martes, 7 de julio de 2009

El Desierto florecerá…




Cada vez se hace más difícil juntar fuerzas para mantenerse sentada frente a la pc y escribirles algo. La vida en este sistema es tan árida muchas veces, que parece que atravesamos un gran yermo desolado…pero los desiertos también florecen.

Días atrás estaba buscando una ilustración para poner de fondo a un poema y me encontré con la segunda foto que acompaña a este mensaje. Es un Saguaro Gigante. Me quedé mirándolo y la Neuronita se quedó pensando, quise saber más y conocer mejor su entorno y fue muy grato ese encuentro con este gigante.
Así es que emprendí un pequeño viaje sin escalas hasta el Saguaro National Monument, vía CD Rom WT.
A medida que leía era inevitable establecer paralelos entre el saguaro y las flores del desierto, con lo que es nuestra vida como cristianos.
Por ejemplo, he aquí algunas curiosidades de este cactus tan grande:
“Aunque sus comienzos son diminutos, al cabo de un largo proceso acaba convertido en un gigante. La semilla no es mayor que el punto que cierra esta frase. Pasado el primer año, la plantita quizás solo mida unos seis milímetros. A los quince años tendrá una altura de 30 centímetros, y alcanzará los dos metros cuando sea cincuentenario, aunque no tendrá su primer brazo hasta los setenta y cinco, que es cuando florecerá y producirá semillas por vez primera. Esta planta puede alcanzar los doscientos años, tener un tronco de 80 centímetros de diámetro, una altura de 15 metros y un peso de diez toneladas, un 80% de las cuales es agua, que acumula con ansia. “*** g92 22/3 pág. 23 El espinoso asunto de acumular agua ***

Impresionante, ¿verdad? Igualmente impresionantes son las semillas de plantas que en primavera regalan una explosión de coloridas y vistosas flores. Las semillitas están siempre ahí, pero no germinan hasta que no se produce una precipitación de 13 mm. (media pulgada) o más.
“¿Por qué son las semillas de las flores del desierto tan exigentes al respecto? Si comenzasen a germinar y a crecer con el primer chaparrón ligero, al profundizar sus raíces no hallarían agua. El sol abrasador del desierto chamuscaría las plantas antes de que pudiesen florecer y producir semillas. Pero si se logra que las semillas esperen hasta que las capas más profundas del terreno se empapen, sus raíces hallarán humedad incluso si el suelo se seca.”*** g87 22/5 págs. 16-17 Los aguaceros invernales producen flores en el desierto... y también reponen la reserva de agua de las plantas ***
Sí, una vez más: para todo hay un tiempo debajo de los cielos…
Hay mucho, mucho para comentar sobre este paisaje árido y a la vez, tan lleno de vida. A veces, como el Saguaro, debemos esperar mucho, mucho tiempo antes de ver que de nuestras espinas surjan flores. Sobrevive, crece y florece por su agua acumulada y una particular manera de realizar su fotosíntesis y así obtener su alimento.
Igual que los siervos de Jehová que dependemos espiritualmente de su Palabra, y el alimento que nos dispensa mediante su Esclavo Fiel y Discreto, aunque a veces tengamos que buscar distintas maneras de obtenerlo (reuniones vía telefónica, Biblia, libros y revistas en audio, estudios en casa etc,), pero siempre buscando la manera de absorber toda el “agua” posible que sustente la fe.
Las experiencias de hermanos que vivieron bajo fuertes restricciones y en campos de concentración, son ejemplos de saguaros gigantes de la fe.
Las semillas de las flores del desierto también nos dejan muchas lecciones, en particular, la de aprender a esperar.
Cuántas veces el ser humano se causa angustia y dolor a sí mismo y a otros por la impaciencia al tomar decisiones que gravitaran el resto de la vida. Saber, exactamente, cuándo es el tiempo de hacer, decir, o por el contrario: de no hacer o no decir algo, puede marcar la diferencia entre ser felices o no. Más aún, hasta puede marcar la diferencia entre vivir o no. (Deu.30:19)
Para hacer este viaje mental también le pedí ayuda a Georgette, una querida hermana de Arizona que vive en medio del desierto. Le pedí que lo describiera, que fuera mis ojos allí, que me cuente a qué huele, cuál es su fauna y más detalles sobre lo que le gusta de allí. Para ella, la flor del saguaro es su favorita y ´disfruta mucho de la fauna y flora del desierto. Camino al trabajo por las mañanas puede ver: Cotton Tails (conejitos cola de algodón), son bellísimos, muy rapidos...y a diario ve codornices... caminan juntos desde el más grande al más chiquito... pero también son rapidísimos y nunca ha podido tomarles una foto.´
Vamos a intentar resumir en pocas palabras las imágenes y sensaciones ante le hermosa expectativa que tenemos todos, cuando

El Desierto florecerá…

El desierto y la región árida se alborozarán,
y la llanura desértica estará gozosa, y florecerá
como el azafrán. Sin falta florecerá, y realmente
estará gozosa con gozo y con alegre gritería.
(Isaías 35:1-2)

Una mano extendida al cielo expresando gratitud,
una caricia a las estrellas, sin distancias
que separen el desierto del infinito cosmos azul.
No es una mano común,
es un saguaro gigante dando gracias a Dios.

