domingo, 18 de diciembre de 2011

Ecos de latidos...


Parece que la única Neuronita sobreviviente está bloqueada y no logra hilvanar idea alguna para expresarse en esta hoja virtual.

Estoy escuchando por enésima vez la lectura del artículo de estudio de La Atalaya para este fin de semana, es uno de esos artículos para tenerlos a mano y releerlos cada vez que la angustia abrume y necesitemos apoyarnos y sentirnos rodeados por los brazos eternos de Jehová...¡cuánto consuelo y compresión juntos! (Confiemos en Jehová, "el Dios de todo consuelo",w11 15/10)

Por aquí ha pasado mucha agua debajo del puente, han pasado varias cositas que se hacen largas de contar y no quiero abrumar. Entre ellas, la lucha cotidiana con la salud: la hipertensión que mejora un día y empeora otro, y este sentirse “sin energía vital” que hace que hasta la más elemental tarea sea agotadora (comer, hablar, sentarse y caminar un poquito dentro de casa).

Hubo un incidente que normalmente no reviste mayores problemas: sacar una muela. ¡Pero fue un movimiento tremendo! El primer día que fuimos para la extracción, la doctora que me atendió dijo que tenía que llevar una autorización por escrito para que la sacara. Le dije que sé que soy un paciente de alto riesgo...y ella interrumpió y dijo:

- “No, usted no es de alto riesgo....¡usted es de re-contra alto riesgo!”
Lo dijo en tono muy serio y preocupada. Nos mandó a hablar con el médico auditor de la obra social para que él consiga una autorización de mi Neuróloga. Él se fue a hablar con la odontóloga. Luego salió e hizo una nota para que lleve a mi doctora para que autorice por escrito qué anestesia y qué antibióticos podía usar.

Sucede que en la Miastenia Gravis están contraindicados muchos medicamentos que pueden poner en peligro la vida al comprometer la respiración. Así es que Waldo tuvo que andar bastante para conseguir esa autorización, y cuando fuimos a la semana siguiente para sacar la dichosa muela (que, a la sazón, dolía mucho), tuvimos que ir con el respirador listo para cualquier emergencia. Es un lío. Imprimí un protocolo de manejo de pacientes con Miastenia Gravis en  Odontología y se lo dí a la doctora, quien lo leyó detenidamente antes de la cirugía.

Gracias a Jehová no hubo complicaciones y fue todo muy rápido. Cuando salí del consultorio no podía creer que ya había pasado todo. Fue un tiempo de mucha preocupación para la familia. Ya pasó.
Eso también contribuyó a que me cueste mucho siquiera escribir un mensaje en el Blog. Pero no me quejo, estoy una maravilla en comparación con el año pasado...espero que dure...

El viernes temprano en la mañana Damita me acompañó al Hospital a control con la Neuróloga (por el tema de las distrofias musculares). Estaba muy contenta de ver mi mejoría general, pero con claridad y cariño, me dijo que no puedo viajar, que es muy riesgoso para mí, ya parece que ni a Tafí del Valle podré subir.

Fue triste ver que finalmente no podré viajar con la familia a Cochabamba, Bolivia. Días atrás le dije a Waldo, con un nudo en la garganta: “Me perdí Chile 2009. No quiero perderme Bolivia 2012”, en alusión a viajar juntos. A Chile fue perderme la Asamblea Internacional y abrazar a muchos amigos queridos, y ahora el poder viajar con la familia a ver a los papis allá, y a toda esa maravilla de paisajes que tienen y la calidez y cortesía de su gente...una vez más hay que aceptar los límites impuestos por la imperfección, y aunque uno sabe que esos consejos son por el bien propio y por el de la familia...pero no deja de ser un trago amargo, difícil de digerir...

Buscando información sobre las expectativas realistas, encontré este párrafo muy animador. Si bien el artículo está dirigido a lo que podemos hacer en el ministerio, el consejo sin duda aplica a otras situaciones en la vida:

“Imaginemos un barco de vela que surca las aguas a toda velocidad impulsado por el viento. De pronto, se desata una violenta tormenta, y el capitán se ve obligado a bajar las velas. Aunque él no puede controlar la tormenta, sí puede conservar el control de la nave adaptándose a las exigencias del mal tiempo. De igual manera, hay ocasiones en las que nosotros no podemos controlar las “tormentas” a las que nos enfrentamos. Con todo, podemos conservar cierto grado de control sobre nuestra vida si nos adaptamos a las circunstancias y cambiamos la manera de usar nuestros recursos físicos, mentales y emocionales. Haciendo esto, podremos conservar la alegría y la satisfacción que sentimos al servir a Dios (Pro. 11:2).”
*** w08 15/7 pág. 31 Las expectativas realistas contribuyen a nuestra felicidad ***

Sí, sigue costando equilibrar lo que deseamos hacer con lo que realmente podemos hacer, en todo ámbito. Mejor verlo como un ejercicio para desarrollar y pulir la modestia.

Escribir cuando se está preocupado o triste, tiene un efecto similar a conversar con un buen amigo que escuche. Como suele ocurrir, a veces lo que necesitamos es simplemente hablar para descomprimir el corazón y acomodar las ideas en el proceso. Debe ser por eso que me hace bien escribirles...es como dejar:


Ecos de latidos...


Vine con el corazón cansado
a sentarme a tu lado
y hablarte de esas pequeñas cosas
que a veces le fruncen el ceño a la vida.

Claro, también están las otras
que parecen no tener salida...
de esas se encarga el Padre
que conoce cada íntimo detalle...
cada espina profunda
en cuerpo y mente incrustada,
aguijones invisibles que taladran el alma...

Pero Él todo lo sabe...
“a los quebrantados de corazón,
Él los está sanando
y sus partes doloridas está vendando.”
(Salmo 147:3)

Se hace ligera la carga cuando es compartida.
Ya lo dijo el Maestro: él nos refresca
al llevar con nosotros el yugo.
(Mateo 11:29,30)

Y estás tú...allí del otro lado...
escuchando los ecos de mi latido...
van hacia ti, de canción vestidos...
quedó aliviado el corazón
al contarte lo sentido.
Gracias por brindarme tu hombro,
es como si estuvieras aquí, conmigo..


Dáleth
18-12-11

lunes, 5 de diciembre de 2011

Día Primero



Otro día agobiante de intenso calor ya se fue a dormir. Una tormenta le puso paños fríos en su frente y ahora la noche está fresca e invita a descansar y a volcar en etéreo papel lo vivido estos días.

Ya pasaron los exámenes pendientes: siguen elevados los índices de inflamación interna, pero no haré el tratamiento con quimioterapia. Al menos clínicamente estoy mejor que el año pasado, tanto que los resultados del estudio respiratorio salió mejor que nunca así es que me bajaron los niveles de presión de aire del respirador, lo reprogramaron a las necesidades actuales y noto el cambio para bien.
Los problemas cardiovasculares siguen molestando y fatigando, ya son parte del cuadro cotidiano.

Pero a pesar de todo me di el gusto de bailar un poquito, jaja. Un querido matrimonio de edad avanzada de nuestra congregación nos invitaron a su casa a comer unas ricas empanadas que hizo la hermanita Herminia, y su esposo, Pedrito, nos hizo escuchar su vasta colección de música. Da gusto ver sus ganas de vivir y disfrute de la vida con sus 84 añitos y una cirugía en las cuerdas vocales que hace que su voz sea apenas perceptible. Él es uno de nuestros queridos siervos ministeriales.
Con Waldo bailamos un poquito de alegres pasodobles arreglados por Luis Cobos, y un poquito de salsa y merengue. Claro, sólo podía dar unos pasitos y sentarme, pero aunque no podía terminar canciones enteras, fue un momento muy lindo con los hermanos y amigos.
Al día siguiente nos llamaron por teléfono para saber si no me había hecho mal la travesura bailarina, pero gracias a Jehová ni siquiera la presión se subió esa noche.

