martes, 27 de noviembre de 2012

Recordando Asambleas...


 
Cuantos recuerdos y emociones quedaron flotando en el aire a raíz del estudio de La Atalaya del fin de semana pasado: “Jehová congrega a un pueblo feliz”. Lo conversamos en familia, evocando sentimientos que destellan en el tiempo, le  hace bien al corazón y a la fe, “ver” de nuevo esas instantáneas grabadas en el álbum de nuestra memoria teocrática.
Algunas preguntas de los párrafos fueron como detonantes para que esas memorias desbordaran de las brillantes ánforas que los contienen.
Por ejemplo el párrafo 10 pregunta:
 
- ¿Qué asambleas guarda con especial cariño en la memoria, y por qué?
 
Son muchísimas, mencionando sólo algunas: la asamblea de circuito que tuvimos en el invierno de 1975 en la vecina ciudad de Santiago del Estero, yo tenía 10 años y fui una de los 62 hermanos que nos bautizamos en ese frío día de Julio. Calentaron el agua de la piscina y nos esperaban con abrigo y café caliente al salir de ella.
Los hermanos que nos dieron alojamiento tenían una humilde casita a las afueras de la ciudad, fueron tan amorosos…guardo con cariño el cuidado abnegado que nos dispensaron, dándonos la mejor parte de su casa, haciendo pan casero calentito para el desayuno o al regreso de la jornada, compartiendo cálidas conversaciones alrededor un brasero que ardía sin cesar. Nunca olvidaremos todo su amor. Ésa marca del verdadero cristiano, el amor en acción.
 
Otra asamblea querida fue la que tuvimos en el verano de 1986 en la provincia de Córdoba, a unos 550 km de aquí. Ése año se celebraron en el país cuatro grandes asambleas: “Mantenedores de Integridad”, con una asistencia combinada de 97.736.  En Córdoba fuimos más de 25.000 asistentes. Fue maravilloso ver a esa multitud congregada para adorar a Jehová, aprender más de él y disfrutar de trabajar junto a cientos de voluntarios, como lo hice en cada asamblea mientras pude.
Los hermanos de Plataforma se esmeraron en preparar una Biblia abierta gigantesca desde donde se dieron los discursos, era preciosa.
Hablando de quienes asistieron La Atalaya hizo este comentario:
“Fue una ocasión gozosa para ellos tener a casi 600 hermanos procedentes de otros 19 países y de cinco continentes reunirse con ellos. También les alegró saber que de los 97.736 que asistieron, unos 40.000 eran personas recién interesadas en la verdad. (Salmo 122:1.)”
*** w86 1/11 pág. 10 Asambleas sobresalientes en Argentina ***
 
Fue lo más cercano a una Asamblea Internacional que podré estar de este lado del paraíso (por la salud).
 
Un capítulo aparte entre las amadas asambleas están las que celebramos durante la proscripción de nuestra obra en el país. Anhelábamos tanto reunirnos juntos, ver a otros hermanos más que los del pequeño grupito al que veíamos semanalmente y pasar tiempo juntos intercambiando estímulo en los intervalos…era especialmente refrescante en esas circunstancias.
Gracias a Jehová pudimos ir a asambleas en países limítrofes, en nuestro caso a Paraguay y a Brasil. Reunirnos libremente allí, conocer tantas experiencias de los hermanos locales, viajar con los hermanos durante varios días…fue un maravilloso oasis en medio de ese tiempo de restricciones aquí.
 
Hay una asamblea especial, reciente, que me envuelve de recuerdos, emociones y sensaciones…aunque no tuve el privilegio de estar presente: la Asamblea Internacional de 2009 en Chile, a la que asistieron Waldo  Damita. ¿Raro, no? No haber estado y sentir como si hubiera ido.  ¡Cuánto anhelé esa asamblea! Y la disfruté, a pesar de la distancia y la ausencia. Como saben, un requisito para poder ser parte de la delegación de un país, es tener buena salud (para poder seguir el paso de todo el itinerario sin retrasar al grupo). Yo estaba muy mal para entonces. Incluso pospuse hasta luego de la asamblea un tratamiento delicado que requería internación para que la familia no se fuera más preocupada.

