sábado, 5 de octubre de 2019

Flores sobre espinos



Me tocó crecer y vivir con dolor.
Todo tipo de dolor:
Físico, mental, emocional.
Y no soy la excepción.
Lamentablemente,
es algo demasiado común.
Una realidad no deseada
ni planeada por el Dios Feliz.
(1 Tim.1:11)

Pero eso no quiere decir
ni supone automáticamente,
que no se pueda ser feliz.
Hay plantas que florecen
en rendijas de piedras,
en suelos áridos,
o en medio de agudas espinas
como las flores que coronan los cactus.

No me gusta la palabra Resignación.
Desde mi modesta perspectiva,
la siento como con un toque negativo.
Prefiero  la Aceptación.
No me peleo con lo que me tocó
en la vida, ni es algo que me haga feliz.
Sólo lo acepto como lo que es,
y busco algo bueno dentro de esto
que me sirva de piedra donde apoyarme
para seguir hacia arriba
y no caer por la pendiente.

Sé que el camino se hará
cada vez más cuesta arriba.
Y también sé que no estaré sola
y que tengo tanto, tanto que agradecer…
El Padre Tierno no ha dejado
de sostener mi diestra con la suya
y sigue tirando de mi cada vez
que siento que resbalo al abismo.

Mi vida está sembrada de flores
que se elevan sobre espinos,
colores que pintan mis días
de tantos afectos, amigos
que refrescan y nutren mis raíces
sin importar lo pedregoso del camino.


“Jehová siempre te guiará y te saciará
incluso en tierra reseca;
fortalecerá tus huesos,
y serás como un jardín bien regado,
como un manantial que nunca se agota.”
(Isaías 58:11)



Nancy
4-10-19


Seguir, sobre piedras o espinos…seguir…



La vida en este sistema a veces pareciera ser una continua sucesión de duelos: de pérdidas, algunas grandes, inmensas y profundas. Otras más tolerables respecto a lo menos intensa que sea la angustia que generan.
No sólo perder a un ser querido. Perder la salud. La juventud. Las fuerzas. Una mascota. Una mudanza. La enfermedad crónica. La vejez, de los padres. De uno mismo. Amigos que se mudan. Amigos que nos visitan y regresan a su lugar y no sabes si los volverás a ver. No dejan de ser pérdidas. Porque los buscas, extrañas. Y no están.

A veces no dejan de ser sólo cambios de circunstancias, y quizás para algo mejor. Pero al tener que dejar atrás algo a lo que ya se estaba apegado, es común que sobrevenga la nostalgia, la ausencia, impotencia, soledad, o tristeza.

Un sicólogo y escritor se refirió a esto como “El camino de las lágrimas”. Él opina que, lejos de ser algo negativo, es algo que contribuye a  seguir creciendo como personas. Son cosas inevitables que terminan definiéndonos. De nosotros depende, en gran manera, la clase de personas que resultaremos luego del fuego al que la adversidad nos somete.

Obvio, no estamos solos en este camino de dolor no ideado ni deseado por el Padre de las luces celestes de quien  solo vienen regalos buenos y todos los dones perfectos. (Santiago 1:17)
En su mente y propósito ya está diseñado el Camino de Felicidad que muy pronto reemplazará al doloroso que por ahora transitamos.
Y mientras tanto…¿cómo seguimos?

Gran parte de las situaciones dolorosas no dependen de nosotros, no podemos evitarlas o modificarlas. Otras sí. Pero en todos los casos, sí podemos elegir cómo enfocarlas, cómo enfrentarlas…cómo seguir…y qué hacer con esto…

Una cosa es segura: solos no podemos. Necesitamos de Quien tiene una vista privilegiada de toda situación, desde su posición excelsa, de la sabiduría del Creador, que conoce nuestras emociones mejor que nosotros mismos, lo que nos hace felices y lo que no.

