domingo, 20 de abril de 2014

Hasta pronto amado Nono Capriotti...

Damita, con Rubén y Pepita Capriotti, en 2010:
 
Semana difícil de hondas emociones, diametralmente opuestas. Pareciera que estos días he estado caminando sobre el filo de una gigantesca duna de arena, con un bello oasis de un lado y la sombra más triste del otro…
Cuesta poner en orden los pensamientos sin dejar que la emoción los ahoguen y no les permitan expresarse…veamos si podemos…
 
Lo bello, el Oasis:
 
El domingo 13 de abril celebramos nuestro último Día Especial de Asamblea. De por sí una asamblea es motivo del gozo más profundo, una ocasión para estar agradecidos por la instrucción tan oportuna y necesaria para seguir con ánimo y fuerzas estos escasos días que se descuelgan del Calendario del Señor del Tiempo.
Una asamblea es un tiempo de reencuentros y abrazos, de seguir cultivando ese amor que está intacto por tantos hermanos y amigos que no vemos a menudo, pero que los llevamos dentro.
Pero esta era especial por otra razón. Era un hito, un mojón  en nuestra historia teocrática. Los nuevos arreglos de asambleas son una muestra más de cómo Jehová y su hijo entronizado, dirigen la organización visible en esta parte del fin.
Es un privilegio estar vivos hoy y ver el cabalgar victorioso del Rey en su caballo blanco.
Otra ocasión privilegiada, llena de hondos sentimientos de gratitud y, a la vez, de esa necesidad de mirar hacia adentro y autoevaluarnos honradamente…ha sido la Conmemoración de la muerte de Cristo de este año, el 14 de abril.
Nuestra congregación, de 90 publicadores, recibió cálidamente a estudios, amigos y vecinos, llegando a 200 asistentes en esa noche tan sagrada.
Estas, y otras más, fueron razones de gozo, meditación y gratitud que conformaron un bello oasis en los afectos.
 
Lo triste, el Dolor:
 
Aunque su pérdida no fue tema de tapas de diarios y revistas, ni motivo de reportajes, homenajes ni declaración de días de duelo nacionales….para los que tuvimos el privilegio de conocerlo, nada de todo lo anterior habría alcanzado a describir la magnitud de la huella dejada por él en tantas vidas a las que nos mostró en la práctica lo que significa vivir la Verdad…
 
El domingo pasado (13-04-14), el día de la asamblea, a las 23 hs cerró sus ojitos nuestro amado hermano Rubén Capriotti, el “Tio” y “Nono” de muchos de los que vivimos por aquí. Él fue el papá espiritual de tantos que lo amamos y ya ansiamos volver a abrazarlo. Pronto…será pronto.

Entre mis primeros recuerdos, están él, su esposa Pepita y su hija Graciela. De hecho, mi primer alimento, me lo acercó Gracielita, su hija, pues cuando nací, ella fue a venos en la maternidad. Yo lloraba de hambre porque mi mami aún no tenía leche, así es que ella corrió a su casa, por entonces a pocas cuadras de allí, cortó por el camino una ramita de hojas de naranjo, presentes en casi todas las veredas de la ciudad, y me preparó mi primera mamadera: un té de naranjo…
 
Entre otras innumerables cosas, él fue mi Testigo de Matrimonio.
Sentí la necesidad imperiosa de estar presente en su funeral. Era difícil pues estaba viviendo en la ciudad de Aguilares, a 85 km de aquí y era el día de la Conmemoración. Sumado a que yo apenas me muevo, con mucha inseguridad y que ni mis padres envejecidos ni mi amado esposo podían acompañarme, me angustiaba buscando la manera de ir.
Gracias a Jehová,  se presentó una oportunidad: María Luz, otra hermanita que creció viendo su ejemplo y lo quería mucho, generosamente me permitió acompañarlos en su auto y pudimos llegar aunque sea al cementerio y acompañar a la familia. Fue uno de los momentos más tristes de mi vida.
Luego nos despedimos de la familia (una familia muy amada…que justamente apellida: Amado) y hermanos y emprendimos el viaje de regreso para llegar a tiempo y ultimar detalles para la Conmemoración. Gabriel, el hermano que conducía el auto, tenía a su cargo el discurso esa noche en su congregación.
 
