viernes, 19 de diciembre de 2008

Zorzal, violines y mar…


Un Zorzal Colorado nos ha honrado con su canto, (y su nido) , y se ha instalado feliz en uno de los árboles frente a casa. Ahora mismo, mientras les escribo, trato de imaginar esa gargantita que no deja de cantar todo el tiempo…y hasta percibo en las manos la vibración de tan bella cajita de resonancia…quisiera acariciarlo y agradecerle por tanta música. Pero no está solito…no…hay toda una bandada de pájaros diferentes organizados en un mega coro alado. Un regalo a los sentidos.Por supuesto, las gracias, permanentemente, van a su Hacedor…como todo lo bello que nos rodea: flores, paisajes, música, colores…uno se queda mirando…o escuchando…y lo primero que del alma brota, es un “¡Gracias Jehová!”

Estos días Damita se preparaba para un examen de Historia de la Música, y mientras estudiaba en voz alta, uno que otro dato intentaba registrar mi Neuronita solitaria. Entre ellos, me llamó la atención saber más de Andrea Amati (c.1520- c.1611), de Cremona, quien fue el padre de los fabricantes de violín en Italia y fundador de la famosa “Escuela de Cremona”. Se dice que los violines construidos por él se caracterizaron por la dulzura y suavidad del sonido. Tal vez sea una observación muy elemental…pero me quedé pensando cómo de la madera y cuerdas se puede crear algo con más o menos dulzura, según lo desee su artesano (luthier).

Nosotros, los seres humanos, somos más que madera bien tallada y cuerdas: estamos hechos a la imagen y semejanza de nuestro Creador…así es que Él está en todo su derecho en esperar que hagamos que nuestra vida sea música que lo alabe, con la mayor dulzura y suavidad para tratar a otros…en resumen…con amor…como Él mismo lo es. (1 Juan 4:7-8)

Y hablando de música y violines y esa habilidad para “enhebrar el viento”…viene a la mente este poema tan bello:


A un concertista

Tu música es un bien invalorable,
evasión y consuelo;
es una mano tibia que suaviza
las marcas del flagelo.

El violín en tus manos no es madera,
es verbo y sentimiento.
La música responde al que en las cuerdas
sabe enhebrar el viento.

Los diques del silencio no amortiguan
tu fugaz melodía;
vaga en los corredores de mi mente,
calza en las huellas mías.

No importa cuánto pese el sedimento
de los años vividos,
el corazón de carne se hace ingrávido
por esa voz mecido.

Fuera del instrumento que la causa
se esfuma liberada,
repercute envolviendo al que la escucha
en una etérea sensación alada.

¡OH, si mi voz extrovertida fuera,
desde su caja humana,
igual que tu violín reverberando,
prolongada y lejana!

Si pudiera arrancar en corazones
evocativos ecos...
Si pudiera llenar de acordes suaves
el frío de sus huecos...

Más allá de la forma y la materia
trepida el sentimiento.
La música regresa y se entreteje
en la urdimbre sutil del pensamiento.


Álef Guímel
Del libro “Pan sobre las Aguas”
http://www.cuentosteocraticos.net/

Bellísimo…deja música y caricias en el alma y hace más leve toda carga pesada que el dolor imponga, ¿verdad?

Finalmente, Damita aprobó su examen con 10, la Neuronita aprendió algo y hasta Lulita, nuestra hermosa y obesa gatita, disfrutó de esos momentos de estudio, pues se tomaba su tiempo para afilar sus garritas en nuestro calzado, al que el calor agobiante obligaba a dejarlos de lado, mientras saboreábamos unos ricos mates. Claro, hubiera sido lindo estar descalza en la arena y que esos mates se disfrutaran en la playa frente al mar, como en Monte Hermoso o Pehuen Có, las únicas playas que conocí.(*)
No sé si otra vez pueda repetir esa experiencia feliz de este lado del paraíso, tendría que dejar de necesitar este respirador…y…uno nunca sabe…lo que sí es seguro es que, cuando en breve, ya no exista clamor ni dolor, no será sólo un anhelo sino una realidad cumplida el poder caminar de nuevo por alguna playa y disfrutar de los besos suaves de la espuma del mar al pasar…

Uy!...perdón…no sé en qué momento la Neuronita viajera se escapó de nuevo al mar…regresemos un momento a esta verde y florida ciudad…tengo que terminar de contarles algo del zorzal que canta frente a casa. Mejor se los cuento a través de este poema:

A un Zorzal Colorado

Hace días que quiero escribirte.
Hasta busqué algunas fotos tuyas para que
todos puedan conocerte mejor…
incluso busqué alguna grabación con tu canto
para que quienes nunca te oyeron puedan deleitarse contigo.

Quería agradecerte porque,
entre tantos árboles de alrededor,
escogiste el que está frente a mi ventana
para hacer tu nido.Creo que no fue casual.
Necesitaba la calidez y ternura que inspira tu canto.
y aunque los días fueran grises,
por fuera de la ventana o dentro de mi alma,
tú te has encargado de pintar colores y dibujar
sonrisas en este rostro si estaba triste.

¿Ves que tengo mucho que agradecerte?
Tal vez para muchos seas sólo un pájaro común,
de los que abundan en plazas y parques,
muy sociable y que no temes al hombre.
Para mi eres especial.
Llenas el aire de música y me sacas
de cualquier estado que el dolor imponga,
cambias mis espinas por rosas…
y tú no lo sabes.

