domingo, 29 de marzo de 2015

Parte Médico, Paraíso y...




















Aquí dando señales de vida luego de la cirugía…Gracias por su preocupación y los mensajes de ánimo que tanto bien nos hicieron, sobre todo, gracias por sus oraciones y amor fraternal…hacen que las cargas se tornen más ligeras…
Gracias a Jehová estoy en casa, la cirugía fue peor de lo que pensábamos, la doctora estaba asombrada de que el tumorcito fuera tan grande, del tamaño de una papa decía ella, fue muy difícil, el tejido de granulación reabsorbió el hueso del maxilar superior (“lo comió”, explicó), tanto que llegó hasta la fosa nasal de ese lado, al remover el tejido, quedó un orifico comunicando la cavidad bucal y nasal. También comió parte de la placa del paladar.

Al sacar todo ese tejido, quedó un hueco de 4 x 6 cm…¡enorme!. Generó un coágulo adentro, al que le inyectó un potente antibiótico óseo, e hizo 4 puntos. Dijo que no debo hacer el más mínimo esfuerzo por una semana, 12 días de antibióticos, hielo, reposo, sólo líquidos hasta el lunes y regresar a control. La cirugía duró casi 2 horas y colocó 5 anestesias, y una inyección de corticoides como antiinflamatorio. Estaba aturdida de dolor.
Hay momentos en que me siento un poco mejor y otros peor.

Me pone muy triste que quizás mañana no pueda asistir a una reunión especial que tenemos en Argentina, con motivo de la visita de un hermano de República Domincana, que será retransmitida a todas las congregaciones del país. Ojalá mañana pueda aguantar un poquito más levantada. Pero también está el hecho de que quedó ese orificio en la fosa nasal abierto y no puedo exponerme, tengo que tener cuidado hasta para limpiarme la nariz, todo me repercute adentro. No tiene que haber cambios en la presión de aire.
¡¡Lo peor, es que no podré usar el respirador por una semana!!...Estos serán días difíciles, el aparato me ayuda a seguir respirando mientras duermo, pues dejo de hacerlo al relajarme. Así es que estoy más sentada en la cama, con más almohadas, es incómodo y hace doler cuello y espalda…
Además, la máscara presiona fuerte la cara justo sobre la zona operada y no puedo ni rozarla.

De más está decir que oraba todo el tiempo durante la cirugía, recordaba Isaías 41:10, escuchando las voz de Jehová al decir esas palabras: “No tengas miedo, porque estoy contigo”…
Trataba de pensar en lugares bellos (como el video que les dejo aquí, no dejen de verlo, son anticipos del paraíso). Pensar que el Dios que hizo todas esas maravillas e imponentes fuerzas de la creación, es el mismo Dios que nos dice: “No tengas miedo, porque estoy contigo”…ahhh…serena el alma en medio de cualquier tesmpestad…

Y también sé que las oraciones de ustedes me acompañaron y lo siguen haciendo, ayudándonos a atravesar este tramo del valle de sombra profunda con mejor ánimo …gracias por estar…los quiero mucho…


PD:    No puedo dejar de evocar estas palabras de Lira que siempre me ayudaron en momentos difíciles, quiero compartirlas, pues muchos de ustedes también luchan con problemas de salud físicos o emocionales…se los regalo con el deseo de que también los anime y consuele:


A  un amigo enfermo

¿Verdad que es dulce, si el dolor acosa,
 cuando un lecho de enfermo nos retiene,
sentir que el corazón calmo reposa
porque un brazo de arriba lo sostiene?

... Sentir que Dios, magnífico vigía,
los ojos tiene eternamente abiertos;
que cada tramo en nuestra travesía,
si es guiado por él es rumbo cierto.

El barro humano es débil y sufriente
y su impotencia a superar no alcanza.
¡Más, cómo lo hace descansar la mente!
¡Y qué mullida almohada es la esperanza!

La bondad de Jehová es un don constante. 
El pondrá paz dorada en tus mañanas,
bálsamo en tus insomnios agobiantes,
y retazos de cielo en tu ventana.

Deja que Dios derrame sus riquezas
dentro de tu paréntesis forzoso.
Liba la espesa miel de sus promesas;
¡el futuro es inmenso y luminoso!

