miércoles, 6 de julio de 2011

"Después vendrá el silencio"



Y…se están cumpliendo los pronósticos sobre que este seria el invierno más intenso de la década. Llevamos varios días con temperaturas y/o sensación térmica bajo cero. Menos mal que al menos hay sol, bueno, eso dicen, yo no salgo de mi rincón ni abrimos la persiana, pero al menos una vez al día trato de ir al patio a ver a Lulita, que está poniéndose al día, tomando sol con su pancita al viento. Si mamá me ve salir, aprovecha para hacerme ver alguna planta que floreció, (hay un cactus chiquito muy bonito, con flores diminutas que me encanta). Son salidas muy breves, escasos minutos pero los disfruto.
Muchas veces ella me llevó a la cama macetas grandes, colgando de flores, para que las viera cuando no podía levantarme.


Llevo varios días muy engripada y con faringitis, Damita también, ella está tomando antibióticos y ya está mejorando. Yo prefiero tomar medicamentos homeopáticos, van más lento pero al menos no dañan el estómago, ya no resisto los remedios agresivos. La estoy pasando muy mal, pero hay que tener paciencia, como le decía a Damita:

- Me envuelvo bien en una manta, me quedo quietita…y espero….
-  ¿Esperar qué?, preguntó ella.
- Que pase…esperar que pase, le respondí.

Y sí, no queda otra, son enfermedades que tienen su ciclo, sólo hay que cuidarse y esperar…
Lo mismo sucede con este sistema en decadencia y sus males…el espacio de tiempo que tiene permitido se le acaba…sólo tenemos que cuidarnos espiritualmente, ayudar a otros a hacer lo mismo…y esperar…esperar que pase…
Con todas las cosas que nos duelen y no podemos modificar, sólo podemos hacer eso: aferrarnos fuerte a Jehová y esperar...Él a su tiempo hará que pasen...

Las noches han sido especialmente difíciles, me molesta la tos y no puedo toser con el respirador, tengo que sacarme la máscara para toser…y es a cada rato. Y no puedo dormir sin el respirador, me quedo sin respirar…es muy problemático ese tema…

En lo que doy vueltas y vueltas, pasando el largo tubo de un lado a otro, cuidando de no acostarme sobre él, parece que los sonidos de la noche se potencian en el silencio, a algunos los disfruto, como ser los fuertes ronquidos de Lulita que duerme pegadita a mi lado (tengo que moverme con cuidado para que no se caiga o la golpee con el tubo como manguera del respirador).

Pero hay otros sonidos que sobresaltan y angustian: las sirenas de alguna ambulancia, policía o bomberos que toda la noche se la  pasan corriendo de un lado a otro de la ciudad.
Orar es siempre el mejor remedio a toda inquietud, incluida esa. Luego de conversar con Jehová, si aún no logro dormir, escuchar lo cánticos con coros es un bálsamo.
Estas noches de insomnio y molestias, cada vez que escuchaba las sirenas venían a la mente estos versos, que nos trasportan al otro lado de Armagedón:


DESPUÉS VENDRÁ EL SILENCIO

Pronto esta apaleada tierra,
este planeta triste y perturbado,
ha de abrigarse con un manto nuevo,
distinto a todo lo que hubiera usado.

Un manto de silencio
urdido en los telares celestiales
con hilos de sosiego,
con madejas de paz que se devanan
y corren suavemente entre los dedos.

Un silencio bendito, sin quejidos,
sin gritos de dolor ni maldiciones,
sin horror ni metralla,
sin coches patrulleros;
sin sirenas ni alarmas,
ni veloces corridas de bomberos,
sin protestas obreras por un paga escasa,
sin lamentos de madres
reclamando algún hijo que nunca volvió a casa.

Un silencio cual música sublime
sin nada que su esencia contamine.
Sin labios que se muerdan para apagar un grito;
sin manos anudadas
porque conviene más que no se suelten.
Sin piernas refrenadas
porque de nada vale que corrieran.
Sin vientres por el hambre contraídos,
sugiriendo apetencias no saciadas
en la inclemencia de un invierno frío.
Silencio de los campos cultivados
con semillas dormidas en su seno.
Mutismo de las bestias reclinadas
después de un día de trabajo intenso.

Silencio de los niños que descansan
aunque las puertas no se hayan cerrado,
y de padres que oran dando gracias
porque el nombre de Dios se ha vindicado.

 

Álef Guímel
(Del libro “Pan sobre las Aguas)


Mientras espero que pase esta gripe…(y este sistema)…seguimos reflejándonos en el sentir del rey David, quien cantó:

Realmente hacia Dios mi alma está [esperando en] silencio.
 De él procede mi salvación.
(Salmo 62:1)




3 comentarios:

Robert dijo...

Estimada Nancy :

Aquí en el sur también se siente. Soy alérgico y entre el viento sur que trae desde miles de kms alergenenos y el frío hace una semana que estoy super congestionado, pero igual estoy trabajando. En el salón de ventas tenenmos calefacción y por cierto que la ponen muy alta, pero en el depósito donde está la mercadería no la hay. Y esos cambios de temperatura de más de 20° me matan.

En fin, gajes del oficio. Espero que salgan con bien de este invierno.

Por lo que veo andas mejor con la homeopatía.


Saluditos.


Robert

lolaselianto@gmail.com dijo...

Hola soy Loli , Desde españa , Barcelona .

Estimada Nancy acabo de leerte y realmente le oro a Jehová que te cuide mucho , que te de, doble racíon de su Espiritu Santo , en especial en este duro invierno .
Aunque quí es verano y muy caluroso .
Bueno espero que pase tu gripe , tambíen la de Damita . Y puedas dejar a un lado el respirador molesto y necesario a la vez . Ya veras cielo . ¡Me encanto ! la poesia "Despues vendra el silencio "Lo deso tanto hermana , tanto , que en ocasiones mi corazón enferma
Mi yerno he de decirte que sigue con su quimioterapia ... Esta en el tercer mes ... Juto e martes cpmienza . Le pido a nuestro Padre que lo ayude a tener fe . Ya que el no es creyente ... Pero es bueno y joven solo 32 años ... Nancy ora por el (Tony ) Y por mi hija (Selina ) Ella esta inactiba .Estoy convencida que a ti , nuestro amado Padre te escuchará . Te quiero hermana y te admiro ... me faltan palabras ¡Cuidateee Muchooo!. Filip 4: 6,7 y 13 .

carmenma dijo...

Ahh de la lectura de la semana, verdad? Me encantó y también hasta el vers. 5...del mismo capítulo. Lamento que esté tan terrible el clima. Acá no conocemos eso, las lluvias torrenciales sí....que también causan estragos. Espero que se puedan mantener calientitos y se recuperen pronto. Bueno, nosotros espiritualmente bien, he comenzado mi libretita con textos favoritos, como lo sugiere la despertad de abril/09, dice salmos, pero hay otros, como num 6:24-26...De salud no tanto, como suele pasar, por la herencia adámica, que no nos deja, pero que pronto olvidaremos. Cuídense mucho, con amor cristiano.