Recuerdo que buscaba en Google la ubicación del estadio donde se celebró, la del alojamiento donde estaba la familia, sus teléfonos allí, los puse en contacto con amigos entrañables de Chile a los que ansiaba abrazar personalmente…pero estuve allí…mi corazón, pensamiento y oraciones estaban allí…hasta canté con ellos y lloré con ellos cuando presentaron el primer disco con Coro y Orquesta…con ese cántico 89, el 111, el 134…¡cuánta emoción y honda gratitud! Damita grabó esos momentos en video para mostrármelos…¡y sigo llorando cada vez que los veo!...¡qué maravilloso es el pueblo de Jehová, esta bendita hermandad mundial que tanto amamos!
 
 
¡¡Ahhhhhhh!! (suspiro)…regresando al artículo de La Atalaya, la pregunta a los párrafos 15 y 16 dice:
 
- ¿Qué sacrificios ha tenido que hacer usted para asistir a las asambleas? ¿Por qué valió la pena?
 
Parece que siempre hubo que hacer sacrificios, de distinto tipo, por una cosa u otra nunca fue fácil asistir, principalmente por la salud, aún desde niña, con esas crisis de asma siempre presentes y otros males.
Cuando enfermé con toda la mochila de ayes actuales, mis padres compraron una silla playera, para que pudiera estar acostada en las asambleas, no podía estar sentada (aún ahora es doloroso y fatiga). Así es que, aparte del esfuerzo personal, fue mucho sacrificio para la familia llevarme, buscar un lugar apropiado, hablar con acomodadores para hacer un espacio suficiente para una camita (con su colchoncito ligero, sábanas y frazadas en invierno), trasladarme en silla de ruedas al lugar, recostarme y levantarme, dar la medicación continua.  Y desde hace 5 años se sumó el respirador, ponerlo en otra silla al lado y andar con los prolongadores de cables para enchufarlo. ¡Llevábamos tantas cosas que parecíamos músicos de alguna banda instalándose para tocar!
Bueno, en realidad, nos instalábamos para escuchar. ¡Y cuánto lo disfrutamos! A pesar del agotamiento, el dolor, de no poder hablar…esos momentos reunidos era lo que más necesitábamos para seguir aguantando…

Todo esfuerzo y sacrificio fue compensado con creces en bendiciones espirituales, gozo, paz y amor fraternal expresado y recibido.
 
Bueno, ya me extendí demasiado, quedan tantos sentimientos por recordar juntos, pero será para otro momento.
 
Gracias por acompañarme en este viaje hacia atrás en el tiempo...pero presente en los afectos...
 



martes, 20 de noviembre de 2012

Entre tejidos y estrellas...



Desde la cálida noche tucumana, en mi rincón dentro de esta bulliciosa ciudad, dejo un rato algunos proyectitos en crochet para hacer esto que tanto disfruto: escribirles.
 
Me cuesta mucho hacerlo porque estos ojitos siguen envueltos en nebulosas (y no precisamente la de Orión, jaja). Ya me hicieron los  estudios previos a la otra cirugía, que, Jehová mediante, será el 6 de diciembre, (ahora le toca al ojito izquierdo). El operado va mejorando, pero aún molesta. Todo el tiempo tengo un malestar en la cabeza porque no puedo ver bien sin anteojos o con ellos…un rato me los quito, otro me los pongo…es un malestar visual permanente por el desnivel entre uno y otro ojo. Hoy le sacaron el cristal derecho a los anteojos, pero aún así molesta mucho. Habrá que tener mucha paciencia y esperar.

Pero lo mismo sigo dándome vueltas para tejer. Es una terapia. Necesito hacerlo. Aunque vea tan borroso que esto sigue siendo “tejido en braille”. Estuve haciendo pequeños muñequitos tejidos para sacarle una sonrisa a los amados que están alrededor. Como a Romina le gustan los monos, quise hacerle uno a crochet, aunque nunca lo había hecho antes. Menos mal que le gustó…y no sólo a ella, sino también a Waldo, Damita y todo el que lo vio…así es que luego tuve que seguir tejiendo monitos. ¿Quieren verlos? Aquí están:




A Waldo le gustó tanto el suyo que lo llevó a su trabajo y lo puso en su escritorio, junto a la computadora. Me alegra que guste las cositas que tejo:
 

También estuve aprendiendo a hacer muñequitas japonesas que suelen darse de recuerdo. Las hice para Damita y Micaela:


 
Y un dulce llaverito para Patricia, un cupkake:


Le hice puntillas y una aplicación en forma de sombrilla a un tapete para la casa de los hijos:


 Y como a Ezequiel le gustan los caballos…¡tuve que aprender a hacerlo!...bueno, quería que fuera un pony…salió algo parecido...espero se note lo que es, jaja:




Ver sus sonrisas, aprecio y sus caritas de sorpresa y alegría al recibir estos detalles, hace que todo el esfuerzo valga y llena de satisfacción. Sí, en todo, hasta en esto: hay más felicidad en dar…
 
Ezequiel terminó su Escuela para el Servicio de Precursor. Fuimos el último día y fue una alegría enorme compartir esos momentos junto a él, la familia y tantos amigos queridos de otras congregaciones.