Aún no puedo hablar y desahogar el corazón tratando de expresar aunque sea un poquito lo importante que ha sido en mi vida. Espero procesar este duelo tan hondo y poder escribir después.
Por lo pronto, les copio algo que escribí el año pasado sobre él, contando una anécdota más con las que pintó de colores nuestros días. Esto es del 10 de abril de año pasado:
 
Una breve y edificante conversación
 
"Con mi mami llamamos por teléfono a nuestro amado y siempre recordado Nono: el hermano Rubén Capriotti, quien literalmente se gastó por los hermanos y la obra en estas tierras. Desde hace varios años vive en Aguilares, a unos 85 km de aquí, junto a su esposa, Pepita, y al lado de su hija Graciela y familia. El 3 de abril cumplieron su aniversario de bodas número 65….¡qué gran ejemplo y bendición!
Cuando mi mami le preguntó cuántos años tiene, le respondió con débil voz:

- “No sé si tengo 91 o 92 años…”
 
Recuerdo cuando era niña, a veces cantaba bajito los cánticos en la reunión para disfrutar de escucharlo cantar a él, con su voz tan potente y afinada. Bueno, ¡lo mismo se lo escuchaba en todo el Salón! Le gusta la ópera y no tenía nada que envidiarle a Plácido Domingo o Pavarotti.
Los años han apagado sus fuerzas y su hermosa voz…pero nada, ni el paso del tiempo, ni la vejez y su fragilidad…nada apaga el gran amor que siente por Jehová y su Organización. Él siempre tiene algún comentario sobre las publicaciones recientes, por más breve que sea la conversación, siempre te deja algo edificante en qué pensar y te transmite su celo y amor por nuestro Dios.
Lo llamamos el domingo, ellos estaban alistándose para ir a su reunión. Me conmovió que apenas, luego de saludar, comentara sobre el estudio de La Atalaya y nuestra herencia teocrática.

Con débil y agitada voz dijo:
 
- “Todo lo que el enemigo ha hecho por tratar de remover el Nombre de Jehová….¡y no ha podido!...¿¿Pero quién se cree que es éste??”
 
Me llenó de ternura ese comentario, pues, quienes lo conocemos sabemos lo tremendamente estudioso que ha sido toda su vida y su capacidad y docencia para explicar hasta las profecías más profundas…y escuchar ahora ese comentario, con su voz apagadita pero llena de celo….ahhh…me emocionó…tal vez parezca ingenuo…pero está tan lleno de celo por Jehová…que conmueve…
 
Yo no me sentía bien anímicamente cuando hablamos por algunas angustias que pasamos, pero de pronto, esa breve conversación me ayudó a hacer foco y dejar el dolor de lado y centrar todas nuestras fuerzas, aunque pocas, pero centradas en enaltecer siempre, (hasta en breves conversaciones) el hermoso Nombre de Jehová. "
(10-04-13)
 
 
Buscando en las páginas de este Blog, encontré otros detalles que menciono de él y las cosas que influyeron en lo que soy:
 
Fragmento de: Belleza Subterránea (11/8/2008):
 
“Siempre me fascinaron las piedras y minerales, desde niña. Cuando salíamos de paseo e íbamos a cualquier río, lo primero que hacía era buscar piedras de colores o formas bonitas. Compartíamos la afición con un anciano muy querido, el Nono Capriotti, quien también andaba recogiendo y partiendo piedras para ver las bellas formaciones por dentro y luego les ponía una base de acrílico y un texto y las regalaba de adorno a los hermanos. Conservo esos recuerdos. Él decía que éramos “piedrólogos” jeje.”
 
 

A partir del lunes pasado, toda la semana he estado batallando con una fuerte infección respiratoria y mucha fiebre, hasta ahora. Quizás haya sido que me enfrié el día de la asamblea o la angustia que baja mis escasas defensas, no sé pero no logro recuperarme. Mañana me toca recorrer las salas de espera de 3 médicos…
 
Aunque tengo un dolor muy hondo, también, la paz y la esperanza es tan grande que equilibra la balanza del sentimiento. Él tiene su galardón asegurado. Y voy descontando los días para volver a abrazarlo…
 
Hay un poema que escribí hace pocos años, dedicado a ese puñado de personas que marcaron mi vida, aún sin que sepan cuánto: mis padres, las misioneras que sirvieron aquí, Lira (Álef Guímel)…y ellos:
 
 
Corona de Hermosura
 
..............................................
El Nono… el “Tío Capriotti” de todos...
Árbol frondoso de justicia
a cuya sombra fresca acudimos
tantas veces cuando el calor
de la adversidad agota el alma...
pozo profundo de sabiduría,
sabe siempre sacar la esencia
de la Escrituras para responder al cansado,
o al enseñar, exhortar y corregir.
 
