miércoles, 28 de octubre de 2009

Planes, expectativas…incertidumbres y gozos



Siempre que hay planes gozosos hay expectativas por ver que se realicen conforme a lo anhelado. Pero cuando surgen imprevistos que amenazan con no dejar que se cumplan, se mezclan las incertidumbres…pero a pesar de todo…siempre hay gozos…hay que saber verlos y no dejar que las inquietudes los eclipsen.

Algo así es que lo estamos viviendo este tiempo: un cuadro lleno de oscuros nubarrones, pero con matices luminosos, brillos propios y hasta pinceladas azules de paz. Les cuento: Anduvimos en médicos, apenas me vio la neuróloga, que es quien ve todo el funcionamiento de los músculos, (ella es una autoridad en este tema a nivel país), se movilizó de inmediato y fue clara: no podrán sacarme de la gravedad del cuadro en el que estoy solo con corticoides, ( a pesar de que regresé a tomar 40 mg diarios), ni con los inmunosupresores que tomo desde hace años.
Cuando nos explicó el cuadro y tratamiento urgente que propone, le pregunté a Waldo, delante de ella, qué pensaba él...y ella no le dio tiempo a responder... y dijo:..."es que no hay tiempo para pensarlo...no hay tiempo…" Ella acababa de hacer ante nosotros, una interconsulta telefónica inmediata con el neumonólogo, quien le dijo que cada vez me ve peor y va progresando sin freno todo. Y ambos coinciden en la internación y el tratamiento, uno al que no quería llegar. Tengo los pulmones limpitos, la insuficiencia respiratoria es por debilidad muscular extrema, por los problemas neuromusculares de fondo.

Hay que hacer varias sesiones de Plasmaféresis por ahora: limpiar la sangre de todos los anticuerpos que atacan erróneamente al propio organismo y están destruyendo todo adentro: ponen una vía central en el cuello, la sangre pasa a una máquina que por filtración elimina los anticuerpos y vuelve por otra aguja en una pierna, es algo así como una diálisis, pero de anticuerpos. No se interrumpe la circulación y hay nuevas técnicas que se aplican aquí. Busqué toda la info en el CDRom, hablé claro con la doctora y estoy tranquila respecto al procedimiento...pero no me hubiera gustado pasar por esto…¡¡odio las agujas!!...y lo peor, es que es que sea justo ahora, en vísperas del viaje de Waldo y Damita a la Asamblea Internacional en Santiago de Chile.

Este tratamiento es una de las últimas opciones disponibles por ahora, no cura nada, estas plagas no se curan en este sistema, solo están tratando de ponerle freno o retrasar un poco más el progreso de las enfermedades. Son muchas enfermedades inmunitarias mezcladas y esa mezcla está resultando fatal. Ya llevo varios días y noches durmiendo en la silla de ruedas pues no puedo respirar, aun con el respirador, estoy agotada y débil al límite....(aunque creo que hace rato se pasó de límites, jaja)

Hoy Waldo fue al hospital a hablar con la Doctora para que le confirme cuando será, pero todavía no hay cama disponible en la Unidad Respiratoria del Sanatorio que me corresponde, a dos cuadras de casa (Sanatorio Galeno, para quienes preguntaron).
Pero al menos ya le dieron los papeles para gestionar una cama ortopédica, de las de sanatorio, para que tenga en casa, porque no puedo seguir durmiendo en la silla de ruedas. Siendo realistas: Esto ya no mejorará mucho de aquí en adelante así es que mejor, me voy poniendo cómoda. Parece que esta habitación seguirá adaptándose y cambiando de fisonomía, al igual que sus habitantes.
Pero siempre se le puede dar calidez y un toque de alegría. Me estoy rodeando de adornitos que envían los amigos, los de cerca y los de lugares muy lejanos, (algunos cruzan mares en paquetes), verlos solamente es una caricia al corazón y una mano amiga que acompaña en la distancia.

