domingo, 19 de mayo de 2013

Entre galemas y mares de ardora



Estos días tan agitados y complicados con tantas cosas, especialmente la salud y angustias varias, parecen días de mar revuelto, como esos que vi en diapositivas del Mar Cantábrico con vientos tan fuertes que en estas épocas pueden alcanzar magnitudes de galerna (*) con olas que llegan a superar los 9 m de altura.
 
Hemos estado yendo a médicos casi a diario, es agotador, tanto para mi como para Waldo que tiene tan escasos momentos libres y los ocupa en lidiar conmigo, aunque lo hace con todo cariño, me preocupa su falta de descanso...
Están haciéndome muchos estudios cardiovasculares, renales y próximamente, inmunológicos. No estamos pudiendo controlar la hipertensión arterial, ya me duplicaron las dosis de medicamentos para eso y aún no me estabilizo (tomo 4 pastillas diarias de dos diferentes medicamentos anhipertensivos). Es una de las complicaciones de la Arteritis de Takayasu (inflamación y destrucción de las arterias).
 Físicamente me siento muy mal, me agito mucho, camino escasos metros y ya no doy más. Estoy muy decaída y paso más tiempo con el respirador.
Esta semana no pude ir a la reunión, Damita tampoco, está con una fuerte infección respiratoria. Me da pena que a pesar de estar al lado, no puedo subir para acompañarla como quisiera.
 
La salud de mis padres también es delicada y Waldo no se está quedando atrás. En medio de las tormentas cotidianas, ver a las gatitas con sus travesuras nos da alegría; Lulita sigue refunfuñando, pero cuando queda sola se deja mimar. Le puse su camita en nuestro cuarto, al lado de la estufa porque de golpe vinieron días muy fríos. Así es que la escucho roncar. Es una tibia y querida compañía.
 
A pesar de los fuertes vientos en contra, seguimos esforzándonos cada día por fortalecernos, revisando nuestra lista de verificación espiritual, y tratamos de animarnos entre nosotros leyendo juntos o comentando algún artículo animador que hayamos leído o escuchado en audio. Como los de la revista La Atalaya de estudio de Agosto...¡qué maravilla! ¡Cuánto ánimo y consuelo!
Somos privilegiados de poder ser sostenidos por Jehová en medio de toda angustia.
 
Esos son algunos de los momentos en los transitamos por mares de ardora: “Mar de ardora es el término con el que se designan los mares luminosos o fosforescentes, también conocidos en inglés como milky seas.
Se trata de un fenómeno luminoso producido en el océano donde grandes masas de agua emiten una misteriosa luz azul debido, según recientes estudios, a la proliferación de una bacteria bioluminiscente (Vibrio harveyi), asociada a las microalgas de plancton.
La bioluminiscencia se extiende en todas direcciones y pueden manifestar su luminosidad durante días u horas.”
 
Busqué algunos videos y fotos y son realmente asombrosos, es como una aurora boreal en el mar...“¡Cuántas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas. (Salmo 104:24)
 
Pensar en esas maravillosas obras es otro de los momentos que disfruto y es una necesidad derramar esos pensamientos en palabras, como contenidos en una:

Caracola
 
 
Arena, por el sol dorada,
cuéntame tus diálogos con la espuma
que a tu orilla acerca la inquieta ola,
que va  y viene, que te abraza y acaricia,
y te regala el canto del mar
envuelto en la exquisita espiral
de la caracola que vine a buscar.
 
Quiero llevarla conmigo...
la quiero escuchar...
tiene tantas historias de la vida
de su paisaje de azul y sal...
 
Caracola...cántame tu canción
de vientos y olas,
de gaviotas y delfines,
de arrecifes de corales.
de gigantes y abismos,
de pececillos de colores,
de mares de ardora:
mares luminosos
que brillan en la oscuridad...
 
Ven caracola,
quédate en mi almohada,
cántame historias de azul y viento,
no me cansaré de escucharte...
será porque yo también
tengo alma de mar...
 
 
Nancy
19-05-13



(*) Una galerna es un temporal súbito y violento con fuertes ráfagas de viento del oeste al noroeste que suele azotar el mar Cantábrico y el Golfo de Vizcaya, y sus costas, por lo general en la primavera y el otoño.




9 comentarios:

Unknown dijo...

Me impresionó la calidad literaria de este poema. Por supuesto también la profundidad del sentimiento que transmite y a la que nos tenés acostumbrados.

nilda dijo...

Querida Nancy: Al leer todo lo que estan pasando y tener ese poder de fortaleza cada dia vemos la fuerza que nos da Jehova. Que bien nos a venido el libro de Jeremias.Como nos animamos unos a otros.Jehova te siga fortaleciendo al igual que tu familiaYa estamos cerca. Nilda

Silvestre Ferreras dijo...

Hola Nancy. Desde Santo Domingo, Rep. Dom. Siempre estoy pendiente de tus escritos. Son una fuente de ánimo para cualquiera, especialmente para los que están padeciendo alguna enfermedad. En esta parte del mundo ya inició la serie de asambleas de distrito "La Palabra de Dios es la verdad". Sé que ustedes generalmente la tienen a finales de año, pero, mientras leía este último artículo y saber de tus padecimientos, pensé en el drama que se está presentando el viernes a las 3:30 Reflexionemos en "las maravillosas obras de Dios". Creo que te verás reflejada en él y a la vez quizás piense en uno de los libros de la hna. "Alef Guímel". No te puedo decir más, para que no pierdas la emoción de lo imprevisto.

M°Dolores Góngora dijo...


Hola nancy querida . Soy loli de España (Barcelona) Me encanta y me anima sobremanera saber de tu labor abnegada para con jehová .La poesia es maravillosa ,sabes que tkm .
¡Bueno el mes que viene Julio tenemos la asamblea de Distrito ,la espero con ganas Un abrazo y Jehová te cuide y bendiga .

Anónimo dijo...

¿Ánimo cariño! ¡Ya falta un día menos! yo continúo orando por las personas que amo, entre ellas vosotros mi querida familia Tucumana. Sois como esas lucecitas fosforecentes a las que aludes en tu poema. Las que brillan en el mar. Todos brillais con luz própia, sobre todo alabando (aún en circnstancias adversas, y a pesar de las dificultades) a nuestro amoroso Dios Jehová. Que Él os siga bendiciendo.
T´estimo molt.
Dolça Gavina

JULLY. dijo...

Querida Nancy, me ha encantado tu poema, es una pena que yo no encuentre ninguna caracola. pero te cuento que el Mar Mediterráneo está hermosisimo, me he acordado mucho de vos. Siento mucho por lo que estás pasando, pero sé que tu fuerza interior (que es como esa luz que describes) te tiene fuerte. Jehová te siga bendiciendo, saludos para toda tu familia, y para vos querida amiga un abrazo muy cálido y con mucho amor. ( la bisabuela de internet).

IVONETE SANTOS dijo...

Afortunadamente servimos al Dios verdadero Jehová, así tenemos el consuelo de que un día seremos libres de todo sufrimiento.Jehová sea siempre con usted y familia querida hermana.

nilda dijo...

Hola Nancy Espero en Jehova Dios que estes mejor. Al igual que Waldo y tus padres y Damita y su esposo. Animo hermana hacen falta tus mensajes. Eres un gran ejemplo de fe y fortaleza Cuidate Nilda desde Puerto Rico

Ileana dijo...

Hola Nancyta. Que Jehová te bendiga hermanita querida. Oramos por tí y la familia a diario.