Después de varios años estoy de a poquito pudiendo salir de casa y compartir momentos lindos con hermanos, además de las reuniones. No puedo andar mucho, pero el sólo estar sentadita con ellos es muy animador. Cuando las enfermedades crónicas se ponen tan agresivas como ha sido todo este tiempo anterior, poco a poco nos vamos quedando sin actividades sociales ni esparcimiento. Todo se limitaba a las luchas cotidianas para sobrevivir cada día, y juntar fuerzas tan sólo para respirar. Y obviamente, eso lo sufre también toda la familia.
Así es que estamos agradecidos por los lindos momentos compartidos fuera de casa, aunque tenga que llevar el respirador a donde voy si vamos a demorar.

También pudimos invitar a almorzar a un matrimonio de precursores especiales: Jorge y Lidia, fue muy animador contar con su visita, experiencias y estímulo. Son hermanos muy, muy amorosos y contagian su celo por el ministerio. Jorge tenía que dar el discurso en la tarde en nuestra reunión así es que vinieron desde temprano para acompañar a la familia en la predicación y pasar el día juntos.
 Waldo había trabajado la noche anterior, así es que  durmió dos horitas y se levantó a preparar un rico almuerzo. Es un compañero muy abnegado y generoso que hace todo con amor. Sólo lamento no tener las fuerzas para ayudarlo a él y a Damita en todo y poder ser una mejor anfitriona. Estoy de adorno nomás. Ya falta un día menos...

El mundo va convulsionando de crisis en crisis y las noticias reflejan la angustia de naciones sin conocer la salida. (Lucas 21:15). Sabemos lo que sigue. La fe y la esperanza nos permiten tener los ojos fijos en las cosas que no se ven....y mirando en ellas...traté de vislumbrar ese:


Día Primero


Ese día ansiado....
que espera nacer desde que el Edén fue cerrado...
ese día imaginado, que en la mente
del Altísimo ya tiene forma y fecha de ser...

Ese Día Primero después de Armagedón...
¡qué honda reverencia y piadoso temor
embargarán el corazón!
¡qué gratitud tan profunda buscará
formas de ensalzarte, Bendito Dios!

Ese Primer Día sin el aire opresivo
que hoy domina el andar del hombre,
cuando no queden más que ruinas
de todo lo que se alzaba
contra tu Divino Nombre...

¡Dios mío!...¡qué dicha inefable
ser guardados en tu inmerecida bondad
y estar vivos para adorarte por toda la eternidad!

El valor del Rescate en pleno vigor...
escombros que recoger
y un Paraíso por extender...
la creación toda librada de futilidad...
y los ojos de amor plenos,
alzados al cielo, en callada oración...

Quisiera cantarte, una melodía entonarte,
como Miriam al haber cruzado el mar.
Mezcla de sumisa gratitud
y júbilo exultante, van llenando el corazón
con sólo pensarte, cuando tu soberanía
por siempre sea vindicada...

Por favor...que pueda estar allí para cantarte...


Dáleth
4-12-11



martes, 22 de noviembre de 2011

Historias, fotos, video y “Vuelo del Alma”




Aquí estoy, en mi rinconcito, enredando hilos con postales, palabras, sentimientos y fotos. Un rato tejiendo, otro leyendo, otro escribiendo…y otro viajando a remotos lugares a través de esta ventanita que me acerca a donde estás…

Entre esos viajes hay uno que te invito a recorrer por un mundo fascinante, tan diferente al paisaje cotidiano, un mundo aparte y a la vez predominante en nuestro planeta: los océanos.
Me gustaría aprender a bucear…es como volar, suspendido en un medio de cristal…¿Vamos?...

Un paseo por ese vasto y profundo Mar:



Regresando a tierra seca luego de este paseo marítimo, vamos a actualizar un poco el parte médico respondiendo a quienes amorosamente preguntan cómo va la salud. Visitamos al Neumonólogo por los problemas respiratorios al dormir, hay que ajustar la presión de aire del respirador  pero primero es preciso hacer otra Polisomnografía  y Oximetría nocturna (un estudio que evalúa los niveles de oxígeno al dormir). La debilidad de los músculos respiratorios me hace pasar momentos muy feos y hay que buscar cómo corregir eso.
  La hipertensión arterial sigue sin poder controlarse bien a pesar de la medicación a causa del estrechamiento de las arterias por el Takayasu. Ayer fuimos al Reumatólogo luego de un año sin ir. Me ve muy bien clínicamente, pero al ver las ecografías doppler vasculares dijo que es preciso comenzar de nuevo con los inmunosupresores,  (quimioterapia oral). Pero a la vez, me ve tan bien en general, en comparación con lo que estaba, que no sabe si darme esos remedios será mejor o peor en mi caso. Tengo que hacerme un análisis de sangre mañana, si salen aumentados ciertos valores dijo que empiece el tratamiento otra vez. Ya me dio la receta para comprarlo, pero hasta el final él estaba vacilante en cuanto a que lo tome o no. Lo deja en mis manos y dice que no se enojará si no los tomo y sigo sólo con Homeopatía. La enfermedad está activa y hay mucho daño vascular, esto es un intento de desinflamar las arterias, pero puede que responda o no. Son tantos los efectos secundarios dañinos que no sé qué es peor, si el remedio o la enfermedad. Creo que no los tomaré. Veremos.

Pero me puso  triste el que me dijera que no puedo viajar a Bolivia como estábamos planeando junto a la familia de Ezequiel para ir a ver a los Papis Néstor y Maruja, los padres de Waldo. El tema de la angina de pecho le preocupa por la altura. Ojalá mejore y esté más estable para enero, además Cochabamba está a la misma altura que Tafí del Valle y no me hizo mal el viaje cuando fuimos el año pasado…¡tengo tantas ganas de viajar!...

Cómo en este espacio compartimos las vivencias cotidianas, les traigo algunas fotitos que reflejan “Las Aventuras de Lulú”.
Cada noche antes de acostarnos y cerrar todas las puertas, primero nos aseguramos que Lulita esté dentro de la casa. Una noche de esas no la encontrábamos por ningún lado: Ella siempre encuentra algún rincón diferente para dormir, (¡una vez estaba dentro de la pileta de lavar ropa!). La buscamos por entero y no aparecía. Hasta que vimos un bulto en el tapete que cubre el piano. He aquí la secuencia:




Un lugar favorito suyo es la impresora ¡parece que quiere hacer tarjetas también!:



Otra noche que no aparecía fuimos de nuevo al piano, como esta vez hacía calor no se tapó:



Y sigue subiéndose a la maceta entre las Hortensias:



Hasta aquí las aventuras de Lulita...toda ella es una aventura...

Les dejo un detalle del punto del saquito que estoy tejiendo para mami, es en hilo macramé con seda gris y un adornito para el cabello:

Detalle del punto


Una vincha o diadema con un pensamiento para el cabello

Y como de compartir sentimientos hablamos, compartimos este:


Vuelo del Alma...

¡Preciosa Vida!...
Te vistes de tan innumerables
y sublimes formas
que sólo amarte y admirar a tu Fuente
es lo que embarga al corazón.

