martes, 4 de febrero de 2014

Sol ardiente y flores

























Estaba deshojando el último día de enero cuando comencé a escribir el borrador de este mensaje, no quería que terminara enero sin cruzar la pantalla para sentarme a su lado y contarles algo de este agitado mes de estío.
Pero Febrero entró corriendo y no me dio tiempo a terminar de escribir, así es que aquí vamos de nuevo, tratando de condesar un mes completo tan sólo en un mensaje.
 
El verano por aquí sigue marcando récords históricos por las temperaturas extremadamente altas. Esperábamos que las lluvias trajeran alivio, pero no, está completamente cambiado el clima. Aún en las lluvias propias de la estación el calor no da tregua, y la salud se resiente.
Pero no puedo quejarme, a pesar del dolor y agotamiento nuestro de cada día (¡y del calor!), he podido moverme un poco más: el jardín y los árboles frutales de la casita me obligan a hacerlo...y me hace bien.
 
Damita y Ezequiel se fueron unos días de vacaciones, así es que nos quedamos de cuidadoras con mi mami unos días allá, (a unas 18 cuadras de mis padres, donde estamos Waldo y yo), y aproveché para trabajar con las plantas. Es un deleite. Luego descansaba debajo de los árboles y “disfrutaba de ver el bien por todo el duro trabajo”. (Eclesiastés 2:24)
A la siesta, no quería ni ir a acostarme a la cama por quedarme debajo del árbol de palta, así es que improvisaba una camita ahí, para disfrutar del viento cantando en las hojas...hermoso...era un arrullo...
Pero paradójicamente, no podía dormirme porque me faltaba el aire...¡con tanta brisa...y no podía respirar! Así es que tenía que entrar y ponerme el respirador...
Además, no me relajaba mucho pues de tanto en tanto echaba un vistazo arriba y veía que las paltas están creciendo...al igual que las naranjas y duraznos...a este paso, tendremos que andar con casco por el jardín...pues “lloverán” frutos...
 
Waldo también  hizo un viaje veloz a Cochabamba, Bolivia, a ver a sus papis. ¡Yo tenía tantas ganas de ir!! La verdad, me quedé llorando, ¡¡anhelo viajar!!...pero mi estado general no resiste viajes tan largos. No sé que les pasa a mis piernas, es desesperante el dolor y se hinchan muchísimo, los pies y tobillos parecen una pelotita, a veces siento que la piel de los tobillos se va a cortar con tan solo pisar y dar un paso, debo mantenerlas en alto...en fin..hay que empezar a recorrer por los médicos...ya me toca...
 
Cómo hay 10 árboles frutales en la casita (ahora se sumó un limonero), estoy buscando información para aprender a cuidarlos, cuándo y cómo podarlos, qué fumigación precisan, cómo y cuándo abonar la tierra, etc. También quisiera hacer un almácigo con semillas de flores de alelí y conejito gigante, además de la huerta de la que espera encargarse Waldo cuando nos mudemos allí. No es grande el terreno pero aunque sea un poquito de cada cosita quisiéramos poner.
Tenemos que aprender todo esto pues será parte de nuestro trabajo eterno en el Paraíso: cuidar la tierra y hacerla un bello jardín.
 
Este calor extremo y sostenido nos agota a todos, pero a los enfermos más aún. Todo el tiempo las autoridades advierten por radio y televisión de los cuidados que hay que tener para evitar los golpes de calor y en qué horarios es preferible no salir. Yo estoy adentro casi siempre, salvo cuando vamos a la casita y allí sí me quedo a la sombra de un árbol y no quiero entrar, pareciera que quiero llenar los ojos de verde y brisa para traérmelos cuando regreso a mi rincón...

Ese agobio debilita mucho y hasta la Neuronita parece que está deshidratada y no tiene muchas fuerzas para dictarme algo para escribir...
Pero gracias a Jehová, sigo aquí, aunque a veces más callada por este cansancio cotidiano, pero sigo aquí, tratando de hacer algo, aunque poco, pero que sirva para hacer que mis días cuenten, siempre agradecida por la vida y las cosas buenas y maravillosas de las que aún disfrutamos, los afectos, una flor, unas gatitas, unos árboles que cantan en el viento, o un precioso cielo estrellado de verano...
 
Estoy convencida de que por más duro que sea el camino, siempre hay pequeños gestos y detalles que nos alegran la vida...sólo hay que estar atentos para poder verlos...


3 comentarios:

Mº Dolores Góngora dijo...

Mª Dolores Góngora Trujillo
España (Barcelona)

Un cariñoso saludo para Nancy .
Acabo de leerla , sabemos que esta hacíendo mucho calor. asi que deseamos que se cuide mucho .
Por acá es el invierno, duro y muy frio ademas de vientos bastantes violentos por el norte . Bueno disfruta de tus árbolitos sin más un abrazo mi hermanita linda .

Débora dijo...

Alla tanto calor extremo y aqui tormentas nieve y frio, que pena no poder hacer la media y lograr un tiempito ideal, casi se puede sentir esa sombra acogedora de los arbolitos,me da gozo saber que en medio de estos dias de calima puedes disfrutar de esos parentesis,la unica nota gris es saber que las espinas siguen ahi, dandote bien duro hnita querida, en tu dia a dia se cumple 2Cor.12:10b para que aquellos que podriamos creernos fuertes en lo fisico, podamos recibir el animo que nos transmites con tu ejemplo de aguante.Un gran abrazo desde este rincon del mundo.

Anónimo dijo...

LEYENDO LO QUE TE ESCRIBIÓ DEBORA...ME DIO LA SENSACION DE FRESCURA DE PLACIDEZ,COMO SIEMPRE SUCEDE CON SUS PALABRAS JUSTAS,YESA PLACIDEZ ES TAMBIEN EL SABER QUE ESTAS DISFRUTANDO DE TU NUEVO RINCON VERDE Y FRUTAL NO IMPORTA EL TIEMPO QUE PUEDAS ESTAR LO QUE VALE ES ESTAR LO QUE SEA UN BREVE MOMENTO PUEDE SER ETERNO Y VALIOSO... UN PLACER LEERTE COMO SIEMPRE ...DESEO TANTO PODER VERTE...POR AHORA EN SUEÑOS DISFRUTO DE TU COMPAÑIA...QUÉ LOCO,NO? BESOS AMIGA!!!
SILVIA E.