sábado, 28 de noviembre de 2009

Asamblea Internacional en Chile y Vivencias y breve ausencia


Video con Fotos y algunos detalles

video

Hay tanto para compartir, tantas emociones y vivencias para acercarles pero no logro reunir fuerzas para hacerlo. Siempre en este sistema todo es una mezcla de luz y sombras…pero gracias a Jehová, y por Él, la luz se hace más brillante aún en sombríos momentos y prevalecen los suaves tonos pasteles que traen paz y sosiego al alma.


Entre esos momentos llenos de luz, más que tonos pasteles, colores brillantes pintaron el maravilloso viaje de Waldo y Damita a la Asamblea Internacional de Chile. Viendo las fotos del Estadio Monumental en Santiago de Chile, con esas miles de sombrillas de múltiples colores, protegiendo del sol a los amados hermanos locales, quietitos, escuchando, absorbiendo la enseñanza divina…pensé: “Qué cuadro tan brillante, abnegado y feliz; callado y a la vez, todo un canto de alabanza y gratitud por nuestro Magnífico Instructor”. Esa sola imagen está llena de mensajes.


Jehová bendijo generosa y ampliamente los planes que habíamos dejado en sus manos para que la familia pudiera asistir. El impresionante amor de la hermandad mundial en acción, es sin duda la marca que distingue al pueblo cuyo Dios es Amor.Había tantas cosas por conversar con la familia a su regreso…quería conocer sus primeras impresiones de todo lo vivido. ¿Qué les impresionó más de todo? La respuesta unánime, en primer término: el amor de los hermanos. La abnegación y dedicación de los hermanos locales por ver que tuvieran todo lo que necesitaban, su cuidado amoroso y protección. El amor de la hermandad internacional, reflejado en las 16 delegaciones de diferentes países presentes: distintas costumbres, distinta piel, distintos lenguajes y vestimenta…y el mismo amor. Porque adoramos al mismo Dios.


Se volaron esos días, las horas eran pocas para tanto por compartir allí: previo a la asamblea, las actividades incluían una visita a Betel, donde los hermanos los esperaban engalanados con sus ropas típicas y generoso dar. Ese mismo día, una visita al Salón de Asambleas, conocer algún sitio de interés ¡y hasta subir un cerro a pura escalinata! (Las hernias de Waldo iban in crescendo, jaja, pobrecito!) Al día siguiente, dos excursiones junto al azul y precioso Océano Pacífico: Valparaíso y Viña del Mar.¡Bellísimos! Y en la mejor compañía, junto a los hermanos asignados a su grupo, muy unidos, entre quienes se forjó una fuerte amistad.


Nos sorprendió la amplitud térmica durante el día: comenzar un día con 6 Cº (temperatura propia del invierno por estas latitudes norteñas) y terminar con 25 Cº o más, era algo nuevo que incidió en que Damita enfermera muy fuerte de su garganta y bronquios. Pero la Organización que nos cuida como una madre, incluía asistencia médica y pudo tener el tratamiento necesario.


En Santiago, el estadio original donde se esperaba tener la asamblea, esta siendo remodelado, así es que se reunieron en tres estadios: El Monumental (allí les tocaba a ellos), el Santa Clara y Sausalito. La asistencia combinada del último día superó los 100.000…¡qué maravilloso testimonio se dio! Poder disfrutar de escuchar y ver al hermano Gerrit Lösch del Cuerpo Gobernante, así como oír las experiencias e informes de hermanos de misioneros y betelitas de distintos países, sin duda deben haber sido momentos muy especiales, una dosis extra de bendiciones dentro del programa.