En definitiva, el Único que tiene el derecho y autoridad para decirnos lo que está bien  y lo que está mal…que nos indica el camino a seguir por amor…pensando siempre en lo mejor para cada uno…sólo depende de dejarnos guiar…y así podemos seguir, sobre espinos, sobre ausencias, sobre todo dolor…seguir…sin perder la esperanza…y sobre todo…sin perder la paz, ésa que ningún hombre puede comprender, porque no viene de nuestras fuerzas agotadas. Viene sólo de  Él. (Filipenses 4: 6,7)


“No se angustien por nada. Más bien, en cualquier situación, mediante oraciones y ruegos y dando gracias, háganle saber a Dios sus peticiones,  y la paz de Dios, que está más allá de lo que ningún ser humano puede entender, protegerá sus corazones y sus mentes por medio de Cristo Jesús.”
(Filipenses 4:6, 7)



Nancy
4-10-19




domingo, 1 de septiembre de 2019

Septiembre

  
Una lamparita con luz tenue 
ilumina el teclado mientras todos duermen. 
Es un momento de quietud y calma. 
Un momento para escuchar el alma. 
Acaba de irse Agosto y se llevó los vientos
que desparramaban la hojarasca.
Ya se fue. Hizo un revuelo de hojas
y sentimientos, de fríos y de grises; 
guardó todo en su equipaje etéreo.
Apagó la estufa que está a mi lado.
Guardó la manta con que me abrigo
mientras aquí sentada, te escribo.
Y se fue.

Me quedé despierta para abrir la puerta:
llegó Septiembre, hace minutos escasos.
Lo hice pasar y no deja de mostrarme
los verdes tesoros que trae consigo:
hojas nuevas y retoños,
y bellos capullos en su paleta de colores.

Ya pintó de amarillo, rosado y blanco 
los lapachos, de gama de lilas 
los árboles orquídeas...
y de colores vivos y otros pasteles
los rincones de mi alma cansada...
que también reverdece...


Nancy


domingo, 25 de agosto de 2019

Amazonia



Mi corazón en carne viva,
no para sangrar por ti...
llora lágrimas verdes,
lágrimas de trinos,
lágrimas de selvas
por las vidas que acabaron
en insensato fuego ardiente
que jamás debió ser...

Esta noche llegó el humo
que de tus incendios nace,
a miles de kilómetros de aquí.
No es sólo humo.
Es selva. Son pájaros.
Miles de animales. Y flores.
Es vida quemada.
Es tu dolor. Es tu clamor.
Y es el mío también.

Amo la vida en toda su expresión.
No puedo nombrarte sin llorar.
No puedo pensarte
sin que me atraviese el corazón
 tan hondo dolor…
impotencia pura…
No quiero ver las noticias, ni las fotos
que te muestran en llamas.
No puedo verte arrasada.
No puedo ver tu muerte.
Necesito recordarte
en todo tu esplendor.
No es negación. Es un intento
por controlar mi dolor.
No puedo salvarte.
Sólo puedo orar a tu Creador.
Él también sufre al verte así,
al oír el clamor de las miles de vidas
que acabaron en ti.

Consuela saber que Él lleva
un registro que nadie más puede hacer.
Ya lo dijo su Hijo cuando caminó por la Tierra:
“Ni un solo gorrión cae a tierra
sin que su Padre lo sepa”
(Mateo 10:29)

Él es  Quién “le da alimento al cuervo
cuando sus polluelos le gritan a Dios
por ayuda y van de acá para allá
porque no tienen nada para comer”
(Job 38:41)

Bendito Padre, Fuente de la Vida,
clamé a Ti por consuelo,
como cuando se pierde a un ser querido.
Indagué en Tu Palabra
para saber tu voz y sentir
sobre esto que tanto me abruma.
Y como siempre, me has respondido.
Y has consolado a este afligido corazón .

