viernes, 27 de junio de 2014

Ver de nuevo...

 
¡¡Todo bien!!...¡¡y rápido!!…gracias a Jehová la cirugía láser en los ojitos fue exitosa y he vuelto a ver como cuando salí de las cirugías de cataratas en el 2012…¡hermoso!...redescubriendo los colores, los detalles, los rostros, las hojas de los árboles en su copa...sus formas definidas y no sólo una masa verde o dorada sobre un tronco borroso.
Es como si hubiera estado en una habitación en penumbras ¡y de pronto prendieron todas las luces!...así se siente...
 
Hicieron capsulotomía posterior, “es un procedimiento quirúrgico que casi siempre debe realizarse tras la cirugía de la catarata, después de unos meses o unos años”.
 
Aunque se supone que no debía doler, pero tuve fuertes puntadas en los ojos por dos días y algunas molestias en la cabeza, con gotitas antinflamatorias pero ya estoy bien y quería saludarlos y agradecerles.
 
Lo que escribí en aquél  momento vuelve a ser válido para expresar lo que ahora siento:
 
 
Ver de nuevo
 
 
Gracias Jehová por tu bondad constante,
por haberlo hecho todo tan bello
y por poder descubrirlo ahora con mis ojos nuevos.

Esta oportunidad de volver a ver
deja acariciar y entrever lo que en breve será
lo cotidiano bajo tu Reino justo
cuando no quede en la tierra
nadie que por alivio clame,
donde el mudo cantará con alegría
y pronunciará feliz tu amado Nombre.
Cuando los ojos que sin luz están podrán ver
tus maravillosas obras y extasiados
por tanta belleza solo podremos alabarte,
cantar y eternamente agradecerte...
(Isaías 35:5,6)

Gracias Jehová por mis ojos nuevos...
 
 
Dáleth
16-12-12

http://paginasdenancy.blogspot.com.ar/2012/12/estrenando-ojitos.HTML

 
Y gracias de todo corazón por sus mensajes llenos de amor y acompañarme en cada tramo de esta travesía…hacen que las cargas pesen menos y pintan de colores los días grises...
 
Los quiero mucho...
 
PD: En la entrada citada arriba del 2012 aparecen las fotos de Blanquita y Pelusita recién llegadas...ahora están así:

 
 
 

lunes, 23 de junio de 2014

Ausente con aviso...

 
Vengo un ratito a saludarlos y contarles que quizás esté unos días ausente, espero que pocos…(pero miraré de reojo por aquí y el correo)...
 
Me adelantaron para hoy a las 9 de la mañana la cirugía de ambos ojos, será con láser, espero recuperarme pronto y seguir compartiendo nuestros detalles cotidianos en esta gran aventura de vivir...y encima…en los días finales…
 
Gracias por estar allí,
por compartir lo simple y lo bello,
la angustia y el dolor,
y por sobre todo:
la esperanza y el amor…
 
 
Los quiero mucho
 
 

viernes, 20 de junio de 2014

Cuando Despiertes en Primavera…


 
A Héctor Mendoza Alcayaga
(He´Mem y José Santos)
 

Último día de otoño.
Este año no verás llegar el invierno
por tus costas del Pacífico.
Pero me consuela pensar
que despertarás en la primavera
del ansiado Paraíso.
Tu Musa te llora. Tus hijos y nietos…
Tus hermanos y amigos…
habrá tanto que contarte
cuando despiertes en primavera…
 
No estuviste solo en la despedida,
unas trescientas almas que te amaban
te acompañaron a tu última morada.
Y un sinfín de amigos en la distancia
te lloraron y por los tuyos oraban.
 
Te conocí mientras buscabas un Colibrí
que había escrito tanto consuelo
y esperanza en forma de poesía,
Lira era su nombre…
como Álef Guímel la conocían.
No llegaste a tiempo para verla…
cuando viniste…ella ya dormía…
 
Soñaste con recoger sus versos
y sumarlos a los tuyos y a los míos
y a los de otros tantos que se acercaron
a un solo Sitio donde se respira
esperanza escrita en prosa y poesía.
Me alentaste a escribir,
aunque capaz no me creía.
- “Sólo soy barro con lágrimas mojado
qué podría escribir yo si de lírica no sabía,
sólo tengo esperanzas y sueños
y expresarlos no puedo”…
eso te dije un día.
 
Y tú respondiste:
“Tus sueños, no son sueños,
mujer de barro y acero,
Son esperanzas ciertas,
simple espera por lo que es seguro.”
Y así nació Dáleth, esa parte mía
que se siente viva al volcar lo que siente
en palabras que guardadas estaban
y hoy vuelan como semillas al viento
esperando que alguien las recoja
y haga más dulce y suave su sendero
y pinte alguna sonrisa en su abatimiento.
 