Algo que en lo personal anhelábamos, era poder encontrar, conocer y abrazar en persona a algunos amigos amados, como Héctor y Normita, May´Kall, Nancy y Madelaine, Gloria y Gemita, Andrés y Yerka (chilenos residentes en Suecia que viajaron para la asamblea), y ver de nuevo a Jaime…¡cuánto me hubiera gustado estar allí con ellos! Mi corazón lo estaba y el abrazo de mi familia era también el mío…pero me quedan esos abrazos pendientes en vivo y en directo…(¡esos y tantos miles más!)…ahhhh!!...ya falta un día menos también para eso…

Preparé una tarjeta de regalo y recuerdo para que entregaran a los hermanos, con una foto de ellos, el texto de Gén.31:49 que me encanta: “Atalaye Jehová entre yo y tú cuando estemos situados sin vernos el uno al otro”, y sus datos personales para mantenerse en contacto.Las hicimos imprimir en una imprenta industrial en papel tipo fotográfico. Me alegró saber que a los hermanos les gustó y que mientras caminaban en en los intervalos, algunos los reconocían y se acercaban y les decían: “¡Uds son los de la foto!” y entablaban afectuosas conversaciones. Era otra forma de estar presente allí, con todos ellos.Es similar a la que acompaña esta entrada, pero esta tiene otro mensaje.


Como estaba previsto, tanto al partir de aquí como al regreso de Chile, pudieron estar un tiempito en Buenos Aires junto a amigos muy queridos: de ida, Auri y Erika los esperaban, quedaron en casa de Auri y su familia tan generosa, pudieron recibir la visita de Norita allí y visitar a Silvia; y de regreso, Bibi que los esperaba y llevó a casa de Stella y visitar a nuestros entrañables Naty y Carlos, ver a Robert y Maydée entre otros y otros tantos que anhelaban poder visitar pero el tiempo y las distancias no lo hicieron posible, como a nuestra querida Patricia de Ituzaingó y familia que los esperaban (queda pendiente). Gracias a cada uno por todos los arreglos y por tanto amor con que los arroparon.

Vivencias y breve ausencia


Como menciono al principio ´hay tanto para compartir, tantas emociones y vivencias para acercarles pero no logro reunir fuerzas para hacerlo.´ Quienes habitualmente reciben mis mails con tarjetas y alguna cosita que me parezca bonita y animadora para compartir, habrán notado la ausencia involuntaria estos días. Esta salud se deteriora cada vez más y he pasado días en que parecía que este cuerpo ya no resistía más (el cuerpo, las ganas de vivir y sobrevivir siguen intactas, gracias a Jehová).


No sé a qué atribuirle, debe ser el progreso ´normal´ de esto. Más el clima que está retomando las temperaturas extremas y sofocantes de esta época y este cuerpo demasiado debilitado…más los cortes de luz por el consumo masivo de energía de una ciudad populosa, con los aires acondicionados y ventiladores a full y las tormentas eléctricas de verano…pero que a mi me desconectan de mi respirador y pasamos momentos desesperantes en casa. En un momento dado ya no sabíamos qué hacer, lo que nos quedaba era ir al Sanatorio que está a dos cuadras en busca de un enchufe para conectarme allí, ellos tienen grupo electrógeno propio. Pensábamos en eso cuando regresó la luz. Pero ya nos indicaron que eso es lo que hay que hacer la próxima vez. Ya estoy viendo cómo vamos a pasar este verano.


Llevo días, preparando de poquito un archivo con las fotos de la asamblea para compartir y tratando de escribir de ratitos en un borrador en Word esto que les traigo hoy. No puedo hacer nada, hasta ver el correo es demasiado agotador, cuando hay un lapsus de mejoría alcanzo a leer los mensajes personales pero no puedo responder nada. Solo agradecerles mentalmente y dar gracias en oración por tanto amor de de su parte.


El lunes tiene que ir Waldo a retirar la orden de internación para iniciar el tratamiento pendiente, esperamos que ese mismo día puedan internarme y comenzar. Me siento tan mal que no veo las horas de empezar, aunque eso envuelva una semana de ausencia, agujas horribles, aislamiento, solo ver a la familia una hora en el almuerzo y la cena…solo rogamos que dé resultado y me permita tener algo de alivio y poder seguir aguantando un poquito más…estamos tan cerca ya…

Más allá de los resultados, sólo pedimos fuerzas y ánimo para aguantar, que Jehová nos ayude a ser fieles hasta el fin, que es lo que todos anhelamos…¡y cuánto sostiene Jehová!


