lunes, 10 de octubre de 2011

Manto de Estrellas



Cuando veo tus cielos, las obras de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has preparado, ¿qué es el hombre mortal para que lo tengas presente, y el hijo del hombre terrestre para que cuides de él? (Salmo 8:3-4)

Meditar en la grandeza de la creación, cielos incluidos, fue una de las cosas que llevó a David a acercarse a su Creador y profundizar su amor y apego a Él.

Mirar el cielo…ese es un pequeño (o gran) disfrute que hace tiempo no me doy. Los tiempos han cambiado. Cuando era niña me quedaba largo rato mirando a las estrellas en la terraza de casa, hasta que me llamaban porque había que cerrar la puerta del fondo.
 En la adolescencia, si alguna pena abrumaba, escaparse a la terraza y mirar al cielo era una suave caricia que tranquilizaba el alma, a la vez que la oración y meditar en esa grandeza desplegada ante los ojos hacían parecer pequeña toda inquietud. Nada que Jehová no pudiera resolver y consolar.
Tal vez el rey David sintiera algo así en sus largas noches a campo raso cuidando a sus rebaños.
En las agobiantes noches de verano, llevábamos colchonetas a la terraza y las poníamos sobre sábanas tendidas en el suelo y dormíamos tranquilos allí. ¡Cuánto disfrutaba de esas ocasiones! Aunque casi no podía dormir por no perderme ni un instante el placer de mirar esas luces celestes que titilaban tan lejos. Y no dejaba de sorprenderme si una estrella fugaz atravesaba el firmamento.

Ahora todo es distinto. Ya no puedo subir las escaleras; las estrellas no se ven tan bien porque hay mucha contaminación lumínica; y quedarse en la terraza toda la noche es muy peligroso en este tiempo en que el delito es cosa diaria. Y mis ojos ven todo difuso por las cataratas y miopía elevada.

Pero a pesar de todo, estoy muy entusiasmada por retomar algo que ansiaba desde niña: aprender más de las estrellas, el universo, y observarlas y aprender a ubicarlas en el mapa celeste. Ahora es más fácil aprender algo de Astronomía, en Internet hay mucho material serio en sitios educativos, y hasta se puede saber qué se puede ver cada noche teniendo en cuenta las coordenadas geográficas de donde vivimos y así poder ver y conocer mejor la porción de cielo que nos envuelve.
Sería una buena manera de aprovechar mi insomnio.

Fue un grato descubrimiento saber que se puede ir al Observatorio Astronómico de la Provincia, situado en Ampimpa  (a 150 km de la ciudad, en los Valles Calchaquíes), y hacer una visita guiada, con alojamiento en cabañas turísticas y observaciones nocturnas con el telescopio principal…¡¡¡AAAAhhhhh!!!...¡¡Ya estoy soñando con eso!! Ojalá un día podamos ir…

En el Watchtower Library hay mucha información valiosa y sugerencias prácticas sobre Astronomía ( por ejemplo: g96 8/8 pág. 25 Soy astrónomo aficionado)
Me gustó el comentario que hizo una revista seglar sobre la longevidad de los astrónomos, citada en Observando el mundo:
“Es posible que la alta esperanza de vida de los astrónomos esté relacionada de algún modo con la tranquilidad que caracteriza su trabajo”, indica la revista. O, según la misma, “quizás el simple hecho de estar en contacto con los milagros del universo y estar absorto en ellos tenga un efecto positivo en la salud”.
*** g94 8/8 pág. 29 Observando el mundo ****** g93 8/7 pág.

Sí, sin duda estar en contacto con las maravillosas obras de Jehová siempre tiene un efecto positivo, en todo sentido. Su creación y caminos son profundamente bellos e inescrutables.

Volviendo a la tierra, y a las “estrellas” que hace ver el cotidiano dolor, he de decir que ya me entregaron todos los informes de las cuatro ecografías doppler que hicieron para ver cómo andan las arterias. Lo bueno dentro de lo malo, es que el aneurisma de aorta está estable dentro de todo y por ahora no se habla de cirugía. Todas las arterias estudiadas están afectadas por el Takayasu (inlamación de la aorta y sus ramificaciones), pero relativamente estables, salvo las renales:  ahora ambas presentan estenosis (estrechamiento), así es que la cardióloga me derivó a un Nefrólogo, esperamos ir esta semana.