Así es que hasta ahora estamos en incertidumbre respecto a la internación, la que será por una semana, en cualquier momento me llaman para decir que debo ir, pero prefiero esperar hasta luego de la asamblea así todos estemos tranquilos, es una ocasión tan especial, no quiero que nada la empañe.
Hice dos ayuda memorias en Word: en una hoja, voy anotando todo lo que hay que recordar y pendientes para el viaje a la asamblea. Y en otra hoja, todo lo que debo llevar al Sanatorio. Destinos diferentes, tiempos que se agotan y superponen. Planes e incertidumbres.

Pero esta posibilidad que tiene mi familia de ir a la Asamblea me llena de ilusión, expectativas y gozo, como si yo misma fuera a ir. Ya preparé tarjetas para que lleven de regalo a los hermanos, con una foto y datos de ellos, y me fijo en las fotos y videos de asambleas internacionales que ya tuvieron lugar en otros países, pensando en qué otra cosita puedo enviar de regalito...es una ocasión tan especial para compartir con amados hermanos de tierras distantes…ahhhh….¡qué bendición tan grande es estar en el pueblo de Jehová!

Días atrás, incluso preparé algunas tarjetas de regalo para los hermanos que asistirán a algunas de las sedes de asamblea en México, Perú y Chile; al enviarlas por e-mail, no pude dejar de mencionar que “¡¡¡yo también quiero iiiiiiir!!!”...y puse una muñequita llorando con su gatita al lado (¡así vamos a quedar con la Lulita!)
Y como siempre, el ánimo y consuelo no se hacen esperar, por ejemplo, el hermano Jairo, de México, escribió de inmediato este mensaje que me hizo saltar las lágrimas de emoción y gratitud: “…usted también irá hermana, si en nuestros corazones, oraciones, recuerdos y en esas hermosas tarjetas de presentaciones...JEHOVÁ HA HECHO UNA COSA BUENA CON USTED, le ha dado unas manos maravillosas y un caudal de amor para cada uno de sus cientos de hermanos universales...”
O como mi querida Moni de Alemania, que un mensaje lleno de amor dijo que su padre llevará algunas tarjetas a México.
Una vez más este sentimiento que envuelve y arrulla: es tan poco lo que estoy dando y es tanto el amor recibido en cambio…gracias por cada palabra y gesto…gracias de todo corazón…

A pesar de los vaivenes de las circunstancias, los ánimos, gracias a Jehová, están muy bien, siempre haciendo bromas con el poco aire que tengo y riendo, y haciendo hablar y cantar a "Los Piecis" (*) y así aflojarles la preocupación a la familia, siempre invento canciones, ¡con coreografías y todo! jaja, (¡¡una profundidad las letras!!...¡¡tremenda!!...¡jaja!).
Es solo este cuerpo que no responde pero los ánimos están bien. Eso solo es posible por Jehová, no se explica de otra manera.
Sí, hay momentos de angustia que pasan porque quiero la familia esté tranquila justo ahora y nada entorpezca los planes de la asamblea...pero siempre pasan cosas así, a todos, el enemigo nunca nos hace fáciles las cosas a nadie. Como comentaba en un e-mail, este no es un viaje más, es algo relacionado con nuestra adoración, una bendición y privilegio. Sé que Jehová dará la salida y las fuerzas y la paz para sobrellevar todo lo que Él permita.

Cuando los pensamientos inquietantes quieren ganar terreno, sólo basta recordar que Jehová siempre va delante nuestro abriendo y mostrando el camino, y sigue abriendo mares para sus siervos cuando nos sentimos como los israelitas con los egipcios atrás y el Mar al frente, sé que habrá una salida y sobre todo, fuerzas provenientes de Él para lo que sigue. Para cada uno.
Waldo tuvo un dolor días atrás y quise que vaya al médico antes del viaje, que se haga un chequeo, para no andar con sobresaltos, pensé que podía ser apendicitis, pero, ya le hicieron una ecografía y...es una señora hernia inguinal y le duele y molesta mucho, pero de los dos lados, mañana irán al médico con Damita con los resultados a ver qué le dicen. Así es que seguramente estamos ante su primera cirugía, que también tendrá que esperar hasta luego de la Asamblea, Jehová mediante. Me da pena pensar que no podré estar a su lado y cuidarlo como todo el tiempo hace él conmigo. Pero tenemos muchos amigos que sé que de buena gana lo harán y eso también es un consuelo.

