viernes, 17 de diciembre de 2010

Un breve y bello paseo por Tafí del Valle






















"Yendo a Tafí del Valle, en tus cerros frondosos,
¡Cuánto dice el silencio, cómo canta la vida!
Ante el legado inmenso de las eras pasadas,
la nimiedad humana se humilla estremecida."

Álef Guímel, fragmento de “Tucumán”


Tengo que recurrir a ella, a mi querida Lira, para describir el sentir ante esa imponente selva de montaña ( Las Yungas) por donde el camino se abre paso para llegar a Tafí del Valle, a 107 Km de la ciudad y a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar.

¿A qué vienen esos datos? A que, gracias a Jehová, pudimos dar un paseíto por allí, tal como les había comentado. Fuimos el miércoles, salimos temprano, minutos después de las 6 de la mañana y regresamos en la tarde. Es que Waldo tenía que trabajar en la noche. Fue breve…¡pero maravilloso!

A pesar de los temores de la familia y de Daniel, el hermano y amigo que nos llevó, aguanté muy bien el viaje y estuve muy poco tiempo con el respirador.

Allá vive Elvira, una querida hermana que pertenecía a nuestra congregación y hace unos años se fue a vivir a los Valles. Fue muy estimulador compartir el día con ella, es muy generosa y hospitalaria, nos abrió las puertas de su casa y las de su corazón. Nos fortaleció ver sus esfuerzos por perseverar en su ministerio como precursora regular.

La población del lugar es de unos 7.000 habitantes y por el momento sólo hay 3 publicadores activos, y dos más que bajaron a la ciudad por problemas crónicos de salud. Pertenecen a la congregación de El Mollar, otra villa turística hermosa a escasos kms de Tafí, donde hay 8 publicadores activos. Así es que, como verán, en ese entorno paradisíaco rodeado de altas montañas, allí también la mies es mucha y los obreros son pocos. ¡Cuánto nos gustaría poder estar allí y apoyar la obra encomendada!

Pero, ya que las circunstancias no lo permiten, al menos queremos animar a quienes se están esforzando tanto allí y seguir orando por ellos.

Cuando íbamos subiendo desde la ciudad, el paisaje es tan bello que le pedimos a Daniel si podía detenerse de tanto en tanto para tomar algunas fotos y él con todo gusto lo hizo. Aunque llevamos la silla de ruedas no hizo falta usarla ya que estoy aprendiendo a caminar nuevamente, claro, necesito ayuda, así es que siempre aparezco en las fotos agarrada y apoyada entre dos o con Damita sola para la foto y luego alguien más me agarraba del otro lado. Sólo camino unos metros y me siento donde encuentre, lo más difícil es levantarme si estoy sentada y mantenerme de pie.

Les dejo algunas fotitos y dos videos del camino. Uno es al lado de una pequeña vertiente de agua brotando de la montaña…era tan fresco el aire y escuchar el agua golpeando en las rocas, estar en esa selva tan espesa y disfrutar del canto de los pájaros sobrevolando encima nuestro….es algo que simplemente no puedo describir, no sólo por lo bello, sino por lo que siento, por la gratitud por estar viva y de haber podido estar allí…sólo Jehová pudo haber hecho esta cosa tan maravillosa para mi y mi familia…

El otro video es de la salida ya de Tafí, entrando de nuevo en la nuboselva. Como verán en las fotos, el paisaje del camino y el del valle son completamente diferentes e igualmente majestuosos. Todo alaba al Magnífico Creador.

Hace tan sólo unos dos meses atrás pensar en estar en Tafí era imposible, luchaba tanto por respirar y seguir viviendo y ya parecía que perdía esa batalla…

Por eso no pude contener las lágrimas cuando quedé un momentito sola, sentada en la galería que rodea la casa de Elvy, frente a esas montañas, mitad pradera y mitad bosque de alisos…lloré agradecida de estar viva, por estar mejor, por todo lo que Jehová ha hecho por nosotros, y por el amor y generosidad de los hermanos y amigos…

Los pullovers que tejí para viajar a Buenos Aires en Mayo de este año para internarme allá, ahora me han quedado grandes, sigo bajando de peso,vamos bien.

Regresamos felices, renovados, agradecidos y fortalecidos en nuestra determinación de servir a la Fuente de la Vida, sostenidos por el poder de Aquel “a quien pertenecen los picos de las montañas.” (Salmo 95:4)

Y a la vez, pensando en Elvira y en tantos hermanos alrededor del mundo que sirven en lugares aislados, sólo Jehová sabe de sus luchas por perseverar, algunos tal vez con problemas de salud, o emocionales, o solos…pero siguen llevando las buenas nuevas, en tiempo favorable, en tiempo dificultoso…y Jehová los cuida, sostiene y fortalece cada día. Como a nosotros. Como a ustedes.

El poema que cité al principio lo escribió Lira la primera vez que vino a visitarnos, en noviembre de 1995. Ese poema termina así, expresando también lo que son nuestros sentimientos:



¡Quién tuviera la lengua elocuente de un ángel
para cantar un himno vibrante a esas montañas,
para loar la mano del Artista Supremo,
que trazó sus contornos y esparció la maraña!


Sigue fiel tu rutina, trabaja, sueña y canta,
y quédate a la espera de ese tiempo cercano
cuando Jehová corone de flores y de pájaros
el camino de aquellos que hoy lo ven Soberano.


¡Qué placer inefable será volver un día,
después de la victoria irreversible,
y gritar en la cumbre de algún cerro:
“La Teocracia triunfó y estamos libres”!



 
Álef Guímel
Tucumán-Noviembre 1995
(Del libro “Ramas y Nidos”)

martes, 14 de diciembre de 2010

Remontar el alma prendida del viento...






Aquí vengo con un suave plumero de palabras a remover el polvo del letargo que busca rendijas en el alma para quedarse y aquietar los bríos y las ansias por cielos azules, montañas vestidas de selvas y amados mares.

No sé si es el tiempo trascurrido en medio de tormentas que amainan por momentos para luego exaltarse más…

O es simplemente el desgaste del guijarro, que, mecido y golpeado por incesantes olas, llega finalmente a la playa, y cansado de tanto vaivén, se queda quietito a la orilla del mar para dejarse arrullar por su canto…

No lo sé…no sé qué será lo que me tiene un poco apagadita en mi rincón. Tal vez recién esté tomando un poco de aire para recuperarme de tanto ajetreo al que la mala salud nos ha tenido de aquí para allá en tan negras tormentas. Sí, debe ser eso.

Así es que aquí vengo con este suave plumero de esperanzas a quitarle el polvo a los sueños, a remontar el alma prendida del viento…y acercarles sentimientos vestidos de palabras…

Lo cierto es que recién termino la segunda rueda de Eritropoyetina, ahora hay que hacer análisis de control para ver si ya es suficiente, pero la pérdida de sangre digestiva persiste así es que, no sé, veremos cómo sigue este tema.
También hay lesiones en la piel en las piernas que aparecen solas, al igual que grandes moretones en el cuerpo. Tengo que ir al dermatólogo cuanto antes. Y también a todo el equipo de médicos a control, ando mal de varias cositas.

Pero por lo pronto, gracias a Jehová y a la generosidad de un querido amigo de la familia; Daniel, anciano de una congregación vecina, esperamos, si Jehová lo permite, ir a pasear un poco por los Valles Calchaquíes, a poco más de 100 Km de la ciudad.

Tengo que aprovechar que estoy menos peor, jaja. De todos modos, llevaremos el respirador a mano. Sólo será un breve paseo, pero suficiente como para estar en contacto con la naturaleza y disfrutar de las grandes y maravillosas obras de Jehová. Todo lo alaba, es un trayecto precioso que nos encanta. Tanto, que ayer Waldo me preguntaba si nos iríamos a vivir allí una vez que él se jubile. Sería hermoso, pero estaría un poco lejos de todos los médicos y emergencias que preciso a menudo…pero…

Las cosas en casa continúan como ya es habitualmente doloroso: mi mami es muy frágil y la aquejan mil dolores y complicaciones de salud, me da mucha pena verla sufrir tanto. Mi papá también está cada vez más agotadito y su artrosis en las rodillas lo están limitando más.

