sábado, 6 de septiembre de 2014

Cuenta Regresiva...


¡Me encanta Tucumán en esta época! Pareciera que toda la provincia de pronto se convirtiera en un inmenso jardín, con todas su calles adornadas por gigantescos ramos de flores amarillas intensas, rosadas, blancas, lilas y violetas…toda una gama aportada por los grandes Lapachos en flor a los que se suman los árboles “pata de cabra”, ó “Árbol Orquídea”.

Y aún queda flotando el en el aire la fragancia de los azahares, naranjos en flor, característicos de las calles tucumanas, ya sea en la ciudad, los barrios y cada rincón de estas cálidas tierras…parecen árboles nevados al estar cubiertos por sus pequeñas y perfumadas flores blancas…ahhh…todo se llena de vida mientras el invierno acomoda su maletas para seguir su viaje por otras latitudes…

Es como si las flores le tomaran el pulso a la Tierra, reconocen en su latido que llegó su momento de entrar en el paisaje, de desplegar sus coloridos trajes, de envolvernos con su esencia…de dejar el letargo de los días fríos y entibiarnos el alma…
Sí…ellas saben que se acerca la Primavera…ellas saben…
 
Jehová mediante, esta Primavera también nos traerá otra florecita que esperamos con amor: Jaelita parece que no aguantará hasta el 29 de este mes, fecha en la que está programada la cesárea de Damita. Es impresionante cómo creció esa bebita…¿quieren verla moverse dentro de pancita de su mami?...bueno, les dejo este video que se grabó Damy mientras su bebita se mueve con vehemencia dentro suyo, está filmado desde arriba:

 

Sí, ella también, como las flores, sabe que se aproxima su tiempo de entrar en el paisaje…

Con la ayuda de Jehová, pudimos estar presente y disfrutar de nuestra Asamblea Regional…¡qué maravillosa provisión de Jehová!...¡tremendamente emotiva! ¡¡Con razón el hermano Viajante nos advirtió que lleváramos pañuelos!! ¡Menos mal que le hicimos caso!
No puedo comentarles nada porque muchos de ustedes aún no la tuvieron…sólo decirles que hagan arreglos para no perderse ninguna sesión, ningún discurso…nada…

Yo no puedo mantenerme sentada por mucho tiempo, necesito estar recostada y apoyar la cabeza pues no la sostengo por debilidad de los músculos del cuello (¡y de todos!), así es que Waldo, amorosamente, sigue llevándome una silla reposera para aguantar el programa. Pero al final de cada día ya no podía más del cansancio y el dolor espantoso en todo el cuerpo y las piernas, necesitaba levantarlas sobre algo, así es que, aunque me daba vergüenza tener que levantarme al final del programa cada día, tuvimos que irnos al final del auditorio para que me diera un poco el aire y pudiera apoyar las piernas sobre su maletín, estaban terriblemente hinchadas, ¡mis pies ya parecían pelotas de fútbol con sandalias! ¡ya en vez de dar pasos…rodarían!

Aún así, la maravillosa instrucción de la que pudimos beneficiarnos, hacía que todo esfuerzo fuera compensado con creces…¡Gracias Jehová por esta Asamblea! ¡Y gracias a su Esclavo Fiel y Discreto por tanto trabajo en dispensarnos el alimento al debido tiempo!
Les dejo algunas fotitos de la familia:



 
Con los papás de Ezequiel y Emanuel, su hermano
 
Con mis padres:

Waldo en su discurso

 
Jaelita ya me está apurando a que termine de tejer souvenirs para ella…así es que ando muy atareada, dentro de lo que dan las fuerzas…
 
Luego de la asamblea volvimos a la rutina de recorridas médicas, durante la semana me hicieron 3 estudios que solicitó el Cardiólogo, los resultados estarán el martes, día en que también tiene que volver a verme el doctor…no sé qué cosita rara nueva hay en la ecografía doppler cardíaca que me hizo el jueves…ya veremos de qué se trata…
Sigo sin fuerzas y muy dolorida, como siempre, y cada pequeña cosa cuesta muchísimo esfuerzo…aunque por fuera no se note…

Ya la madrugada se instaló a mi lado, acompañando mi insomnio, el que aprovecho ahora para escribirles, mientras veo mi escritorio lleno de cositas en color rosa: hilos, tejidos, flores, cintas…un recordatorio del trabajo que aún me falta…espero mostrárselos luego…

Oramos que esta cuenta regresiva hasta el nacimiento de Jaelita transcurra sin sobresaltos, y que tanto ella como su mamita estén bien y podamos pronto disfrutar de tenerla en los brazos, con la bendición de Jehová…
 
Gracias por acompañarnos en cada tramo del camino y compartir nuestras vivencias cotidianas…los quiero mucho…


1 comentario:

Mirta dijo...

Qué hermosura esa panza. Me parece que Jaelita quiere aparecer en escena antes de lo pensado. Muchas bendiciones.