martes, 6 de enero de 2015

Un viaje anhelado...y un susto...

 

“Para todo hay un tiempo debajo de los cielos”…para todo…hasta para esos pequeños deleites como viajar, pero que para mi parecían vedados, sólo viajes cortos y no distancias grandes que me alejen de todo el equipo médico que me atiende y conoce bien el caso.
 
Pero, gracias a Jehová, luego de los controles de rutina, me dieron permiso para viajar a Cochabamba, Bolivia, a unos 1500 km de casa. Fue muy emocionante poder hacer ese viaje luego de 22 años sin poder ir a ese valle tan hermoso y visitar a la familia y amigos de Waldo allí.
Me aumentaron un remedio más y recomendaron que usara más horas el respirador…¡y que vaya!...así es que…¡feliz y agradecida!
No tuvimos mayores contratiempos al ir y la estadía allá fue maravillosa, el reencuentro familiar, las lindas conversaciones con los amigos, las reuniones, conocer y encariñarse con nuevos hermanos, el paisaje, los paseos…¡y las comidas!...¡¡en especial todo lo que tenga queso!!...en fin, necesitaría muchas fuerzas para escribir, y describir, tantas cosas hermosas que vivimos allí.
 
Aunque tomé muchas fotografías, no salieron muy nítidas, pero algunas les dejaré, como esta en que están Waldo con el Tío Carlos y Yoly, su hermana:
 
 
Fue durante un paseo al Cerro San Pedro (2.840 metros sobre el nivel del mar), que es parte de tan grande ciudad, y dónde se encuentra el Cristo de la Concordia: “una gigantesca estatua colocada a una altura de 265 m sobre la ciudad. La estatua tiene una altura total de 40,44 m. Es ligeramente más pequeña que la Estatua de Cristo Rey (Świebodzin, Polonia), y es más alta que la estatua de Cristo Redentor en Río de Janeiro, que tiene 30 m, lo que la convierte en la segunda estatua más grande del mundo”, según mencionan datos turísticos anecdóticos que no conocía. 
 
Lo cierto es que desde ese cerro se puede apreciar la grandeza del valle, las imponentes montañas que lo rodean y lo extendida que está la ciudad…hasta donde se pierde la vista en un día despejado…bellísimo paisaje panorámico…una loa al Artista Supremo, Aquél que “ha pesado con indicador las montañas, y en la balanza las colinas.” (Isaías 40:12)
 
Vista panorámica de la ciudad y el valle desde el cerro:
 
 
 
Desde allí bajamos en el Teleférico…¡toda una aventura para mi! Tenía mis temores por los problemas cardíacos y de hipertensión que tengo …pero no…¡nada!...¡me gustó tanto que quería subir y bajar en el Teleférico, como esos niños que juegan con el ascensor de un edificio!
 
En el Teleférico, con la ciudad abajo de fondo:
 
 
Otro momento feliz fue poder conocer y abrazar en persona a una querida amiga que por años conozco virtualmente: Betty, pensábamos que recién en el Paraíso podríamos vernos…así es que atesoramos esos momentos compartidos.
 
 
Su esposo tiene un particular Hobby: hacer Bonsais…¡nunca había visto tanta cantidad de Bonsais juntos!
 
- “¿Cuántos hay?”, pregunté…
- “Entre 300 y 400”, respondió Betty como si nada…
 
 
También pudimos visitar a  la familia Argandoña: Jaime, Rebeca y Raquel, y los hermanos Flores. Nos invitaron a su casa a un riquísimo almuerzo…todo nuevo para mi…disfrutamos mucho las experiencias compartidas y su generosidad. Al despedirnos nos tomamos esta foto:
 
 
Siempre es refrescante conocer a nuevos hermanos y disfrutar de nuestra maravillosa hermandad mundial, donde sea que vayamos, hablamos el mismo lenguaje puro y es como si toda la vida nos hubiéramos conocido, eso sentí al estar en la congregación de los papis de Waldo y abrazar a hermanos que recién conocía.
Me da pena que las fotos salieran tan movidas y borrosas y no pueda compartirlas aquí, pero su recuerdo está claro y nítido en el corazón y mente, esperando verlos nuevamente.
 