En medio de tanta tormenta, hay rayitos de luz intensa que nos llenan de alegría, gestos inesperados que superponen sus colores sobre los densos nubarrones. Les cuento uno especialmente sobresaliente: Aurora y Silvia son dos amigas, hermanas fieles que viven en Buenos Aires. Jehová mediante, Waldo y Damita se quedarán en casa de Aurora un día antes de la salida a Chile, ella se encargará de ponerlos en el avión en la mañana rumbo a Santiago…¡y esa misma tarde, en otro avión se vienen con Silvia a Tucumán (a más de 1.000 km) a acompañarme durante la ausencia de la familia! Jehová mediante, esperan regresar a Buenos Aires el día antes del retorno de los míos allí, esperarlos en el aeropuerto y llevarlos a su casa nuevamente.
Es increíble que se pongan en semejante movimiento. Nada de lo que pueda decir para tratar de expresar gratitud por semejante gesto, puede alcanzar. Son cosas que sólo pasan en el pueblo de Jehová.
Este es otro de los planes que oramos que Jehová bendiga y podamos disfrutar de amoroso compañerismo unos días. A ver si podemos sentarnos un rato en el jardín, ver los gorriones que tienen fiesta en el patio, tomar unos matecitos y saborear estos anticipos del paraíso, cuando los encuentros con los amigos estén libres de todo lo que hoy limita y el gozo sea pleno y eterno.

Gracias por los mensajes y el ánimo constante que llega aquí y al correo, cada mensaje es atesorado aunque ya no puedo responder nada, pero al menos quiero seguir dando algo mientras pueda, por eso siguen las tarjetas llegando por correo y las voy dejando en la galería de tarjetas para todos, con la ayuda de Jehová, me hace feliz hacerlo y ojalá a ustedes también les dibuje aunque sea una sonrisa.

Una vez Lira comentó en una de sus cartas, que ella, debido a su sordera, no podía escuchar la oración matutina que hacía la familia Betel al reunirse en la mañana, pero se sumaba al sentimiento que sin duda expresaban los queridos hermanos en ella. Y escribió el poema tan bonito que les dejo de regalo suyo al final.
Más allá de los planes y anhelos que cada uno tiene, con sus propias expectativas y gozos, todos seguimos orando y dando gracias por lo que expresado aquí, en esta

Oración Matutina

Gracias Jehová por otro día de vida
y por las oportunidades de hacer tu voluntad.
Gracias por la esperanza certera y oportuna,
de todo lo que encierra el feliz más allá.

Despertar cada día y saber que aún estamos
en el lugar seguro que tú nos señalaste,
entre las anchas filas de tu pueblo bendito,
que nuestras pobres obras de fe son aceptadas,
que nuestro humilde nombre en tu libro está escrito.

Entender que el rescate nos cubre ante tus ojos
y disimula todas las fallas impensadas
que manchan y afean nuestro diario registro;
que tu amor se anticipa a las vicisitudes,
que nunca te sorprende el suceso imprevisto.
Todo eso nos infunde fortaleza y confianza,
para seguir marchando hacia la gran bonanza
como si ya miráramos lo que nunca hemos visto.

No permitas que el mundo, lleno de sutilezas,
nos robe este cariño por tu Reino anhelado;
que siga siendo el eje que nos estabiliza;
la meta, el fundamento de todo lo esperado.
Por el mañana espléndido que ya existe en tu mente,
por todo lo que viene para traernos bien,
no nos olvides nunca, nuestro Dios amoroso,
por el amor de Cristo, y por su sangre. Amén.