El pensamiento se escapa
a una plácida playa besada por el mar,
justo allí, al filo de otros mundos,
tan vastos y profundos…
por el horizonte divididos:
azul océano…
azul cielo…
azul el alma que serena está…

Enjambres de vida los surcan:
unos vuelan en el aire
y otros vuelan bajo el mar...

Mis pies sólo recorren por la arena,
pero algo mío se va detrás de sus huellas...
unas dejadas en el agua...
otras dejadas en el aire...
me voy detrás de cada vuelo...
de las que hacen los habitantes del mar...
de las que hacen los que surcan el viento...

No importa que mi cama no pueda dejar...
no se detiene el vuelo del alma...
me voy detrás de la Vida...
surcando vientos, olas y mar...


 
Nancy
22-11-11



sábado, 5 de noviembre de 2011

Tal vez un día…





UUhhhhmmmmm!!! estaba mmuuuy rica!!!...aquí te la traigo:


 Detalle de la espalda



Es una cálida noche de primavera. Hizo demasiado calor hoy y hay alerta meteorológica por fuertes tormentas. Ya comenzó el ciclo que alterna calor y lluvias fuertes y la vegetación está exultante de verdes en todas las gamas y vistosas flores de intensos colores.
Ya regresaron los gorriones a hacer su nido debajo de la galería del patio. Se ha convertido en un clásico de cada primavera. Toda la casa se llena con su alegre canto y bulliciosa algarabía. Me encantan. Me llenan de vida.

Nuestros días, como el clima, siguen alternando momentos de calidez con otros de tormenta. 

Como no habíamos planeado ninguna reunión especial para nuestro aniversario, fue una sorpresa muy grata el que Ezequiel y su familia vinieran a casa a compartir un momento muy lindo esa noche. Waldo llegaba del trabajo tarde en la noche pero se le fue el cansancio al compartir anécdotas, risas y afectos, con pizzas y empanadas de por medio.
Damita nos regaló una torta riquísima…uhmmmm!!!...daba pena cortarla. Les dejo algunas fotitos, bueno, al menos les acerco un bocado virtual…algún día nos sentaremos literalmente a compartirla, si?
 Mi mami se había ido a visitar a su hermana carnal y regresó  dos días después, por eso no aparece en las fotos.

De paso les muestro cómo quedó el saquito terminado, con unos pensamientos salpicados adelante y un detalle en lila en la espalda.
Ahora le estoy tejiendo uno para mamá.

En lo que a parte médico se refiere, he de decir que ayer fuimos nuevamente al Nefrólogo, los análisis salen bien en la parte renal, pero sale mal uno que aumenta cuando la enfermedad está muy activa. Ahora hay que ir al reumatólogo, seguramente insistirá en volver a los corticoides e inmunosupresores. Es el eterno dilema. No quiero saber nada con eso, pero sino no los tomo la enfermedad progresa más de prisa…veremos qué pasa, se vienen más exámenes médicos…
Por lo pronto, duplicaron las dosis de antihipertensivos para tratar de controlar la presión, me está afectando mucho ese tema, con dolores en el pecho y gran malestar que limitan más.


Hay un íntimo anhelo que me gustaría algún día concretar: editar un libro de poemas, publicarlo impreso. Es un poco difícil, pero me gustaría que quedara algo tangible de todo el sentimiento volcado en palabras, un pedacito de uno envasado en un libro…tal vez un día…


Tal vez un día…

Tal vez un día, sentado en la sombra,
haciendo un alto en el camino,
tomando aire para continuar,
te acuerdes de mi;
y recojas en tus manos un libro pequeño,
de hondo sentir en sencillos poemas,
que te acerque retazos de cielo y de mar,
un puñado de estrellas,
vientos y olas que arrecian contra la roca
donde sentada estoy.
Y te hable de flores que coronan al cactus
y la esperanza eterna donde anclada estoy.

Tal vez un día, si una pena el pecho te oprime,
recojas en tus manos las páginas que escribo
y descubras  los pájaros que cantan por ti.
Y al leer los sentimientos vestidos de versos,
que son tuyos también…
te acuerdes de mi…


Nancy
5 - 11 - 11




lunes, 31 de octubre de 2011

Nuestro 24° Aniversario de Bodas



Hoy es un día muy especial. Cumplimos nuestro 24° aniversario de bodas junto a mi querido Waldo. La mala salud impuso un sendero tan lleno de espinas y rocas que tenemos razones extras para estar agradecidos a Jehová de poder estar juntos hoy, de estar vivos y hasta poder caminar unas cuadritas de la mano, aunque fuera para llegar al sanatorio cercano a casa.

Y sí, ya resulta hasta anecdótico que en nuestro aniversario, tengamos que salir temprano, los dos agarraditos de la mano: él a la guardia de emergencias por dolores abdominales que trae desde hace rato y yo a hacer análisis de control de función renal.
Y bueno, es lo común en nuestra vida…¡¿por qué iba a ser diferente hoy?!...jaja
A él le pidieron una ecografía abdominal, y mis análisis estarán listos para mañana.

La semana pasada disfrutamos de la visita de nuestro Superintendente de Circuito, un amoroso y trabajador hermano que nos visitó por primera vez. Gracias a Jehová pudimos beneficiarnos de toda la instrucción impartida, y hasta tuvimos el privilegio de participar en la Escuela del Ministerio Teocrático: Damita tenía el tema 2 y yo fui su ayudante. Ese mismo día Waldo tenía una parte en la Reunión de Servicio.
Y los tres estábamos luchando cada uno con su salud, pero Jehová nos ayudó a cumplir con amor nuestras asignaciones.

El vienes por la mañana llegó al fin el turno con el Nefrólogo. Aumentó las dosis de medicamentos antihipertensivos y solicitó los análisis que me hicieron hoy. Por la estrechez progresiva de las arterias renales se está haciendo difícil controlar la presión arterial y la vengo pasando muy mal con ese tema lo que me está obligando a pasar más tiempo en cama con el respirador, quietita.
Los análisis de control de tiroides parece que están bien, algo aumentados algunos valores pero dentro de límites normales.
Ése es a grandes rasgos el parte médico de la fecha, hay muchos detalles más pero resultaría agobiante la lista.
Como ya somos pacientes asiduos del sanatorio, ya todos nos conocen y saludan amigablemente. Nos detuvimos a saludar a unas doctoras y les comentábamos que hoy era nuestro aniversario y veníamos a pasarlo con ellos, jaja.

Jehová ha sido muy bueno con nosotros. Siempre ha dado la salida  aún en los momentos más oscuros y sombríos. En lo personal, estoy muy agradecida por la bendición de contar con Waldo, ha sido un compañero abnegado que ha enfrentado todo con tanto altruismo y valor, dándonos siempre la confianza de que vamos a salir adelante en medio de  tantas tempestades y nunca aflojando el paso en lo espiritual. Ya servía de anciano cuando nos casamos y nunca dejó sus responsabilidades en la congregación porque estuviera muy agobiado y sin descanso físico y mental. Sigue manteniendo el espíritu de precursor en su corazón, aunque ahora no lo pueda hacer, pero irradia ese amor al ministerio. Es un esposo, amigo y anciano amoroso, maduro y discreto con quien es una bendición transitar el camino angosto de la vida.