Mi querido Waldo sigue muy dolorido de sus operaciones, hay días que apenas camina por el dolor. Y Damita sigue fiel en su precursorado pese a su lucha con la depresión.

Lo bueno, es que a pesar de todo…seguimos adelante con la ayuda de Jehová. Waldo se esfuerza por cumplir con sus responsabilidades de anciano, mis padres estudian juntos casi toda la semana y son los primeros en salir de casa rumbo al Salón, es que van a buscar a Hilda, la hermana que vive a la vuelta de casa y los tres caminan muy lento, (tienen casi la misma edad:78 años)…es muy triste ver cómo la vejez torna pesados los pies que en un tiempo corrieron ágiles…

Pero ya falta un día menos también para que todos esos pies cansados y sin fuerzas corran y no se fatiguen, cuando recobren el vigor juvenil de antaño…
Al fin pude subir el video del concierto que presentaron en un Teatro los alumnos de Piano del Conservatorio Provincial de Música, aquí les dejo un vals de Chopin que tocó Damita . Ella dice que le encantaría tocar los cánticos en la orquesta de Betel.

Bueno, parece que a mi Neuronita le vino bien desempolvarse un poco y ponerse un poco más presentable para estirar sus dendritas como bracitos que nos unen…de este lado yo…y detrás de sus pantallas ustedes…tan cerca en los afectos que basta una Neuronita para acercarnos…para abrazarnos…

Los quiero mucho…

Ensayos para exámen

En estos días hubo un matiz muy bonito que llenó de música todos los rincones de la casa.
Si bien eso ocurre cada vez que Damita toca el piano, pero ahora estuvo una pequeña orquesta en casa compuesta por tres violines (uno faltó), una flauta, guitarra, contrabajo y piano.
Fue muy bonito escucharlos tocar juntos. Eran Damita y algunos compañeros del Conservatorio, asignados por un profesor para que toquen juntos, es una materia en la que aprenden a ensamblar los instrumentos. Estaban ensayando para un examen que rindieron la semana pasada ¡y aprobaron!

Los filmamos y les dejo una de las canciones para seguir compartiendo nuestras nuestros días...


viernes, 26 de noviembre de 2010

"Nostalgia de Selvas " y algunas vivencias

                                                                       






“LOS justos son como un león joven que tiene confianza.” (Proverbios 28:1.)
 Ejercen fe, confían plenamente en la Palabra de Dios y progresan con denuedo en el servicio a Jehová ante cualquier peligro.
*** w93 15/5 pág. 26 ¿Está siguiendo a Jehová plenamente? ***

Qué amoroso que Jehová considere a sus justos así: como leones jóvenes que avanzan ante cualquier peligro. Pero nuestra fuente de confianza y poder no procede de nosotros mismos, sino de Dios que da el poder que es más allá de lo normal. (2 Corintios 4:7)

La vez pasada me puse muy triste al ver una noticia sobre unos 10 leones que estaban varados en sus celdas móviles en una ruta, pertenecían a un circo pero el dueño no tenía todos los papeles en regla y creo que no permitían animales en los circos así es que los iban a llevar al zoológico más cercano. Pero allí no estaban preparados para llevar a estos majestuosos de la selva, así es que tenían que esperar enjaulados en tan pequeños espacios hasta que pudieran recibirlos. No supe nada de ellos después. Ruego que puedan estar mejor y bien atendidos, lo mejor posible dentro de su frustrada existencia, sedienta de libertad.

Años atrás, llegó a la ciudad un circo con muchos leones y se instalaron como a dos cuadras de casa. Yo no pude ir, pero los veía desde lejos cuando tenía que ir a algún médico. Pero sí podían oír sus potentes rugidos, especialmente cuando rompían el silencio de la noche. Una noche, mientras los oía e imaginaba estar a su lado, escribí esto:


Nostalgia de selvas


Esta agobiante noche de verano
quiso robarme el sueño
para hablarme de lugares lejanos,
evocados por un fuerte rugir.

Un circo que se jacta de los muchos leones
y tigres, a los que quitó su libertad,
se ha instalado cerca de casa,
cual pequeña ciudad instantánea,
lleno de luces, música y profundas
historias de sus nómadas habitantes.

Me duele el rugir de los leones...
rompen el silencio de la noche
y me traen ecos lejanos,
añoranzas de praderas,
nostalgia de selvas.
Imagino sus ojos pintados de miel,
y no es dulce lo que guarda su mirada.

Me duele su tristeza,
amputaron su libertad,
y sus ojos claman por una tierra extensa,
por ríos y montañas,
y una siesta debajo de alguna acacia.


Majestuoso León…
no sé si vivirás para ver
cuando la creación entera
sea liberada de su cautiverio.
Pero llegará pronto el día
en que bebas tu libertad gota a gota,
cual fresca agua de manantial.
El Dios que no puede mentir lo prometió.
(Isaías 11:6-9)
Será hermoso descansar a tu lado,
cuando ya no existan razones para temer.
El viento despeinará tu melena
y besará nuestros sueños,
debajo de una gigante luna
y un cielo salpicado de estrellas...para ti.

Dáleth



Cuando escribí este poema no conocía a Kevin Richardson,(les dejo un video hermoso), un hombre que vive en una reserva de Sudáfrica y cuida y convive con los leones como si fuera uno más de la manada. Él sí ya tiene el privilegio de descansar al lado de leones y jugar con ellos como si de gatitos se tratara. Pero no deja de correr riesgos pues aún no llegó el tiempo en que ““no harán daño ni causarán ruina en toda mi santa montaña”, ha dicho Jehová.”” (Isaías 65:25)

Nosotros tenemos que esperar un poquito más para disfrutar de esos deleites que traerá el Paraíso para todos.
Y también aguardamos para ser liberados del pecado de Adán que nos tiene enjaulados entre barrotes de imperfección, dolor, enfermedades y ausencias.

Desde hace unas semanas que venimos visitando a médicos para reunir los requisitos para renovar el certificado de discapacidad, ya está todo, ya se hizo el trámite y hoy lo entregaron. Pero todo ese tiempo resultó medio traumático, no pensé que me afectara tanto.
El tener que revisar pilas de estudios para ver qué llevar, me angustió mucho. Es que detrás de cada papel hay toda una historia de situaciones límites, de preocupaciones y expectativas por resultados que pudieran ayudar a conseguir algún tratamiento que mejore un poco la calidad de vida. Veía los estudios y recordaba instantáneamente todo lo que había pasado con cada uno, y aunque no quería pero me puso triste.
Al mirar atrás, a tan solo unos dos o tres meses atrás…estamos convencidos que sólo por la ayuda de Jehová pudimos sobrevivir y afrontar situaciones tan límites.

Yo sigo en mi rincón, recostada en mi silla de ruedas - camita entre la compu y la cama y de rato en rato vuelvo a la cama con el respirador; pero estoy mejor que antes y muy agradecida por cada día de vida.

Waldo sigue agotadito y dolorido, a Damita hoy le hacen un estudio digestivo muy molesto y mi mami está muy mal, si no mejora tal vez tengamos que internarla.

En medio de todas las preocupaciones, ver a Lulita desparramada, con su pancita al viento, nos alegra el día, es nuestra pequeña”leonita” que nos pinta sonrisas en el rostro y en el corazón.
Voy a descansar un poco…me quedé mirando esos ojos color miel, esa mirada con ansias de selvas, con ansias de libertad…


Humanidad doliente y abatida
como el león del circo;
nacida en cautiverio y reprimida.
…………………………………….
Pero ya llega el tiempo bendecido
en que tu causa será procesada
por un León que nadie ha reducido,
por un Rey al que nadie vencerá.
El sabe lo que sientes y no en vano
se llama en la infalible profecía
el León de la tribu de Judá.