Álef Guímel
(Del libro “Ramas y Nidos”)

Un abrazo apretado, lleno de sentimiento, expectativas y gozos…gracias por su cariño y oraciones, por estar conmigo donde sea que tenga que estar…los quiero mucho…

(*) Foto y anécdotas de “Los Piecis” aquí:

viernes, 16 de octubre de 2009

Cómo vivimos nuestra nuestra Asamblea de Distrito “¡Manténganse Alerta!”










“He llegado a ser justamente como milagro para muchas personas; pero tú eres mi fuerte refugio.” (Salmo 71:7). Ése es el sentimiento luego de haber podido asistir los tres días a nuestra Asamblea de Distrito “Manténganse Alerta!”…parecía tan improbable…pero con la ayuda de Jehová pudimos asistir todos y no perdernos ninguna parte del programa.¡Qué maravillosa bendición es la instrucción recibida! ¡Cuánto ha trabajado del Esclavo Fiel para servirnos esta mesa tan abundante de alimento espiritual! No nos cansamos de dar gracias por tantas provisiones y por toda la ayuda para asistir.

No voy a explayarme sobre el programa en sí mismo para no adelantarme a quienes aún no tuvieron su Asamblea. Sólo les contaré algunas de las muchas emociones, vivencias y entretelones de nuestra asistencia a ella.
Realmente no parecía posible que pudiera asistir, desde ningún punto de vista: físicamente sigo empeorando y requiero más cuidados, es mucho más complicado moverse ahora con tantas cosas que cargar y son pesados e incómodos, era mucho para Waldo solo, Damita ayuda con los bolsos y abrigos pero lo más pesado, era mucho para Waldo. Los hermanos amorosamente siempre nos han ayudado pero ahora era más difícil. Pero como en todas las cosas, Jehová bendijo nuestra determinación y deseo y hasta no estuve tan mal como venía estando y puede aguantar y disfrutar de todo el programa.

Estamos muy agradecidos también por toda la ayuda de los hermanos, tanto de nuestra congregación como todos los que nos rodeaban, todos querían ayudar, a tal punto, que contrario a lo que esperábamos, Waldo dijo que esta asamblea se le había hecho todo mucho más liviano que nunca, por toda la ayuda que nos dieron: desde hacer que el ómnibus pasara por casa de ida y vuelta, ayudarme a subir y bajar (todo un trámite, jaja…¡necesito una grúa!), ayudarnos con la silla de ruedas, el respirador, los cables…más que encontrar una ubicación…¡armamos campamento!.
Los acomodadores estaban atentos a lo que necesitáramos…¡hasta de alcanzarme el cántico y abrirlo y abrigarme bien con una mantita si se me resbalaba!. No tenemos palabras para agradecerles a Gerónimo, Dionisio, Abel, Miguel, hermanos y amigos de nuestra congregación y a tantos otros que nos cooperaron de muchas formas.
Hasta uno de los hermanos encargados del programa de la Asamblea, nos dijo que allí al lado, en Presidencia, había un dispenser con agua fria, o caliente y varios tés o café…lo que precisáramos. Ya nos sentíamos abrumados con tanta consideración porque no nos gusta molestar y somos de perfil bajo nomás…pero tanto amor y bondad era lo que en realidad necesitábamos para poder movernos y estar presentes. ¡Gracias Jehová por el amor de tus siervos, que son un reflejo del tuyo propio!

