sábado, 14 de marzo de 2009

Anécdotas y "Noche de Verano"


Hoy, como casi todos los días ya, sólo puedo quedarme quietita y esperar a que calme un poco el temporal; en algún momento habrá un poquito de alivio y tal vez pueda hacer aunque sea una tarjeta con un texto, o concentrar la neuronita y responder alguno de los amorosos mensajes que como flores, llenan de color y alegría el correo.

Responder un mensaje es como conversar: hay que prestar atención, no sólo a lo que está escrito o se dice, sino a los sentimientos que asoman entre líneas y tomarlos en cuenta al tiempo de responder. Es muy gratificante. Pero al igual que conversar en vivo y en directo, requiere un esfuerzo extra de concentración al que, la ya titilante y casi apagada Neuronita, no tiene la energía suficiente para atender como es debido.

No crean que sólo a uds les “respondo” mentalmente los mensajes (aquí va una carita, emoticon, de vergüenza). También me pasa en casa, con la familia y amigos…hay tantas cosas que me quedan en el tintero por conversar con ellos, o contarles algo…pero simplemente no hay fuerzas para hablar…y tengo que esperar a que en algún momento del día haya algo más de aliento para hacerlo.

Tantas veces me quedo mirándolos, como si con la mirada pudiera hablarles y contarles lo que hay dentro…y quedan las palabras atravesadas con un nudo en la garganta y se escapa alguna lágrima de frustración e impotencia…y se acercan, amorosos, y preguntan qué pasa, mientras sus manos acercan una caricia de consuelo…y no puedo responder…sólo tranquilizarlos y decirles que ya va a pasar…que estoy bien. Y es que simplemente no hay fuerzas en ese momento para un diálogo profundo. Y otra vez hay que tener paciencia y esperar. Sé que en algún momento del día estaré mejor y entonces podré hablar. Las palabras del sabio cobran un matiz particular en este caso: “Para todo hay un tiempo . . . tiempo de callar y tiempo de hablar.” (Eclesiastés 3:1;7)

En cambio, escribir aquí o garabatear algo parecido a un poema, es menos fatigoso, es sólo tratar de expresar lo que hay dentro sin el esfuerzo extra de concentración que requiere una conversación o responder un mail. Por eso, perdón por tantas respuestas que debo (aquí van dos o tres caritas de vergüenza juntas).

Hablando de cosas que quedan en el tintero por contar…hace unos 10 días al fin le tocó el turno al Dermatólogo (como estas son enfermedades sistémicas, afectan a todo el organismo, así es que me atienden varios especialistas). Había una especie de lunar raro que sangraba, apenas lo vió dijo que había que sacarlo. No había sido lunar, sino tumor. Hizo unas llamadas, suspendió una cirugía que tenía programada, pidió el material quirúrgico y listo!...fue el tumorcito!. Dijo que roguemos que sea de origen virósico. El 19 recién estarán los resultados de la biopsia.

Pero la situación no estuvo exenta de una buena dosis de humor. Tanto el Dr como nosotros (estábamos los tres), conversamos animadamente, risas de por medio, mientras él hacía los preparativos. Luego, al momento de sacar el tumorcito y entregárselo a Damita en el frasquito para llevar al patólogo, dijo, con tono sobrio y guardando la compostura: “ Por este humilde acto hago entrega de parte de la Madre…parte del cuerpo de la madre”…¡demás está decir que nos arrancó una carcajada al unísono!…es que había que verle la cara al Doc…¡es terrible!...y lo queremos mucho. Ya a estas alturas, después de tantos años, se forman vínculos muy afectuosos médicos- paciente - familia, y ayudan a sobrellevar situaciones que normalmente serían de mucha preocupación. Y lo agradecemos profundamente.

En otras consultas, también hubo palabras de aliento al decir que para él era un ejemplo de vida, que está acostumbrado a ver casos de mucho menos gravedad, pero que se abruman y derrumban. Eso siempre ha dado pie para poder hablar de nuestra esperanza. Es muy gratificante oírles de su boca afirmar que es la fe lo que nos sostiene y ayuda. Estamos agradecidos de poder dar testimonio de toda forma posible.

No quiere decir que siempre estamos con la sonrisa de oreja a oreja. Hay momentos de mucha angustia. Pero con la ayuda de Jehová, sólo son eso: momentos. Como dijo el salmista: “Cualquier día que me dé miedo, yo, por mi parte, confiaré aun en ti.” (Salmo 56:3). Y así podemos seguir.

Un día como hoy, o mejor dicho, en una noche como esta, tres años atrás, escribí este poema que viene bien compartirlo ahora, en esos últimos días de verano…ahhh!!..si pudiera migraría como las aves para alejarme del invierno…Pero como no se puede mejor, disfrutar de esta

Noche de Verano

El Verano está preparando su equipaje.
El Calendario le indicó que le quedan pocos días.
Ya el Otoño, traviesamente, se animó a pintar algunas
hojas de amarillo, anunciando que espera su turno.

Ha llovido mucho estos días, tanto en el paisaje como en mi alma.
Pero esta noche la Luna se engalanó con su mejor traje de plata,
y las estrellas no han dejado de hablarle a mi corazón,
mientras alaban a su Hacedor.

Es tarde ya. Debería acostarme.
Pero me he quedado a solas con la noche en el jardín,
para disfrutar de un íntimo diálogo que refresca el alma.
Sé que aún quedan muchos días grises por venir
y que un Invierno de angustias
se cierne sobre la humanidad que ignora.
Pero sé también que luego vendrán infinitas
noches de Luna clara, libres de inquietudes…llenas de paz.

