendrá éxito esto, aquí o allí, o si ambos a la par serán buenos.”