Trataré de dejar lista la tarjetita con los Buenos Días de los Lunes para enviarles antes de irme, los voy a extrañar…pero me los llevo conmigo y el pensamiento y oración no tienen horario de visita, así es que siempre están conmigo.Voy a extrañar mucho mi CD Rom WTLY, sólo en la PC puedo leer.,.pero Aristarco (el MP4) ya está listo para leerme y traer consuelo.¡Y cómo voy a extrañar todo lo que Waldo me lee! Son momentos llenos de paz y fortalecimiento que atesoro.


Damita verá el correo y los comentarios que tal vez quieran dejar aquí, y por si les rebotan los mensajes al correo habitual, les dejo este otro alternativo nancy.geoda@yahoo.com.ar
Sí, todo esto es un cuadro de luces y sombras…pero como siempre, vamos a dejar que las sombras sólo logren exaltar más los colores brillantes, o los tonos pasteles y recrear el pensamiento en esas cosas bellas que sí disfrutamos ahora…y de las incontables que disfrutaremos eternamente…ya falta un día menos…


Silvita nos regaló un poema precioso, haciéndose eco de ese conteo final:


Falta un día menos


Falta un día menos

para ver nuestros sueños cumplidos

de una tierra limpia y en paz

donde la justicia habrá de morar.

Falta un día menos

para que las lágrimas de pena

dejen de fluir ansiosas

dando paso a las de alegría que saldrán.

Falta un día menos

para el reencuentro esperado,

aquel día tan anhelado

en que abrazarás a tu ser amado.

Falta un día menos

y esa cita que tenemos

será por fin realidad,

donde cantaremos y bailaremos

sin penas, dolores ni impedimentos.


Entonces amiga mía querida,

mirando al cielo agradeceremos

porque juntas diremos

Gracias Jehová, ¡¡por un día más !!


Silvia Espiño


Un abrazo sostenido, con el amor de siempre, y un regalito de caracoles marinos y florecitas de suaves tonos en sus manos…los quiero mucho…

lunes, 16 de noviembre de 2009

Encuentros presentes…reencuentros en el Paraíso




Estos días tan especiales, tan desbordados de emoción, han quedado tallados en el sentimiento con una luz especial.Saber que ayer, era el último día de la Asamblea Internacional en Chile, que Waldo y Damita estaban ahí…y yo sentada a su lado, a muchos kilómetros físicos de distancia…pero, a su lado en el pensamiento y oración…visualizando la escena, me sentía una más sentada allí, cantando con las multitudes congregadas, en distintos idiomas…y unidos a la vez, en el sólo lenguaje puro de la verdad, que no sabe de barreras de alfabetos distintos…y el corazón y mente se llenó del abrazo de tantos amados hermanos y amigos que no abracé…

Waldo y Damita acaban de regresar a Buenos Aires, nuestra querida Bibi los esperaba en el Aeropuerto y ya los está llevando a casa de Stella, unos amigos muy queridos en San Isidro. Es que había que aprovechar el viaje tan largo hasta ahí, y quise que se quedaran unos días y puedan compartir un poco con tantos amigos queridos y añorados que tenemos por esos lados. Así es que aún falta un poquito más hasta que pueda sentarme con mi familia y desborden de sus brazos todo el cariño que los hermanos están enviando y tantas experiencias vividas estos días llenos de tesoros espirituales y afectivos.

Mientras tanto…por aquí, en mi rincón modificado para poder escribir algo…los días también se llenaron de luz especial: Aurora y Silvia se encargaron de pintar con colores, música, risas, lagrimitas de emoción, amor y calidez, todo cuanto nos rodea…y todo cuanto somos…Era la primera vez que nos veíamos en persona, ahora sus mails ya tienen sus voces y mirada…el abrazo con ellas por primera vez no fue virtual, sino en vivo y en directo…y quedó cincelado en el alma.

