lunes, 10 de abril de 2017

Tu Hermoso y Amado Nombre



El 1 de Abril tuvimos nuestra Asamblea de Circuito “Cuidemos nuestro amor por Jehová”. El programa fue maravilloso, cada vez el esclavo fiel y discreto se esmera en prepararnos cuanta riqueza espiritual nutra nuestra fe y amor por nuestro Hacedor. 

Con la ayuda de Jehová pudimos estar presentes toda la familia, mis padres ya más limitados por la vejez y los dolores que la acompañan, estuvieron todo el programa, aunque mi mami  lamentó mucho no poder oír nada por su sordera. Ella usa audífonos en ambos oídos, y se compró unos auriculares muy sensibles que los hermanos de sonido amorosamente le conectan para que escuche, pero ya ni así pudo escuchar los discursos. 

Jehová en su gran bondad para conmigo, a pesar de no estar haciendo casi nada de todo cuanto quisiera, me ha permitido el privilegio de una entrevista en un discurso que presentó nuestro superintendente de circuito. Aunque estaba muy nerviosa porque temí no poder hablar claro por mi falta de aire, o de perder el hilo de lo estoy diciendo, (como me sucede últimamente), pero con la ayuda de Jehová pude expresarme con el corazón, porque era sobre algo de lo que amo hablar: Su Nombre y personalidad…

Les comparto aquí un video que grabó Waldo:


video


Fue una bendición y una caricia de Jehová que me permitiera alabarlo también de este modo en la congregación grande…
Intenté hacer un bosquejo inicial con las preguntas que el hermano haría, tratando de hilvanar las ideas…pero…sólo salió esto entonces:


Tu Hermoso y Amado Nombre


Me preguntaron cuándo
tu Nombre hermoso conocí,
y a amarlo llegué, más allá de conocerlo…
y los beneficios de tu persona conocer…
no sé si pueda en estos versos
expresar lo que por ti siento
y dar respuesta
a lo que me preguntaron de Ti.

Conocí tu Nombre
cuando aún no había nacido.
Debe haber una memoria lejana,
subconsciente, con tu Nombre
grabado en los recodos de la mente.

Al ir creciendo contigo,
fui conociéndote más,
amado Padre y Amigo.
Al andar a tu lado, en el día a día,
tu presencia siempre real
ante la belleza de lo que has creado,
ante tu sagrada Palabra escrita,
o ante el dolor no expresado…
fue entretejiendo de a poco
esta amistad con quien eres:
el Supremo Hacedor de la vida
en su pleno esplendor.
Todo lo has hecho Tú,
desde galaxias insondables
hasta la belleza oculta plasmada
en las rocas guardadas
en las entrañas de la Tierra.

¿Cómo no amarte, bendito Dios?
Eres el sentido y la razón de cuanto existe,
de la vida nuestra que vivir nos permites.
En ti están todas las respuestas,
no hay pregunta alguna
en nuestra inquisitiva mente,
que no tenga la respuesta exacta,
sencilla y exquisita a la vez…
Claro…Tú todo lo sabes pues
por tus manos fuimos formados.

La vida no es ahora tal cual
en un principio te propusiste.
sólo es cuestión de  tiempo,
de breve tiempo,
para que retome su brillo.
Y aún ahora, ante el dolor inmenso,
ante el sinsentido del obrar
humano que te da la espalda…
tú tienes la respuesta, del por qué,
y el hasta cuándo…

Eres Ancla y eres Faro.
No hay niebla, tormenta
ni ciclón que en nuestra vida arrecie
en la que Tú no puedas sostenernos,
asidos fuertemente en tus brazos eternos…

Por tu luz podemos ver más allá del dolor.
Por tu Hijo amado, tu más grande regalo,
ya vislumbramos ese cielo diáfano y azul
sobre esta tierra majestuosa, vestida de Paraíso,
de colores plena, de flores cubierta…
tú nos has dado la garantía,
tu propósito eterno sin falta cumplirás
por amor a tu Gran Nombre
y porque no olvidas a tus siervos amados jamás.



Nancy
21-1-17









2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, hermana Nancy, por su buen ejemplo. He leído sus publicaciones desde hace un tiempo, pero no es sino hasta ahora cuando puedo ponerle voz a esas fotografías. Yo también padezco de tres problemas de salud crónicos, dos de ellos de tipo físico y uno mental, un trastorno del estado de ánimo de origen neuroquímico y psicoafectivo con el cual he vivido desde la infancia. No obstante, he aprendido a vivir con ellos gracias al amor leal de Jehová. Filipenses 4:6, 7, 13 es uno de mis textos favoritos. Y aunque en ocasiones uno puede sentirse debilitado por fuera, por dentro se hace poderoso gracias a que para todas las cosas tenemos la fuerza en virtud de Aquel que nos imparte poder, ¿no es cierto? En cierta forma, eso hace que para nosotros Jehová sea todavía más real, pues hemos visto y sentido la acción de Su inmenso cariño. ¡Adelante, hermana Nancy, que ya falta muy pero muy poquito para la liberación! JSC (Guatemala)

Maria Gloria Diez Victoria dijo...

Querida amiga gracias a Jehová por conocerte por tus escritos , a mi me han dejado huella y una gran impronta en mi corazón