Deja vagar tus ojos en el cuadro
de un amplio paraíso sin fronteras,
y será menos rígido el taladro
que castiga tu carne y la exaspera.

Rogamos que estés siempre en nuestras filas,
sumándote al empuje decidido,
con fulgor de optimismo en las pupilas,
en tu fe y en tu amor fortalecido.

Fijos los ojos en el alto cielo
vamos subiendo el último repecho.
(El reloj de Dios dice que es muy tarde).

Pensando en ti con cariñoso anhelo,
dejo como una flor sobre tu lecho
mi sencilla oración: Jehová te guarde.
                                                  
                                                                Álef Guímel






viernes, 27 de marzo de 2015

LLuvias...y Arco Iris: Jaelita




Pasan los días y sigue lloviendo. Aunque por ahora no con la intensidad de días atrás, pero persisten las lluvias y los problemas que causaron.
Terminó el verano y comenzó el otoño envuelto en una fina capa gris, tejida de gotitas que no cesan…
La temperatura también bajó abruptamente y en cuestión de días desapareció la ropa liviana y aparecieron los abrigos. Cambié los hilos por lanas para tejer para Jaelita. Ella sigue creciendo, está hermosa, ya cumplió 6 meses, ¿quieren ver algunas fotos?







Su risita pinta los colores del arco iris donde sea que estemos, por más que la lluvia siga cantando…

 El otro día, aprovechando un breve mejoramiento del tiempo en que el sol asomó tenuemente unos rayitos cálidos, saqué a Jaelita al jardín…justo bajaban unos pájaros a recoger alguna semilla entre las plantas…ella los miraba atentamente…mientras yo le improvisaba una canción:


Vengan pájaros de colores,
bajen al jardín,
vengan a saludar…
porque Jael está aquí…


Es una bendición esta gordita, aunque nos hallemos cansados con nuestras luchas cotidianas, sólo verla nos renueva y hace sacar fuerzas para seguir…

Yo he estado andando de un médico a otro y haciendo algunos estudios. Me derivaron a una especialista por un dolor y bulto en una encía y mejilla por dentro, resultó ser un granuloma que afectó al hueso alrededor de la raíz de una muela y se extendió bastante. Esta tarde me hacen una cirugía para extraerlo. Oramos que todo salga bien y no sufra tanto, por la debilidad muscular me cuesta mucho mantener la boca abierta para cualquier arreglo y peor para una cirugía.
Jehová mediante, luego les contaré cómo salió todo, si?

Estos son tiempos de actividad aumentada en el pueblo de Jehová, en estos días previos a la Conmemoración. La semana anterior tuvimos la visita de nuestro superintendente viajante y su esposa, muy animadora. Fue una alegría inmensa poder estar en la reunión de precursores en este arreglo especial, de los 100 publicadores de nuestra congregación, este mes fuimos 67 sirviendo en alguna faceta del precursorado. 
Sólo lamento estar tan decaída físicamente…me cuesta mantenerme al paso, al menos con todo lo que quisiera hacer…pero nuestro amoroso Padre sigue acordándose que somos polvo y nos ayuda a seguir…manteniendo la vista fija en las cosas que no se ven…

Hoy será un día muy largo, y la madrugada me encontró escribiendo…será mejor que regrese a la cama y siga leyendo allí hasta que este insomnio se doblegue y cambie pensamientos por sueños…aunque…los sueños siempre están…dormida o despierta..siempre están…




















jueves, 12 de marzo de 2015

Inundaciones



Siempre me ha gustado dormirme escuchando la canción de la lluvia al caer, en especial si ha sido un agobiante día de verano.
 Pero estos días esa serena sensación se tornó en temor. Llevamos varios días de lluvias intensas, con mejoramientos temporarios: durante el día sale el sol, sube la temperatura, hay mucha humedad y por la noche, tormentas eléctricas con abundante e inusual caída de agua.