Álef Guímel,
fragmento de “El león del circo”
del libro “Reflexiones de un Guijarro”







domingo, 14 de noviembre de 2010

Algo de nosotros y "Todo Te alaba"



Esta Primavera está medio rara: muy seca (hasta ahora, pero dicen que ya se vienen las tormentas). Hace bastante calor: ya es casi las 20:00 hs y hace 32 Cº pero es tolerable porque por ahora hay poca humedad.
No sé cómo se las arreglan los árboles y la vegetación en general para estar tan verdes pese a las escasas lluvias en varios meses. Deben esperar las gotas de rocío con ansias para mitigar algo su gran sed.
Tienen que esperar un poquito más, ya llegarán las lluvias y tormentas propias de la época y saturarán la tierra de agua y despertarán tantas semillas para extender alfombras verdes, para cubrir de flores, para que los pájaros tengan más alimento para llevar a sus nidos…para cantar a la vida…


Respecto a la salud: ya me hicieron los análisis de control: sigo anémica, seguiremos con la Eritropoyetina un mes más y cápsulas de hierro, aunque tomo la mitad de la dosis indicada pues es mucho para este estómago que apenas está recibiendo alimentos en pocas cantidades aún.

Al fin me pesé hace unos días…¡bajé 18 Kg en 2 meses! y parece que sigo bajando…está bien…todavía tengo margen para llegar a lo normal. No quiero saber nada con tomar corticoides a pesar de que la artritis no me deja casi manejar las manos, están muy doloridas.
Aunque estoy mejor de varias cosas, otras siguen molestando y limitando, y sigo un poco en cama y otro levantada, pero no me quejo, estoy muy agradecida por la mejoría.

Toda la semana la pasamos en visitas a médicos y estudios y esta semana que viene seguiremos. La parte cardiovascular está muy delicada y no hay mucho que se pueda hacer para ayudar.
El jueves de esta semana entrante tengo una junta médica y estaba tratando de recordar todo para poder responder y contar…y...la verdad…sólo por Jehová pudimos pasar todo lo vivido estos últimos meses, tan difíciles, con tanto viento en contra…pero con la esperanza como ancla del alma.

En casa también todos están enfermitos: Waldo con una gripe fuerte y mucha tos, Damita con una pérdida de sangre digestiva y muy anémica debido a eso. Mi mami que no tiene descanso de su nervio ciático y las tendinitis de sus hombros, mi papi con su artrosis en las rodillas y generalizada…así es que todos andamos despacito, jaja, caminamos lento…pero esperamos llegar lejos: al paraíso anhelado donde el dolor ya no sea. Ya falta un día menos…

Ahora que Waldo no puede empujar la silla de ruedas tenemos que buscar ayuda de los hermanos para ir a las reuniones y a los médicos ya que ninguno en casa puede hacer fuerzas. No nos gusta molestar a otros pero no nos queda opción. Pero los hermanos son muy amorosos y están prestos a ayudar.

El domingo pasado nos invitaron a un asado en casa de unos hermanos y nos dieron una sorpresa al ser unos 35 los reunidos, la pasamos muy lindo, ¡hasta cantamos con Karaoke! ¡Nos entusiasmamos tanto que ya no queríamos dejar el micrófono, jaja!

Cuando Damita era pequeña, si la veía tristecita, le cantaba “Chiquitita” del grupo ABBA, entre otras muchas canciones. Todavía se la canto y esta vez pude hacerlo en público, aunque me falta el aire y a la mitad ya pido ayuda para que otro termine. Pero hacía tanto tiempo que no podía cantar…

Disfruto mucho de los cánticos, ahora no los canto sólo mentalmente y en silencio…estoy muy agradecida a Jehová por eso…es un placer cantarle alabanzas en la congregación, junto a nuestros queridos hermanos y amigos…es hermoso…

Escribí esto, no será un cántico, pero expresa el sentir:



Todo Te alaba

Canta el ruiseñor cuando cae la noche.
Canta el agua cristalina
que entre piedras corre.
Cantan tantos pájaros al recibir
la luz del día al nacer…
Si las aves y las aguas
cantan de alegría
y te alaban con su canto
todos su días…

¡Cómo no alabarte, bendito Dios,
y las gracias darte
por la vida que nos das!
Por la esperanza de vivir en tus patios
por la eternidad, donde la creación toda
te alabe en paz, libre de temores,
en sosegado andar contigo,
conversando con el hermano
que se cruza en el camino,
acariciando al león que se acerca
en busca de cariño…

Si la creación toda te canta…
¡Cómo no alabarte, bendito Dios Jehová!


Dáleth

14-12-10



Uy...empecé temprano pero ya llegó la madrugada por aquí y a dormir me llama. Me dormiré pensando en esos caminos, plenos de paz, de jardines bellos…de animales mansos que juguetones al encuentro salen…

martes, 2 de noviembre de 2010

23º Aniversario...y algo sobre gatos...







Estaba buscando alguna frase seglar sobre el matrimonio…¡y encontré cada cosa!, jaja. Por ejemplo esta: “El matrimonio es la principal causa de divorcio" (terrible!)
Otras en cambio, tienen su toque poético, como esta: “El matrimonio es la prosa del poema del amor”…aaaahhhh! Muy romántico.
También vi otras comparaciones válidas, como esta: “El matrimonio es como un buen vino, con los años va madurando y mejorando”.
Bueno, yo no sé nada de vinos, no me gusta, pero sí algo sobre el matrimonio, (digo”algo” porque nunca se termina de aprender). Sí, si cada parte se esfuerza por vivir la verdad y hacer de Jehová el eje de su vida y la tercera cuerda de esa unión, así sí, con los años el matrimonio va madurando y mejorando.

Bueno, los afanes en buscar una frase era para que sirviera de introducción a esta entrada en la que quiero compartir algo de los lindos momentos vividos el domingo pasado al recordar nuestro 23º Aniversario de Bodas con mi querido (y aguantador) Waldo.
Sólo fue una pequeña reunión familiar junto a mis padres, mi hermana Graciela, su esposo Daniel y Abel, su hijo; quienes nos sorprendieron trayendo una rica torta de chocolate para el postre.
También vino la Tía Gringa, la única hermana carnal de mi mami aquí. Ella es viuda, vive sola y llena esa soledad cuidando a una parejita de perritos Chihuahuas, no es testigo pero respeta nuestras creencias y se apega mucho a la familia. Ella también nos sorprendió trayendo una rica torta para el postre, así es que, postre no faltó,jaja. Comimos unas ricas empanadas tucumanas. Fue un momento muy lindo.

Mi hermana es la que más habla, es muy alegre y vivaz. La mami no escucha porque se le rompió el audífono y está esperando que le llegue el nuevo. Lulita se escondió hasta que pasara el movimiento de visitas. Damita se esmeraba en cuidar los detalles, ella quería agasajarnos con algo más grande, mi hermana también, pero Waldo tenía que salir temprano a una ciudad vecina a dar un discurso y de allí pasaba al trabajo en su turno de noche. Además, yo todavía no estoy mucho tiempo levantada y tengo que acostarme de rato en rato.
Pero pasamos un hermoso momento en familia durante el almuerzo. Aquí les dejo algunas fotitos.

Me quedé pensando en lo de las frases. Me gustaría escribir alguna buena pero la Neuronita no me da. Tal vez si tuviera que comparar al matrimonio con algo…uhhmmmm…a ver…podría ser con un extenso y prolongado viaje en automóvil a lo largo del país, cuya geografía tiene los más variados climas y paisajes, desde altas montañas nevadas, selvas tupidas, grandes llanuras, inmensas cataratas, hasta gigantescos paredones de hielo, como el glaciar Perito Moreno y el frío extremo de la Antártida Argentina.
Obviamente, en un viaje así, siempre hay algo nuevo, momentos de quietud y otros de preocupación, y más si se enferma uno de los pasajeros.