Tuvo que esperar paciente decenas de años hasta
extender su primer brazo y regalar sus flores por primera vez.
Toda el agua acumulada en su esbelto cuerpo
sostiene su vida y la de tantas aves que hayan refugio en él.

Al tiempo debido, los aguaceros invernales
verán su trabajo silencioso transformado
en un manto de flores que tapicen el desierto
y hagan dulce su fragancia, sin importar su aridez.

Toma nota del paisaje y no te canses de esperar.
Tú también, como el saguaro
y las flores del desierto, en breve florecerás.
No dejes de extender tu manos y corazón al cielo…
a pesar de las espinas…¡hay tanto para agradecer!

El agua de vida que tu fe nutre
te sostiene aún en lo más abrasador de la adversidad.
Sigue esparciendo tu dulce fragancia
al usar tus días para alabar a tu Hacedor.
Al debido tiempo, tus ojos deslumbrados,
de color y alegría se llenarán pues verás cómo
el desierto y la región árida se alborozarán,
y con gozo por siempre tú estarás.

Dáleth
07-07-09

Gracias por acompañarme en este viaje…ustedes son parte de las flores de las que ya disfruto, sin importar las espinas…

Un abrazo agradecido

Nancy
PD: Georgette nos ha preparado un paseo en diapositivas para que conozcamos mejor Arizona, les dejo el link...vamos?

8 comentarios:

ROMY dijo...

HOLA NANCY!! Que buena comparación has hecho, y es asi de verdadera. Me gusto mucho la explicación, ya que en fotografías siempre lo había visto, pero nunca supe mucho de él. Me sorprendió cuanto tiempo tarda en salirle su primer brazo, excelente ejemplo. Muchos besitos y bendiciones.

JULLY dijo...

Querida Nancy, todo bello, como siempre, derramas con tu escritura tanto encanto, lo describes con una
belleza que llega a lo más profundo
del corazón, del cerebro y es como si lo estuvieramos contemplando.
Muchas gracias por la descripción de esta clase de cactus, ya te he contado que siempre me han gustado he tenido hasta una colección bastante grande , aunque ellos eran pequeños, ja ja.
En el desierto qué está cerca de Copiapó ,Chile, una vez al año se cubre todo de hermosas florecitas.
Saludos a Georgette. y a tu familia
para vos un millón de besitos (que pesan una tonelada) cariños y chauuu.

Maru-Dolores dijo...

Gracias Nancy, ¡¡que bonito escribes!!.. como describes y aplicas las ilustraciones...tienes un don maravilloso. Voy a imprimirlo para que pueda leerlo mi mamá y tía que no tienen Internet.
Besitos y cuidate mucho
Maru

Anónimo dijo...

Gracias querida Nancy: Día tras día y a pesar de tus "espinas" Jehová te da las fuerzas necesarias para hacernos ver su grandeza y sabiduría. ¡Con cuanto amor lo ha creado todo!¿verdad? y con cuanto amor lo relatas tú. Despues de leer tu mensaje he cerrado mis ojos y el deseo de encontrarme junto a tí en el desierto ya florecido del nuevo mundo ha sido tan fuerte que me ha envuelto y como si de un universo de estrellas se tratara me he visto allí junto a ti conversando, apurando las últimas horas de un día feliz en el tan ansiado paraíso, admirando y alabando a nuestro Dios en el nuevo mundo. Nuestro lecho, el desierto ya florecido, las dos tumbadas contemplando el inmenso cielo tachonado de estrellas. Juntas. ¡Oh! Ha sido...créme... será maravilloso.
Ya falta un día menos.
T´estimo molt
Dolça gavina

ylia dijo...

Ylia
Querida Nancy ,
Cuando escribes , es como si me llevaras de la mano , y con una voz suave explicaras cosas que conocemos , pero nunca habíamos visto con los ojos del corazón ,
no dejes de escribir y contarnos con tu dulzura las cosas que pasan desapercibidas .
Que Jehová te llene de bendiciones y te haga mas livianos aquellos días que tus fuerzas te abandonan.
Rogamos a Jehová cuide de ti y te acaricie con sus tiernas compasiones .
Cuídate mucho

Jokebed dijo...

Gracias una vez más a ti, querida Amiga, por hacer el gran esfuerzo por deleitarnos con lo bello que sabes hacer.. hermosa la comparacion de la semilla, que debe germinar en su momento preciso. Ya por ahi surgio una frase que compartit con mas hermanos. Gracias por el poema y por darnos tanto de ti, Besitos...te quiero mucho

Débora dijo...

Nancyta, mi queridisima amiga, cuantos dias sin poder dejarte mi cariño en este precioso jardin, que tu siempre mantienes fresco y pleno de flores nuevas. Sabes una vez más tu comparación del ministerio cristiano con alguna de las creaciones de Jehová es acertadisima, por más que lo anhelemos, no siempre es el momento para germinar algunos proyectos, y Jehová nos indica muy claro cuando la planta dara su mejor fruto. Sigue brillando ahi siempre, que tu luz traspasa cualquier distancia.Un inmenso abrazo desde este rinconcito.Te quiere tu amiga Tonyi.

Esteban dijo...

Hoal Nancy, soy un joven de Artgentina igual que tu y me encanta leer lo que publicas sigue adelante, muchas gracias y muchos cariños...
Mi Pagina Web es: www.esteban09.jimdo.com

Te espero, Gracias ...