Su presencia estos días no pudo haber sido más oportuna, pues la salud de mi mami siguió desmejorando y tenía que hacer reposo absoluto (ahora ya está mejor y se levanta)…y ellas se encargaron de todo…pero de TODO: atendernos, hacer compras, cocinar, lavar mi ropita (lo cual no es un detalle menor…mis camisones ahora son tamaño carpas de circo, jaja). La verdad es que me malcriaron, jaja…cuidaron cada detalle, hasta levantarme las piernas para acomodarme con todos los almohadones cada vez que era necesario, calzarme la cabeza, que se va para todos lados sin el cuello ortopédico o almohadoncitos en la silla (no hay fuerzas para sostenerla), llevarme a la cocina para los almuerzos y hasta dejarme galletitas a mano para que no tome los remedios con el estómago vacío cada tres horas, día y noche. Literalmente, estuvieron pendientes de cada detalle para aliviar el dolor e incomodidad que es parte de esta rutina diaria.

Hubo también ayer una anécdota inesperada, una dosis de estimulo extra que sólo confirma una vez cuánto nos ama y cuida Jehová y mueve a sus siervos a obrar.Como mencioné en otra oportunidad, desde hace un tiempo que los hermanos de una Congregación vecina, (allí va mi hermana y su familia también) están pasándome la reuniones por teléfono, pues en la nuestra no hay teléfono para fijo para poder hacerlo. Pablo, uno de los ancianos de allí, se encargó de hacer los arreglos para que pueda estar reunida telefónicamente a tantos queridos hermanos y amigos de allí y sentarme su lado en la mesa espiritual que Jehová y su Organización nos sirven cada semana.

El estudio de La Atalaya de ayer : “El amor de Cristo nos impulsa a amar”, bajo el subtítulo ´Tengamos la misma actitud que Jesús hacia los enfermos´ menciona esto:
´17) - Hoy día no podemos curar a los enfermos de manera milagrosa, como hizo Jesús, pero sí podemos tratarlos con la misma compasión que él. Por ejemplo, los ancianos imitan la actitud de Jesús al organizar y supervisar programas de ayuda para los hermanos enfermos de la congregación, siguiendo el principio que se expone en Mateo 25:39, 40 (léase).´

Al hablar esto, Felipe, el anciano que conduce el Estudio de La Atalaya allí, dijo: “Hay hermanos que aunque no están reunidos físicamente con nosotros aquí, pero sí lo están a través de ese cable que ven allí y que los hermanos de sonido se encargan de que funcione bien. Por ejemplo, nuestra hermana Nancy de Caballero, ella está postrada en cama, muy enferma, conectada a un aparato que la ayuda a respirar, no puede reunirse, pero en una visita personal, mencionó cómo se alegra de oír sus comentarios y sentirse parte de la congregación por este medio.”

Luego dijo muchas cosas más, muy amorosas, y aprovechó la oportunidad para acercarme el saludo y cariño de toda la congregación…¡¡¡y yo no paraba de llorar!!! Fue muy emotivo. Mi hermana, que estaba presente, me llamó luego y dijo que estaban todos emocionados y conmovidos, es que nos queremos mucho con todos los hermanos, nos conocemos de toda la vida y con algunos de ellos tuve el privilegio de estudiar y acercarlos al bautismo.Y como si tanto fuera poco, en las preguntas del repaso, al hablar sobre el tema, una hermana comentó de “dos hermanas que vinieron de Buenos Aires (a más de 1000 km de aquí) para acompañarme y cuidarme unos días.¡¡¡Y yo seguía llorando!!!

¿Cómo no estar agradecida a Jehová y su amoroso pueblo por tantas bendiciones y tanto amor? ¿Cómo no ser feliz a pesar de las adversidades?