Mirando un poco atrás…es verdad que ha sido difícil, con mucho viento en contra, luchando hasta para vivir un día más…pero somos felices…
Damos fe de la veracidad de la afirmación de que la felicidad no depende de las circunstancias. Depende de hacer de Jehová nuestra herencia, la parte que nos corresponde en la vida, individualmente y como matrimonio. De hacer en verdad de Jehová nuestra cuerda triple, en todo momento. Y ver la vida, con sus bellezas y problemas, a través de los ojos del Altísimo, cómo Él lo ve…

Él está trabajando en este momento, tal vez lea estas palabras en su trabajo. No planeamos ninguna reunión especial (aunque Damita dice que nos regalará una rica torta)…pero cada día es especial el poder orar juntos de la mano.

Y gracias a ustedes por acompañarnos y acercarse también a nuestra mesa, pues los recordamos y tenemos presentes siempre en nuestras conversaciones, pensamiento y cariño…



domingo, 23 de octubre de 2011

"La Fiesta del Corazón"


La Neuronita y yo vamos a aprovechar el insomnio (y el dolor de muelas) para acercarles nuestro cariño y gratitud por sus amorosos mensajes y comentarles lo pendiente del mensaje anterior.
Como les había mencionado, el lunes pasado hicieron la ecografía cervical pero tenía turno recién el viernes para el cirujano de cabeza y cuello.
Fuimos con Waldo. Parece ser que por las enfermedades de base de tipo autoinmune e inflamatorias que tengo, se hizo una inflamación muy grande en toda la zona derecha del cuello, afectando las glándulas  parótidas y salivales y ganglios, formando una masa dura que de a poco va mermando. Puede haberlo desencadenado cualquier virus en la garganta o muela (hay una por sacar), o algún conducto salival que se haya tapado por la inflamación interna, pero mi sistema inmunológico hizo esa reacción tan grande.
Ahora tengo dolorosas neuralgias en la cara y estoy tomando antinflamatorios, aunque no quiero (dañan mucho el estómago)
En la ecografía apareció otra cosita inesperada: un nódulo sólido en la tiroides. Menos mal que aún es chico y no se habla de cirugía ni punción todavía, pero  habrá que controlarlo con ecografías cervicales cada dos meses.
El doctor también pidió un control para ver la función tiroidea, es un análisis de sangre. Espero que estén bien porque no podré tomar ninguna hormona tiroidea  pues están contraindicadas en la Miastenia Gravis. Jehová mediante lo haremos el lunes.

Entre los puntos sobresalientes de esta semana me gustó  Proverbios 15:15, sobre este versículo La Atalaya comentó:

El siguiente proverbio menciona uno de los grandes beneficios de tener una actitud positiva. Dice el rey de Israel: “Todos los días del afligido son malos; pero el que es bueno de corazón tiene un banquete constantemente” (Proverbios 15:15). La vida tiene sus altibajos, sus alegrías y sus tristezas. Si nos fijamos solo en las cosas negativas, el dolor se adueñará de nuestros pensamientos, y todos nuestros días serán sombríos. Pero si dejamos que los beneficios que hemos recibido y la esperanza que Dios nos ha dado dominen nuestra mente, las penas quedarán relegadas a un segundo plano y nos sentiremos felices. En efecto, una actitud positiva nos permite tener “un banquete constantemente”.
 *** w06 1/7 pág. 16 “Cualquiera que hace caso de la censura es sagaz” ***


A diario comprobamos la veracidad de esas palabras. Es verdad, hay espinos y adversidades en el camino, pero las bendiciones y la bondad amorosa de Jehová reflejada en toda su creación, y la esperanza,  superan con creces toda tristeza.

Hace unos años Lira me envió en una de sus ansiadas cartas un poema precioso basado en ese texto, es este:


LA FIESTA DEL CORAZÓN


”El que es bueno de corazón tiene
un banquete constantemente.”
Proverbios 15:15

No hables de fracasos que dejaron
cicatrices y heridas de conciencia.
Jehová invita a un banquete insuperable,
que jamás fue igualado por ningún anfitrión.
No pienses que está lejos, la entrada es accesible;
tus pies ya están pisando el primer escalón.

La Biblia dice que un corazón bueno
alberga en su interior un banquete constante.
Allí están los recuerdos más queridos,
que adornan las paredes como cuadros brillantes.

Verás la mesa pulcra engalanada
con flores que no habrán de marchitarse
y abundantes manjares celestiales.
El agua de la vida jamás ha de agotarse
porque surge de eternos manantiales.

Allí está tu valiosa biblioteca
que guarda pensamientos elevados
y la esencia de históricas lecciones.
En sus rincones buscas el consuelo adecuado
y hallas el equilibrio en tus vacilaciones.

Allí está tu esperanza como un ancla segura
que te refrena de ir a la deriva.
Fulgura como un faro en las tinieblas;
Dios la alimenta y la mantiene viva.

Aún debemos con los pies descalzos
hollar muchos espinos, pero al fin llegaremos
al refugio del Reino indestructible,
el punto culminante del camino,
con la mente serena y clara la visión.
El mundo está gimiendo con intensos dolores,
pero la fiesta sigue dentro del corazón.


Álef Guímel
–Noviembre 01–


Gracias por su amistad y amor que contribuyen a esa fiesta dentro del corazón…los quiero mucho…

 






lunes, 17 de octubre de 2011

Tejiendo Pensamientos, entre nubarrones...





Hay tanta belleza imperceptible, tantos detalles que no alcanzamos a ver, procesos cotidianos de los que vemos sólo el resultado final, pero que al ser creaciones de Jehová, Quien todo lo hizo bello a su tiempo, constituyen verdaderos milagros de la vida. Vemos la flor pero no el proceso del capullo que finalmente estalla en colores y formas sublimes.

Por eso quise compartir este video que captura todos esos momentos previos de delicada preciosidad de cada flor.
Son muestras permanentes de que nuestro Hacedor no quiere que simplemente existamos, sino que disfrutemos de la vida y seamos felices al contemplar y agradecer el esplendor de la vida.

Sí, la vida es maravillosa, aún en el presente sistema plagado de adversidades. Esos regalos de Jehová hacen más livianas las cargas y dan paz mientras esperamos la vida que realmente lo es.

Mientras transitamos este trayecto final siguen apareciendo escollos que Jehová ayudará a sobrellevar.
Otra vez tuve que ir a la guardia de emergencias por un dolor en el cuello, tengo un bulto grande que molesta. Pensé que podían ser Paperas, pero ya las tuve dos veces y además no hay fiebre.
Me revisó una doctora que suele verme. Dijo que no era Paperas, ni contracción muscular, ni ganglios inflamados. Hay que estudiarlo con una ecografía cervical, que Jehová mediante, me harán hoy a la tarde. El diagnóstico inicial es: tumor lateral de cuello. Ojalá sea sólo algún ganglio gordito nomás, veremos que pasa. Sea lo que sea, sé que Jehová siempre nos dará las fuerzas y salida a todo lo que se presente. Sólo andamos y vivimos por Él.

La doctora conoce detalles de mi salud, y hablando sobre las arterias que van cerrándose por una de mis plagas de base, dijo que soy un caso raro, que mi circulación sanguínea siempre encuentra la forma de seguir abriéndose camino (circulación colateral). Luego dijo:

-“Porque, la verdad, es que usted ya no tendría que estar aquí”

-“Sí, lo sé. Estoy viviendo horas extras”, le dije sonriendo.

- “No. Usted es un canto a la vida”, respondió.

Fue animador escuchar eso en medio de otra probable tormenta en ciernes. Dijo que cuando tenga los resultados vaya a un buen Cirujano de cabeza y cuello. Espero que sólo sea para saludarlo y nada más.