Gracias a Jehová Damita está mejor y ha regresado al Conservatorio para cursar las materias que le quedan, y ya tiene varios alumnos  en casa a  los que da clases de Piano y música. Lo más importante, es el gozo con el que regresa de su ministerio. Oramos que siga mejorcita cada día.

Mi querido Waldo sigue corriendo de un lado a otro…sólo Jehová le da las fuerzas para poder atender sus muchas responsabilidades, y lo hace con cariño a pesar del cansancio.

Ya es de madrugada. Me gustaría escaparme aunque sea al patio y tratar de ver la lluvia de estrellas fugaces Dracónidas que son visibles estos días por estas latitudes, pero todos duermen y no quiero que se preocupen si hago ruido, y está demasiado fresco…tendrán que esperar por otra noche los anhelos de observaciones de este proyecto de astrónoma aficionada que les escribe.

Pero haré de cuentas que estoy a cielo abierto, contemplando este



Manto de Estrellas

Aire fresco en la cara,
silencio profundo,
descansa la bulliciosa ciudad,
y busco la insondable belleza
de celestes espejitos que titilan
en el firmamento.

¿Puede medirse la paz?
¿Cómo se describe el infinito poder?
Resultan torpes las palabras
al querer expresar lo que el vasto universo
transmite al ensimismarse en él.

Honda gratitud y reverencial temor
embargan hasta lo más recóndito del ser
ante la magnificencia de tus obras, oh Dios.

De pronto, todas nuestras cargas,
pesadas y abultadas,
nada son, se desvanecen ante tu grandeza,
reflejada en todo lo que hiciste,
nuestro Soberano y Creador.

¡Tan pequeños somos!
Se pierden los ojos en lo profundo
tratando de captar el fulgor
de esas estrellas que están más allá
de lo que imaginar podemos.
Y resuenan las palabras del Maestro:
´Todas las cosas son posibles para Dios.´
(Mateo 19:26).

Gracias Jehová por crear el cielo,
por cada nebulosa y galaxia
que tal vez jamás conoceremos,
pero que están allí…
elocuentes testigos de tu Poder sin fin…
garantía viva de que Tú todo lo puedes hacer…



Nancy
10-10-11








4 comentarios:

carmenma dijo...

Hola hermana Nancy, me alegra saber de ud, había extrañado sus comentarios. Yo no he tenido esa oportunidad, de observar los cielos en esa forma, antes me gustaba ver las nubes y la forma que tomaban...pero las ocupaciones y el poco espacio que tenemos nos impiden hacerlo...mi casa tiene un patio minúsculo que además está enrejado por lo peligroso, así que imaginese ver el cielo...cuadriculado, en fin, Jehová nos dará la oportunidad muy pronto de apreciarlo mejor. Que bueno que esté mejor Damita, como padres es muy dificil cuando los hijos se enferman...Cuídense mucho y siempre puesta esa fe en Jehová, seguiremos adelante. Amor cristiano

Sara Elisa dijo...

A pesar de las "estrellas" que te hace ver el dolor, conservas el sentido del humor, la ternura y el entusiasmo hna y eso te hace brillar. Primero Jehová, cualquier scan q te hagan saldrá estable, ya verás. Saludos a todos en tu casa, hnita:)

Páginas de Rose dijo...

¡Qué bendición saber estas mejor.
Jehová conceder las peticiones de tu corazón.
Y un día, podemos ver juntos, sin miedo, las maravillosas creaciones de Jehová.
Bj

Rose

http://www.amigasqueengordam.blogspot.com/

LRDTAB dijo...

Que placer escribirte, Nancy y saber que Damita ha seguido mejorando. Y tu mejoría nos alegra cada día auque sabemos que la cura total está en el nuevo mundo gracias a Jehová. Dale un abrazo especial de mi parte a Waldo, un gran ejemplo para todos los que, desde la distancia, conocemos su trajinar.