No te es indiferente este sufrimiento
y pérdida pues eres tú el Dueño
de todos los animales y aves:
“Todos los animales salvajes
del bosque son míos,
hasta los animales de mil montañas.
Conozco todas las aves de las montañas;
los incontables animales del campo son míos.”
(Salmo 50:10, 11)

Tu justicia y amor leal
también los alcanza a ellos
pues a tu debido, y ya establecido tiempo,
prometes “destruir a los que están
destruyendo la tierra”.
(Apocalipsis 11:18)

No ha de quedar esta tierra arrasada.
En breve, se vestirá de nuevo con el esplendor
con que al comienzo fue creada,
cuando “lleguen los tiempos
de la restauración de todas las cosas”
(Hechos 3:21)

Entonces cumplirás esta promesa
que nos hiciste:
“Los animales salvajes del campo
vivirán en paz contigo.”
(Job 5:23)

“Que al mismo tiempo
todos los árboles del bosque
griten de alegría delante de Jehová,
porque viene, viene para juzgar a la tierra.
Juzgará a la tierra habitada con justicia
y a los pueblos con su fidelidad.”
(Salmo 96:12, 13)

Gracias Padre por tu amoroso consuelo,
por ver mi aflicción y responderme.
Sí, lo sé, no es este el momento
en que Tú intervendrás
en los asuntos de hombre
y justicia reclamarás.
Pero ese tiempo es inminente ya.

-  “¿Cuándo?”:
- Pronto, muy pronto, cuando Dios responda
tu oración y la mía cuando pedimos:
“Venga tu Reino”.

-“¿Por qué sabemos que se cumplirá?”
- Porque es una promesa de Dios
y Él no puede mentir:

“Porque esto es lo que dice Jehová,
el Creador de los cielos, el Dios verdadero,
el que formó la tierra, el que la hizo
y la estableció firmemente, que no la creó
sencillamente para nada,
sino que la formó para que fuera habitada:
“Yo soy Jehová y no hay otro.”
(Isaías 45:18)

Por favor Amado Padre,
Concédenos estar allí, de pie ante Ti,
cuando engrandezcas soberanamente
Tu Nombre, santo y hermoso,
y veamos resurgir la vida de las cenizas
sin que nunca más se atente contra ella.
Cuando las selvas y bosques que hoy
se destruyen, recuperen su esplendor,
y su maravillosa belleza sume su voz
a la de los cielos y la tierra,
recuperada toda, alabándote por siempre,
¡Magnifico Creador!


Nancy
25-8-19
3:43 a.m.




jueves, 22 de agosto de 2019

Esperanza


Fija tus ojos allí...
No es vana ilusión
es promesa divina
de Quién mentir
imposible le es.
No te canses,
no desistas.
Él conoce mejor que nadie
el dolor intenso que te ahoga
en cuerpo y mente,
que muchas veces 
no puedes siquiera expresar.

Todo lo que ahora perdiste:
amados que llenaban tu vida,
fuerzas, salud, juventud,
la paz inmovible
ante cualquier adversidad...
Todo eso en breve ti regresará,
garantizado está 
por el Nombre del Altísimo, Jehová:
El que hace lo que se precise
para Su propósito cumplir.

Tú felicidad y la mía,
la de cada ser humano, vivo
o ausente que Él tenga 
resguardado en su Memoria
también están dentro
de su propósito Eterno...

Por eso...no te rindas...
deja que Él renueve cada día
tus fuerzas para que te eleves
cuál águila sobre montañas...


Nancy
22-8-19





domingo, 18 de agosto de 2019

La Estufa



Ya van a ser las dos de la mañana. Y estoy aquí como chico con juguete nuevo. Me senté frente a la estufa que trajeron hoy: al fin una estufa a leños!! Bueno, o al menos que eso parezca... sólo es eléctrica pero tiene ese efecto de leños ardiendo y hasta que humean...muy bonito para ver en la oscuridad de la noche mientras todos duermen y yo me quedo a mi cita con el silencio nocturno que, paradójicamente, le habla mucho a mis pensamientos y es muy hábil en sacarle palabras escritas en este pequeño trozo de papel en forma de luminosa pantalla que mis manos retienen, hilvanando las letras de diminutas teclas para expresar lo que siento...