La ternura de su amor tomó forma
en tantos actos silenciosos de ayuda
al necesitado, en cuadritos, tarjetas y hasta
piedras señalando algún pensamiento divino...
cosas que forman parte de nuestro tesoro material,
testimonio mudo de su amor por los demás.

Y la Nona... la “Tía Pepita”...
Fiel compañera, ejemplo de leal complemento,
que ayudó con su paciencia a que tantos
fuéramos consolados al caminar sobre espinos.
................................................
(Fragmento, del libro Flores de un Cactus)
 
 
“Yo sé que se levantará en la resurrección.”
(Juan 11:24)
 
En su casa en Aguilares, en 2011, estando muy enfermito:
 




PD: Otra pequeña historia dejada en estas páginas:
 
Una anécdota y un querido recuerdo... (domingo, 25 de mayo de 2008)
 
 
 
 
 
 

sábado, 12 de abril de 2014

El Bebé es….

 
Tenía pendiente de compartirles aquí las primeras “fotos” del bebé de Damita y Ezequiel. Esta es la primera ecografía, a las seis semanas, era apenas un botoncito luminoso que latía todo…puro corazón:
 
 
“Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas, respecto a los días en que fueron formadas y todavía no había una entre ellas.”
 (Salmo 139:16)

A partir de entonces le hice su primer ajuar en miniatura, bueno, es más un regalito para su mamita…como no sabíamos si era niña o niño, lo hice en blanco con un toque de color que serviría en cualquier caso. Es este: una pequeña mantita, saquito, pantaloncito y gorrito:
 
Al lado de una llave para comparar el tamaño:
 
 
 
Saquito colgado en una perchita, en mi dedo:
 
 
El miércoles 9 de este mes, ya con 13 semanas de gestación, le hicieron la segunda ecografía…¡y ya sabemos qué es!!...(pueden dar clik sobre la imagen para ampliarla):
 


¡¡Es una niñita hermosa!!, con el perfil de su mami, su nombre, como verán, es Jael. Jehová mediante, esperamos poder abrazarla en octubre…¡qué milagro tan maravilloso es la vida!
Me recuerda el cántico 110:

Tú me tejiste en lo secreto,
allí mis huesos viste tú crecer.
Escrito en tu libro todo estaba,
tus obras son maravillosas, bien lo sé.

Así es que ahora ya sé en qué color tejer: Rosa…aunque Damita me dice que  no haga nada en un color en particular por si acaso se haya equivocado el médico…
Pero ya hice un pequeño souvenir para Jaelita:




 

Hay un poema de Lira que me encanta, (como todo lo que ella escribió), siempre se lo regalé a hermanas y amigas que esperaban a su bebé…agradezco a Jehová poder vivir para ahora regalárselo a mi Hija:
 

El Hijo Esperado
 
Viene desde ti misma  y te reclama;
en tu sangre se afianzan sus razones.
Ya tiene herencia, identidad y derechos;
gravita en tus futuras decisiones.
Desde que existe en ti jamás podrías
por ningún bien mundano renunciarlo.
No toleras estorbo que amenace
la deslumbrante dicha de lograrlo.
Tu mano se hace rítmica meciendo
con ternura la cuna que lo espera.
Un misterio sutil te está envolviendo,
su presencia es real, casi dirías
que sus ojos te miran desde adentro.
 
 Álef Guímel
 

Gracias por permitirme compartir nuestras emociones…los quiero mucho…
 
 
 
 
 
 
 


martes, 8 de abril de 2014

Vivencias de Otoño: deshojando fotos, video y tejidos



 


Pasan los días con la rapidez de esta brisa de otoño que se lleva las hojas que bajaron a saludarme por la ventana…
Y se acumulan las vivencias por compartir, claro, dentro de lo poco que transcurre por aquí, por este rincón entre mi escritorio y la cama; entre mis ojos que miran lo que escribo, y los suyos que reciben estas letras…
Tengo un pequeño sillón a mi lado, allí dejo los almohadones donde apoyo las piernas y otro que ayuda a sostener los brazos en el teclado, claro, mientras escribo está vacío, salvo por algún tejido de turno que dejo a mano para seguir de rato en rato, entre un descanso y otro…
 
Allí también se sienta Waldo aunque sea por breves periodos: para compartir conmigo unos matecitos a la tarde, mientras leemos o ve algún partido de fútbol (que yo le busco)…pero es poco el tiempo que dispone, así es que disfruto esos momentos cotidianos, antes de proseguir con la ardua tarea de cada día.
 