Aurora y Silvia ya regresaron a sus hogares, dejaron un gran vacío en la casa aquí, y a la vez, todos los rincones quedaron llenos de sus ocurrencias, risas y travesuras.Hubo tiempo para conocernos más y el diálogo profundo de las cosas que le hacen bien al alma estuvo presente también, con cada una. Gracias Aurora por abrir tu corazón tan generosamente, Jehová bendiga tan hermosos anhelos.
A Silvia le gusta escribir…nos hizo un regalo precioso que no puedo dejar de compartir con ustedes, si me permiten, si? Es que es añoro el día en que lo que menciona aquí, sea una realidad también con cada uno de ustedes…por ahora les dejo entrever lo que será

El reencuentro

Hace unos días conversando con Auri, recordábamos cuando nos conocimos en el viejo sistema. Cuantas cosas compartidas! Cuántos gratos momentos vividos!Así, recordando amigas muy queridas, que sabíamos habían sobrevivido al Armagedón, se detuvieron nuestros recuerdos en una especial…En aquellos últimos días del viejo sistema, nuestra querida amiga, Nancy, estaba enferma. Esto, no le permitía hacer muchas cosas fuera de su casa, como hubiera querido. Nancy, vivía muy lejos de nosotras y no era algo fácil poder vernos. La situación que se vivía entonces, hacia imposible lo que hoy es tan sencillo: viajar donde uno quisiera.Los compromisos, la familia y lo económico, eran las tres razones de no poder vernos como deseábamos.Pero un día, impensadamente, como regalo de Jehová, se fueron dando las cosas. Lo que fue una ilusión que ni podía llegar a ser sueño, por lo imposible, se hizo realidad una tarde cálida de noviembre.

¡Cómo olvidar aquella tarde, cuando nos estrechamos en un abrazo tan largo y sentido las tres!...Nancy lloraba, Auri reía feliz y yo tenía un nudo en la garganta que no me dejaba hablar…Pasamos juntas unos días hermosos. Detalles que quedaron guardados en el corazón de las tres, que no podría contar, porque seria interminable. Pues los más bellos recuerdos que perduran, no son solo aquellos que entran por nuestros ojos, también son las cosas que oímos, las que olemos, los sabores compartidos y esas sentidas oraciones agradeciendo a Jehová, por el privilegio de estar en su pueblo y por haber permitido que nos conociéramos, iniciando esta amistad y haber podido vencer la distancia, que lejos de separarnos, nos servia de unión.
Perdidas en esos recuerdos queridos, entre pastelitos y ricas tortas, nos callamos de golpe, por un impulso común. Un profundo silencio llenó el ambiente y Auri, saltó de la silla como un resorte. Sus ojos brillaban y reían. Se le había ocurrido algo!
Y dijo así: -¡¡¡Vamos a ver a Nancy!!!Dicho así, pudiera parecer algo lógico, pero esta idea fue algo sublime…-¡¿Cómo no lo hicimos antes?!
Hablamos con nuestros esposos de inmediato y les pareció una excelente idea. Se comunicaron con Waldo, el esposo de Nancy, para darle la sorpresa.Debido a que era una época donde menguaba el trabajo de nuestros esposos, se organizó todo en unos días…Auri y yo estábamos tan felices y ansiosas como aquella vez, hace tanto...

En cambio ahora, ya habían desaparecido esas dolorosas espinas de Nancy. Tanto el sufrimiento y el dolor físico y emocional, solo habían logrado de ella, una mejor sierva de Jehová.A Auri, el nuevo mundo que Jehová nos permitió vivir, le devolvió la sonrisa a su corazón apenado y lo fortaleció, aún más, aquel día tan esperado por ella, cuando recuperó a alguien, que tanto anhelaba reencontrar…Pero esa, es otra historia….Ese día, una apacible tarde primaveral, llegamos a casa de Nancy.
El aire fresco, perfumado por glicinas, dio el más bello marco, cuando a lo lejos, salió de su casa a nuestro encuentro Nancy.
Me faltan las palabras para describir nuestro sentir. Ver la figura menuda, delicada y tan bonita de nuestra amiga, que corría hacia nosotros, y una vez más nos unimos las tres en un fuerte abrazo, donde una reía, otra lloraba y otra daba las gracias a Jehová, por tantas bendiciones y por esta amistad que nos permitió tener.