Estábamos “alojados” al lado de la plataforma, y a la vez, a pocos centímetros de una de las pantallas que se colocaron a los costados donde se proyectaban las imágenes de video para que todos los que estuvieran a los laterales vean en primerísimo plano todo el programa, drama incluido. Pero como estoy tan ciega con estas cataratas, solo ´veia lo que parecen árboles´ (Marcos 8:24), no sé por qué a la luz del día veo mucho menos que dentro de casa con la luz de la habitación, (debe ser porque el cristalino opacificado y endurecido no puede graduar la cantidad de luz que entra, supongo). Pero gracias a Jehová, nos adaptamos rápido a los cambios que surgen de continuo.
Así es que bastó con decirle a Waldo que no veía nada, que no podía ver los rostros, solo bultos, y él amorosamente iba nombrándome quien aparecía, tanto en la plataforma, como quienes se acercaban a saludar. A muchos los reconocía por las voces, otros me tomaban de las manos y se presentaban.
Estaba muy emocionada, pero trataba de no llorar porque me quita las pocas fuerzas y aumenta el dolor…y porque las lagrimitas se filtran por la máscara y se quedan estancadas allí…¡después iba a terminar ahogándome con tanta agua, jaja!Con todo, fue imposible no mojar unos cuantos pañuelitos,¡qué maravillosa asamblea! Sin duda, será un hito, un mojón a lo largo de nuestro camino e historia teocrática.

Waldo recibió también más ayuda en el departamento de Primeros Auxilios, donde estaba asignado, así es que pudo estar casi todo el tiempo a mi lado. Un momento muy significativo fue cuando pasó a dar su discurso el segundo día, como él me decía humildemente: ´gracias a Jehová por seguir tomándome en cuenta´, aún en esta faceta tan especial, todas son dádivas y bondad inmerecida de nuestro Padre que nos consuela y acaricia de tantas formas.

Damita pudo reencontrarse con sus compañeros y amigos del Curso de Precursores, fueron una clase muy unida, se toman en cuenta para todo y procuran reunirse las veces que pueden.
Mi mami también tiene lo suyo, y ya desde hace tiempo que no podía oír el programa de las asambleas por su sordera progresiva, pese a tener audífonos en ambos oídos pero no podía oír el programa. Hasta que Marcelo, uno de los hermanos encargados del Sonido, tuvo la feliz idea de sentarla cerca de ellos y ponerle auriculares que le permiten oír todo claro, sin ruidos externos.

Fue una alegría muy grande reencontrarnos con tantos amigos que solo vemos en asambleas y ver que siguen adelante, cada uno luchando con lo suyo, pero allí, presentes y animosos.Muchos se acercaban y nos decían que para ellos era un estímulo vernos allí, que no sabíamos cuánto los animaba el solo hecho de vernos, que agradecían el esfuerzo que hicimos por asistir…cuando en realidad, éramos nosotros los agradecidos por tanto cariño y estimulo, sí, en verdad era un intercambio de estímulo.

Me quedé pensando en las reacciones variadas al verme así: la mayoría se acercaba con besos y caricias, otros le preguntaban a Waldo si podían acercarse y saludarme. Muchos que no conocía, se acercaban vez tras vez para peguntarme cómo estaba y si necesitaba algo, mientras me tomaban las manos. Y hubo otros, que tan sólo se acercaban, callados, me tocaban, sonreían y miraban con ternura, tal vez con algún nudo en la garganta que no les dejaba hablar y que rápido les humedecía sus ojos y se iban. Y es que así somos los seres humanos: tan diferentes en las reacciones frente a una misma situación, pero todos, con el mismo denominador común: el Amor, expresado de un modo u otro, pero siempre presente.