Estoy tejiendo un saquito de verano con dos ovillos de hilo que quedaron, espero mostrárselos luego. Quiero aplicarle unas flores de Pensamientos que estoy aprendiendo a tejer. Les dejo uno de muestra, espero se entienda lo que es, jaja.

Entre pensamientos tejidos con hilos, van mezclándose otros tejidos con palabras, un poco ingenuas tal vez…pero bueno…es lo que hay…


Tejo Pensamientos,
hilo lila en los pétalos,
negro en el centro.

Tejo Pensamientos,
azul cielo en la mirada,
brea en el camino.

Tejo Pensamientos,
entre contrastes de colores
va la vida hacia delante.

Los dejo aquí. Son para ti.
Simples. Sentidos. Con ánimo y cariño…
Tejo Pensamientos…


Nancy
17-10- 11





 


lunes, 10 de octubre de 2011

Manto de Estrellas



Cuando veo tus cielos, las obras de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has preparado, ¿qué es el hombre mortal para que lo tengas presente, y el hijo del hombre terrestre para que cuides de él? (Salmo 8:3-4)

Meditar en la grandeza de la creación, cielos incluidos, fue una de las cosas que llevó a David a acercarse a su Creador y profundizar su amor y apego a Él.

Mirar el cielo…ese es un pequeño (o gran) disfrute que hace tiempo no me doy. Los tiempos han cambiado. Cuando era niña me quedaba largo rato mirando a las estrellas en la terraza de casa, hasta que me llamaban porque había que cerrar la puerta del fondo.
 En la adolescencia, si alguna pena abrumaba, escaparse a la terraza y mirar al cielo era una suave caricia que tranquilizaba el alma, a la vez que la oración y meditar en esa grandeza desplegada ante los ojos hacían parecer pequeña toda inquietud. Nada que Jehová no pudiera resolver y consolar.
Tal vez el rey David sintiera algo así en sus largas noches a campo raso cuidando a sus rebaños.
En las agobiantes noches de verano, llevábamos colchonetas a la terraza y las poníamos sobre sábanas tendidas en el suelo y dormíamos tranquilos allí. ¡Cuánto disfrutaba de esas ocasiones! Aunque casi no podía dormir por no perderme ni un instante el placer de mirar esas luces celestes que titilaban tan lejos. Y no dejaba de sorprenderme si una estrella fugaz atravesaba el firmamento.

Ahora todo es distinto. Ya no puedo subir las escaleras; las estrellas no se ven tan bien porque hay mucha contaminación lumínica; y quedarse en la terraza toda la noche es muy peligroso en este tiempo en que el delito es cosa diaria. Y mis ojos ven todo difuso por las cataratas y miopía elevada.

Pero a pesar de todo, estoy muy entusiasmada por retomar algo que ansiaba desde niña: aprender más de las estrellas, el universo, y observarlas y aprender a ubicarlas en el mapa celeste. Ahora es más fácil aprender algo de Astronomía, en Internet hay mucho material serio en sitios educativos, y hasta se puede saber qué se puede ver cada noche teniendo en cuenta las coordenadas geográficas de donde vivimos y así poder ver y conocer mejor la porción de cielo que nos envuelve.
Sería una buena manera de aprovechar mi insomnio.

Fue un grato descubrimiento saber que se puede ir al Observatorio Astronómico de la Provincia, situado en Ampimpa  (a 150 km de la ciudad, en los Valles Calchaquíes), y hacer una visita guiada, con alojamiento en cabañas turísticas y observaciones nocturnas con el telescopio principal…¡¡¡AAAAhhhhh!!!...¡¡Ya estoy soñando con eso!! Ojalá un día podamos ir…

En el Watchtower Library hay mucha información valiosa y sugerencias prácticas sobre Astronomía ( por ejemplo: g96 8/8 pág. 25 Soy astrónomo aficionado)
Me gustó el comentario que hizo una revista seglar sobre la longevidad de los astrónomos, citada en Observando el mundo:
“Es posible que la alta esperanza de vida de los astrónomos esté relacionada de algún modo con la tranquilidad que caracteriza su trabajo”, indica la revista. O, según la misma, “quizás el simple hecho de estar en contacto con los milagros del universo y estar absorto en ellos tenga un efecto positivo en la salud”.
*** g94 8/8 pág. 29 Observando el mundo ****** g93 8/7 pág.

Sí, sin duda estar en contacto con las maravillosas obras de Jehová siempre tiene un efecto positivo, en todo sentido. Su creación y caminos son profundamente bellos e inescrutables.

Volviendo a la tierra, y a las “estrellas” que hace ver el cotidiano dolor, he de decir que ya me entregaron todos los informes de las cuatro ecografías doppler que hicieron para ver cómo andan las arterias. Lo bueno dentro de lo malo, es que el aneurisma de aorta está estable dentro de todo y por ahora no se habla de cirugía. Todas las arterias estudiadas están afectadas por el Takayasu (inlamación de la aorta y sus ramificaciones), pero relativamente estables, salvo las renales:  ahora ambas presentan estenosis (estrechamiento), así es que la cardióloga me derivó a un Nefrólogo, esperamos ir esta semana.

Gracias a Jehová Damita está mejor y ha regresado al Conservatorio para cursar las materias que le quedan, y ya tiene varios alumnos  en casa a  los que da clases de Piano y música. Lo más importante, es el gozo con el que regresa de su ministerio. Oramos que siga mejorcita cada día.

Mi querido Waldo sigue corriendo de un lado a otro…sólo Jehová le da las fuerzas para poder atender sus muchas responsabilidades, y lo hace con cariño a pesar del cansancio.

Ya es de madrugada. Me gustaría escaparme aunque sea al patio y tratar de ver la lluvia de estrellas fugaces Dracónidas que son visibles estos días por estas latitudes, pero todos duermen y no quiero que se preocupen si hago ruido, y está demasiado fresco…tendrán que esperar por otra noche los anhelos de observaciones de este proyecto de astrónoma aficionada que les escribe.

Pero haré de cuentas que estoy a cielo abierto, contemplando este



Manto de Estrellas

Aire fresco en la cara,
silencio profundo,
descansa la bulliciosa ciudad,
y busco la insondable belleza
de celestes espejitos que titilan
en el firmamento.

¿Puede medirse la paz?
¿Cómo se describe el infinito poder?
Resultan torpes las palabras
al querer expresar lo que el vasto universo
transmite al ensimismarse en él.

Honda gratitud y reverencial temor
embargan hasta lo más recóndito del ser
ante la magnificencia de tus obras, oh Dios.

De pronto, todas nuestras cargas,
pesadas y abultadas,
nada son, se desvanecen ante tu grandeza,
reflejada en todo lo que hiciste,
nuestro Soberano y Creador.

¡Tan pequeños somos!
Se pierden los ojos en lo profundo
tratando de captar el fulgor
de esas estrellas que están más allá
de lo que imaginar podemos.
Y resuenan las palabras del Maestro:
´Todas las cosas son posibles para Dios.´
(Mateo 19:26).

Gracias Jehová por crear el cielo,
por cada nebulosa y galaxia
que tal vez jamás conoceremos,
pero que están allí…
elocuentes testigos de tu Poder sin fin…
garantía viva de que Tú todo lo puedes hacer…



Nancy
10-10-11








jueves, 22 de septiembre de 2011

Polvo que espera...



“Venga tu Reino”. Ése es el lema de nuestra Asamblea de Distrito de este año que tuvimos el fin de semana pasado en esta ciudad. ¡Y cuánto lo necesitamos!