Ahora tú duermes y sentimos el desamparo
de tu paternal y fraternal cariño.
Llorarte a ti es llorar por tres:
por Héctor, el hermano sabio y equilibrado,
por He´Mem, el que escribía bellos cuentos
en la esperanza anclados,
y por José Santos, el poeta dulce,
el esposo enamorado de su Normita,
su Musa de juventud y otoño
que deshoja los días hasta que regreses…
 
Antes de dormirte le pedí a Mical,
(la dulzura que tienes por retoño),
que te diera este mensaje:
“Tus palabras se escuchan fuerte…
trascienden fronteras…
aún sin voz…”
Ahora ese mensaje cobra un sentido
más fuerte y real, más cierto y dolido…
 
¡Tantas veces escribí sin tener fuerzas para hablar!
Tomaré prestadas las palabras que dijiste un día
porque hoy es lo que haremos tus amigos por ti:
 
“No necesitas voz, para gritar tu canto.
Tus manos escribirán por ti
y tu hermano sembrará en el viento,
lo que se niega a proferir tu aliento.”
(José Santos)
 
Aquí estamos, con las manos llenas
de las semillas que nos dejaste…
las sembraremos en el viento…
y un día tú mismo las recogerás…
cuando despiertes en primavera…
 
 
Dáleth /Nancy
20-06-14
 
 
PD: Los seudónimos para escribir fueron tomados del alfabeto hebreo, de los nombres de las letras, pueden verse subtitulando algunos Salmos, como por ejemplo, el Salmo 34:
 
Álef Guímel: 1° y 3° letras hebreas
He´Mem:       5° y 13 ° letras
Dáleth:           4°  letra
 
 
 


 
 

martes, 10 de junio de 2014

Cerrarás mis ojos...En Memoria de He´Mem


 
En Memoria de nuestro amado Amigo y Hermano Héctor Mendoza Alcayaga, conocido por sus seudónimos He´Mem y José Santos:
 
 
—Cerrarás mis ojos—
 
 
Tu cerrarás mis ojos cuando me vaya...
Exhalarás un suspiro por mí, y harás una oración.
 
No podría cerrar los tuyos, no sería capaz.
Son muchos recuerdos juntos, mucho tiempo.
Galopo en el tiempo, me sacude, me quiere botar.
He tratado de detenerlo, lo juro. No he podido.
Se escurren las imágenes entre mis dedos,
Las risas y llantos pasan juntos, son tantos.
 
Tu cerrarás mis ojos cuando me vaya...
Exhalarás un suspiro por mí, y harás una oración.
 
No podría llorarte, moriría antes. No podría.
Bájame del tiempo, amor. No quiero cabalgar.
Salgamos a la veda del camino, lejos del tiempo,
donde los años no nos alcancen, lejos de la noche.
Te esperaré allí, donde el tiempo se ha detenido,
donde el Alto ha dictado el decreto, “¡Nunca Más!”.
 
Tu cerrarás mis ojos cuando me vaya...
Exhalarás un suspiro por mí, y harás una oración.
 
 
***
José Santos, a su amada esposa y musa: Normita

***********

Si lo desean pueden expresar sus condolencias, sentimientos y amor fraternal a su familia escribiendo a su correo:

hector.mendoza.a@gmail.com



 


domingo, 8 de junio de 2014

Desvelos, de José Santos

 
Desvelos


Oh, cómo despiertas nuestro amor por Ti, oh Jehová
Con tus actos maravillosos en el tiempo del fin
Cómo te llevas nuestras oraciones hacia tu hermosa persona
Como ajuar lleno de flores, de flores pintadas de crepúsculos
y amaneceres de sol radiante y cálido.
 
Tu mano se mueve como un látigo sobre los inicuos
Y has dispuesto tu lagar sobre este mundo maloliente
“Deja que se pudran sus viñas solo para ser cortadas”
¿No ha salido ya el Rey en su corcel blanco de justicia?
 
Estás meciendo la tierra de cabo a cabo, recogiendo
ovejas rezagadas, apurando a Lot y sus hijas
Tus mensajeros las han tomado en sus regazos
con verdaderos pastos y aguas de vida: “No miren atrás”.
 
Porque la expectativa gozosa también produce desvelos,
se lleva el sueño a volar por prados hermosos y un mañana feliz
Has puesto en nuestros labios risitas nerviosas, como las de mujeres
Jóvenes que no pueden dejar de reír, por más que lo intenten.
 
¿Cómo puede un corazón agradecido de Ti,
dejar de bendecir tu hermoso Nombre?
¿Si cuando a la adversidad has dicho:
“Basta” y, “Solo hasta aquí puedes llegar”?
Cuando nuestras fuerzas han llegado
al borde de la desesperación has cumplido
tu leal palabra: “No permitiré más allá
de lo que puedes soportar”.
 