Un informe periodístico menciona lo siguiente:
“Según le explicó a Clarín el meteorólogo Juan Minetti, del Laboratorio Climatológico Sudamericano con sede en la capital tucumana, en los primeros ocho días de marzo llovió un total de 171 milímetros. Esa cantidad supera la media histórica de todo el mes, que es de 161 milímetros. Esperamos para el resto del mes eventos extraordinarios y un total de alrededor de 300 milímetros. Es una perspectiva muy preocupante, sobre todo por la saturación de la cuencas, indicó Minetti.”

Diferentes departamentos de las provincias de Tucumán, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero y Catamarca fueron declarados zona de desastre.
Y es sombrío pronóstico:  http://www.contextotucuman.com/nota/2642/sombrio-pronostico-de-juan-minetti-vienen-tres-fuertes-yquot;golpes-de-aguayquot;.html

Así es que estamos preparándonos para este fin de semana, oramos que no sean tan intensas las tormentas aunque sabemos que estos eventos son una evidencia más de los tiempos críticos que vivimos.

Hasta este momento media provincia se encuentra anegada y nueve puentes quedaron inhabilitados.
Aún no sé cuál es la situación de los hermanos en toda la provincia, pero de seguro debe haber muchos afectados, por lo extensa de la zona más afectada. Mi hermana vive en una de esas zonas y tuvieron serios problemas, pero ya va mejorando la situación allí.

A lo largo de toda mi vida, he visto tantas veces la mano amorosa y protectora de nuestro amado Padre, Jehová, en especial, en estos 22 años que llevo enferma. Permítanme contarle una reciente con relación a este tema:
Como saben, duermo conectada a un respirador no invasivo que funciona con electricidad. Una de esas noches de intensas tormentas con fuertes truenos, dormía intranquila y de tanto en tanto prendía la luz para ver que no esté entrando agua desde la calle, aunque no es habitual que eso suceda. Estaba todo controlado la ultima vez que miré, pero en cuestión de minutos volví a ver...¡y no se maginan el susto al ver que todos los cables y enchufes estaban bajo el agua...y yo conectada al respirador!
No sé en qué momento me arranqué la máscara y jalé el cable del toma corriente, que al final también cayó al agua. Di gracias a Jehová por haberme salvado una vez más. Si...tengo mucho que agradecer.
Desde entonces, ya no duermo tan tranquila si hay tormenta (y eso que me gustan las tormentas, pero no devastadoras). Claro, tomamos precauciones y colocamos los cables y enchufes más arriba...pero hubo lugares donde el agua subió 1.50 m.

Estuve repasando la información donde se nos animó a tomar medidas preventivas ante los desastres naturales, en la revista Despertad! Allí se responde a la pregunta: “¿Es Dios el culpable?, y se dan sugerencias prácticas para tomar en cuenta. Les dejo el link por si quieran leerlo en línea, den clic sobre el enlace: 

Copio aquí algunos:

¿LISTO PARA HUIR?

  "La Oficina para el Manejo de Emergencias de la ciudad de Nueva York recomienda que las familias se preparen para una evacuación reuniendo en una bolsa de viaje un bolso resistente y fácil de llevar artículos vitales en caso de emergencia como los siguientes:

▪ Copia de documentos importantes dentro de una bolsa impermeable
▪ Un juego extra de las llaves del automóvil y de la casa
▪ Tarjetas de crédito o débito y dinero en efectivo
▪ Agua embotellada y alimentos no perecederos
▪ Linterna(s), radio de AM/FM, teléfono móvil (celular), pilas
▪ Medicamentos para al menos una semana con las dosis anotadas, recetas y el nombre y teléfono de los médicos. (Asegúrese de que los medicamentos no estén caducados)
▪ Botiquín de primeros auxilios
▪ Zapatos resistentes y cómodos, y un impermeable
▪ Datos sobre dónde encontrarse y cómo contactar con la familia, así como un mapa de la zona
▪ Artículos para el cuidado infantil

[Nota]
Esta lista contiene algunos cambios con respecto a la oficial. Quizás no todos los elementos recomendados sean útiles en su caso o en la región donde vive, y tal vez habría que añadir otros, como para las personas mayores y las discapacitadas, que tienen necesidades especiales."
g 9/07 pág. 7 ¿Es Dios el culpable?