Una hermana muy querida, trabajadora y abnegada, me dijo una vez en confianza que ella no sabía qué hacer frente a un enfermo, que se paralizaba y no encontraba las palabras para animar y se sentía mal por ello. Es que ella misma había sufrido en carne propia el dolor inmenso de cuidar a su mamá enferma con cáncer hasta el final. Conoce bien el dolor. Y estoy segura que como ella, muchos se sienten así, pero no saben cuánto bien ha hecho su cariño, aun callado, su solo gesto de cariño, una caricia, una mirada, una mano buscando un toque de afecto que acerque un bálsamo al dolor ajeno, la ayuda práctica brindada, buscando maneras de hacer más confortable la estadía del enfermo y su familia…son tantas las maneras en que se expresa este amor que nos distingue y marca como cristianos genuinos, que está más allá aún de las palabras. Y se agradecen profundamente.
Gracias, por cada una de esas expresiones de amor, quedaron bien guardadas en el corazón y mente y serán parte de ese bagaje de recuerdos a los que el pensamiento vuelve vez tras vez en días grises y reconfortan el ánimo.

Les dejo algunas fotitos tomadas con el celular de Damita, nos tomamos varias pero con las cámaras de otros hermanos y no las tengo. En una estoy con mi mami, y en otra estamos con una amiga que estuvo viviendo varios años en España y ahora regresaron con su familia: Graciela.

Ahora estoy recuperándome de esa movida extra, mis pies se hincharon sobremanera y siguen así, y no sé en qué momento me pesqué un buena infección respiratoria, hoy fuimos al Doctor, me recetaron antibióticos y antialérgicos, pero esperaré hasta mañana, espero mejorar con la medicación homeopática que estoy tomando, es que el estómago ya no aguanta más remedios fuertes, pero si no mejoro, bueno, tendré que tomarlos nomás. Estas infecciones empeoran el cuadro general y anoche tuve que dormir sentada en las silla de ruedas, envuelta en una frazada, porque no puedo respirar y la tos no me deja usar el respirador permanente como necesito, parece que esta noche será igual…veremos…

Esto de dar de nosotros mismos, de distintas maneras, me hizo acordar a este poema tan hermoso, que les dejo de regalo…porque yo también…

Lo Que Tengo Te Doy
(Hechos 3: 1-6)

La tarde a pleno sol, exalta y dora
Del templo la gran área silenciosa.
Jerusalén hace una pausa y ora;
un hombre espera ante la puerta Hermosa.

Poco favor la vida le ha otorgado,
tiende la mano procurando dones.
No puede andar sobre sus pies lisiados
Y despierta profundas compasiones.

Pedro al verlo le dice conmovido:
-"Plata y oro no tengo para dar;
en nombre de Jesús, el santo ungido,
¡ponte sobre tus pies y empieza a andar!"

Hoy no podemos dar lo que ellos dieron
ni podemos quitar impedimentos,
pero sentimos como ellos sintieron,
la excelencia del mutuo acercamiento.

Déjame que me asome a tu tristeza,
acurruca en mi hombro tu desvelo;
te alcanzaré un bocado de belleza
envuelto en las palabras del consuelo.

Pedro tuvo un poder que ha caducado,
ningún don milagroso está operando;
pero el amor de Dios nunca ha menguado;
¡Levanta el corazón y sigue andando!

Al derramar mis versos en tu oído
mi serena amistad a darte vengo.
Como hizo Pedro con el impedido,
yo también, te estoy dando lo que tengo.

Álef Guímel
Reflexiones de un Guijarro

Sí….yo también te estoy dando lo que tengo…gracias por permitirme hacerlo…




martes, 6 de octubre de 2009

Diálogo con la Vida



Estos días de mayor quietud involuntaria, en los que este cuerpo parece obedecer cada vez menos a lo que el cerebro le dicta y hace huelga de tiempo completo y no responde a las ganas de hacer que burbujean por dentro…he tenido una conversación muy amena con una Amiga que se tomó su tiempo para sentarse a mi lado y dialogar. Bueno, en realidad, tenemos un diálogo muy fluido, siempre abierto, presta a señalarme su presencia en cuanto nos rodea y a rescatar la esencia de las cosas que no se miden con cifras porque son invaluables, aunque muchas veces las demos por sentado.