A mi querido Waldo le tocó pilotear casi solo la mayor parte del viaje. Su copiloto, quien les escribe, viaja a su lado pero lesionada desde hace poco más de 17 años. Así es que no soy de mucha ayuda que digamos. Pero seguimos juntos el viaje y Jehová nos regaló la pasajerita más bonita del grupo, nuestra Damita.
Y eso es lo hermoso, seguir compartiendo la vida, con todas sus inquietudes, alegrías, adversidades, enriquecidos por los amigos recogidos a lo largo del camino.
Por ahí también leí que lo bueno del matrimonio es envejecer juntos…bueno, todavía somos muy jóvenes, jeje…pero haciendo cálculos…la mitad de mi vida la viví de su mano…

Le agradezco a Jehová por guiarnos y ayudarnos en cada tramo del camino. Donde había puentes rotos, mostraba otros alternativos para seguir…y seguir cantando. Y a Waldo, el corazón agradecido por no abandonar el viaje ante tantas adversidades. Al contrario, nos protege y arropa para hacer lo más suave posible este cálido andar.

Hablando de proteger y arropar, recordé un poema bello que nos dedicó un querido amigo de la familia. Para él, nuestra familia es

Un nido muy especial

El cóndor peregrino, venido de las cumbres del altiplano,
de los confines incaicos, planeando sobre el río de la Plata,
posó su poderosa vista sobre una hermosa flor silvestre.

Con círculos perfectos planeó en bajada sin desviar su vista.
Con delicada suavidad cogió la flor entre sus dedos,
Se dirigió al norte. San Miguel, San Miguel de Tucumán.
Allí decidió un día formar un nido, lo pondría en la cumbre
de la montaña más alta, cerca del Altísimo, para servirle fiel.
La flor decidió seguirle y adornar su nido, tejido de tres cuerdas.

Una pequeña flor emplumada completó el nido, su hermoso lugar,
Y volaron los tres hacia lo alto, al encuentro de su Dios
Una sonrisa de aprobación recibieron como don precioso
Un día la flor se tornó en espinas, y ya no pudo acompañar
al cóndor ni a la pequeña flor, no pudo mas volar con ellos.
Sus lágrimas se volvieron miel, miel de espinas y de cardos.

Desde ese día el Águila Pater, nombró al cóndor, custodio de la flor.
La pequeña flor ha crecido y con sus pétalos abriga sus espinas
La llena de música y de lágrimas de oro, “estaremos juntos”.
Dicen que por las noches las alas del cóndor se llenan de miel,
y volando alto, las deja caer por todas partes, donde la distancia muere.
Las flores del campo se llenan de ellas y recobran el ánimo y sonríen.
Sobre la montaña se puede ver un nido lleno de espinas, plumas, miel y amor.


José Santos


¡AAAhhh! Es precioso, te lo agradecemos mucho querido amigo.

Esta flor tornada en espinas ha mejorado en muchas cosas, pero sigue mal de otras tantas que son crónicas, como la debilidad muscular, agotamiento y dolor en todo el cuerpo.
Al estar sin corticoides una dolorosa artritis anda taladrando articulaciones, las manos están hinchadas y doloridas y no puedo cerrarlas. Trato de caminar algo, me cuesta muchísimo levantarme si estoy sentada, es mucho esfuerzo y dolor, al pararme tengo que quedar quieta un ratito, apoyada en algo hasta juntar fuerzas y estabilidad antes de hacer el primer paso. Doy una vueltita por la casa y vuelta a la camita o silla a descansar y juntar fuerzas para el próximo intento.

Sigo bajando de peso. La tía Gringa no me veía desde hacía un mes y no podía creer de verme así. Dice que parezco otra persona. Mi mami se sienta frente a mi silla, me mira largamente y dice lo mismo. Hasta dice que ya se está preocupando. Es que perdí mucho peso en poco tiempo. Aún no me pesé para ser exacta en los datos, pero voy recuperando ropa que ya no me entraba. Aún no tengo apetito y como muy poco. Parece que todo sigue intoxicado adentro por los remedios que ya suspendí.
Me gustó que mi tía al verme así dijera:”¡Dios es grande!”.Sí, solo por Él estoy viva y mejor.

El jueves voy a la cardióloga para ver cómo siguen estas arterias en extinción (la carótida izquierda externa ya no aparece, tampoco la subclavia derecha, hay un aneurisma de aorta ascendente: tengo Arteritis de Takayasu, entre otras cosas).

Hace tiempo les envié por correo un video donde perros y gatitos “hablaban” y decían Mamá (se los dejo aquí). Waldo intentó mucho tempo que Lulita hiciera lo mismo, pero nada!. Hoy me dio ternura que mi mami me cuente que ella todos los días sigue intentando que Lulita le diga Mamá. Parece que se olvidan que la gordita es gatita y no lorito, jaja. Dice que a veces logra que le diga: MA…pero le falta el otro MÁ...

Cuando la veo a la gordita estirarse en el suelo y ponerse pancita arriba, me acuerdo de los leones, tigres, guepardos y todos los grandes gatos salvajes, tienen las mismas expresiones y comportamiento en muchas cosas. Un documental sobre los gatos empezaba con esta frase;
“Dios hizo a los gatos para que el hombre pudiera acariciar al tigre”
¡ Aahhhhhh!..¡qué maravilloso será disfrutar de los animales, acariciarlos y jugar con ellos cuanto estén en paz con la humanidad bajo el Reino!
Muchas veces, esa sola imagen es suficiente para darme ánimos y seguir aguantando lo poco que queda del camino antes del Paraíso…

Ya falta un día menos...

PD: Por favor no dejen de ver este video, lloré de emoción al verlo, es un anticipo de algunas de las cosas de las que disfrutaremos dentro de muy poco tiempo gracias a la bondad inmerecida de Jehová y su Cristo:





lunes, 18 de octubre de 2010

"Desde el polvo..."




Tú eres mi auxilio y el Proveedor de escape para mí.
(Salmo 40:17)

Sí, cuando nos hallábamos sin salida aparente, Jehová nos dio auxilio y otra vez proveyó escape. Sí, abrió un Mar para nosotros, como lo hizo en la antigüedad para su pueblo esclavo.

Hemos pasado tiempos muy difíciles pero cuando sentía que la vida se iba, Jehová me rescató y estoy mejorando de tal manera que yo misma me sorprendo.

Aprovechando esa mejoría, fui a las reuniones la semana pasada que nos visitaron nuestro querido Superintendente de Circuito, Omar y su esposa Susana. Ellos y todos los hermanos estaban muy contentos de verme y ver cuanto mejoré en tan poco tiempo. Pude ir sin el respirador pues hasta respiro mejor y tengo más fuerzas para cantar los cánticos y hablar. Sí, como el salmista, “he llegado a ser justamente como milagro para muchas personas.” (Salmo 71:7)

Además, me deshinché mucho al estar sin corticoides y bajé de peso. Una hermana dijo: “Pareces la hija de la Nancy que visitamos”.

El jueves pasado terminé la serie de 20 inyecciones de hierro, estoy muy acobardada con las agujas y el dolor. Mientras la enfermera la colocaba, mentalmente cantaba unos versos del cántico 130 que me encanta:

“Como Job seré; no me rendiré
y las gracias por la vida siempre daré.”

Bueno, tal vez no sea una ocasión muy elegante que digamos para cantar un cántico…pero me consoló y hasta dolió menos.
Aún me faltan 3 ampollas de Eritroproyetina…ya falta menos.
Ya puedo comer aunque a algunos alimentos todavía les siento un sabor desagradable, como al pan, y aún no tengo verdadero apetito. Tenía el esófago cerrado por la irritación con los antibióticos que tuve que masticar para tragar y la gastritis medicamentosa se había acentuado. Por eso estuve más de un mes sin poder comer, solo líquidos.

El fin de semana pasado tuvimos nuestra Asamblea de Distrito y gracias a Jehová Waldo pudo dar su discurso. Damita me lo pasó por teléfono así es que pude oírlo, me emocioné mucho y desde mi cama lo aplaudí al terminar.

Él ya regresó al trabajo pero sigue muy dolorido, estuvo con mucha tos y eso le hizo doler más la operación, pobrecito. Una mañana al llegar de trabajar (le tocaba en la noche), venía arrastrando los pies y dijo:”Ya no sirvo”. Espero que sienta alivio y recupere pronto y ojalá yo también mejore para ayudar en casa y compartir las cargas.

Hubo cambios muy bruscos de temperatura y toda la familia caímos con enfermedades respiratorias; anginas y mucha tos. Aún no terminamos de salir de eso.