Anhelamos el día, cercano ya, en que la tierra recuepere su esplendor inicial y el hombre viva conforme al propósito de Dios en toda faceta de su vida y cuide de esta bella gema azul donde vivimos, pues, lamentablemente, muchos de estos desastres se agravan debido al daño que el hombre le ha acarreado, al punto de alterar el clima.
Por algo Dios intervendrá para "causar la ruina de los que están arruinando la tierra". (Rev.11:18)
Mientras tanto, hallamos consuelo en Su Palabra a la vez que procuramos consolar a quienes sufren o lo perdieron todo.

A pesar de lo difíciles que sean las cosas ahora o en el futuro, seguir cultivando un corazón agradecido nos ayudará a enfrentar las adversidades con ánimo, como estudiamos en La Atalaya:







miércoles, 18 de febrero de 2015

Quiero sueños surcar...



Es extraño que este verano haya venido vestido de un letargo inusual con el que me mantiene envuelta. Generalmente esta es una estación que me contagia sus verdes bríos, despertando las ganas de levantarse cada mañana con una lista de anhelos por cumplir…
No han sido así estos días…esta continua lucha por no dejar que me venza el cansancio impuesto por estas mordaces espinas en la carne…pareciera que pierdo la batalla algunos días, mientras me repito que sólo necesito descansar, que mañana estaré mejor…
Y al día siguiente sigo igual. O peor.

Sí, ustedes ya han aprendido a conocerme a través de estas páginas que escribo y han llegado muchos mensajes al correo preguntando por la falta de movimiento por aquí y por sitio donde les dejo tarjetas…

Lo cierto es que, en realidad, he estado andando bastante, acompañando a Damita mientras Ezequiel trabaja, pues Jaelita ha estado enfermita con una infección viral. Gracias a Jehová va mejorando. Es una criaturita tan buena, que a pesar de haber estado con mucha fiebre y decaída, siempre guarda alguna sonrisa para alegrarnos el día y darnos una medida de tranquilidad.

Bueno, yo no puedo ser de mucha ayuda que digamos, ya está más grande y pesada y me cuesta mucho tenerla alzada y atenderla como quisiera…(ni yo misma puedo manejarme bien sola). Pero al menos trato de estar, aunque sea de compañía. Luego regreso a mi cama y rincón a recuperar fuerzas para la próxima ocasión.

Quisiera aprender a escribir poesía infantil, para que Jaelita tenga algunos versos sencillos que despierten su imaginación mientras crece. Bueno, creo que no costará mucho porque de por sí lo que escribo es medio infantil, jaja. En fin, debe ser la niña con sus ojitos llenos de asombro que vive en mi, la que a menudo encuentra un canal de expresión en lo que escribo.
Si logro algo, lo iré dejando aquí, como esos versos breves que escribí antes que esto. Son tan breves que ya parecen mensajes de Twitter: en 140 caracteres. Lo que, por cierto, me recuerda otro proyecto pendiente, y postergado, que es seguir aprendiendo y practicando escribir Haikús (poemas japoneses de 17 sílabas).

Tengo que esforzarme más en todo, hasta me cuesta hilvanar ideas para seguir predicando por mail. Pero ya estuve viendo un territorio potencialmente grande al que escribir y consolar: un lugar con personas que luchan también con enfermedades crónicas y buscan ánimo. Sólo tengo que seguir orando por fuerzas para escribirles.

Hace unos días me asusté mucho. Por la debilidad muscular severa, suelo dejar de respirar (apnea) o lo hago con mucha dificultad al dormir y relajarme. Cuando me pasa eso en dormida, despierto abruptamente y me cuesta volver a respirar, a pesar de usar el respirador.  Pero nunca me había pasado estando levantada. Fue horrible. No podía volver a respirar, ni tragar saliva, se me paralizaron los músculos respiratorios, deben haber sido segundos…pero se me hicieron eternos…
Luego hablé a la Neuróloga y me dijo que hiciera reposo y use el respirador todo el tiempo que pueda. Así estoy. En este momento me siento mejor…así es que aprovecho este lapsus…y escribo…

Vi una fotografía que me encantó, y evocó estos sentimientos con los que me despido por hoy:



Recoge tus velas,
el viento está calmo.
El mar te arrulla
con sutil movimiento.
Su canción eterna
serena el pensamiento.
Una Luna gigante
tu contorno traza,
mientras surcas olas
a su encuentro vas…

Barco de altas velas…
llévame contigo
que quiero sueños surcar…

18-2-15




lunes, 16 de febrero de 2015

Escucha...