Ezequiel, con Emanuel, su hermano, y su mami, Verónica


No puedo fijar mucho la vista en la PC así es que no pude ponerles marco a las fotos.
 
Estos días han sido de calor agobiante. Las cuatro cuadras hasta nuestro Salón se hacen interminables y llego demasiado agotada. He pensado en usar la silla de ruedas de nuevo para hacer esas distancias (la doctora dijo que no me esfuerce demasiado y camine sólo hasta donde den las fuerzas). Pero no quiero darle más trabajo a Waldo, él nunca se recuperó de sus cirugías de hernias. Ya veremos…

Quisiera ir a la terraza en esta cálida madrugada para intentar ver las estrellas fugaces que están surcando el cielo del hemisferio sur estos días. Es una lluvia de estrellas, Las Leónidas, muy conocida por dar lugar a intensas tormentas de meteoros cada 33 años, lo que está relacionado con el período orbital de su progenitor, el cometa 55P/ Tempel-Tuttle. La última época de elevada actividad tuvo lugar entre 1999 y 2002.
 
También en este mes mejora la observación de la Gran Nebulosa de Orión, la hora ideal para hacerlo es a las 02 de la madrugada.

Pero mis ansias de astrónoma aficionada tendrán que esperar hasta que en la tierra no haya nada que nos haga temblar.  Por ahora, transcurren tiempos peligrosos para sentarse sola, de cara al cielo y llenarse los ojos (y el alma) de estrellas.
 
Pero nada impide mirarlas, aún con los ojos nublados, y colgarse de una de ellas…aunque  sólo esté aquí sentada…o me vaya acostar pensando en ellas…






viernes, 2 de noviembre de 2012

Nuestras Bodas de Plata. Fotos, video y anécdotas varias






He querido escribirles antes pero estos ojitos ven más borroso todo luego de la cirugía y me cuesta más leer y escribir. La otra semana recién me sacarán los puntos y de a poco iré viendo mejor.

Pero a pesar de haber quedado “renga” de un ojito, jajaja…(bueno…con uno no veo  y con el otro veo borroso), pero gracias a Jehová pude terminar los proyectos que estaba tejiendo: era una sorpresa que iba preparando para Waldo como regalo para nuestro 25° aniversario, sí, nuestras Bodas de Plata.
En nuestra habitación tenemos una mesita que a él le gusta para sentarnos junto a la persiana cuando ésta es levantada en los días cálidos, para dejar ver el sol y los árboles de la vereda del frente; tomando un matecito o recibiendo a alguien que nos visite.

Con la ayuda de Patricia, una de mis estudiantes, me acompañó al médico y luego a comprar un raso gris plateado para hacer un mantel de fondo para otro que estaba tejiendo. También le compré una corbata gris plata…todo en esa gama de color en alusión a la ocasión: Bodas de Plata. Estaba contenta porque nunca puedo compararle un regalito sorpresa pues no puedo salir sola y cuando salgo siempre es con él. También tejí una torta a crochet, con detalles de “merengue” plateado, a las flores le puse pequeñas piedritas brillantes en el centro y para presentarla la puse sobre una bandejita plateada. Quedó bonita, aunque en las fotos no se nota bien. Son regalitos sencillos, pero hechos con mucho amor…aquí unas fotitos:






 
 
Sólo hicimos un almuerzo familiar y en la noche salimos a comer unas pizzas con la familia de Ezequiel, él no pudo estar en al almuerzo pues está disfrutando de la Escuela de Precursores estos días.

Escribí un poema y se lo leí a Waldo, dejo un video para compartir ese momento:
 
Bodas de Plata


Una mirada basta para intuir las palabras no expresadas.
Conozco tus silencios, como tú sabes bien de los míos.
Si cansados llegamos del camino,
un gesto, una mano en la tuya alcanza
para refrescar lo agobiante que haya sido lo transitado en el día.
Son los pequeños disfrutes que trae recorrer juntos el sendero…
Gracias por estos años compartidos…
 
Una herencia Jehová nos dio: nuestra hija creció amando a Dios.
Una fiel cristiana llegó a ser, ahora formó su propio nido,
pero el nuestro vacío no quedó: siempre está abierto para todo
el que se asome buscando cariño, amor y comprensión.