Un día tuvimos que salir de casa un momento y me di con la grata sorpresa de que veo mejor a la luz del día, ya no podía ver al salir al sol por el tema de las cataratas, pero hasta de eso he mejorado y por fin vi los colores como nuevos, miraba a todos lados, los árboles, los jardines, las casas, la gente, podía verlos mucho mejor y definidos. Sigo viendo como a través de una neblina pero ya es mucho más tenue y veo mejor. ¡Cuánto le agradecí a Jehová!

Waldo me regaló una pequeña Geoda en un llaverito y yo quiero transformarla en un colgante para verla todo el tiempo, es tan bella. Siempre vi a la Geoda como mencionaba un artículo de Despertad, algo que por fuera no llama la atención pero cuanta belleza interna tiene. Y con muchas personas pasa algo parecido. Tal vez sean tímidas y calladas pero al dedicar tiempo a conocerlas podemos descubrir la belleza que hay en su interior. Siempre debemos darnos tiempo para conocerlos.

Pero ahora la Geoda me hizo pensar en otra cosa también. En como, a pesar de que a veces nos toque estar en lo profundo de situaciones límites, podemos seguir generando belleza, sea al hablar y tratar con los demás, como al hacer cosas bellas para otros y para Jehová. No perder el sentido y gusto por lo bello que nos da Jehová, aunque estemos sumidos en lo profundo. Como hace la Geoda, esa piedra que guarda cristales relucientes en su interior. Y si una piedra puede alabar así a su Creador…¡con cuanta más razón nosotros que podemos hablar y cantar para alabarlo!
Me hizo acordar al relato donde Jesús responde a los fariseos que querían que los discípulos no lo aclamaran, él les dijo: “Si estos permanecieran callados, las piedras clamarían”. (Lucas 19:40).

Y sí, esta piedra y tantas piedras preciosas…y en realidad toda la creación, alaba a Jehová aún sin emitir palabras.
No sé cómo seguirá todo conmigo, lo vamos tomando con calma, no queremos ilusionarnos y al poco tiempo vuelva a recaer con todo. Mi salud es tan inestable y frágil…

Pero gracias a Jehová HOY estoy viva, y estoy mejor. Y eso lo agradezco de corazón y lo disfruto.

Es verdad, me falta mucho por recuperar y hay días mejores que otros. Pero en general estoy mejorcita y estoy agradecida.

Jehová me siguió escuchando aún:


Desde el polvo…

Envuelta estaba en oscuras nubes.
Las formas y colores desdibujados
los veían estos apagados ojos.
Pálido el rostro, frías las manos,
recostada en el dolor,
las fuerzas escapaban como agua
entre los dedos, respirar no podía ya.

Desde lo profundo,
con los ojos al cielo
seguí clamando.
A tu Nombre seguí invocando.
Los que amo te rogaban sollozando.
Amigos de lejanas tierras
acercaban en súplicas ante Ti
mi pequeño nombre.

Gracias Jehová por oírnos,
a nosotros tus humildes siervos.
Somos barro, no más,
pero nos miras con tus excelsos ojos
con amor de Padre,
amor de Amigo,
y del polvo nos levantas.
Permítenos nuestras vidas usar
para alabarte y
agradecerte eternamente,
Bendito Dios, Jehová.


Gracias por permitirme vivir…

Dáleth

18-10-10



Gracias queridos amigos porque en sus mensajes mencionan que oran por mi familia y por mí, a cada uno que me recuerda en sus oraciones, muchísimas gracias por su amor leal. Son muy importantes para mí y los quiero muchísimo…

Ya es Primavera por aquí…y al fin pude salir al llamado de los pájaros en el jardín…


“Porque tú has resultado ser de auxilio para mí,
y en la sombra de tus alas clamo gozosamente.”

(Salmo 63:7)

miércoles, 6 de octubre de 2010

Algo de mejoría y mucho cariño...


”Bendito sea Dios, que no ha apartado mi oración, ni su bondad amorosa de mí.”

(Salmo 66:20)

Sí….y escucha sus oraciones también…por eso, gracias a Jehová estoy un poquito mejor de algunas de las cosas que me están debilitando mucho. Tengo un poquito más de fuerzas y he empezado a levantarme de la cama y aguantar más tiempo sentada. De a poco voy tolerando algo de alimento, aunque sólo sea una ínfima cantidad de papilla, banana, y pedacitos de manzana o pera, claro, no todo junto, sino repartido a lo largo del día. Hay días que me cuesta más comer, como hoy, pero otras veces estoy mejor. Aún no tengo nada de apetito así es que como con mucho esfuerzo y todavía no tolero el olor a comida. Pero en general estoy menos peor, jaja.

La Hematóloga me dio 10 inyecciones más de hierro ( un total de 20….¡¡aaaayyy!!). Y 8 ampollas de Eritropoyetina de 4000 U que me aplican los martes y jueves en la pancita. Así es que, Jehová mediante, en tres semanas terminaré el tratamiento, luego habrá otro control de sangre para ver cómo estamos…espero que no me den más inyecciones, me duelen mucho, es que dos de las enfermedades que tengo son musculares así es que duele más.

Waldo va mejorando pero aún sigue muy dolorido de su operación, en realidad son dos: una a cada lado. Mañana lo verá el médico y si está bien, la próxima semana se reintegrará al trabajo.

Damita está muy contenta porque tres de sus estudios hicieron arreglos para asistir a la asamblea este fin de semana. El precursorado la ayuda mucho en su lucha contra la depresión que a veces empeora, como en todo este tiempo en que mi salud empeoró. No es fácil para ella: toda su vida vio a su mamá enferma y en cierto modo, eso también es una pérdida. Necesita mucho ánimo. Jehová la sigue sosteniendo.

Tuvimos una visita inesperada que nos llenó de estímulo y cariño: un querido hermano del Comité de Enlace vino con su esposa, Ricardo y Noemí, a traerme la Eritropoyetina. Pero no vinieron solos, trajeron con ellos a Oscar y Vanina, un matrimonio de Betel que vino por la asamblea de Distrito de la semana pasada. Fueron momentos muy especiales, ver el cariño de los hermanos y sentir cómo la Organización nos toma en cuenta de manera individual aunque sea tan poco lo que ahora puedo dar. El hermano Oscar hizo una oración muy sentida, es algo que no olvidaré nunca.

Luego, en el discurso final de la asamblea me mencionó al hablar de hermanos enfermos que perseveran con ánimo. Me hizo sentir parte de la asamblea, aunque yo estaba en mi cama con el respirador. Pude oírlo pues Noemí y Ricardo hicieron arreglos para que la escuchara por teléfono. Fue muy amoroso de su parte. Estoy muy agradecida por este regalo espiritual.
Y hablando de regalos, me conmovió mucho recibir un paquetito con caracoles y corales recogidos en las playas de Cozumel, México. Lo enviaron Claudia y Stéfano, el hermano sirve de superintendente de Distrito y fueron el año pasado a la Asamblea Internacional en México. En medio de los caracolitos venia el recuerdo de la asamblea de Betel. Me conmueve mucho que me recuerden en medio de momentos en que ellos mismos están disfrutando, sea de la asamblea o del mar.

Muchos de ustedes expresaron sentimientos similares, de cómo me recordaban en distintos momentos agradables de su vida o al oír un cántico, o ver el mar…esas son cosas que no tienen precio y hacen que uno simplemente dé gracias a Jehová con lágrimas de gozo por el amor de su pueblo. Y me dan fuerzas para seguir. Gracias por tanto amor.

Les dejo un abrazo muy cálido, con aires de primavera que les llevan mezclado amor, flores y caracoles del mar que ansío ver…

Ya falta un día menos…

Los quiero mucho…

“Muéstrame favor, oh Dios, muéstrame favor, porque en ti mi alma se ha refugiado; y en la sombra de tus alas me refugio hasta que pasen las adversidades.”

(Salmo 57:1)





jueves, 23 de septiembre de 2010

Entre lágrimas, música y esperanza...



Mi propio corazón ha palpitado pesadamente, me ha dejado mi poder.