Pero estoy preocupada.Hoy no te oí cantar.
Temo que la tormenta anterior
haya desbaratado tu nido y ahora no cantas
airoso reclamando tu territorio por aquí.
No sé dónde estás.
Pero sé que Quien maravillosamente te hizolo sabe.
Ruego que tu cajita de música no se haya callado.
Seguiré esperando tu canto en la mañana.
Y si no regresas, me consolaré pensando
que encontraste un árbol bello y frondoso
donde preparar tu nido y cuidar tus pichones,
y seguir cantándole a la vida,
a tu Creador,y a quienes nos pintas sonrisas
en el corazón con tu dulce canto.

Gracias por las lecciones dejadas:
Vives tu vida simple, cantando,alabando,
dando, alegrando a otros…
y así… nunca vives en vano.

Dáleth

Luego de unos días de ausencia, el zorzal regresó y trajo consigo la alegría propia del reecuentro con los amigos. Está bien…¡y sigue cantando!

¡Otra vez! No sé en qué momento fuimos desde el nido del zorzal, a los violines de Italia, al mar y vuelta a casa…ah! Es otra de las bendiciones de Jehová: la imaginación, que nos lleva donde queramos estar… y las palabras que hacen visible el viaje para los demás.

¿Saben qué tienen en común el zorzal, los violines y el mar?....la música…sí, cada uno con su estilo y canciones diferentes que enriquecen la vida, y que, como toda cosa que se disfruta, hacen que uno exclame: Gracias Jehová… (en este caso): gracias por la música que hay en todo lo creado.

Y bueno, antes que se cansen de leerme…mejor me voy con la música a otro lado, jeje. Ya a estas alturas no encuentro cómo sostenerme sentada, necesito todo el andamiaje que soportan a los edificios en construcción, así es que mejor regreso a la camita, dolorida y agotada , sí…pero feliz de haber compartido este momento con uds.

Un abrazo muy cálido…y caracolas marinas que les canten y arrullen mientras les cuentan historias del mar…

Jehová los cuide y les de las fuerzas para sobrellevar cada día…

Con cariño
Nancy


(*) Para conocer un poquito más: pasajes via Internet Airlines:

http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Hermoso

http://es.wikipedia.org/wiki/Balneario_Pehuen-C%C3%B3

7 comentarios:

Débora dijo...

Nancyta preciosa, frente a mi ventana no hay arboles que puedan dar cobijo a ave alguna,ni mi querido mar esta a la vista,pero leerte a ti y a Alef en la mañana suple con creces el canto de cualquier pajaro, el rumor del mas bello mar y el sonido del más refinado violin, tus mensajes dan luz a la mas gris de las mañana amiga querida.
Como todos los que esperamos las promesas de Jehová, hay muchas ilsiones que deseamos ver cumplidas, y una muy compartida por todos los que tenemos la bendición de conocerte es dar largos paseos a tu lado, riendo,platicando y como dijiste hoy sobre la arena de una linda playa.
Gracias por el esfuerzo que bien sabemos te cuesta regalarnos tus dulces palabras. Besos y una cariñosa felicitación a Damita por ese 10.Tonyi.

Rosa dijo...

Rosa - España

Hola Nancy. Encantada de asomarme un poquito por la ventana de tu casa, aunque en realidad lo que más me ha gustado es lo que veo dentro de ella: una persona valiente, sincera y sin tapujos, ¡me encanta!
Recibe abrazos y besos.

JULLY dijo...

Querida Nancy,mi más querida de mis amigas, vos me haces soñar.
(te hablo en argentino ja ja.)
Pienso en pájaros y recuerdo los
de Mendoza "Los que me cantaban por la mañana"TODOS son creación de Jehová.acá no he visto ningún hornero, pero hay unos gorriones por mi ventana.Pienso en música
y se me viene a mi memoria a mi hijo Alejandro , quien tambien toca el violín, el también es (lutier ) Y sigo soñando y pienso en todos los sentidos de los que nos ha dotado Jehová, te faltó añadirle el aroma de las flores y tambien pienso en una gran fuente llena de frutas de , todos los sabores, colores , olores y diseños ¡ que generoso es nuestro padre ! y otro dia te cuento mi experiencia con el mar.
TE QUIERO MUCHO (estoy gritando )
GRACIAS, me emociona todo lo que escribis. Un millón de besos y chauuu.

Sara Elisa dijo...

Gracias por siempre escribir tan bonito. Te quiero mucho Nancy

Estrella dijo...

Gracias por tu saber vivir Nancy. Y un abrazo a Damita, por ese 10. Queda pendiente un concierto cuando podamos encontrarnos, vale?

GEORGETTE ASFURA dijo...

La ultima vez que vi un Zorzal fue en Centro America... siendo aun niña. En el folklor centro americano se hace mucho honor y referencia a los Zorzales, son aves dotadas, como dices tu, de tan bella cajita de resonancia... GRACIAS POR COMPATIR TU CONCIERTO CON NOSOTROS... LO HACES TAN PERO TAN BIEN... QUE CASI ESCUCHE A LOS ZORZALES.

Rosalba dijo...

Querida Nancy : tú valor nos da el ejemplo a seguir, hace 2 semanas mi madre de 101 años tambien lucho por seguir viviendo y lo logró, presento insuficiencia cardiaca y la venció, gracias a Jehová. Me admira la valentia de las 2. que Jehová te bendiga , un beso desde chicago Illinois USA tu Hna en la fe Rosalba Medialdea