Las gatitas disfrutan de mí desvelo pues les dejo la cama libre un poco más. Habrá que negociar por un espacio cuando finalmente me decida ir a descansar...

Por ahora...estoy aquí, sentada frente a la estufa vestida de fogata ardiente que ilumina mi silencio, mientras teje reflexiones que en serena paz le trae descanso a la mente...

Parece que esta noche los sueños no quieren irse a otra parte a descubrir maravillas que no conozco...
No...por hoy...tengo todo aquí, frente a mis ojos...no sé por qué me gusta tanto ver la cálida fogata en esta noche de invierno blanco...

He estado muy cansada todo este tiempo. No sé qué cosas por dentro estarán diluyendo las pocas fuerzas que este cuerpo tan herido procura en vano superar.

Ya lo dijo el Sabio en su momento:
"los veloces no siempre ganan la carrera, ni los poderosos ganan siempre la batalla" (Ecle.9:11)...y mucho menos yo...que sólo soy polvo que espera...

Sólo espero que mi tiempo asignado por ahora sea bien vivido y no en vano. Es tan poco lo que podemos dar y dejar...y sin duda... Siempre...lo más valioso no tiene precio ni cotiza en Bolsa...
Siempre lo de mayor valor es el Amor...lo mejor que puedes dar...al Creador, a la familia, a los amigos, a la vida.... Amor...es lo que marcará la diferencia entre el recuerdo y el olvido...el Amor que das, o su ausencia...es lo que te define...

Ah! Ya lo había dicho antes, parece que estos leños ardiendo tienen esa capacidad de sacar lo que está guardado y no suele conversarse en el día... sino en la noche...cuando todos duermen...y estoy a solas...descansado la mente al amparo de la luz tenue de los leños que arden...
Ante mis ojos...
Y dentro mío...


Nancy
17-8-19
2:32.a.m







miércoles, 14 de agosto de 2019

Noche en destellos naranjas


 Este es uno de esos contados momentos 
que puedo mencionar algo a favor del Invierno...
Amo estos instantes de paz...
Ya todos duermen...

La madrugada se acomoda por aquí
 mientras deja sus cosas a mi lado:
trajo un cofre dorado que,al abrirlo, dejó escapar 
una amplia gama de sonidos de la noche...
aunque, para ser sinceros,
son mucho menos de los que trae en el verano...
Pareciera que hasta los minúsculos 
habitantes nocturnos se duermen temprano 
y no quieren salir de sus calentitos refugios...
No hay ni grillos...
Pero sí los ruidos propios de la casa:
los chicos arriba,
el vecino que cierra alguna puerta,
Y las mininas que son mi blanca sombra 
si me levanto, y reclaman un lugar
 encima mío si me acuesto...
No dejan espacio para mí anatomía
dolorida y maltrecha...
Pero las amo y consiento
sus gatunos reclamos,
aunque eso suponga dormir
doblada y sin moverme...

En qué estaba?...
Ah sí...que amo estos momentos
en que estoy a solas con el silencio
y la cálida luz de una vieja estufa
que mis anhelos la tornan en cálido
hogar con leños crujientes...
pareciera que me hablan...
y me quedo absorta en su fulgor naranja
que entibian el ambiente
Y mi alma...

Dejé la cama y me senté a su lado
para volcar en un pequeño
 papel virtual lo que te escribo
y disfrutar contigo de este instante naranja, 
de serena calma,
a la luz tenue de la leña que arde,
escarbando mis pensamientos.
Traje una manta para abrigarme
mientras preparo lo que quiero llevarme
 en los sueños que ya zarpan
para cruzar espacios y tiempos,
arrullos y silencios...
que son propios del tesoro
que en cofre dorado,
me trajo la madrugada...
Y disfruto... aquí sentada...
callada, al lado de la luz cálida
que de la madera ardiente sale
mientras cruje y me habla...
y en silencio...te cuento...
en esta noche fría de invierno
pero que no molesta...
Porque tengo mis propios leños
que arden por dentro...


Nancy
14-8-19
1:30 a.m.