(Salmo 38:10)

Sí queridos amigos, las fuerzas físicas me han dejado y se hace muy difícil sentarse aquí para escribirles y compartir lo vivido este tiempo lleno de angustias y algunas sonrisas. Pero todo el amor y preocupación de parte de ustedes que nos acercan en sus mensajes y llamadas de teléfono, me da fuerzas para escribirles y compartir nuestro sentir con ustedes. Gracias por todo su amor.

Los problemas de salud en mi caso son como una guerra con diferentes frentes batallas librándose al mismo tiempo, la suma de esas luchas me han debilitado gravemente y no tengo fuerzas ni para respirar. Las mencionaré brevemente para no agobiarlos pero cada una es sumamente dolorosa y angustiante:

- Llevo un mes sin comer alimentos sólidos, sólo estoy ingiriendo líquidos: leche y sopas debido a que el estómago está muy dañado con tantos antibióticos por las infecciones del mes pasado. Sólo sentir el olor a comida me da náuseas y si intento obligarme a comer un bocado de papilla o pan lo vomito inmediatamente.

- Llevo 9 meses con un problema intestinal y es frecuente una hemorragia del colon. No pueden hacerme los estudios para ver qué pasa debido a la falta de oxígeno que tengo y la debilidad general.

- Tengo una anemia severa, relacionada con la pérdida de sangre digestiva (Hemoglobina: 7; Hematocrito: 25). Y dos médicos hablaron de transfundir pero fueron respetuosos de nuestra postura, uno de ellos me sugirió ir a un hematólogo para ver cómo tratar esa anemia. Seguimos su consejo y me hicieron 10 inyecciones de hierro, una por día porque no podían ponérmela en suero en las venas porque se rompen. Pero no mejoro.

- Las piernas siguen enrojecidas, calientes y doloridas de la rodilla para abajo y los tobillos tan hinchados que parece que la piel va romperse de tirante. No me dejan dormir.

- Me hicieron un nuevo estudio respiratorio, una Oximetría nocturna para medir el oxígeno en sangre mientras duermo, los resultados fueron muy malos y hay que hacer un gran ajuste en la presión de aire del respirador pero al primer ajuste, casi muero porque era muy fuerte la presión para mis músculos debilitados. Tuve que sacarme el respirador toda la noche porque no lo toleraba y hasta que vino la técnica a verme al otro día yo ya casi ni respiraba y saturaba muy poco oxígeno. La pasamos muy mal, Waldo estaba recién operado y estuvo toda la noche a mi lado, yo ya tenía las manos heladas y él me las frotaba entre las suyas para darme algo de calor. Sentía que me iba.

Todavía sigo con ese problema de ajuste del respirador, aunque van levantando la presión de aire de a poco pero siento cómo se fatigan los músculos respiratorios luego de dormir una hora, es como si los músculos estuvieran muy débiles y no pueden seguir el ritmo del respirador que los obliga a seguir funcionando. Y no puedo estar, es desesperante, no tengo posición en la cama, me levanto, me siento, vuelvo a acostarme y así me la paso toda la noche sin descansar.

Trato de ponerme de costado para descansar la espalda pero se me adormecen los brazos y quedan muy doloridos el resto de la noche.
Eso es a grandes rasgos lo que estoy pasando, que se suma a las enfermedades de base que siguen progresando y desgastando. Me siento demasiado débil.

Finalmente operaron a mi querido Waldo, está muy dolorido, hoy le sacaron la mitad los puntos. Así es que nuestra habitación parece una sala de hospital: yo en la cama 1 y él en la cama 2 y Damita es la enfermera.

Pero en medio de tanta angustia seguimos aferrándonos fuerte a Jehová. Ahora los dos escuchamos las reuniones por teléfono. Cuando nos despertamos por el dolor y molestias en plena madrugada, Waldo me lee la Biblia y las revistas hasta que conciliamos algo de sueñito nuevamente. También nos pusimos la meta de aprender algunos cánticos de memoria, entre ellos el 68, que lo cantamos entre lágrimas y sollozos. Él tiene un mes de licencia del trabajo así es que queremos lograr algunas cosas en este tiempo. Él está aprovechando el tiempo para preparar bien su discurso para nuestra Asamblea se Distrito en Octubre.
Para que el resto de la familia no pierda las reuniones, hemos hecho arreglos para que hermanos y amigos de otras congregaciones nos cuiden en esos momentos ya que ninguno de los dos puede moverse mucho. Han resultado ser ocasiones de mucho estímulo y fortalecen más nuestros vínculos de cariño y amor fraternal con los hermanos.

Damita sigue hallando gozo y estímulo en su precursorado. Los hermanos la arropan en sentido espiritual y emocional al ver sus circunstancias y perseverancia. Y eso es un consuelo para nosotros que no podemos acompañarla, bueno, Waldo lo hará de nuevo apenas se recupere, pero yo no puedo ser su compañerita de precursorado como quisiera...
Mis padres nos ayudan en lo que pueden, pero están envejecidos y con su salud muy desgastada. Más bien, lamento no poder cuidarlos yo en su vejez. Siguen fieles y pasan largas horas preparándose para cada reunión.
Damita cursa el 7º año de Piano en el Conservatorio de la Provincia y participó en un concierto de piano por alumnos de cursos superiores. Se dio en el Foyer del principal teatro de la ciudad. ¡Cuánto deseábamos estar a su lado y acompañarla en ese momento tan especial! Pero Waldo estaba recién operado y yo muy delicada, pero estuvieron presente mi mami, hermana y su familia, una tía y algunos hermanos, al menos no estuvo solita. Ella tenía que tocar un vals de Chopin. Los amigos la filmaron para que nosotros pudiéramos verla. Quise subir el video aquí para compartirlo con ustedes pero es muy pesado, pero aunque sea les dejo una foto.
Así, a grandes rasgos, han transcurrido nuestros días este mes. No sé cómo seguirá todo. Estoy cada día más débil pero sé que Jehová nos dará una salida. En realidad, lo hace cada día al fortalecernos espiritualmente para seguir aguantando.

Tengo muchas ganas de vivir. La Primavera ya ha llegado por aquí, todo reverdece y estalla el paisaje en colores de todo tipo de flores y árboles (lapachos) que primero se cubren de flores y luego aparecen sus hojas.

Los pájaros siguen llamándome afuera…y sigo sin poder salir a su encuentro…

A veces, al oír desde mi cama el canto de los pájaros, me transporto mentalmente a orillas de un cristalino río y me recuesto de cara al cielo azul sobre la verde hierba, debajo de un gran árbol lleno de pájaros que cantan, sintiendo la brisa suave acariciando el rostro, cerrando a veces los ojos cuando los rayos de sol se filtran entre las hojitas para venir a mi lado. Me quedo allí, quietita disfrutando el canto del río, que canta paz, que arrulla el alma…

Son imágenes, momentos que disfruto mucho aunque sea con el pensamiento…aunque…en realidad….es con la esperanza…

Ya falta un día menos…


¡Si no hubiera tenido fe en ver la bondad de Jehová en la tierra de los vivos...!

Espera en Jehová; sé animoso, y sea fuerte tu corazón.

Sí, espera en Jehová.



(Salmo 27:13-14)

***********

Damita en su Concierto

 

martes, 31 de agosto de 2010

Compartiendo sentimientos...


“Siempre oramos a Jehová para que le permita existir y ver un nuevo día ya falta poquito para que todo eso que se llama sufrimiento termine y Jehová cierre las tapas de aquel libro llamado pecado.
Con mucho cariño sus amigos Ruth y Sergio.”