Y sé que una noche no lejana, compartiremos felices
momentos con los amigos que hoy están lejos y hasta con
aquellos que amamos y por ahora habitan el silencio.
Mientras tanto, gracias, Amado Padre, por esta clara
noche de verano, y por los mensajes
de tu amor y gloria sin par que en mi regazo dejó.

Dáleth
14-3-06
Gracias por compartir estos momentos.
Les dejo un puñado de estrellas y fragancia de rosas en el aire...
Con toda gratitud y cariño…

Nancy

10 comentarios:

Rosa dijo...

Estimada Nancy: ¡bonito artículo y poesía! Da placer leerlos.

Soy admiradora tuya desde hace casi tres meses.

Es España, ya sabes, hay un buen montón de hermanos de tu país y yo tengo excelentes amigos entre ellos. Me han enseñado cosas nuevas, como la afición por el mate. Ya tenemos algo en común tú y yo, como ves.

No te preocupes por contestar mensajes, ya todos te estiman.

Recibe un abrazo suavecito...

Maru-Dolores dijo...

Querida Nancy: no te preocupes cuando te contesto enseguida, no espero respuesta, sé que me la haces con tu Neuronita. Pero a mi me hace ilusión,como si estuvieras a mi lado.
Besitos y ¡¡¡ANIMO!!!
Maru

JULLY dijo...

MI QUERIDA AMIGA,
Jehová le dá energía a esa "Neuronota"ja ja,sabes que aunque no respondas a estas alturas ya nos comunicamos casi mentalmente.Le ruego a nuestro Padre que te siga dando fuerzas, te cuento que tengo una gran emoción al leer tus experiencias y sabes que te siento muy cerca de mí
GRACIAS POR TODO LO QUE ME APORTAS.

Jokébed dijo...

Gracias, querida Nancy, por compartirnos un episodio mas de tu vida. Pero esta vez quiero mandar saludos especiales a ese doctor que las hizo reir a carcajadas...¡nomas de imaginarme su cara solemne haciendo entrega de una parte de ti... me contagie de risa hasta aca!!
Asi que yano digo mas, cuando lo veas, que espero NO sea pronto..dile que hasta Mexico lo aprecia y que si no te atiende bien se las vera con una Puquita enojada. Besitos y abracitos, TQM y gracias por la frase: La felicidad no depende de las circunstancias externas, sino del corazön, me encantó y ya esta alli donde te dije. Jah te siga consolando siempre.

Sara Elisa dijo...

No quiere decir que siempre estamos con la sonrisa de oreja a oreja. Hay momentos de mucha angustia. Pero con la ayuda de Jehová, sólo son eso: momentos. Como dijo el salmista: “Cualquier día que me dé miedo, yo, por mi parte, confiaré aun en ti.” (Salmo 56:3). Y así podemos seguir. Gracias Nancy, todos tenemos nuestra propia plaga y nuestro propio dolor (2 cro 6:29) no necesariamente físico y aunque seamos personas alegres, cuando si llega la tristeza es bueno recordar que la agustia pasará, sólo es un momentito, sólo son momentos, luego se va y pronto se irá por siempre. Gracias Nancy por recordarnoslo

Yolanda dijo...

Nancyta, es cierto, no siempre podemos estar con todas las energías..y tú, nuestra hermana querida, sabemos tus circunstancias, y, valoramos, como un tesoro, estas líneas, los bellos poemas, y tu doble esfuerzo, por animarnos.. Que esta semana sea mejor.. y gracias a jehová, que estamos un día menos del sufrimiento.

Te queremos,
Yoli y Fernando

Yendi dijo...

Nancyta hermosa!!!

Nada de preocuparse por no responder los correos, siempre que te escribo lo hago consiente de que tus circunstancias no te permiten responder, pero me alegra el simple hecho de saber que lo lees y que probablemente te haga un momento placentero...

Como dicen arribita en un post, la comunicación es casi mental :D!

Besitos!!

Débora dijo...

Nancyta linda, que te dice ahora esta rezagada, con la revuelta vida de estos ultimos dias, llego cuando el sentimiento y los deseos ya quedaron aqui, con la pluma de tus muchos amigos, solo me resta añadir todo mi cariño al de los que me preceden. En cuanto a responder creo que todos coincidimos en que lo importante es que ¡¡tu¡¡ los leas, la respuesta ya esta de antemano en toda la ternura y cariño que nos das a diario, cada vez que leemos y releemos tus poemas y mensajes. Un abrazo suavecito y mis besos como mariposas acariciando tus mejillas de Tonyi.

Anónimo dijo...

Hola preciosidad

me encanta como escribes , he leido lo que has escrito eres fantastica
pa mi eres un gran ejemplo de animo gracias por compartir tus cositas con todos nosotros
té quiero mu montonazo
tu hermanita
Moni desde Alemania

JULLY dijo...

Querida Nancy,
nuevamente quiero decirte que te quiero mucho y que tengas mucho ánimo, GRACIAS por los textos y demas grandes cosas que me envias
todos los dias, espero tus cositas como una novia al cartero ja ja.
Que Jehová te dé las fuerzas que te hacen falta. Eres una Gran Amiga
Nuestra comunicacion mental todavía funciona, recibo tus señales. muchos besitos y chauuu