Es una dama muy digna, no puede calcularse su edad pues su Fuente es el Rey de la Eternidad (1 Timoteo 1:17; Salmo 36:9). Tiene el cabello largo y sedoso, (parece etéreo como el viento), unas flores se lo sujetan de un costado y trajo otras tantas en sus manos. Ustedes la conocen bien, Ella es nuestro tema de conversación al impartir esperanza, al asociar su nombre con la palabra “Eterna”…sí…esa Amiga especial es la Vida.

Se sentó al lado de mi cama con rostro sereno y pensativo y dijo:

- Cuéntame de esas cosas que no hablas a menudo y que sé que de vez en cuando dan vueltas en tu mente.
- ¿Qué cosas?, le respondí.
- Bueno, te lo haré más fácil, ´déjame interrogarte y tu dame informe´ (Job 38:3)
- Uy…me preocupa cuando te pones tan seria, pero bueno, sabes que no puedo negarte nada, dime con confianza…

- Bien…empecemos…¿Piensas en mi archienemiga…la Muerte?
- Sólo lo necesario, es decir, existe (por ahora), es una dura realidad con la que humanidad convive (por ahora)…y nadie te tiene asegurada y que el tiempo y el suceso imprevisto nos acaecen a todos. Pero mi mente y corazón están puestos en ti: La Vida…y en tu faceta Eterna…

- Pero cuando te sientes tan mal físicamente y sientes que las fuerzas se van…
- Sí, muchas veces siento que te me escapas y la imagen de la llama de una vela o candil que se apaga es una imagen recurrente con la que me identifico (´soy una mecha de lino que humea´)…pero bueno…es una llamita que sigue ardiendo, y aunque débil…no quiere extinguirse nunca…(como digo en broma en casa: “estoy a la humareda”…pero estamos y queremos seguir estando)
- ¿Le temes?
-Temo no hacer lo suficiente…
-¿Lo suficiente?...
- Sí…sé que eres un don, una dádiva de Jehová por bondad inmerecida, que no nos “ganamos” el tenerte. Pero quisiera hacer todo lo que me corresponda. Que al tiempo de la evaluación final (ya sea de nuestros días de este lado del Paraíso o el final del sistema), no se me halle deficiente por no haber dado más, sino poder tener la certeza, callada e íntima, de haber dado todo, lo mejor y óptimo al servir a nuestro bondadoso Dios. Que nunca sea un servicio a medias. Que el amor sea siempre el motivo de las acciones. Que a pesar de las falencias, el Rescate y su amor cubran los errores y bendiga con misericordia.

- ¿Piensas en la Resurrección?
- Sí, en especial cuando parece que te escapas y este cuerpo se queda sin aliento de nada. Es una maravillosa y bendita provisión que lleva el sello del amor de Jehová y del Cristo, su sangre…su vida…que se traduce en nuestra vida.
Pero si me permites bromear un poquito contigo…no quiero acortar camino al Paraíso…siempre, la esperanza ha sido ser sobreviviente y que Jehová nos permita, inmerecidamente, poder estar allí para ver la vindicación de eterna de su Soberanía y la santificación de su Nombre...y poder contarlo por tiempo indefinido.

- ¿Luchas contra la angustia?
- Y…en este sistema, y en estas circunstancias, no faltan momentos de angustia. Pero la oración, la Biblia y cuanta provisión haya a mano de parte de Jehová mediante su Organización, son antídotos seguros, bálsamos que alivian y reconfortan la mente y corazón.

- ¿Eres feliz?
- Tú lo sabes…¡claro que soy feliz! Es verdad que hay momentos de angustia, y tal vez no pueda estar siempre con la sonrisa de oreja a oreja (pero generalmente sí, jaja). Y tantas veces no hay fuerzas ni siquiera para hacer una mueca. Pero la felicidad es más que alegría y contentamiento. Es la íntima satisfacción que viene de la amistad con el Dios que da paz, que nos permite entender el por qué de tantas cosas que causan dolor, que nos da esperanza, que nos sostiene y fortalece, que le da sentido profundo a la vida y nos permite disfrutar de cada detalle que el Dios Feliz nos dio para que nosotros también lo fuéramos.
Es ese diálogo, intimo y continuo, con la belleza que nos rodea; es interpretar una mirada, de seres humanos y de animales y sentir en la propia piel lo que siente el otro. Es descifrar los silencios y dejar que te arrullen los murmullos, apenas perceptibles, de todo lo que nos habla del Creador y de Ti…¡amada VIDA!.