Así menciona un mensaje recibido ayer.Gracias por sus oraciones, a tantos de uds que su rostro no conozco y sin embargo, nos une un amor fraternal muy grande pues tenemos un gran denominador común: Todos pertenecemos a Jehová.
Todo este tiempo ha sido especialmente crítico y hubo tantos momentos en que parecía que de esta no saldría. Pero Jehová, en su bondad inmerecida, sigue escuchando las súplicas y me permite estar aquí, aunque con muy menguadas fuerzas…pero aquí…

Esta prolongada e involuntaria ausencia, como siempre, se debió a complicaciones nuevas con la salud. Luego de un mes con fiebre y varias visitas a la guardia de emergencias del sanatorio cercano, finalmente me internaron en el Hospital. Durante unos días estuvieron haciendo muchos exámenes y tratamiento con antibióticos fuertes por, por lo menos, tres infecciones: en el pulmón izquierdo, severa sinusitis sangrante, y en ambas piernas, que estaban rojas y quemantes.
Como no pudieron encontrar una venita que resistiera, tuve que hacer todo el tratamiento vía oral, lo que terminó dañando tanto el estómago que ahora no puedo comer, no tengo nada de apetito (tal vez sea también por la anemia severa), la dificultad para tragar se acentuó, ahora hay una esofagitis y demoro muchísimo para comer un bocado, como menos que un niño pequeño. Todo eso se sumó a un problema digestivo que viene molestando desde hace 8 meses y ahora empeoró. He perdido varios kilos en poco tiempo (eso sí me vino bien, jeje)
Pero me siento demasiado débil y dolorida todo el cuerpo. No puedo dormir por las muchas incomodidades y malestares, sólo la oración y escuchar la lectura de la Biblia o alguna de nuestras publicaciones me tranquiliza y permite dormir de a ratos aunque sea.La mayor parte del tiempo me siento muy desvanecida. Pero sigo aferrada a la vida, con ganas de seguir adelante, con la ayuda de Jehová no bajo los brazos y sigo rogando por fuerzas para aguantar…y el Padre Tierno responde.

A mi querido Waldo al fin lo operarán de sus dos hernias en estos días, así es que oramos porque todo salga bien y sienta alivio y recupere pronto. Me da pena no poder cuidarlo en sanatorio.

Ayer estaban en casa una señora joven que estudia la Biblia y su hijito: Tomás. Yo acababa de salir de bañarme, tarea que agota totalmente. Luego que mi madre terminó de ayudarme a vestir, me quedé sentadita en la silla de ruedas, sin aliento y oré por fuerzas para seguir aguantado.En eso, entra Tomás a la habitación llamándome con fuerte voz:

-Nancy….Nancy…
Al ver que estaba con la cabeza inclinada y no le respondía, se calló.
Terminé de orar, levanté la cabeza y lo veo paradito al lado de mi cama, mirándome.
-¿Qué estabas haciendo?, preguntó.
- Estaba orando, pidiéndole a Jehová que me de fuerzas para aguantar…
- Ahhhhh!....respondió y se quedó pensativo. Entonces dijo:
- Bueno, pero si no…¡podés resucitar!

Me tenté de risa al ver la espontaneidad del niñito y a la vez, me dio mucha ternura ver cómo tenía clara la esperanza, y, a su manera, quiso consolar. Recuperando la compostura, para que no se sintiera mal por la risa espontánea, le dije…

-Sí corazón, la resurrección es una esperanza maravillosa… Y luego seguimos conversando de las cosas que él le gustan.

Aquí entre nosotros, a veces me he preguntado si no soy egoísta en querer seguir viviendo y darles tanto trabajo a mi familia. Sí, se que ellos me cuidan con todo el amor y el vínculo entre nosotros es cada día más fuerte. Pero al estar tan mal, alguna vez me pregunté eso, y a la vez me sentí mal por preguntármelo, porque veo el amor leal de mi amado esposo, hija y padres.
Como si hubiera sabido mis pensamientos, Damita se puso al lado mío, y mirándome a los ojos dijo:

-Sólo una cosa quiero pedirte…(y ya se le llenaron los ojitos de lágrimas)…

-Sí, ¿qué cosa?, le dije.

- Aguantá un poquito más…ya falta tan poco…

Y me abrazó fuerte en un sollozo mutuo.

-Sí amor, yo tengo muchas ganas de vivir, y en lo que de mi dependa, voy a hacer todo para seguir adelante

Hay momentos especialmente duros en esta lucha de cada día, como ése que acabo de comentarles. Pero luego de desahogar el corazón y orando mucho a Jehová, parece que las fuerzas y determinación por continuar se renuevan. Y seguimos, aunque sea como
La última hoja

El invierno comienza a despedirse,
los verdes retoños así lo anuncian.
Los árboles quedaron de sus hojas despojados
para renovar pronto su verde vestido.
Pero ayer vi en uno de esos árboles aún desnudos,
en su rama más alta,
una última hoja seca aferrándose a la vida.
Resistió la inclemencia de los días más fríos
y la fuerza de los vientos de Agosto.
Está allí, aunque seca, aferrada a su rama.
Tal vez algo de savia aún la nutray resiste
así el malhumorado invierno.
Ella y su árbol desnudo son una postal de resistencia,
una lección muda de amor a la vida.
La humanidad hoy vive su peor invierno,
es frío y hostil el ambiente donde tantos
siervos fieles a tu Nombre resisten
angustias y adversidades.
Tal vez muchos se sientan como esa última hoja,
agotados y golpeados por tanto viento en contra.
Pero Tú los sostienes. No los dejas caer.
Se aferran a Ti más allá de sus fuerzas,
La esperanza de la vida que realmente lo es
los anima y consuela.Tú eres fiel
y nutres nuestra vida con tu Palabra,
a pesar de lo que hoy abrume,
podemos ser `cual árbol plantado
al lado de corrientes de aguas,
y sólo por tinuestro follaje no se marchita´
(Salmo 1:1-3)
Nos aguarda una Primavera eterna bajo
tu Reino ansiado.Concédenos fieles
resistir hasta el fin del invierno de este sistema.
Pronto hasta las invisibles heridas del alma
serán cosas del pasado y no subirán al corazón.
(Rev.21:4)

Sostén por favor, nuestra mano cada día
pues para Ti vivimos .
(Isaías 41:10,13)

Dáleth
25-8-06

Hace tiempo escribí esas palabras pero siguen vigentes en el sentir de hoy.
Que Jehová siga dándonos, a todos, las fuerzas para continuar cada día, y en breve, gracias su bondad inmerecida y el rescate, podamos disfrutar de la vida que realmente lo es.
Un abrazo muy fuerte, con amor.

sábado, 7 de agosto de 2010

Un día sencillo, proyectos y Tucumán...



Aquí estoy, como plantita de montaña, quietita en mi lugar, aguantando el frío que este invierno desbordó. Fue extraño ver las Yungas, Selva Subtropical de Montaña que acompaña a Los Andes desde Colombia y Venezuela hasta el noroeste de Argentina, y conforma la mitad oeste de la provincia, esa selva tan espesa, exuberante, ´donde el dedo de Dios esparció la maraña´…verla vestida de blanco con inusual abrigo de nieve… una selva nevada…bonito contraste que este duro invierno pintó.
Bueno, yo no vivo en las montañas y la nevada sólo la vi por TV aunque este año la nieve bajó a darse una vueltita por la ciudad también.
No sé si es que este frío me tiene más paralizada, o simplemente tengo que tenerme más paciencia y esperar a recobrar más fuerzas, pero no puedo hacer nada, por más que lo intento. Al despertar en la mañana, me abrigo para sentarme en mi silla de ruedas camita y desayunar aquí, al lado de la PC, pensando en que algo tal vez pueda hacer. Pero nada.
–“Quedáte en la cama, vos que podés”, me dice la familia, preocupados porque no me enfríe.
-“No, eso es para enfermos”, les respondo, con gesto de niña que quiere hacer alguna travesura. ¡Pero ni travesura me sale, jaja! Estoy demasiado decaída.
Con la estufa al frente, abro el correo, reconfortan tanto los mensajes de los amigos, que aunque lejos en distancia física, a mi lado están. Sólo lamento no poder responderles más que en diálogo mental. Abro el CD Rom, la Watchtower Library, ya leí el texto del día antes de dormir anoche, (suelo leerlo anticipado), y ahora lo repaso (la Neuronita necesita mucha repetición para retener algo).
Si me toca desayunar sola porque ya todos están en sus actividades (trabajo, estudios, ministerio, quehaceres), me gusta que algún hermano me acompañe leyendo algunas de las revistas o publicaciones en audio guardadas en la PC. Sí, nunca me siento sola en mi pequeño rincón.