Un momento traumático:
 
Llegamos a casa en las primeras horas de este año, mientras el mundo aún iluminaba ruidosamente la noche y sobresaltaba a los pájaros aturdidos en sus ramas. Mientras entrábamos el equipaje, no sé en qué momento entraron dos jóvenes, uno de ellos armado, y nos asaltaron. Querían dinero y se llevaron todo el que encontraron, de mis padres y nuestro. Yo temía por mis papis, están de 82 años y son frágiles, temí por sus problemas cardíacos e hipertensión, también por mi aneurisma y trataba de tranquilizarme. Gracias a Jehová, no nos lastimaron y pudimos mantenernos calmados todos.

Luego que se fueron, nos reunimos e hicimos una oración en familia dando gracias de estar vivos, e incluso, Waldo pidió por ellos, por los ladrones, para que recapaciten. Uno de ellos se sintió mal cuando le dije que Dios estaba viendo lo que hacían, se sintió muy culpable, dijo que él también tiene madre y abuelos y que en ese momento quería matarse. Estamos seguros que algo bueno hay en ese chico…ojalá cambie y busque a Jehová…y algún día sea un hermano nuestro…sería hermoso…
 
Hemos quedado medio traumados, es lógico supongo, y oramos que Jehová nos dé su paz y protección amorosa, como de hecho lo hizo, y sigue haciendo…
Este incidente me hizo recordar unos escritos de Lira: La mosca en el ungüento, les copio un fragmento final:
 
“El rey Salomón escribió algo que la gente sigue repitiendo todavía en forma de refrán. Al principio del capítulo diez de Eclesiastés, leemos según la Versión Moderna de la Biblia: “Las moscas muertas hacen que hieda y se corrompa el ungüento del perfumista; así también una pequeña insensatez al que es estimado como sabio y honorable”. Cuando la gente hoy dice: “Cayó una mosca en el ungüento” no se refiere solamente a los pequeños deslices señalados por Salomón, que arruinan la reputación de un hombre respetable, sino a todo lo que echa a perder la perfección final de algo bueno y deseable.
No nos vamos a ver libres de esas moscas muertas hasta que cambie el sistema. Quizá estos versos te ayuden a retener esa advertencia.
 
…………………………………..

Este viejo sistema prepotente
sigue estorbando en todo a los virtuosos
y dándoles la palma a los violentos.
No se puede esperar ningún milagro
que guarde la pureza del ungüento.
 
Se acerca el Paraíso incorruptible
donde no habrá este suspirar sin cuento.
Pues entonces, ¡qué alivio imponderable!
las moscas estarán siempre en su sitio,
no caerán nunca más en el ungüento.”
 
                                        Álef Guímel
 

Sí, en breve, nada empañará nuestra felicidad…¡y será eterna!
Mientras tanto, seguimos concentrándonos en todo lo bueno que aún disfrutamos, más allá de cualquier tipo de adversidad: Conocemos a Jehová, nos permite el honor de ser sus amigos, le da sentido a nuestra vida, nos permite servirle con su pueblo y tener millones de hermanos y amigos en todo el mundo y nos da una esperanza cierta…
 

 
 
 


domingo, 7 de diciembre de 2014

Vivencias, Fotos y Parte Médico....

 
Aún es Primavera aquí. Hoy, día de calor…de mucho calor…debe hacer unos 500 C° a  la sombra, jeje…bueno, es menos, sólo 39 C° dice el pronóstico del tiempo.
Sí, mi querido Tucumán sigue en esa posición respecto al Sol que alguien muy ingeniosamente plasmara en la imagen que compartí en la entrada anterior.
Lo cierto es que, la suma de muchos factores, clima incluido, ha hecho que estuviera ausente por aquí ya casi un mes.