Me escuchó atenta y sonrió, aunque creo que en el fondo ella conocía las respuestas, tal vez haya pensado que necesitaba hablarlo y se acercó con su interrogatorio a sacar aguas que yacían profundas, calladas y quietas.

Besó mi frente y dejó las flores que tenía en sus manos en un delicado florero de cristal en mi mesita de luz. No se despidió, porque siempre está, en todo. Pero le agradecí su tiempo e interés. Al igual que a ustedes, que me están leyendo…y están aquí, conmigo.

Nancy
06 -10-09


Acuario y Mar...

video

“Cada casa es un mundo”, dice el refrán popular. Pero en vista de las complejidades de la vida actual, bien podemos decir que: “Cada persona es un mundo”. Y muchas veces no le dedicamos el tiempo necesario para descubrir un poquito, aunque sea, de toda la riqueza interior que tienen quienes se asoman a nuestra vida en distintos entornos. Cada uno una historia, un bagaje de recuerdos, experiencias, angustias…en definitiva, cada uno un mundo por descubrir, un libro por leer, y siempre, rescatar todo lo positivo, comprender y aprender. Y valorar. Y amar.

Y hablando de mundos por descubrir, quedé impresionada al escuchar en mp3 el artículo “Grandes monstruos de las profundidades”, de Despertad! de Diciembre. Realmente conocemos tan poco de ese mundo submarino, lleno de vida y ajeno a nuestros ojos. El artículo menciona que algunas especies nunca fueron estudiadas en su hábitat.


Y justo me enviaron este video, tan fascinante, ´una espectacular grabación en HD del "Kuroshio Sea", el segundo tanque acuario más grande del mundo, instalado en el Okinawa Churaumi Aquarium, Japón, con 7.500 metros cúbicos de agua y unas dimensiones impresionantes. El panel de cristal mide 22 metros y deja una espectacular visión al visitante. La música acorde al momento es "Please don't go" by Barcelona. El otro acuario enorme, similar a este, se encuentra en Atlanta (Estados Unidos).´ (*)


Con todo, eso es solo una ínfima muestra de la vida que alberga el amado y vasto:


MAR...


Siempre has sido un enigma por descubrir...

Tan inmenso...tan profundo...

Eres otro mundo dentro de este...

Abrigas tanta vida entre tus mantos azules...

Tantos paisajes entre montañas y abismos...

Tu grandeza recuerda

la nimiedad de mi estructura.
Viste transcurrir milenios ante tus ojos.

Eres parte de las grandes fuerzas

que tu Hacedor hábilmente utilizó,

cual gigante cincel , para tallar ,

la celeste gema que te contiene.


El Sol y la Luna

pugnan por danzar contigo

al compás de tus mareas.
Traes a mi alma la serenidad

que me hace falta.

Mis ojos cansados se recuestan en tus olas,

y de pronto este dolor ya no duele tanto...


Sigue hablándome bajito,

cuéntame de tus bosques submarinos,

de la vida que bulle entre tus brazos.


Sigue cantándome así,

llenando de vida mis sentidos,

mientras tu brisa me besa el alma.


Dáleth

16-11-04


Sí, creo que los seres humanos y el Mar tenemos mucho en común…vale la pena tomarse el tiempo para “descubrirnos” y dejar que la vida nos cante bajito y nos bese el alma.


(*) Para verlo en pantalla completa:

http://www.flixxy.com/okinawa-churaumi-aquarium.htm