Hay varios proyectos, cositas que puedo hacer dentro de mi limitada esfera, pero por ahora tendrán que esperar a que recobre más fuerzas, aún estoy muy débil, convaleciente de la infección respiratoria de días atrás.
Estaba recopilando los poemitas sueltos que dejé aquí para formar un segundo libro de poemas, ya tiene nombre, se llamaría: “Ojos al Cielo…Mirada adelante….” recordando lo que aprendimos sobre las razones por las que Jesús aguantó: “En primer lugar, miró hacia arriba, por así decirlo, para apelar al “Dios que suministra aguante” (Romanos 15:5). En segundo lugar, miró hacia adelante al centrar la atención en los resultados que obtendría si aguantaba…. (cf cap. 7 págs. 71-72 párr. 14).
“¿Está usted pasando ahora mismo por una prueba severa de su fe? Entonces, mire hacia adelante. No pierda de vista el hecho de que su aguante alabará el nombre de Jehová. Mantenga una visión clara de la valiosa esperanza del Reino. Transpórtese al cercano nuevo mundo de Dios e imagínese disfrutando de las bendiciones del Paraíso.”*** cf cap. 7 pág. 74 párr. 19 “Consideren con sumo cuidado [...] al que ha aguantado” ***

Nosotros necesitamos hacer lo mismo para poder aguantar: mirar al cielo y hacia delante. Y así transcurren mis sencillos días…con los ojos al cielo…y la mirada adelante…

También quería cooperar con el sitio para mi querida Lira, Álef Guímel, donde están reunidos sus libros al alcance de todos para bajarlos, al final no pude hacer nada pero un querido amigo de la familia y escritor, He´Mem, se encargó de todo con esmero y cariño y le estoy muy agradecida (www.alefguimel.net)

El otro día, mientras me acomodaba con almohadones y abrigo en este rincón, le dije a Damita: “Este es mi lugar asignado….por ahora! Cuando esté bien, en el Paraíso, no me voy a quedar quieta…primero habrá mucho trabajo…y luego, tengo una larga caminata por hacer, a la orilla del mar….bordeando todos los accidentes costeros del mapa!!!...Y luego cruzar “al frente”, del otro lado del océano, para seguir caminando por la orilla de todos los mares….” Sí, me voy a poner al día con atardeceres y amaneceres marinos…sólo tengo que esperar un poquito más…

No puedo hacer mucho por ahora, pero te contaré cómo es el lugar donde vivo, desde donde te escribo…

Tucumán

¿Cómo es Tucumán?,
preguntan desde lejos los amigos.
Y quisiera poder condensar en pocas palabras
toda la belleza de estas tierras,
pero aunque sé que lograrlo no podré,
al menos un intentó haré por
pintar con palabras un impreciso boceto.

Tucumán es mitad montaña, mitad llanura,
un corazón de selva y pampa.
Caña de azúcar, citrus, frutas y granos,
industrias variadas, turismo y cultura,
poesía, música y canto,
capital moderna de luces de colores
que juegan a tapar las estrellas.

Veranos de intensas lluvias, sofocante estío
que todo pinta de verde gama
y pájaros que al viento cantan.
Inviernos de plenos soles y azules cielos
y montañas blancas…
y yo aquí sentada al lado
de etérea ventana, veo fascinada
llanura y cerro, ciudad y campo,
arropada por perfume de azahares,
mientras una mariposa de colores vivos
se posó en mi pelo cual flor alada,
descansando de su ligero vuelo.

Tucumán es verde, Jardín florido
que enredaderas teje y si por aquí vienes,
en tu pelo deja como una flor colgada,
de su gente el cariño cálido,
grabados en tus ojos queda el bello
cuadro que el Gran Artista pintó…
y de recuerdo llevas el abrazo amigo
que por ti esperó…

Dáleth
06-08-10


Gracias por acompañarme en mis sencillos días y traer calidez a este invierno que amarra el cuerpo pero no el pensamiento que hasta ti vuela…

viernes, 30 de julio de 2010

Aquí la Neuronita Chamuscada…



Luego de 9 días con fiebre muy alta, la Neuronita (la única que tengo, para quienes recién me conocen), ha quedado tan dañada y chamuscada por el febril calor que le cuesta mucho procesar los datos y plasmarlos en palabras.
Una nueva complicación con la salud me tuvo atada a la cama si poder moverme ni fuerzas para escribirles.

Como mencioné al principio, estuve varios días con fiebre alta y unos dolores en el cuerpo muy agudos, no podía hacer ni el más mínimo movimiento sin que me doliera y escapara un ay sin querer (siempre trato de no quejarme de dolor para no preocupar a la familia). Me llevaron a la guardia del Sanatorio, hicieron radiografía de Tórax y diagnosticaron Neumonía, aunque no tenía tos ni estaba resfriada, pero sí con Sinusitis. Tenían que internarme pero pedí si podía seguir el tratamiento en casa para evitar la vía central en la base del cuello para poner suero y los medicamentos. Menos mal que accedieron. Me están llenando de antibióticos inyectables y vía oral pero gracias a Jehová ya estoy mejorando.
Ayer fui a mi Neumonólogo, vio la radiografía detenidamente y dijo que para quien no conoce mi caso le parece una Neumonía pero que no es (vaya a saber cómo estarán esos pulmones). Pero que sí hay una bronquitis. Pero jamás me dio una bronquitis así (y eso que tuve muchísimas), es difícil explicar lo mal que me sentía. Las enfermedades de base lo hacen más doloroso y complicado.
El Doctor dijo que estaba muy bien medicada, agregó otros, y que tome hasta el último comprimido de los antibióticos ¡aunque tenga el estómago en las rodillas! Pobre estómago...ya ve que viene cayendo un remedio y se retuerce...y como tengo dificultad para tragar, tengo que ir masticándolos de a pedacitos, agua y tragar y así hasta terminar cada comprimido...¡y son taaaaaaaaann amargos y feos!
Esa es la razón, a grandes rasgos, de mi ausencia estos días.
Todo este tiempo en que ni siquiera podía pensar con claridad y me costaba retener algo de la lectura en audio de la Biblia, de nuestras publicaciones, y de las reuniones por teléfono, no dejaba de orar, aunque muchas veces sólo podía pedir fuerzas para aguantar. Y Jehová siguió escuchando el silencio y respondiendo.


Ganas de Vivir

¿Son las densas nubes grises,
irrefutable prueba de que el sol no existe?

¿Es la noche más oscura
señal de que el día nunca vendrá?

¿Pueden las espinas
despojar de su belleza a la rosa?

Así tampoco puede la destemplanza
de este estropeado cuerpo
impedir que el Amado Padre,
(que reside más allá de las estrellas),
con ojos de ternura plenos mire
y escuche la voz de quien en silencio
pide fuerzas para otro día aguantar.

Y Él responde.
Y las nubes grises se dispersan,
y la luz del día a la noche empuja,
y la rosa su radiante belleza despliega…
y sigo aferrada a la vida
a pesar de densos nubarrones,
de sombrías noches,
de lacerantes espinas
que magullan el cuerpo.

Pero ´Dios ha oído;
ha prestado atención
a la voz de mi oración.´ (*)

Y por Él…
sigo aferrada a la vida…

Dáleth
30 - 07-10

(*) Salmo 66:19


Miles de gracias por sus mensajes y preocupación porque no aparecía y suponían que estaba un poco más mal. Sí, hasta ahora ha sido así: cada vez que no aparezco...es porque surgió otra complicación de salud.Gracias también por sus llamadas de teléfono, gracias por todo su amor y cariño y ánimo que nos dan para continuar cada día...ya falta uno menos...
Y gracias porque todo ese amor y cariño de parte suya, sumados al de mi familia, también ayuda a que siga aferrándome a la vida…Gracias…

“Verdaderamente Dios ha oído;
ha prestado atención a la voz de mi oración.
Bendito sea Dios,
que no ha apartado mi oración,
ni su bondad amorosa de mí.”
(Salmo 66:19-20)