miércoles, 5 de diciembre de 2012

Historias entre flores y Luna




Si este mensaje no fuera escrito, sino radial, podría comenzar diciendo algo así (claro, poniendo voz de FM):

“19:15 hs. Tarde lluviosa en Tucumán. La ciudad se repone del intenso calor de la jornada de ayer, en la que la sensación térmica superó los 43 °C.
Cae la tarde ya, pero el sol no podrá lucir sus tonos rojizos al marcharse detrás de los cerros que bordean el oeste de esta agitada capital norteña. Un espeso manto de nubes anticipan que las lluvias persistirán durante la noche, cumpliendo con las tormentas anunciadas.”

Bueno, ya está. Sigamos conversando este mensaje. Sí, estoy sola de este lado (el resto de la familia sigue ocupada en distintos afanes en toda la casa). Pero tú estás del otro lado de esta pantalla y me alegra saber que hablamos a través de  estas letras que la traspasan hasta donde estás.
 
Parece que he andado esforzándome mucho (es difícil quedarse quieta cuando hay tantas cosas que uno desea hacer). Y siempre las ganas sobrepasan a las posibilidades reales y termino agotada y dolorida en exceso. Es cuestión de parar un tiempo, acostarse, descansar y juntar un poquito de fuerzas para seguir.
 
Mis padres ya regresaron de unos días en que viajaron a ver a una tía que está enferma en otra provincia. Mamá me había dejado encargada que regara sus plantas, y justo hizo tanto calor, que hubo que regarlas todos los días. Fue mucho esfuerzo, pero valió la pena. Algunas florecieron tanto que les tomé algunas fotos para mostrárselas a mami cuando llegó. Esta, por ejemplo:



Bueno, eso me obligó a salir de la habitación e instalarme con mi camita en el jardín, para acompañar a Lulita pues no le gusta estar sola (a mí tampoco) y no salía a menos que la acompañara. Ella andaba supervisando el crecimiento de las plantitas de cerca...¿la ves?...¿adónde está Luli?...
 



 
Después de muchísimos años he intentado limpiar un poco los pisos...¡error!...pasó más de una semana y aún sigo con la espalda lastimada y más limitada en los movimientos. Pero, recostada en mi sillita puedo seguir tejiendo. Ahora estoy haciendo cosas chiquitas para vender: trabas y coleros para el cabello, vinchas, llaveritos. Lástima que mi celular no tenga buena definición para tomar fotos, así es que les debo fotos.
Si tuviera más fuerzas me encantaría poder trabajar haciendo artesanías a crochet ¡me encantan!, tengo muchas ideas de cositas que quisiera hacer...pero me quedo en ideas nomás porque no me dan las fuerzas y el dolor limita muchísimo, pareciera que ata mis manos y brazos, todo el cuerpo....en fin...pero disfruto y doy gracias por cada pequeño logro...
 
Y una gran satisfacción ha sido que Micaela y Romina ya fueran nombradas publicadoras no bautizadas, tienen mucho celo  y es un gozo profundo verlas y oírlas contar sus experiencias. Necesitan mucha ayuda y oramos porque sigan adelante y hagan de Jehová su plaza fuerte cada día.

Jehová mediante este jueves me operan del ojo izquierdo, se hace más difícil porque no pueden anestesiar y medicarme como se hace normalmente, sólo anestesia estrictamente local, con gotitas, pero se siente...
Ya comencé el tratamiento previo a la cirugía.
Así es que luego seguiré ausente hasta que mejoren más estos ojitos.
 
Hace unas noches atrás, el sofocante calor hizo que nos quedáramos hasta tarde en el patio en busca de aire fresco.  Nos llamó la atención lo brillante que estaba la luna, llena y pequeña a la vez. Al día siguiente, leí una breve nota que explicaba la razón:

“¿Visteis la gran, brillante y espléndida luna llena de anoche (28/11)? Pues, de hecho, era una micro Luna. Anoche, la Luna llena más pequeña de 2012 llegó a la fase plena tan sólo unas 4 horas antes del apogeo, el punto de la órbita elíptica de la Luna más alejado de la Tierra.
¿Cuánto tiempo habrá que esperar para ver otra micro Luna llena? Pues hasta el 16 de enero de 2014, cuando la fase llena tendrá lugar a unas 3 horas del apogeo.”
 
Yo me había quedado colgando de la luna (o tal vez algo de ella se quedó en mi), y quería escribir algo...algo así:

Luna
 
No te vayas solita a recorrer tu vuelta,
por favor, llévame contigo a ver
lo que tu oculto rostro mira.
Estos días te mostraste llena,
y a la vez, chiquita,
porque estabas cerca a tu punto más lejano,
antes de emprender tu elíptico regreso.
 
Yo te miro desde mi patio florido,
pareciera que hasta las flores
no quieren dormirse por quedarse
a dialogar contigo.
Y hay una mezcla de perfume blanco
y de luz fragante, porque todo lo que veo
quedó impregnado de tu luz de plata
en esta noche cálida vestida de flores blancas.
 
Te miro tanto que al final no sé si estoy aquí
o estoy andando sobre tus cristalinas rocas.
Eres tan bella...y tan buena...
sí, porque me miras y me envuelves
con tu mantilla etérea...y me llenas el alma
con tu luminosa paz eterna.
 
 
Dáleth
04-12-12
 
 

 

4 comentarios:

Rose Cantiero dijo...

Lindas as suas palavras. Que privilégio observar a lua e poder descrever em belas palavras o que o coração sente.
Que Jeová continue a abençoá-la e sua linda família.
Bj
Rose

Mº Dolores Góngora dijo...

Mi querida hermana Nancy. Me gusta mucho todo lo que escribes maravilloso poema a la lunita . Las flores maravillosas y Lula es perfecta .Confio en que tus ojitos se recuperen con la cirujia :Es mi deseo que Jehová bendiga a todos los tuyos y en especial a esas dos futuras hermanitas . Sabes que te quiero sra trabajadora .1Juan 4:8 .Ánimo , ánimo , el reino se vislumbra muy cercano . Bracelona España .

Ileana dijo...

¿Al fin ves, hermanita? ¿Al fin? ¿Si?
¡Bendito sea Jehová, que te continúa bendiciendo, vasijita de barro! Gracias por escribir y compartir con nosotros tu alegría. Tan pronto nos reunamos esta noche, al regresar del trabajo, les daré la buena noticia y mi esposo y a mi hijo. Que Jehová te siga dando muchas bendiciones más, querida Nancyta. Abrazos y saludos muy cariñosos para ti y tu linda familia. Ileana.

JULLY dijo...

Quérida Nancy, amiga del alma. qué alegría el poderme comunicar con vos, muy hermoso todo lo que escribes, me ha dejado embelesada tu hermosa poesía a la luna, gracias por todo, te quiero mucho, no me olvido. adios mi querida hermanita de mi corazón. TQM.