¿Por dónde empezar para tratar de ponerme un poco al día?   Uhmmm…bueno, empecemos por lo más lindo…y lo más bonito tiene que ver con Jaelita…ahhh…¡cómo sigue creciendo esta bebita! Como siempre escriben a mi correo preguntando cómo está ella, pues empecemos contándoles que, gracias a Jehová sigue muy bien, ya cumplió dos meses; Damita le saca fotos todos los días para enviármelas por celular para que las vea mi mami. Mamá está cada día más delicadita y deteriorada en su salud. Los únicos momentos en que se pone con una carita feliz, es cuando ve fotos de Jaelita, así es que todos los días me pide que se le muestre “las fotos del día”, a pesar de que por lo menos una vez a la semana la está viendo en vivo.
Como son taaaantas fotos, no sé cuáles escoger para poner aquí, pero les dejo estas:



 

 
En la predicación de este domingo tan caluroso
 
 



 


 Con mis papis: Nery y José:

 
Otro motivo de profunda alegría fue la visita de nuestros queridos amigo Maty y Joan, desde Barcelona, fue muy breve, pero estamos muy agradecidos que nos visitaran y hayamos podido compartir momentos muy lindos que son atesorados en los recuerdos. Aunque no pudimos hacer cantar a Maty (tiene una voz hermosa), pero fue muy lindo escuchar sus vivencias. Joan venía por primera vez, es tan cálido y simpático que se ganó el cariño de todos por aquí. Un amigo querido para Waldo también...
 
  Con Maty:

 
 Con Joan y Maty, Damita y Ezequiel
 


Como mi mami está tan delicada de salud y frágil con sus 82 añitos, últimamente no estaba pudiendo salir a predicar y eso la pone más triste aún. Pero ayer pudo salir, los hermanos son muy amorosos y la cuidan bien, ¡estaba tan feliz al regresar! Ama la predicación. La verdad, me conmueve su determinación y celo por Jehová y el ministerio.
Les dejo unas fotos que les tomaron, predicó con Juancito, tanto él como su familia completa: esposa, hijos y madre, nos arropan con su cuidado amoroso y consuelan con su cariño:



Estamos muy agradecidos por el amor en acción de nuestros queridos hermanos que con sus iniciativas prácticas nos ayudan a sobrellevar las espinas incrustadas…
 

Parte Médico:

Y bueno, esta es la parte en que respondo a los muchos correos preguntando por mi salud, trataré de ser breve para no agobiarlos.
Llevo varios meses con dolores agudos y permanentes, primero en una pierna, a la que siento ahogada y presionada todo el tiempo, peor al caminar. Ahora son las dos. Y un montón de otros dolores en todo el cuerpo que están siempre presentes y ya les tomo en cuenta…pero me obligan a hacerlo! Hormigueos en pies, piernas, manos, brazos, contracturas en cuello y espalda, siempre, rigidez y dificultad para moverme, en fin…es larguísima la lista.
 
Han estado haciéndome muchos estudios:  La Arteritis de Takayasu * sigue implacable su curso, en dos años perdí dos arterias más: las tibiales anteriores, ya no hay flujo de sangre allí, en ambas piernas. También hay Ectasias Linfáticas en las dos…así es que entre otras cosas, los pies y piernas se hinchan como globos al andar levantada y caminar un poco…¡y cómo duelen!
Hacía mucho que no me asustaba en serio por algún estudio, pero mientras la Neuróloga me revisaba minuciosamente, al tiempo de dar esos golpecitos en las rodillas para ver los reflejos, me asusté porque la pierna derecha no se movía…¡¡para nada!!.  La otra pierna sí, daba una patadita refleja…pero la derecha no…
 
Luego de muchos estudios e ir descartando cosas, diagnosticaron Neuropatía Periférica **, lo que causa un terrible Dolor Neuropático
Esta “nueva adquisición” es producto de las enfermedades inflamatorias y vasculares que tengo de fondo: Polimiositis, Arteritis de Takayasu, Fibromialgia, además de Miastenia Gravis…uhmmm…ya está muy larga la lista…sin contar las interminables complicaciones individuales que cada una causa…
Están tratándome con Pregabalina y ahora con Gabapentina, que si bien son usados para otras enfermedades en principio, resultan muy útiles en el tratamiento del dolor neuropático. El problema es que me afectan mucho, en especial, emocionalmente, quedo muy decaída y más lenta mentalmente…¡¡¡sobre que me manejo son una sóla neurona nomás!!!...encima…¡¡¡lenta!!!
 