Llueve hoy…
gota a gota
desciende la calma.
Frena tu marcha,
guarda silencio…
Escucha…
es la lluvia
cantándole a tu alma…


Nancy
16-2-15



sábado, 31 de enero de 2015

Camino de Madera



Camino de madera,
esbelto te elevas,
tus ramas más altas
alcanzan la Luna:
la acarician
y cosquillas le hacen
mientras el viento
las mece y este poema
le murmuran,
le cuentan cómo la veo
desde mi colchón de hojas
que entre las raíces hice…

¿Será que si subo por este
camino de madera,
podré yo también
abrazarte, Luna?

Nancy
31-01-15






martes, 6 de enero de 2015

Un viaje anhelado...y un susto...

 

“Para todo hay un tiempo debajo de los cielos”…para todo…hasta para esos pequeños deleites como viajar, pero que para mi parecían vedados, sólo viajes cortos y no distancias grandes que me alejen de todo el equipo médico que me atiende y conoce bien el caso.
 
Pero, gracias a Jehová, luego de los controles de rutina, me dieron permiso para viajar a Cochabamba, Bolivia, a unos 1500 km de casa. Fue muy emocionante poder hacer ese viaje luego de 22 años sin poder ir a ese valle tan hermoso y visitar a la familia y amigos de Waldo allí.
Me aumentaron un remedio más y recomendaron que usara más horas el respirador…¡y que vaya!...así es que…¡feliz y agradecida!
No tuvimos mayores contratiempos al ir y la estadía allá fue maravillosa, el reencuentro familiar, las lindas conversaciones con los amigos, las reuniones, conocer y encariñarse con nuevos hermanos, el paisaje, los paseos…¡y las comidas!...¡¡en especial todo lo que tenga queso!!...en fin, necesitaría muchas fuerzas para escribir, y describir, tantas cosas hermosas que vivimos allí.
 
Aunque tomé muchas fotografías, no salieron muy nítidas, pero algunas les dejaré, como esta en que están Waldo con el Tío Carlos y Yoly, su hermana:
 
 
Fue durante un paseo al Cerro San Pedro (2.840 metros sobre el nivel del mar), que es parte de tan grande ciudad, y dónde se encuentra el Cristo de la Concordia: “una gigantesca estatua colocada a una altura de 265 m sobre la ciudad. La estatua tiene una altura total de 40,44 m. Es ligeramente más pequeña que la Estatua de Cristo Rey (Świebodzin, Polonia), y es más alta que la estatua de Cristo Redentor en Río de Janeiro, que tiene 30 m, lo que la convierte en la segunda estatua más grande del mundo”, según mencionan datos turísticos anecdóticos que no conocía. 
 
Lo cierto es que desde ese cerro se puede apreciar la grandeza del valle, las imponentes montañas que lo rodean y lo extendida que está la ciudad…hasta donde se pierde la vista en un día despejado…bellísimo paisaje panorámico…una loa al Artista Supremo, Aquél que “ha pesado con indicador las montañas, y en la balanza las colinas.” (Isaías 40:12)
 
Vista panorámica de la ciudad y el valle desde el cerro:
 
 
 
Desde allí bajamos en el Teleférico…¡toda una aventura para mi! Tenía mis temores por los problemas cardíacos y de hipertensión que tengo …pero no…¡nada!...¡me gustó tanto que quería subir y bajar en el Teleférico, como esos niños que juegan con el ascensor de un edificio!
 
En el Teleférico, con la ciudad abajo de fondo:
 
 
Otro momento feliz fue poder conocer y abrazar en persona a una querida amiga que por años conozco virtualmente: Betty, pensábamos que recién en el Paraíso podríamos vernos…así es que atesoramos esos momentos compartidos.
 