Pero lo que quería mencionar, es que ese silloncito a mi lado, que aparentemente se ocupa de a ratos…en realidad siempre está ocupado…por ejemplo, allí se instaló el otoño y me lleno el cabello (y el pensamiento) de hojas doradas y naranjas…tanto que tuve que intentar tejerlas…estoy aprendiendo, aún no salen bien…van quedando algo así:
 

Por las noches, en las largas horas de insomnio, también se sienta allí la madrugada a contarme de las lejanas tierras de donde anduvo en su recorrido diario, prendiendo las luces en el cielo cada vez que el sol se va, es una compañera serena y sabia, y le gusta contarme sus hondas reflexiones…y yo aprendo…o al menos intento…
 
Damita entró en su 13° semana de gestación, mañana le harán la segunda ecografía y ya probablemente sepamos si preparamos todo en rosa o en celeste…
Gracias a Jehová está bien, dentro lo que se puede, con las molestias comunes en esa etapa tan especial, salvo que a ella le afectan más por su fobia y ha tenido que batallar con algunos ataques de pánico, pero está mejor, Ezequiel la cuida y contiene, al igual que toda la familia…¡¡hasta las gatitas!!
Ya tiene una pequeña pancita, esbozo del bebecito que crece a sus tres meses:
 

Ya le tejí el primer conjunto para el bebecito, tengo que ponerle botones al saquito, este es:
 

 
Espero empezar a tejer una pañoleta o mantita en estos días.
Por ahora estoy terminando algo que tenía pendiente durante todo el verano, es una blusa a crochet o sobreremera, para ponersela encima de alguna remera o solera que contraste el color. Tal vez, sino está demasiado fresco para Conmemoración, pueda ponermela, ya veremos. Es esta:
 

 
Ayer saqué a ventilar la cuna de Lulita, nuestra gatuna alegría de 12 añitos. Como había mucha humedad, quise aprovechar el buen sol para sacar al patio su ajuar felino: camita, colchón y mantita. ¡Pero ella se metió en su camita a tomar sol, muy feliz y juguetona, mordisqueando su moisés y sacando algunas varillas de mimbre!
Quería retener ese momento así es que la filmé, mientras la mimaba, ella más fiesta tenía…si levantan el volumen tal vez puedan oírme:

 
video
 
Ya son pocos los momentos en que juega, camina lento y con dificultad, le cuesta levantarse y moverse…como nosotros en casa…y…dicen que las cosas se parecen a sus dueños…¡¡las mascotas también!!
 
Con la ayuda de Jehová estoy haciendo el precursorado auxiliar estos meses de la Conmemoración, durante marzo y abril. Como el mes pasado tuvimos la visita de nuestro Superintendente Viajante, pudimos estar durante la reunión de precursores, que supero los 50, fue muy animador y edificante, al igual que los consoladores discursos que dio el hermano…un bálsamo…
 
Como voy lento en todo, como el caracol, recién estoy terminando de leer el libro “Ejemplos de Fe”, que salió en nuestra ultima asamblea de Distrito…¡¡qué bendición y maravilla de libro!! ¡Cuánto me ayuda! Realmente es lo que necesitamos en estos momentos, si aún no lo hicieron, léanlo, estúdienlo y medítenlo cuanto antes, tiene detalles que tal vez obviamos pero son muy importantes, llenos de enseñanza…de seguro encontrarán la respuesta a muchas oraciones que hicieron sobre distintas situaciones…tenemos mucho que agradecer a Jehová y su laboriosa organización…
 
Mis escasas fuerzas también se van pronto, pareciera que van siguiendo a las hojas que el viento dispersó…así es que por ahora regresaré a mi camita en busca de descanso, a recoger un poco de energía para luego seguir compartiendo retazos de mi vida en las páginas que escribo, que cruzan la pantalla hasta donde ustedes están…