Haz llenado nuestros rostros de risa contagiosa y agradecimiento
Y aun cuando permites nuestra partida, la hacemos en paz pues tu bondad
amorosa no nos deja ver la calamidad ni la tragedia, y nos arrullas entre tus alas.
Y para nuestros seres amados ya no resulta en un “Adiós”, sino en un “Hasta pronto”.
 
Gracias por permitir que sigamos viviendo para servirte,
Y si nos vamos, que sea para la gloria de tu santo Nombre…
Oh amado Dios, amado Padre, tienes nuestros corazones
en exultación constante, y los mueves de aquí para allá
como ofrenda mecida en tus patios.
 
Siga siendo bendito tu hermoso Nombre, por toda la eternidad
y hasta la longitud plena de todos los tiempos…Oh Jehová.
 
 
Abril 2014
 José Santos

 

sábado, 7 de junio de 2014

Nostalgias anticipadas...



Hace unos días Damita estaba preparando en el piano una breve improvisación que tenía que presentar para una materia en el Conservatorio. ¿Quieren oírla?:

video

 
La filmé para recuerdo, en principio para Jaelita…pero también para mi, se avecinan tiempos de cambios en nuestras vidas, mudanza y preocupación por mis padres envejecidos. De más está decir que me lloré todo el artículo de estudio del fin de semana pasado (Cuidemos a nuestros mayores, w14 15/3 págs. 25-29 )

Tal vez el próximo fin de semana ya se lleven el piano a nuestra casita para que Damita pueda estudiar en sus momentos libres. Waldo y yo aún seguimos en casa de mis padres. Aunque es algo que estaba previsto, ya la nostalgia anda arremolinándose a mi alrededor, intuyendo desde ya ese espacio vacío, reteniendo ecos de notas flotando en el aire, recuerdos de una etapa en la vida de nuestra hija, de nuestra vida, de los momentos difíciles en los que oírla tocar me llenaba de paz…

Ahhh…no quiero lagrimear…será quizás que sé que también nos iremos, como el piano (y con él) de esta casa paterna, impregnada de recuerdos…
Para colmo, hoy mi mami me dijo que no quiere comprar más plantas. Era raro, sabiendo cuánto le gustan y el bien que le hacen. Le pregunté por qué esa decisión:

-Es que, ¿quien va cuidar de mis plantas cuando yo no esté?…¿quién se llevará mis macetas?, respondió…
 
Le dije que no se preocupe, que yo las cuidaría, que no deje de cuidar sus plantas porque eso le hace bien, que no deje de hacer ninguna de las cosas que le gustan…
 
Así es que ando nadando en medio de dos mares de emociones: uno de expectativas por quien llega…y otro por quienes tememos que partan…

La Atalaya que estudiamos (15/3/14, pág 29, párrafo 16), hablando sobre las emociones de los hijos que cuidan a sus padres envejecidos, dice:
“Un especialista en salud mental señala al respecto: “La mejor forma de afrontar cualquier sentimiento, sobre todo si nos hace sentir mal, es reconocer que lo tenemos y no culparnos por ello”.
 
Pues, bueno, siguiendo ese consejo, reconozco mi nostalgia y temores, sin perder la confianza en que Jehová no nos deja solos y nos da las fuerzas y sabiduría para afrontar momentos dolorosos.

Pero…Un día a la vez…"Nunca se inquieten acerca del día siguiente, porque el día siguiente tendrá sus propias inquietudes. Suficiente para cada día es su propia maldad.” (Mateo 6:34)
 
Por lo pronto disfruto de Hoy, que brilló el sol de nuevo, que pude terminar de tejer el ajuar gatuno a pesar de mis ojitos, (tienen que operarme de nuevo, de los dos);  que escuché y vi tocar Damita, que Lulita duerme en su camita a mi lado…que mi mami regó sus plantas…
 



domingo, 1 de junio de 2014

¡¡Ajuar Terminado!!

 
 
Quería darle un toque tierno y a la vez especial al ajuar que estaba tejiendo para Jaelita. Pensaba bordarle unas flores rococó o pegarle algunas a crochet…pero eso es lo que generalmente se hace. Quería algo distinto, un recuerdo para cuando crezca…así es que... ¡¿qué más podría ser viniendo de mi?!:
 







 
 
¡¡Y sí!! ¡¡Tenían que ser mininos!! Mininas blancas, para ser más exactos. Para que sepa que, mientras la esperábamos, había dos mininas blancas ya en su vida, en su hogar. ¡¡Y eso que no tejí a Lulita!!

Bueno, nunca hice aplicaciones de gatitos tejidos, así es que…espero que se note que son gatos!