Sabíamos que iba a ser muy difícil que pudiéramos asistir los tres días pero igualmente hicimos todos los planes para estar presentes. Lamentablemente, sólo pudimos ir el primer día toda la familia. La salud de Damita se resintió, éramos varios miles reunidos y las crisis de pánico no tardaron en aparecer. Yo también estaba delicada, así es que Waldo se quedó cuidándonos el día sábado pero el domingo fue todo el programa.
El último discurso  del domingo nos lo pasó por teléfono Ezequiel, como Damita no pudo poner los altavoces de su celular, entonces nos acostamos en mi cama las dos con un auricular cada una. Lástima que no nos sacamos una foto: cada una con un cablecito, yo con el respirador…¡y Lulita roncando a los pies!

Gracias a Jehová ya estamos escuchando todo el programa en casa, es un arreglo muy amoroso el poder prestarnos el audio completo de la Asamblea.

Hoy llevamos a  Damita a otra doctora y estuvo más tranquila, sin tanta angustia. ¡Hasta pudo salir a predicar a la mañana y por la tarde! Ha sido una ráfaga de aire fresco verla mejor. Jehová conoce todas las cosas y sabemos que él dará la salida y las fuerzas para cada día.

Quería escribir algo, pero siento que no sale nada bonito. Pero escribir sigue siendo el lápiz que dibuja el alma, el sentir profundo e íntimo que no halla otra manera de expresarse. Y salió esto:


Polvo que espera…

Tierra quebradiza, de sol abrasada,
se desarman sus terrones en polvo reseco
cuando pasa el caminante por tan yermo paraje.

Ya no quedan lágrimas, reseca está el alma,
soy sólo polvo que lleva el viento…
pero sigo esperando la lluvia tardía…
sé que un día llegarán sus gotas
horadando polvo y sentimiento…

Déjame ser, Dios mío,
barro blando en tus manos,
que tu consuelo sea rocío mañanero
que calme la febril angustia.

Dame las fuerzas, por favor,
que no me deshaga en dolor.
“Ven de prisa, sí, en mi auxilio.” (*)

Sí, lo sé.
Sé que sólo por ti el vigor regresará
y este polvo reseco que soy, volverá
a vestirse de hierba fresca que
alegres flores silvestres lucirá.

Soy polvo que espera…
Tú eres la lluvia que ansía el alma…
sólo Tú nos darás la calma…


Nancy
22 - 09 -11


Sí, sólo Jehová mediante su Reino nos librará de todo dolor, físico, mental y emocional, dándonos abundancia de paz...

Ya falta un día menos…



(*)  Salmo 22:19:  “Pero tú, oh Jehová, oh no te mantengas lejos.
 Oh tú, fuerza mía, ven de prisa, sí, en mi auxilio.”

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Disfrutar de la rosa...







“Vivo cada cosa como un milagro, y lo disfruto como tal”, le dije a Waldo mientras caminábamos de la mano por una bulliciosa calle de la ciudad.
Pocos días atrás estaba internada en Unidad Coronaria y ahora, aunque delicada, pudimos salir un ratito al centro a comprar algo para nuestra próxima Asamblea de Distrito. Agradezco a Jehová por cada instante…y lo disfruto.
Fue una salida breve, como no puedo moverme mucho vamos y volvemos en taxi, pero fue gratificante caminar unas cuadras bajo el cálido sol de septiembre que llenó de flores los incontables lapachos que adornan esta agitada capital norteña. 

No sé si la gente se tomará un tiempito para mirar hacia arriba, a ese manto de flores bajo el cual caminamos…o aunque sea…si mirará a la alfombra rosada, amarilla o blanca de pequeñas flores que el viento va descolgando de las ramas que escoltan nuestro paso…es tan bello…pero la gente está tan apurada…corre y corre…no sé si se darán tiempo para disfrutar de estos regalos del cielo…creo que por ser tan cotidianos los dan por sentado…como dan por sentada la vida misma…y tal vez no la disfrutan…ni la agradecen…

Nuestros días siguen con una amplia gama de emociones, pintando paisajes con colores sombríos y otros con momentos llenos de luz y calma…como este en que les escribo mientras escucho feliz a Damita dar clases de piano a un matrimonio joven. Está luchando, es un guerrear permanente, no sólo de día a día, sino de minuto a minuto. Tiene momentos en que está mejor, como este…y los disfrutamos con el corazón…y damos gracias…
Aún no le dan de alta médica y aún no puede volver a clases en el Conservatorio. Pero ya puede ir saliendo un poco de casa, siempre acompañada, y caminar un poco entre la gente.
Oramos que podamos estar en la Asamblea, nuestras fuerzas son tan escasas…pero con la ayuda de Jehová rogamos poder estar todo el tiempo posible en esa gozosa, anhelada y necesitada ocasión.

Ha vuelto Septiembre y con él las flores y todos los pájaros. Y ha regresado el Zorzal (*). Me alegra tanto oírlo cantar de nuevo en su árbol frente a casa…es una caricia al corazón… 

Esta mañana me hicieron varios estudios vasculares, mañana nos darán los informes. Mientras estaba afuera, Lulita había protagonizado un show de ternura hermoso. En el jardín hay una maceta en forma de paila adonde ella le gusta ir a acostarse. Mi mami ya no sabe qué hacer para que la gordita no se suba allí y no le aplaste las plantitas que, al final, nunca pueden crecer. Para evitar que se eche ahí, le puso algunas ramitas y pedazos de madera atravesados en la maceta…¡pero lo mismo se echa encima de todo! Damita la filmó, les dejo el video  de esos momentos tiernos…

Al final de cada jornada solemos terminar agotados y buscamos fortalecernos leyendo algún artículo de nuestras revistas o un capítulo de la Biblia. Y recordamos las palabras del Cristo: “Suficiente para cada día es su propia maldad.”. Y cuando la incertidumbre por el mañana trata de abrumarnos, nos repetimos el sabio consejo:

Nunca se inquieten acerca del día siguiente,
 porque el día siguiente tendrá sus propias inquietudes.
 Suficiente para cada día es su propia maldad. 
(Mateo 6:34)


Sí, vamos viviendo el día a día, dándonos tiempo para disfrutar de los detalles de belleza y ternura que traen...disfrutando de la rosa, de su perfume y color,  más allá de sus espinas...



(*) Al Zorzal le escribí aquí:

http://paginasdenancy.blogspot.com/2008/12/zorzal-violines-y-mar.html



lunes, 5 de septiembre de 2011

Entre abismos y La Roca


A veces pareciera que viajamos por un estrecho camino sinuoso de montaña, con el abismo a un lado y las rocas por el otro, con tramos cortados por derrumbes, donde uno sólo puede aferrarse fuerte a La Roca mientras se trata de abrir sendero entre escombros.
O como dijo el salmista, nos toca andar por el valle de sombra profunda, pero aún entonces, sentir que Jehová va con nosotros y nos da calma en medio de tormentas.
Jehová sigue sosteniéndonos en medio de adversidades y cada vez es más literal el hecho de sólo por él vivimos. Él es La Roca adónde aferramos nuestra esperanza, confianza y corazón.

Como les dije anteriormente, tenía pendiente una visita a la cardióloga por fuertes dolores en el pecho. Bueno, finalmente fui el jueves pasado a consulta y me internó inmediatamente en Unidad Coronaria con un diagnóstico de Angina Inestable, (es una afección en la cual el corazón no recibe suficiente flujo de sangre y oxígeno y puede llevar a un ataque cardíaco). Permanecí internada hasta ayer, menos mal que me dieron de alta a pesar de ser día domingo.