 
Su esposo tiene un particular Hobby: hacer Bonsais…¡nunca había visto tanta cantidad de Bonsais juntos!
 
- “¿Cuántos hay?”, pregunté…
- “Entre 300 y 400”, respondió Betty como si nada…
 
 
También pudimos visitar a  la familia Argandoña: Jaime, Rebeca y Raquel, y los hermanos Flores. Nos invitaron a su casa a un riquísimo almuerzo…todo nuevo para mi…disfrutamos mucho las experiencias compartidas y su generosidad. Al despedirnos nos tomamos esta foto:
 
 
Siempre es refrescante conocer a nuevos hermanos y disfrutar de nuestra maravillosa hermandad mundial, donde sea que vayamos, hablamos el mismo lenguaje puro y es como si toda la vida nos hubiéramos conocido, eso sentí al estar en la congregación de los papis de Waldo y abrazar a hermanos que recién conocía.
Me da pena que las fotos salieran tan movidas y borrosas y no pueda compartirlas aquí, pero su recuerdo está claro y nítido en el corazón y mente, esperando verlos nuevamente.
 
Un momento traumático:
 
Llegamos a casa en las primeras horas de este año, mientras el mundo aún iluminaba ruidosamente la noche y sobresaltaba a los pájaros aturdidos en sus ramas. Mientras entrábamos el equipaje, no sé en qué momento entraron dos jóvenes, uno de ellos armado, y nos asaltaron. Querían dinero y se llevaron todo el que encontraron, de mis padres y nuestro. Yo temía por mis papis, están de 82 años y son frágiles, temí por sus problemas cardíacos e hipertensión, también por mi aneurisma y trataba de tranquilizarme. Gracias a Jehová, no nos lastimaron y pudimos mantenernos calmados todos.

Luego que se fueron, nos reunimos e hicimos una oración en familia dando gracias de estar vivos, e incluso, Waldo pidió por ellos, por los ladrones, para que recapaciten. Uno de ellos se sintió mal cuando le dije que Dios estaba viendo lo que hacían, se sintió muy culpable, dijo que él también tiene madre y abuelos y que en ese momento quería matarse. Estamos seguros que algo bueno hay en ese chico…ojalá cambie y busque a Jehová…y algún día sea un hermano nuestro…sería hermoso…
 
Hemos quedado medio traumados, es lógico supongo, y oramos que Jehová nos dé su paz y protección amorosa, como de hecho lo hizo, y sigue haciendo…
Este incidente me hizo recordar unos escritos de Lira: La mosca en el ungüento, les copio un fragmento final:
 
“El rey Salomón escribió algo que la gente sigue repitiendo todavía en forma de refrán. Al principio del capítulo diez de Eclesiastés, leemos según la Versión Moderna de la Biblia: “Las moscas muertas hacen que hieda y se corrompa el ungüento del perfumista; así también una pequeña insensatez al que es estimado como sabio y honorable”. Cuando la gente hoy dice: “Cayó una mosca en el ungüento” no se refiere solamente a los pequeños deslices señalados por Salomón, que arruinan la reputación de un hombre respetable, sino a todo lo que echa a perder la perfección final de algo bueno y deseable.
No nos vamos a ver libres de esas moscas muertas hasta que cambie el sistema. Quizá estos versos te ayuden a retener esa advertencia.
 
…………………………………..

Este viejo sistema prepotente
sigue estorbando en todo a los virtuosos
y dándoles la palma a los violentos.
No se puede esperar ningún milagro
que guarde la pureza del ungüento.
 
Se acerca el Paraíso incorruptible
donde no habrá este suspirar sin cuento.
Pues entonces, ¡qué alivio imponderable!
las moscas estarán siempre en su sitio,
no caerán nunca más en el ungüento.”
 
                                        Álef Guímel
 

Sí, en breve, nada empañará nuestra felicidad…¡y será eterna!
Mientras tanto, seguimos concentrándonos en todo lo bueno que aún disfrutamos, más allá de cualquier tipo de adversidad: Conocemos a Jehová, nos permite el honor de ser sus amigos, le da sentido a nuestra vida, nos permite servirle con su pueblo y tener millones de hermanos y amigos en todo el mundo y nos da una esperanza cierta…