Silvia Espiño
12/11/09

¡Gracias Silvita! ¡Es precioso!

Sí…Tenemos tantos abrazos pospuestos hasta el paraíso…tantos amados hermanos que no abracé…ya falta un día menos…los quiero mucho y llevo en mi…

lunes, 9 de noviembre de 2009

Un día especialmente esperado…y Aristarco…



Llegó al fin este día tan esperado…tan lleno de expectativas, emociones encontradas…pero sobre todo, gozo.Hoy, Jehová mediante, llegan Waldo y Damita a Santiago de Chile, para la Asamblea Internacional del 12 al 15 de Noviembre.´Las altas bendiciones se consiguen con lucha´… y vaya si luchamos por este día. Nada ha sido fácil.

Se juntaron infinidad de problemas hasta el último, y hasta el último, aun ya viajando ellos a Buenos Aires, Jehová nos dio la salida...es larguísimo de contar...pero al menos Waldo recién al sentarse en el ómnibus pudo descansar un poco de taaaaaaannnto correr por todos lados, haciendo mil trámites, dejando todo listo para mi también, y montones de detalles que atender.

No fue fácil la despedida, ellos se fueron muy divididos, muy preocupados por mi. Pero las cosas no mejorarán con que ellos se queden, y al grado que ellos disfruten de esta ocasión tan especial y sean felices, lo seré yo también.

Se fueron muy afligidos porque la salud se portó muy mal la semana pasada, complicó todo, han sido días muy difíciles, llenos de angustias, inquietudes, de andar en médicos casi todos los días, hacer análisis, ecografías, y vueltas al médico: un dolor insoportable no me deja mover sola justo ahora, no podía ni bajar sola las piernas, la derecha en especial, es una tendinitis crónica del tendón de Aquiles que venía molestando cada vez (en las dos piernas) y ahora se terminó de poner insoportable, en realidad es todo junto: tendinitis, bursitis, sinovitis...es terrible el dolor, me sacó las últimas fuerzas y no puedo levantarme nada para estar en la PC por eso la ausencia en los mensajes...y ni se dan idea de lo hinchadas que están ( más la retención de líquidos por los corticoides y problemas de retorno linfático severo)...los dedos de los pies parecen tunitas en una penca, jaja

Luego de descartar una ruptura del tendón, ahora estoy con medicación analgésica muy fuerte y antinflamatorios potentes que al menos recién hoy me dejan moverme un poquito más que en días pasados. Es una complicación más de las enfermedades de fondo, en especial de la Polidermatomiositis, pero es por todo, son enfermedades sistémicas y todas contribuyen a destruirte por dentro....muy generosa y ampliamente… Al menos, me estabilicé un poco con el tema de la falta de aire y respiro mejor, sigo durmiendo en la silla de ruedas, pero tengo más aire para hablar y ya se me escucha mejor, el aumento en los corticoides funcionó (40 mg por día, pero estoy horrible de hinchada!!)...ojalá que luego no haga falta la internación para el tratamiento, por ahora pospuesto hasta el regreso de la familia.

De a poquito, ahora que empecé a moverme un poco, hice pequeños cambios en la habitación para poder estar en la PC y escribirles sin bajar las piernas, será hasta que venga la familia, porque esto ha quedado hecho un lugar de difícil acceso, jaja. Pero al menos ahora puedo poner el teclado sobre un almohadón que hace las veces de mesita, apoyado en la falda, mientras estoy reclinada en la silla de ruedas-camita, al lado del monitor, (al que lo hice girar de costado), escribiendo en Word, en Arial tamaño 16 para ver algo. Luego lo copio y pego aquí, en el Blog.

Bueno, hay que darse mañas, ojalá algún día tenga una notebook y no tenga que hacer tanto lío para usar esta tecnología, que para mi es una necesidad: sólo aquí puedo leer la Biblia y toda nuestra literatura en el CD Rom en letra grande, prepararme para las reuniones, y apenas hay algo de fuerzas, hacer tarjetas para regalarles, algo de lo que disfruto mucho.
Quedé con mis papis, ellos me ayudan dentro de lo que pueden pues están muy delicaditos también.