Al verlo así, escrito…al menos me sirve para entender por qué todo el tiempo estoy pidiéndole fuerzas y ánimo a Jehová…

No es fácil y cada vez se complica más, aunque por fuera no se note mucho. Con la ayuda de Jehová, seguimos aguantando y sabemos que pronto todo lo que hoy es causa de angustia y dolor, no será más… “y las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón.” (Isaías 65:17)
 
Les dejo un abrazo gigante, mi eterna gratitud por todo el cariño y ánimo que nos dan, tanto a mi familia como a mí, en sus correos, llamadas y mensajes por Whatsapp…
 
Los quiero mucho…
 
 

*   Inflamación y destrucción de las arterias, en especial la aorta y sus ramificaciones.

**   Para saber más para ayudar a quién lo padezca y a sus familiares, hay info valiosa aquí:

http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/neuropatia_periferica.htm



PD: Ahhh...si se preguntan el por qué de la primera foto...soy yo el Paraíso...(aquí va una carita sonriente)...


Y una más de Jaelita en la predicación de este domingo agobiante:







sábado, 8 de noviembre de 2014

Bendiciones en Primavera...

 
La Primavera sigue su recorrido por las calles, valles, montañas y rincones de esta querida provincia, pequeña pero pintoresca, llena de detalles para conocer y descubrir sus encantos e historias…
Hemos tenido días muy agobiantes por una ola de calor intensa, llegando a casi 43 °C . Me causó gracia una foto que se puso una hermana en su foto de perfil en el celular, ella y su esposo vienen de lugares más frescos, así es que esos días estaban padeciendo el calor y lo reflejó con esta foto:
 
 
Luego hubo un descenso abrupto de la temperatura y ahora estamos en lo que sería más normal para la época, disfrutando de este tiempo tan especial en los afectos…
 
Nuestra Jaelita ya cumplió su primer mes, gracias a Jehová está creciendo bien, pegadita al pecho de su mami. Su control médico es muy bueno: creció 7 cm. y aumentó 800 grs. Es muy despierta y vivaz, le encanta que le hablen, que le conversen y te mira a los ojos mientras lo haces. Es impresionante, aunque dicen que a esta edad no ven con nitidez…pero ¡¡le encanta ver los videos de Caleb y Sofía!!...¡le clava los ojitos sin apenas parpadear hasta que temina!...es una ternurita, una bendición y regalo de Jehová que atesoramos profundamente…
¿Quieren verla?...aqui unas fotitos...
 
Con su mamita:
 
Con su papi, yendo a la reunión, en pleno bostezo

Día de calor, con sombrerito y sandalias a crochet


“Conversando” con su Abuelito Waldo

 
Con su primito Benjamín en la reunión
 
 “Conversando” con Micaela


“Conversando” con nuestra querida Amiga Carolina, que nos visitó, de Bahía Blanca
 
En el patio de nuestra casita, bajo los árboles
 

Con sus papis


 
Estamos felices y agradecidos por tenerla con nosotros y oramos que Jehová la cuide mientras sus papis siguen criándola con amor, paciencia y sabiduría en sus caminos…
 
Otro motivo de alegría y expectativa es la próxima visita de nuestra querida amiga Maty y su esposo Joan, ellos son de Barcelona, España, están conociendo un poquito de Argentina junto a otra querida amiga: Aurorita y su esposo Eduardo, de Buenos Aires. Así es que nos llena de alegría poder tenerlos próximamente aunque sea un fin de semana por estas tierras norteñas.
 
La vejez y los dolores de mis padres es una fuente constante de preocupación y pena…e impotencia…pero Jehová sigue sosteniéndonos y ayudándonos con las inquietudes de cada día.
Mi salud…sin comentarios, sería extenso y no tan grato, así es que lo dejamos para otra entrega…
 
Más allá de nuestros dolores y angustias presentes, propias de sobrellevar enfermedades crónicas y debilitantes y otros que impone el sistema agónico…puesto todo a la balanza, siempre pesa más lo bueno…y eso nos lleva a dar…
 

Gracias Jehová por la dicha extensa
de servirte hoy…mirando al mañana…
sin dejar de saborear lo dulce
que en el presente nos entregas…
¡¡Tu creación es tan maravillosa!!...
Nuestros ojos y sentidos con ella deleitas…
Y tus dichos…ahhh…
Ellos con caricia constante al alma…
como olas de mar, siempre presentes…
eternos…como nuestro amor por Ti…
Gracias Jehová por mirarnos…
y amarnos…
 
Nancy
8-11-14

jueves, 30 de octubre de 2014

Espera un poquito más...