Somos felices así…procurando contar los días
de tal manera que cuenten para nuestro Dios…
Él sigue siendo la parte fundamental en nuestra unión.
Nos sostuvo, abrazados, en medio de huracanes de adversidad.
Nos llena de gozo y paz cada vez que hablamos con amor de Él.
 
Así han pasado estos años…
los primeros veinticinco de la vida
sin fin que caminamos junto a Él.
 
Amigo. Esposo. Compañero confidente…
eres el viento que empuja mis alas para alcanzar los sueños.
Gracias por tu generosidad, por tu abnegado amor…
por cuidarme cada día...por esta vida compartida…

Te amo más cada vez…
 
 
Nancy  
31-10-12
 
Video leyendole el poema a Waldo;
 
video

Tarjetitas a modo de souvenir:

 
 
 
 Tejí una traba o hebilla para el cabello en forma de mariposa para ese día:


Mis ojitos molestan mucho. Aunque la cirugía salió bien, gracias a Jehová, fue preciso hacer una doble sutura pues no sellaba el ojito, por los problemas de colágeno de base, así es que esos puntitos están tensando la córnea y veo muy desenfocado con ese ojo (veo la imagen como doble y corrida). ¡Pero estoy fascinada por los colores!...no puedo creer lo mal que estaba viendo, todo es de colores intensos en comparación con lo que veo con el ojo que falta operar. Pero ese desnivel de visión en ambos ojos me fatiga  y abruma mucho, hace doler los ojos y la cabeza. Espero pronto me operen el que falta.

Las “Flores de un Cactus” siguen dándonos alegrías y lindas anécdotas.  No pensé que personas que no comparten nuestra esperanza puedan apreciarlo, pero no resultó así. Mis médicos están muy agradecidos por el libro, uno de ellos dijo que su esposa había llorado con un poema suelto que le había dado, así es que apreció mucho que le dejara el libro…”va a seguir llorando”, dijo al tiempo que lo guardaba con cariño.

 Un compañero de trabajo de Waldo le dijo que a su nieta de 13 años le encanta.
-“ Nos peleamos por leer el libro”, dijo su joven mamá, que estaba allí en ese momento.
 
Cintia, la esposa de un anciano, nos contó que su hijita, Azul, de 9 años, le llevó el libro a su maestra.
-“Tengo una Tía que escribe”, le dijo al tiempo de mostrarle el libro.
La maestra lo tomó y comenzó a leerlo, le gustó tanto que exclamó:
-“¡Es hermoso! ¡Justo lo que necesitamos para las clases de lengua! Tiene imágenes y metáforas muy lindas que nos servirán para estudiar”
Así es que se quedó con el libro para sacar copias de algunos poemas para darle a los alumnos y considerar en clase.
 
Son cosas que jamás se me hubieran ocurrido que pasen con el libro, estoy muy agradecida por el aprecio…y no deja de ser una manera de predicarles y contarles de nuestra esperanza a quien lo lee…escucharán el mensaje…¡aunque sea en poemas!
 
Romina y Micaela ya fueron amas de casa, las dos semanas siguientes ya darán sus discursos, Jehová mediante. Anoche ya hablaron con los ancianos para ser publicadoras no bautizadas, así es que ya se hará arreglos para considerar las preguntas del libro Organizados. Es un gozo muy profundo. Tienen tanto aprecio por la verdad y amor por Jehová…es una bendición muy grande estudiar con ellas.
 
Uno de estos días cuando fui a control de la cirugía, le mostré al oculista el mantel que estaba tejiendo, le gustó mucho, me felicitó y dijo:
- “Si esto podés hacer sin ver…¡¡las cosas que vas a hacer cuando veas bien!!”
 
¡Y cuántas cosas vamos a poder hacer y disfrutar cuando estemos bien en el Paraíso! Me encantó el estudio de La Atalaya para este fin de semana: “Mil años de paz…¡y muchos más!” . Anhelo…no, más bien…es una necesidad disfrutar del cumplimento de Isaías 11:6-9….amo los animales y me ahoga la emoción sólo pensar y visualizarme abrazando a un león, jugar con ellos, cuidarlos y caminar los senderos del paraíso con alguno de ellos al lado…¡¡ahhh!!!..gracias Jehová por esa realidad que ya contemplamos con los ojos de la fe…