Hoy también es un día muy especial porque, Jehová mediante, llegan Aurora y Silvia, desde Buenos Aires, a acompañarme una semana, serán cuidadoras especiales en la ausencia de Waldo y Damita. Ellos ya disfrutaron de estar en casa de Aurora y Silvia el fin de semana y no tienen palabras para agradecer tanto amor y generosidad de su parte….¡¡y las pizzas!!...¡¡uhhmmm!!!...¡¡qué rico!!...ya me va a tocar el turno a mi, jeje…

A pesar de todas las dificultades, la mano generosa de Jehová y su cuidado tierno se hacen más brillantes en medio de las tormentas. Como escribió Damita en un mensaje: “Mami, Jehová nos cuida…¡¡es impresionante!!”

Por supuesto, hay momentos en que la angustia quiere imponerse y es una lucha permanente por mantener la perspectiva correcta de las cosas y no dejar que nos hunda el desánimo.
Hay emociones encontradas muy fuertes: la felicidad inmensa de que mi familia pueda asistir a esta asamblea tan especial y ansiada…y el dolor proporcional de no poder estar con ellos. Encima que somos muy apegados y nos cuesta mucho estar lejos, y más en medio de todas las circunstancias en que vivimos.
Son zarpazos particulares de estas plagas que me cuesta mucho sobrellevar, porque me quitan momentos únicos e irrepetibles. Pero bueno, estoy más que agradecida de haber podido estar aquí, en nuestra asamblea de Distrito con ellos, los 3 días…algo que fue una bendición maravillosa y sustenta en momentos grises.


¿Les conté de Aristarco?...él me ayuda mucho a poner pensamientos positivos y no dejarle lugar a lo que abrume. Está siempre disponible, las 24 hs, listo para animar. No es una persona, es un regalo personal de Abelito, su MP4, al que le puse la Biblia, las revistas, cánticos, y el libro “Acerquémonos a Jehová” en audio. ¿Por qué llamarlo Aristarco?...bueno…durante la visita del superintendente viajante, en un discurso mencionó las cualidades de Aristarco. Dijo que “estaba lleno de consuelo”….así es que le cabe bien el nombre al aparatito.

Buscando más info sobre este personaje bíblico, se menciona que “A Aristarco y Epafras se les llama los ‘compañeros de cautiverio’ de Pablo. (Colosenses 4:10, 14; Filemón 23, 24.) Por lo tanto, parece que durante un tiempo Aristarco estuvo en prisión con Pablo.Pablo dice que Aristarco y otros hermanos fueron “un socorro fortalecedor” (griego pa•re•go•rí•a) para él, esto es, una fuente de consuelo. (Colosenses 4:10, 11.) De modo que al consolar y animar a Pablo, Aristarco fue un compañero verdadero en momentos de necesidad.”

Así es que, cada vez que alguna tristeza quiere acomodarse en los pensamientos, luego de orar y derramar el corazón a Jehová, viene´Aristarco´, este compañero de cautiverio, lleno de consuelo, a hablarme del Dios que da la paz que supera todo pensamiento…y todo vuelve a estar a bien.

Es muy animador ése artículo, concluye diciendo: “Es probable que tarde o temprano, compañeros de adoración a quienes conocemos sufran adversidad o angustia, debido, por ejemplo, a la pérdida de un ser querido, la enfermedad u otras pruebas. Si somos fieles a ellos y los ayudamos, consolamos y animamos, tendremos gozo y demostraremos que somos compañeros leales. (Compárese con Proverbios 17:17; Hechos 20:35.)”
*** w97 15/9 pág. 29 Aristarco, un compañero leal ***

Gracias Jehová por tantos “Aristarcos” presentes que hacen que los días en este sistema estén llenos de tu consuelo.

Gracias a ustedes... por serlo…