 
Espera un poquito más...

Con amor, a Mical Mendoza,
hija de José Santos/HeMem
 
 
Te acercaste a mi lado,
y dijiste, con ojitos llorosos:
- “Han pasado 5 meses sin mi papá,
no pareciera cierto…
Ha sido una real tortura…”
 
¡Ay mi niña!…quisiera poder darte consuelo…
y se hace difícil con el corazón tan oprimido…
El Padre Eterno lo sabe,
Él te lo devolverá un cercano día…
 
Pasa demasiado rápido el tiempo…
El dolor no…
el vacío se agiganta…
pero la esperanza lo hace aún más…
 
Espera mi niña…
Permite que el Padre de ternuras infinitas
te abrace y sostenga…
Aguanta y espera, sólo un poquito más…
 
 

Nancy
30-10-14
 

lunes, 13 de octubre de 2014

—Estímulo en el viento—





Transcurre la siesta de un cálido día de primavera. El termómetro marca casi 31 C° . Tengo que apurarme a escribir algo antes de recoger mis cosas para ir a nuestra casita, a unas 18 cuadras de aquí, la casa de mis envejecidos y delicados padres. Estos días han sido de ir y venir todo el tiempo, acompañando a Damita allá mientras Ezequiel trabaja, amaneciendo con Jaelita en brazos tratando de calmar sus dolores de pancita, común en los bebés…¡¡han pasado tan rápido los años!!...pareciera que fue ayer que era a Damy a quien tratábamos de calmar…y a hora le toca a su bebita…es preciosa…una bendición…
Quería vivir para ver crecer a mi hija…y ahora a mi nietita…

Como dijo Waldo, Jaelita ya está experimentando la herencia de Adán…como todos…aunque será por poco tiempo, hasta que amanezca el milenio en que seremos libres…

Ya fueron a las reuniones, los hermanos de su nueva congregación los adoptaron a los tres y los arropan con su cariño…nos hace felices como papás ver que los quieran tanto…
¡¡Y Jaelita es el furor de la congregación!!, jaja…¡¡todos quieren sacarse fotos con ella!!...realmente no deja de conmovernos el amor de nuestra maravillosa hermandad…reflejado también en los tiernos y amorosos mensajes que ustedes les enviaron desde lugares distantes del mundo…gracias por ser parte de nuestros días…gracias por su amor…

La vida en estos días finales del sistema está tan llena de cambios, no somos inmunes a ellos y no dejan de afectarnos las ausencias de los amados, una lista dolorosa de afectos que sigue haciéndose más larga…habrá mucho que contarles cuando regresen…pronto…

Mis espinas en la carne a veces se tornan más punzantes y agresivas, como ahora mismo mientras escribo…pero a lo largo de estos años de paréntesis forzoso en la común rutina de toda ama de casa…he aprendido, como los colibríes, a buscar en el fondo de las cosas simples que aún puedo hacer, y sacar el néctar dulce de las flores silvestres, de mi entorno sencillo, que nutre y vigoriza el alma para no dejar de volar…

Las enfermedades no me dejan llevar una vida normal, y es interminable la lista de las cosas comunes a todos los mortales, que yo no puedo hacer…
Pero he aprendido a dar gracias por cada momento, a pesar del dolor físico o toda angustia, porque precisamente, esta condición física, permite tener tiempo para ahondar en las cosas bellas y profundas de Jehová y su maravillosa Creación, propósitos y Organización, y extraerlas, como si fuera con pinzas, (o con el pico de un Colibrí), no sólo para fortalecer la amistad con el Padre Tierno, Hacedor de cielo, tierra y mares…sino también para poder compartirlas con otros, con el que sufre en silencio, y aún en la distancia, sentarme a su lado y compartir la carga…y algo del néctar de las promesas que sostienen en la adversidad…aunque sea en forma de alguna tarjeta con textos que consuelan…o alguna palabra o algunos versos que suelo dejarles aquí…en especial los de los amigos ausentes que dejaron tanto:

—Estímulo en el viento—

     Oh, alma mía, sé que hay corazones que arrojan estímulos al viento, como hojas frescas de un otoño recién nacido. Vasijas de barro resistiendo la tempestad. Negándose la osadía de rendirse al resistidor, al desaliento. Corazones de miel que miran por la ventana, mas allá de lo que ven los ojos. Que entregan sus palabras tiernas como pétalos a la brisa de la mañana. Y ella las recoge exultante, para depositarlas con ternura sobre los habitantes del futuro. Aquellos que sufren en un mundo donde abundan las tinieblas.

     Hojas frescas que se unen al rocío del Hacedor, que ha enviado a sus ovejas en medio de la noche. Valerosos baluartes de fe que portan vasijas de barro con el agua de la vida. Y el mundo los ha odiado, porque se niegan a callar. Jamás las piedras tomarán su lugar, aún cuando les aten las manos, cuando el enemigo los relegue a una silla o a un camastro. No callarán. Seguirán mirando por la ventana sujetos a la esperanza y a la promesa de Jah, leales a su Dios, depositando hojas frescas en el viento.


         Oh, alma mía, asomémonos también por la ventana, para ver el futuro anhelado, para ver colibríes contra la tempestad...  para recoger estímulo del viento. 


José Santos
2008
                                                                  

"¿Por qué estás desesperada, oh alma mía, 
y por qué estás alborotada dentro de mí? 
Espera a Dios, porque todavía lo elogiaré 
como la magnífica salvación de mi persona."
(Salmo 42:5)







 








martes, 30 de septiembre de 2014

¡¡Ya llegó!!...

 
 
El jueves pasado por la noche, Damita y Ezequiel tuvieron que salir un poquito antes de la reunión porque estaba con muchas contracciones. Fueron al sanatorio por una revisión, pero ya la hicieron quedar para realizar la cesárea al día siguiente…¡¡Y nació Jaelita!!

Se adelantó unos días, estaba prevista para hoy, pero nació el viernes 26 a la mañana, a las 8:18 hs, pesó 3.030 Kg, y medía 45 cm, con 37 semanas de gestación. Su nombre: Jael Rocío.
Tanto Damita como ella están bien, ya en casita, arropadas por todo el amor de la familia, amigos, hermanos locales y todos ustedes que aún desde lejos nos acompañaron estos meses con sus oraciones, cariño, mensajes y llamadas...gracias por todo su amor...
Gracias Jehová por esta bendición...que sea para Él...
Es una bebita muy hermosa…y no es porque sea mi nietita..¡realmente es preciosa!

Así es que, como imaginarán, estos días han sido muy ajetreados, yendo y viniendo de una casa a la otra, ultimando detalles, tejiendo souvenirs (unos 60 pero creo que tendré que hacer más)…se los dejo aquí para ustedes, aún en la distancia:
 



Yo tejí los vestiditos e hice las tarjetitas, mi mami cosió las florcitas con una mostacilla al centro, Damy les puso el cordón dorado, Ezequiel hizo el cartel de Bienvenida para el sanatorio y Waldo corrió a conseguir todas las cositas que se me ocurrían para hacer…él está detrás de todo lo que hago…es un gran esposo, compañero, papá…¡y abuelito!



Tanto entusiasmo me hace andar más de la cuenta y mis pies y piernas están insoportables de hinchados y doloridos, así es que apenas puedo me acuesto entre tarea y tarea…pero estamos felices de poder acompañar a nuestros hijos en esta etapa tan importante de su vida…y la nuestra…

Somos concientes de que “A menos que Jehová mismo edifique la casa, de nada vale que sus edificadores hayan trabajado duro en ella.” (Salmo 127:1)
Por eso oramos que Él guíe a los flamantes papis y bendiga los esfuerzos por ponerlo a Él en primer lugar en sus vidas, criando a Jaelita en sus caminos y enseñándole a amarlo con todo su corazoncito y ser…

J ehová te hizo, le perteneces
A Él, nosotros te
E speramos con amor inmenso, y
L as gracias le damos por poder tus ojitos ver…