La doctora se tomó el trabajo de imprimir la larga lista de medicamentos contraindicados en la Miastenia Gravis, uno de mis problemas, y pegó las hojas en un lugar visible para que todos pudieran verlas para tenerlo en cuenta en caso de emergencias. 
Se lamentó frustrada:

-¡No puedo darte nada de lo que necesitas! ¡No puedo hacer nada de todo lo que hace falta porque todo está contraindicado!

El enfermero le preguntó si me ponía una vía (suero endovenoso). Y ella le dijo:

- No tiene venas periféricas.
- ¿Le ponemos vía central? (en el cuello), insistió él.
- No puedo darle ningún medicamento…(le respondió apesadumbrada).

No sé por qué, pero en vez de preocuparme por lo que eso implicaba para mi salud, me daba más pena de la doctora, porque veía su preocupación sincera, frustración e impotencia por no poder ayudarme.
 
Gracias a Jehová ya estoy en casa, sólo puedo tomar dos aspirinas con el almuerzo, y mucho reposo…y esperar que llegue el Paraíso pronto…


Pasamos momentos de extrema angustia: Damita sigue delicada con internación domiciliaria, mi mami llora de dolor de sus brazos y hombros, mi papá apenas camina, Waldo lleno de cargas y yo internada en el sanatorio, menos mal que queda a sólo 2 cuadras de casa.  Estaba aislada, son unidades de cuidados intensivos y no permiten cuidadores ni visitas sólo en los horarios en que sirven las comidas para ayudarnos a comer.

He estado con episodios tan fuertes que muchas veces sentí que no saldría del cuadro, sólo trataba de tranquilizarme y orar mentalmente todo el tiempo y aunque sea nombrar a Jehová en voz alta…sentí cómo estuvo reclamando vez tras vez mi vida del seol.

Sé bien que este no es el tiempo en que Él termine con las enfermedades y la muerte y que tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos. Sólo pido fuerzas para aguantar en fidelidad hasta el fin y que cuide de mi familia. Él lo hace, todo el tiempo nos está dando una salida, y somos muy conscientes de que sólo podemos seguir por su bondad amorosa.

Anoche conversábamos con Waldo sobre cómo nos sentimos por toda la situación familiar. Me conmovió lo que dijo, con voz queda y los ojitos vidriosos:

- Muchas veces, era tan grande la angustia…y entendía mejor lo que Jesús sufrió al grado de que su sudor era como gotas de sangre…yo no tuve gotas de sangre…pero debo haber estado muy cerca…

Pero también, ambos coincidimos en que todas estas pruebas tan duras nos apegan más a Jehová y se acrecienta nuestra dependencia de Él.
Ahora sigue un largo y tedioso deambular por diferentes médicos para tratar de estabilizar la respiración y varios estudios para ver el estado de las arterias, aunque los más precisos no pueden hacerlos porque no los resistiría.
Esta vez estuve demasiado aislada y no podía hablar con nadie, ¡la señora que estaba a mi lado dormía todo el tiempo y no le podía predicar!
Pero al menos a una enfermera le pude dejar una revista y la invitación para nuestra próxima Asamblea de Distrito: Venga tu Reino.


Como no pudieron ponerme suero tenía los brazos libres (sólo estaba llena de cables en el pecho por monitoreo cardíaco), así es que pude terminar el saco a crochet y una bufanda haciendo juego. También hice un tapetito para alegrar a Damita, para que vaya juntando para armar luego su nido cuando vuele del nuestro. Le gustó mucho y ya lo puso en su escritorio.


Saco calado


Bufanda liviana

Tapete


Estuve leyendo el Salmo 119 que nos corresponde para esta semana. Es inevitable contener las lágrimas en varios versos. Tengo que acostarme, a modo de despedida les dejo algunos de esos textos que expresan el sentir propio mejor que uno mismo:


Mi alma ha estado pegada al mismísimo polvo.
Consérvame vivo conforme a tu palabra. (vs:25)

Acuérdate de la palabra a tu siervo, la cual me has hecho esperar.
Esta es mi consuelo en mi aflicción, porque tu propio dicho me ha conservado vivo. ( vs:49-50)
Mi alma está constantemente en la palma de mi mano;
pero tu ley no he olvidado. (vs:109)
Si tu ley no hubiera sido aquello con lo que estoy encariñado,
entonces habría perecido en mi aflicción. ( vs:92)

martes, 30 de agosto de 2011

Cuando no haya más angustia...



“A veces la depresión grave pudiera persistir aunque nos esforzáramos por vencerla.”
Así menciona un párrafo de un artículo muy animador ( w90 1/3 págs. 5-9 Cómo vencer la depresión). Ese mismo párrafo termina asï: “la angustia de Jonás no fue perpetua. Él la venció. Por eso, si la depresión hace que la vida le parezca insoportable, recuerde que es como la tribulación de que Pablo dijo que era ‘temporal’. (2 Corintios 4:8, 9, 16-18.) ¡Será eliminada! Ninguna situación es irremediable. Jehová promete “vivificar el corazón de los quebrantados”. (Isaías 57:15, Editorial Herder.)”

¡Cuánto agradecemos a Jehová el cuidado amoroso y compasivo que nos brinda a través de su esclavo fiel y verdadero! La depresión grave es un enemigo silencioso con el que nuestra Damita lucha desde hace años y ahora se encuentra con internación domiciliaria supervisada por médicos muy comprensivos.
Su dolor es también el nuestro, por eso he estado un poco ausente.

Los hermanos de la congregación han sido muy tiernos y amorosos y nos están acompañando en este tiempo tan duro que estamos pasando. Le preparé para Damita pequeñas tarjetitas con dibujos bonitos para que cuando sienta algo de fuerzas les escriba a los hermanos agradeciendo sus visitas, mensajes y llamadas telefónicas y así lo está haciendo cada vez que puede. Ha resultado en un intercambio de estímulo, fortalecido vínculos y amistad y a ella le permite sentir el gozo de dar a pesar de su dolor.

Mi salud está relativamente estable, al menos puedo cuidarla, darle su medicación, acercarle la comida y quedarme a su lado la mayor parte del día. Eso es algo que meses atrás hubiera sido imposible que pudiera hacer así es que estoy muy agradecida de estar mejor y poder cuidarla.
Tengo pendiente una visita a la cardióloga, la hipertensión  anda molestando mucho, con dolores fuertes en el pecho.

Esta mañana vino una doctora bioquímica a sacarle una muestra de sangre a Damita para unos análisis. Como trabaja en un sanatorio cercano nos atiende desde hace varios años, incluso todas las veces que estoy internada allí y últimamente venía a casa porque no podía ir.
Estaba muy sorprendida por mi mejoría. Al despedirla aproveché para hacerle ver la colcha que tejí, le encantó y dijo:

-“¡Pero esta mujer es una prócer! ¡Dios existe!” (ella era una de las doctoras que no me daban ni días de vida)

- “¡Sí! Dios existe y Él nos da las fuerzas para seguir”, le respondí

A  modo de anécdota, les cuento que no veo las horas que pase agosto y comience a llover un poco por aquí. Es que este es un tiempo seco, con días soleados pero muy frescos aún, despidiendo al invierno, con vientos. Debe ser por eso que la electricidad estática me tiene a mal traer. Todos los años es lo mismo. Pero este ya es tremendo. Ya me da miedo de tocar algo por la descarga eléctrica que se produce. ¡Pobre Lulita! Cada vez que la acaricio le hago doler las orejitas o el cuerpito por la corriente. A este paso me voy a tener que hacer un traje de plástico que sirva de aislante.¡Ando al chisperío! ¡con ruido, luces y todo! Ya parezco un personaje de ficción, despidiendo rayos por las manos o dónde me toquen.
Estoy buscando información para saber más de la Electrostática, es muy interesante, como toda la Física, que me fascina.

