miércoles, 27 de enero de 2016

Amanecer incontenible...


“Por ti podemos ser lo que tú te propones”…me encanta esa frase de la Canción 138, bueno, toda la canción…pero esas palabras en especial, me rescatan de esos pensamientos inquietantes que a veces se agolpan y abruman y tratan de hablar más alto que la esperanza radiante a la que hemos asido el corazón…

Es un voto de inmensa confianza el que deposita el Altísimo en nuestra humana fragilidad. 
Cuando pensamos que no somos nada, que no podremos con todo lo que nos envuelve y asfixia, cuando pensamos que ni un paso más podemos dar,  porque simplemente no hay fuerzas para continuar…resuenan desde un rincón de la mente esas palabras…vienen susurrando bajito y van in crescendo, y como un amanecer incontenible, van empujando los sombríos pensamientos en los que por un momento pude haber estado y comienzan a llenar  de luz cada recodo de la mente angustiada, que se deshacía en llanto como agua entre las manos…


Gracias por mirarnos, Amado Dios,
por descorrer las nubes densas y oscuras
que se ciernen sobre nuestra limitada mente.
Somos sólo barro…a veces sólo vemos 
desde el polvo y no más…
Ayúdanos a ver desde lo alto, desde tus ojos,
desde tu perspectiva altísima…

Eres el Hacedor de las estrellas 
que jamás veremos por su distancia y cantidad…
Tú las conoces, por nombre las llamas…
Por tu impresionante poder las creas,
les das forma, y colocas en su lugar asignado,
danzando un ballet sublime en sus órbitas etéreas
que nuestros mortales ojos jamás verán…

Pero Tú las ves. Están allí. Por Ti.
Porque Tú quisiste que así fuera.
Por tu voluntad fueron creadas.
Y nosotros también.
Por amor de tu gran Nombre
puedes hacer de nosotros lo que tú te propones
para encajar en tu propósito eterno.
Inmerecido privilegio que no queremos olvidar…

Ayúdanos a vernos como Tú nos ves…
Cuando las espinas aguzan con crueldad…
Cuando entre lágrimas nuestras fuerzas se diluyen…
Cuando no podemos mover el peso de nuestros pies…
Que nos inunden tu paz y tu luz
y permitan radiante ver la esperanza cierta,
ancla y faro en la tempestad…

Que por tu voluntad seamos cuanto tú te propones,
y que por tu infinito poder sigamos a tu Hijo,
sobre árido camino o sobre mares tempestuosos.
Que nada nos detenga de seguir alabándote,
bendito Jehová, nuestro Amado Dios.


Nancy
27-01-16












2 comentarios:

Sara Elisa dijo...

Gracias. No sabes cuanto me ayudó tu post. Tqm Nancy

Isacristy dijo...

Que bueno tener noticias,muy lindas las fotos Jaelita preciosa y su mami igual,que pena la fractura de tu mami lo siento mucho,muy hermosa tu experiencia con la ayuda de nuestros hermanos es una hermandad mundial hace un mes tuve un accidente sufri una quemaduraen el pecho y no tengo palabras para el apoyo que me dieron los hermanos es un privilegio tenerlos en cualquier parte del mundo,la alabanza es para Jehova que nos prepara y nos enseña un abrazo.