Me gustan estos momentos, es tarde, todos duermen y sin que ellos lo sepan, velo sus sueños, los de cada uno, hasta los de Lulita que ronca plácida a mi lado. Y escribo. Y renuevo fuerzas leyendo. El artículo citado al comienzo va concluyendo así:

“Bajo el Reino de Dios (los “nuevos cielos”), una sociedad justa de personas en la Tierra (la “nueva tierra”) será elevada a perfecta salud emocional, física y espiritual. Esto no significa que esas personas no recordarán el pasado, pero debido a todas las cosas placenteras en que pensarán entonces, y que las alegrarán, no habrá razón para que busquen en su memoria las experiencias tristes del pasado ni para que cavilen en ellas. ¡Imagínese poder uno levantarse cada mañana con la mente clara y despejada, deseoso de emprender sus actividades diarias... y nunca más sufrir de depresión!”
*** w90 1/3 pág. 9 Cómo vencer la depresión ***

Ya falta un día menos…no te canses…ya lo vemos…ese tiempo anhelado cuando no haya más angustia...


En la altura y en el lugar santo es donde resido, también con el aplastado y de espíritu humilde, para revivificar el espíritu de los de condición humilde y para revivificar el corazón de los que están siendo aplastados.
(Isaías 57:15)



lunes, 22 de agosto de 2011

No te rindas...


Todo este tiempo hemos andando entre alegrías y sobresaltos.
Una gran, gran alegría: Damita tuvo el examen  final de Piano, de 7 año y aprobó! Ahora ya le quedan algunas materias más que cursar pero lo más importante y difícil ya está.
Está muy entusiasmada en dar clases de música y piano.

 Hacía muchos años que no podía salir en familia a disfrutar de unas hamburguesas, placeres simples, pero lindos, aquí van algunos recuerdos queridos de esa noche:




A ver...¿entramos los tres, con Ezequiel?...¡Sí!
 

Como sobró un poco de lana de la colcha, estoy tejiendo un saco calado que tal vez sirva para nuestra asamblea de distrito el mes entrante, aquí va un pequeño anticipo.




Por otro lado, los problemas cardiovasculares se acentuaron y pasamos momentos difíciles, con corridas al sanatorio de emergencias. Recomendaron reposo absoluto, hasta de los sentidos (con luz apagada y sin oír nada) por un vértigo que se sumó…pero es muy difícil que no esté escuchando nada, sólo trato de estar más tiempo acostada y no tanto en la silla.
La salud de Damita nos tiene preocupados, también con corridas de emergencias, esta semana le harán varios estudios incluidos un control de sus tiroides, pero vemos cómo Jehová siempre da la salida a toda angustia.

Voy a tener que ser breve y hacer caso a eso de ir a descansar, pero les dejo este poema para todos los que luchan día a día con la depresión y problemas emocionales, heridas del alma que no se ven pero duelen tanto…pero a pesar de todo:
No te rindas…
No te canses.
No dejes de luchar.
Sé que el dolor es grande
y las fueras minadas están.

Pero no te rindas.
Sólo no estás.
Somos muchos los que te amamos
y por ti no dejamos de orar.

Quien en lo secreto te tejió
sabe de cada arista del manto de niebla,
color angustia, que a tu mente envuelve.

No te canses.
No dejes de luchar.
Por cada lágrima tuya
mil flores se abrieron,
por cada sollozo del alma
incontables pájaros cantaron…
y están todos allí…
para ti…

No te canses, por favor.
Deja que Jehová tu carga lleve…
suéltala, Él te lo pide
y hará que cual águila majestuosa
remontes vuelo sobre
lo que hoy parecen montañas.
Deja que tus pensamientos
descansen sobre los de Él,
y verás que poco a poco
la esperanza te dejará ver
el paraíso más allá del dolor.
Que tus lágrimas cambien por flores
y el sollozo por canto de pájaros…
y espera….tras la negrura de la noche
despunta el alba y brilla el sol otra vez…
Por eso…no te canses…
No te rindas…
el día se acerca ya…


Nancy
22/08/ 11




lunes, 8 de agosto de 2011

Ensanchando la familia…y ¡Colcha terminada!




Uno sabe desde el principio que algún día los hijos volarán del nido que los vio nacer para formar el suyo propio…pero parece que uno, sin querer, pospusiera mentalmente ese día para el futuro remoto y lejano.

Debe ser por eso que cuesta tanto ver que empiezan a ensayar sus alas nuevas al tiempo que formalizan su noviazgo, felizmente, en el Señor.

Es una mezcla de sentimientos encontrados: felicidad al verlos felices, y la pena de ver que se aproxima el día en que no estarán a nuestro lado y dejarán el nido vacío.

Y uno se siente mal por sentirse mal, valga la redundancia. Pero, gracias a Jehová, hasta para estos sentimientos comunes a todos los mortales, hay palabras de ánimo dentro de su pueblo.  ( Véase *** g98 22/1 pág. 9 Cómo vivir feliz con el nido vacío ***)


Sucede, que como intuirán por lo antedicho, nuestra Damita se puso de novia con un precursor muy querido de nuestra congregación: Ezequiel.

Hoy vino junto a sus padres: Pedro y Verónica, sus hermanos: Emmanuel y Lucas y su abuelita Aída.  Compartimos el almuerzo y lindos momentos juntos para ir guardándolos entre los recuerdos queridos que van formando la historia de cada familia que se ensancha en número y afectos.
Me había dado un plazo de unos dos meses para terminar de tejer la colcha….¡pero ya la terminé! Llevó 26 días hacerla y estoy muy agradecida a Jehová de estar viva y haber podido disfrutar de este trabajo. Les dejo fotitos, en algunas se ve cómo Lulita duerme en mis piernas mientras unía los motivos tejidos, todo el invierno viene la gordita a dormir encima de uno, es muy friolenta nuestra gatuna belleza.






Ahora voy a dormir entre flores…tejidas…pero flores al fin. Son detalles, pequeñas sumas cotidianas que conforman:

Ese bien tan codiciado: LA FELICIDAD
No compares tu felicidad con la de los demás, buscando deficiencias humillantes en ella. Tu felicidad es tuya y no se parece a la de los otros vivientes, porque la estás edificando con lo que brota de tu interior, no con material producido en serie. Si mejoras y enriqueces lo que brota de tu huerto íntimo, tendrás mejor material con qué edificarla y será más tuya que nunca.

Tu concepto de los amigos; tu compasión hacia los enemigos; tu capacidad para desarraigar rencores que crecen a mansalva, como hierbas intrusas en tu huerto; tu celo por la higiene mental; tu sentido del valor de la estética en los rincones más íntimos de tu persona, combatiendo pensamientos que afean el jardín cercado de tu mente; todo eso tiene mucho que ver con tu felicidad, tan personal como tus impresiones digitales, que no tienen réplica idéntica en ningún otro ser viviente.
Álef Guímel
(Del libro “Ramas y Nidos”)

Gracias por formar parte de mi porción de felicidad…los quiero mucho…